Pe­gar el vo­lan­ta­zo

La Voz del Interior - Rumbos - - News -

Vein­tiún años de tra­yec­to­ria, on­ce ál­bu­mes, diez pre­mios Gar­del, un es­ta­dio re­ple­to en 2014 –to­da una epo­pe­ya pa­ra un fol­clo­ris­ta–, ven­de dis­cos co­mo na­die, Abel fue mu­tan­do y pa­san­do por el fol­clo­re, el pop, las ba­la­das y el folk. “Ha­cer mú­si­ca, cual­quie­ra que sea, me cau­ti­va. Yo no creo en las eti­que­tas”, sien­te Abel. A los 32 años to­mó una de­ci­sión va­lien­te pa­ra este nue­vo ma­te­rial: sa­lir­se de su zo­na de con­fort, de­po­si­tar su con­fian­za en ma­nos aje­nas y en otros pro­duc­to­res con los que no tu­vie­ra nin­gún ti­po de víncu­lo afec­ti­vo, so­lo un tra­to pro­fe­sio­nal: “Ne­ce­si­ta­ba un cam­bio por pro­pia vo­lun­tad y no co­mo con­se­cuen­cia de sen­tir­me per­di­do o aco­rra­la­do. Este ál­bum ne­ce­si­ta­ba mucho de mí, es­tar me­ti­do a pleno, por eso fue la pri­me­ra vez en vein­te años de ca­rre­ra que es­tu­ve seis me­ses sin to­car. Sen­tía abs­ti­nen­cia de es­ce­na­rio”. ¿Qué con­clu­sio­nes sa­cás de esa dis­tan­cia del es­ce­na­rio? Yo creo que me en­ri­que­ce co­mo ar­tis­ta, ya que me per­mi­te te­ner una ma­yor ob­je­ti­vi­dad so­bre mi tra­ba­jo. Me per­mi­te pen­sar más, ser más crí­ti­co. En cam­bio, cuan­do ha­cés vein­te shows por mes du­ran­te sie­te, ocho años, lle­ga un mo­men­to en que la mú­si­ca y uno es­tán muy en­si­mis­ma­dos, se pro­du­ce una re­la­ción tan sim­bió­ti­ca que te im­pi­de sa­ber qué es­tás ha­cien­do. Man­te­ner una dis­tan­cia re­sul­ta fun­da­men­tal, por eso ha­ber pa­ra­do seis me­ses en­tre abril y oc­tu­bre, más allá de lo do­lo­ro­so que me re­sul­tó, me pa­re­ció al­go sano. No me gus­ta po­ner pi­lo­to au­to­má­ti­co. ¿Te asus­ta o te in­co­mo­da lo des­co­no­ci­do? No, en ab­so­lu­to. Sien­to que ca­mino so­bre te­rreno fir­me, lo to­mo co­mo una nue­va ex­pe­rien­cia. Pen­sá que pa­ra mí es un pro­ce­so na­tu­ral, ya que ten­go muy li­ga­da mi vi­da a las emo­cio­nes den­tro de la mú­si­ca, por­que uti­li­zo la mú­si­ca co­mo un idio­ma y co­mo una he­rra­mien­ta que me per­mi­te ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos que no me sa­len de otra ma­ne­ra. Una vir­tud por un la­do y una ca­ren­cia por otro… Es cier­to. Por suer­te pue­do ca­na­li­zar mi ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­me a tra­vés de la mú­si­ca, que por mo­men­tos me re­sul­ta una ca­tar­sis. Y lo pue­do ha­cer con tran­qui­li­dad y sin pre­sio­nes, por­que no pien­so en na­da más allá de lo que quie­ro ha­blar y trans­mi­tir. ¿Po­dés de­jar de la­do la fa­ce­ta mar­ke­ti­ne­ra y co­mer­cial? Es que nun­ca la tu­ve. Pa­ra es­cri­bir y com­po­ner mú­si­ca no pien­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.