Una cer­ve­za para va­lien­tes

Co­lor ro­ji­zo, sa­bor amar­go y mu­cho aro­ma... Crea­da en el si­glo XIX, La In­dian Pa­le Ale re­sur­gió de sus ce­ni­zas, co­pó el mer­ca­do y cau­ti­vó a los de­vo­tos de la bi­rra. ¿Ya la pro­bas­te?

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Su nom­bre no ha­ce re­fe­ren­cia al hi­po. Tam­po­co es el ca­pri­cho de un pu­bli­cis­ta tras­no­cha­do. IPA sig­ni­fi­ca In­dian Pa­le Ale y tie­ne un his­to­ria que, mil ve­ces con­ta­da, lle­va un par de si­glos en bo­ca de los me­jo­res pro­duc­to­res y be­be­do­res de cer­ve­za. A me­dia­dos de si­glo XIX, la co­ro­na bri­tá­ni­ca co­men­zó a ex­por­tar cer­ve­za des­de el Reino Uni­do has­ta una de sus más po­pu­lo­sas co­lo­nias, la In­dia. Por aquel en­ton­ces, la Pa­le Ale –una cer­ve­za co­lor ro­jo cla­ro y con den­si­dad me­dia– era uno de los es­ti­los más po­pu­la­res en las is­las bri­tá­ni­cas, pe­ro te­nía un pro­ble­ma: no era ap­ta para atra­ve­sar va­rios oceá­nos du­ran­te me­ses, ex­pues­ta al sol en la cu­bier­ta de un bar­co.

En­ton­ces, los brew­mas­ter in­gle­ses, que no con­ta­ban en aque­llos tiem­pos con he­la­de­ras ni tan­ques de ace­ro inoxi­da­ble, echa­ron mano a los re­cur­sos na­tu­ra­les para con­ser­var la cer­ve­za: al­cohol y lú­pu­lo. Al su­bir la gra­dua­ción al­cohó­li­ca, de­jan­do fer­men­tar un po­co más la be­bi­da, ga­na­ron tiem­po de con­ser­va­ción. El lú­pu­lo, la flor que apor­ta aro­mas y no­tas amar­gas al sa­bor de la cer­ve­za, tam­bién fun­cio­na co­mo con­ser­van­te. El re­sul­ta­do es una Pa­le Ale al­cohó­li­ca, amar­ga, den­sa y con mu­cho aro­ma: la In­dian Pa­le Ale.

“Por sus sa­bo­res in­ten­sos y su amar­gor de­fi­ni­do, se la co­no­ce co­mo una cer­ve­za para va­lien­tes, o para los ver­da­de­ros aman­tes de la bi­rra”, di­ce Ricardo Muha­pe, pro­duc­tor ar­gen­tino y ju­ra­do in­ter­na­cio­nal de va­rios concursos. “Los fa­ná­ti­cos no quie­ren to­mar otra co­sa, y bus­can va­ria­cio­nes y es­ti­los. La IPA es una uni­ver­so: hay do­ble IPA, Im­pe­rial IPA, Ame­ri­can IPA”. Sin em­bar­go, Muha­pe re­co­mien­da no em­pe­zar por una In­dian Pa­le Ale si no se tie­ne el pa­la­dar en­tre­na­do, so­bre to­do, por el “gol­pe de amar­gor”.

La pro­duc­ción de cer­ve­za ar­te­sa­nal en la Ar­gen­ti­na vi­ve una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, con un cre­ci­mien­to del 30 % anual ba­sa­do en mi­cro­cer­ve­ce­rías y brew­pubs en todas las pro­vin­cias. Den­tro de es­tas es­ta­dís­ti­cas, el au­men­to del con­su­mo de la IPA, aquí y afue­ra, es un fe­nó­meno a aten­der. Se­gún la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se Draft, una de las más im­por­tan­tes de es­te mer­ca­do, tres de las cin­co nue­vas cer­ve­zas más ven­di­das de 2016 fue­ron IPA.

An­ta­res, Ber­li­na, Bar­ba Ro­ja y otras mar­cas ar­te­sa­na­les que ven­den en nues­tro país cer­ve­za em­bo­te­lla­da ya tie­nen IPA en­tre sus va­rie­da­des. Aun­que lo me­jor es to­mar la cer­ve­za allí don­de se ha­ce, un brew­pub es la gran op­ción para quie­nes es­tán le­jos de una ba­rra. Unos ma­níes y a pro­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.