Con­ver­sa­cio­nes sin fil­tros

La Voz del Interior - Rumbos - - Psi­co­lo­gía Na­ta­lia­fe­rre­ro@gmail.com - POR NATALIA FERRERO Lic. Prof. en Psi­co­lo­gía Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

“No sé qué le mo­les­tó… ¡si le di­je la ver­dad!”, “yo voy de fren­te… si no se lo aguan­ta es su pro­ble­ma”. ¿Cuán­tas ve­ces re­cu­rri­mos a fra­ses co­mo és­tas, sa­bien­do que hieren, de­fen­dien­do nues­tra pos­tu­ra, jac­tán­do­nos de ser va­lien­tes por­que de­ci­mos lo que el otro no quie­re oír?

Pa­re­ce ser que en es­ta so­cie­dad don­de ron­da lo ar­ti­fi­cial y las apa­rien­cias, el “ir de fren­te, sin fil­tro” nos en­ga­ña ha­cién­do­nos creer que es una cua­li­dad es­pe­cial. Sin em­bar­go, ¿cuán­to da­ño le ha­ce­mos a los de­más por ex­pre­sar lo que sen­ti­mos sin re­pa­ros?

Es­ta “in­con­ti­nen­cia en el de­cir”, tal co­mo lo lla­ma el psi­coa­na­lis­ta Nés­tor Brauns­tein, des­gas­ta los víncu­los y las­ti­ma los en­cuen­tros, por­que si la sin­ce­ri­dad no va de la mano de la pru­den­cia, se con­vier­te en una coar­ta­da de la cruel­dad. La fran­que­za se trans­for­ma en un ar­ma con la cual he­ri­mos, res­pon­sa­bi­li­zan­do al res­to de no ser ca­pa­ces de to­le­rar las “ver­da­des” que bien les co­mu­ni­ca­mos.

La cues­tión es en­con­trar el equi­li­brio pa­ra man­te­ner nues­tras re­la­cio­nes con ama­bi­li­dad y res­pe­to, lo que no sig­ni­fi­ca ca­llar lo que pen­sa­mos, pe­ro tam­po­co des­bo­car­nos sin po­der fre­nar la com­pul­sión a de­cir (aun­que es­te­mos fren­te a una per­so­na de con­fian­za).

Por eso es tan im­por­tan­te el tra­ba­jo que ca­da uno ha­ce con y so­bre sus emo­cio­nes: la ca­pa­ci­dad de iden­ti­fi­car­las, ela­bo­rar­las y re­gu­lar­las pa­ra lue­go po­der ex­pre­sar­nos de ma­ne­ra gen­til, in­clu­so cuan­do es­to im­pli­que de­cir lo do­lo­ro­so o lo in­có­mo­do. Es­ta­ble­cer un “fil­tro” es im­pres­cin­di­ble: tie­ne que ver con me­ca­nis­mos psi­co­ló­gi­cos bá­si­cos que desa­rro­lla­mos en la pri­me­ra in­fan­cia. Im­pli­ca ele­gir, se­lec­cio­nar qué va­mos a de­cir, cuán­do, de qué ma­ne­ra y a quién. Ade­más, sig­ni­fi­ca no de­cir al­gu­nas co­sas, evi­tar des­bor­dar­nos “can­tán­do­le to­das las ver­da­des” que cree­mos que el otro tie­ne que sa­ber. Se tra­ta de cui­dar y cui­dar­nos, de ser adul­tos, de po­der ha­cer­nos car­go de lo que sen­ti­mos, pen­sa­mos y ca­lla­mos. En otras pa­la­bras, im­pli­ca res­pon­sa­bi­li­zar­nos de lo que ge­ne­ra­mos con nues­tras pa­la­bras y pre­gun­tar­nos có­mo nos vin­cu­la­mos con los de­más.

Con fre­cuen­cia, el des­dén por “ha­blar sin fil­tros” es­con­de una reali­dad que tie­ne que ver más con uno mis­mo que con el que es­cu­cha. Tie­ne que ver con nues­tra his­to­ria… o nues­tro pre­sen­te. ¿Por qué no es­ta­mos pu­dien­do ma­ne­jar ese im­pul­so de he­rir con las pa­la­bras?, ¿qué si­tua­cio­nes no es­ta­mos vien­do o acep­tan­do de nues­tra vi­da que pre­ten­de­mos de­cír­se­las al otro, con ai­re de des­pe­cho, res­guar­dán­do­nos ba­jo el su­pues­to de “ser sin­ce­ros”?

En la me­di­da en que po­da­mos com­pren­der lo que re­sue­na en no­so­tros, po­dre­mos tam­bién cul­ti­var víncu­los sa­nos. Por­que la sin­ce­ri­dad es más que de­cir lo que el otro no quie­re es­cu­char… •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.