"Den­tro de ca­da pro­vo­ca­dor hay al­guien muy an­gus­tia­do. Aún sa­bien­do es­to, es me­jor no con­tes­tar­les ni iro­ni­zar, por­que se enojan más."

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Más info so­bre no­so­tros mis­mos en rum­bos­di­gi­tal.com

ni­vel de vio­len­cia de quie­nes quie­ren im­po­ner­se. Sen­ci­lla­men­te no tie­nen la ca­pa­ci­dad de frus­tra­ción ne­ce­sa­ria para acep­tar que otros ten­gan ra­zón”, ase­gu­ra.

Tam­po­co sir­ve de mu­cho in­ten­tar cal­mar­los: “De­cir­le sua­ve­men­te a una per­so­na que es­tá muy irri­ta­da ‘por fa­vor, tra­tá de tran­qui­li­zar­te’ es co­mo en­cen­der la me­cha a una bom­ba –re­co­no­ce la te­ra­peu­ta–. Cuan­do al­guien es­tá im­po­nién­do­se con des­con­trol, no es mo­men­to para bus­car se­re­nar­lo; qui­zá sea me­jor ca­llar­se y es­pe­rar a que se des­car­gue to­tal­men­te”.

Hirsch, por su parte, su­gie­re re­nun­ciar tam­bién "a la ilu­sión de cam­biar a la gen­te di­fí­cil”. Mu­cho más útil, di­ce, se­rá re­pa­sar lo que su­ce­de con ellas en otro mo­men­to, con más tran­qui­li­dad. “Una ma­ne­ra de to­mar dis­tan­cia in­ter­na de es­tas per­so­nas es po­ner­las en una ca­te­go­ría; aso­ciar­las a una cla­se de con­duc­ta o si­tua­ción –pro­po­ne el te­ra­peu­ta–. Si po­de­mos lo­grar es­to, me­jo­ra­re­mos el con­trol de nues­tras emo­cio­nes y es­ta­re­mos coope­ran­do con no­so­tros mis­mos en lu­gar de que­rer con­tes­tar a la agre­sión".

Tam­bién po­de­mos en­sa­yar al­gún co­men­ta­rio o reacción que des­co­lo­que al pro­vo­ca­dor. “Si al­guien irrum­pe de ma­ne­ra ex­plo­si­va, in­vi­té­mos­lo a to­mar asien­to una, dos, tres ve­ces –pro­po­ne Hirsch–. Si no lo ha­ce, po­de­mos pa­rar­nos y mi­rar­lo a los ojos con fir­me­za, aun­que no en se­ñal de desafío; es­ta gen­te es­tá acos­tum­bra­da a pe­lear. Es­to es muy im­por­tan­te, por­que los pro­vo­ca­do­res sue­len res­pe­tar a quien se mues­tra fir­me, no al que con­fron­ta”. DIS­TAN­CIA SA­LU­DA­BLE Más allá de los re­cur­sos que pon­ga­mos en prác­ti­ca, es im­por­tan­te sa­ber que el cam­bio no se da­rá de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea; tal vez sean ne­ce­sa­rios va­rios in­ten­tos. “Debemos ele­gir el mo­men­to jus­to para tra­tar con al­guien di­fí­cil; es­pe­rar la opor­tu­ni­dad en que ten­ga­mos la ener­gía su­fi­cien­te para sos­te­ner la estrategia, pues va a re­que­rir una con­ti­nui­dad y un apren­di­za­je”, aco­ta Hirsch.

El ca­mino a re­co­rrer es bien con­duc­tual, de acier­to y error. La per­so­na que nos com­pli­ca con sus reac­cio­nes no de­ja­rá de ser im­pul­si­va o agre­si­va; so­lo fun­cio­na­rá de ma­ne­ra un po­co dis­tin­ta, lo su­fi­cien­te co­mo para que los mo­men­tos com­par­ti­dos sean más to­le­ra­bles, se tra­te de una tertulia fa­mi­liar o una reunión la­bo­ral o en­tre ve­ci­nos. Aho­ra bien; si he­mos desa­rro­lla­do es­tra­te­gias y de­di­ca­do tiem­po a me­jo­rar esa re­la­ción y na­da dio re­sul­ta­do, po­si­ble­men­te no ha­ya mu­cho por ha­cer. Lo más sano se­rá man­te7e3 l% ;%yo3 ?‘st%7c‘% pos‘ble. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.