Pre­pa­ran­do la Na­vi­dad

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRISTINA BA­JO

Siem­pre me es­me­ro en ha­cer al­go dis­tin­to pa­ra las fies­tas de fin de año. Es­ta vez, en un li­bro de los que sue­le traer­me des­de Lon­dres mi ami­go Jor­ge, en­con­tré un adorno de Na­vi­dad que me dio al­gu­nas ideas.

Es­te ar­bo­li­to ar­te­sa­nal es muy es­pe­cial, fá­cil de ha­cer y pue­de ser col­ga­do en la pa­red co­mo un cua­dro na­tu­ral; o ar­ma­do, si lo pre­fe­ri­mos, en una bo­ni­ta ma­ce­ta de ce­rá­mi­ca.

Se ne­ce­si­ta pa­ra ello tres ra­mas de mim­bre o va­ri­llas de ma­de­ra (dos lar­gas del mis­mo ta­ma­ño y una cor­ta), que se­rán la ba­se del trián­gu­lo: so­bre un dia­rio, en la me­sa de la co­ci­na, po­de­mos pe­gar­lo y se­guir el pro­ce­so cuan­do se ha­ya uni­do fir­me­men­te.

El se­gun­do pa­so es fo­rrar­lo por am­bos la­dos con alam­bre te­ji­do, el que pa­re­ce una col­me­na. Es­te alam­bre de­be for­mar una bol­sa que re­lle­na­re­mos con vi­ru­tas, mus­go sin­té­ti­co o, si va­mos a las sie­rras, con “flo­res del ai­re”. Se re­lle­na apre­ta­da­men­te, pa­ra que pue­da sos­te­ner las ra­mas que usa­re­mos.

Po­de­mos usar las de co­ní­fe­ras –las lla­ma­das “áu­reas” sue­len te­ner un lin­do co­lor do­ra­do en las pun­tas–, que in­ser­ta­re­mos en el re­lleno, se­lec­cio­nan­do las más gran­des pa­ra la ba­se y así ir su­bien­do has­ta ter­mi­nar en la pun­ta con las más pequeñas. Si no con­ta­mos con es­tos ár­bo­les, el lau­rel de co­ci­na –el de jar­dín es ve­ne­no­so– pue­de ser­vir­nos.

De adorno, usa­re­mos ce­re­zas, guin­das, li­mon­ci­tos su­ti­les, to­ma­ti­tos che­rries o lo que se nos ocu­rra. Los pin­cha­mos en pa­li­tos de ma­de­ra lar­gos, de los que se uti­li­zan pa­ra la fon­due y los in­ser­ta­mos en los re­don­de­les del alam­bre, entre el re­lleno y las ho­jas. Es­to su­pli­rá a los glo­bi­tos tra­di­cio­na­les.

Fi­nal­men­te, le agre­ga­mos un tron­co: po­de­mos usar la cor­te­za de al­gún ár­bol, co­mo el sau­ce, u otras que en­con­tra­re­mos en las pla­zas, en al­gún par­que o en el cam­po.

Si de­ci­di­mos col­gar­lo de la pa­red –po­de­mos re­ti­rar un cua­dro, que re­pon­dre­mos una vez pa­sa­das las fies­tas-, el tron­co ten­drá que ir bien pe­ga­do a la ba­se del trián­gu­lo o al alam­bre te­ji­do.

Tam­bién po­de­mos ar­mar­lo en una lin­da ma­ce­ta, o en una vie­ja fuen­te de pla­ta, ti­po so­pe­ra, don­de en­te­rra­re­mos par­te del tron­co entre pie­dras y are­na. Siem­pre ten­drá que es­tar sos­te­ni­do so­bre la pa­red o en un cla­vo, pa­ra que no se tuer­za.

Los arre­glos fru­ta­les, pa­ra me­sas de Na­vi­dad, son muy co­mu­nes en los paí­ses nór­di­cos, aun­que los la­ti­nos pre­fe­ri­mos las flo­res. Po­de­mos ele­gir a gus­to, pues am­bos son en­can­ta­do­res.

Pe­ro mien­tras re­ga­ba mi jar­dín pen­san­do en es­ta no­ta, me en­con­tré con una en­re­da­de­ra, la pa­sio­na­ria –que me atrae des­de ni­ña, con esa flor mis­te­rio­sa y ex­tra­ña que re­pre­sen­ta el mar­ti­rio de Cris­to–; har­ta de que le pa­sen con la po­da­do­ra por en­ci­ma, ha tre­pa­do so­bre una big­no­nia y es­tá lle­na de flo­res y con al­gu­nos fru­tos, fuer­te­men­te anaran­ja­dos, col­gan­do de sus zar­ci­llos.

Y se me ha ocu­rri­do que tra­ta­ré de tras­plan­tar de raíz la pas­si­flo­ra a una ma­ce­ta al­ta, con tie­rra. Pue­do for­mar un trí­po­de con va­ri­llas de ma­de­ra, con ra­mas de sau­ce o mim­bre, en­tre­cru­za­das con alam­bre muy fino pa­ra que pue­da en­re­dar sus ta­llos for­man­do un ar­bo­li­to dis­tin­to a cuan­tos po­da­mos ima­gi­nar. Y que, en la Na­ti­vi­dad del Ni­ño Dios, nos re­cuer­de el des­tino de Je­sús.

Su­ge­ren­cias: 1) Pa­ra ador­nar la me­sa: pre­pa­rar, en ma­ce­ti­tas, plan­tas de pi­mien­ti­tos, to­mi­llo y ro­me­ro. 2) O cuen­cos de vi­drio con ce­re­zas o ra­mi­tos de arán­da­nos. 3) Ten­go en el pa­tio una zar­za­mo­ra ras­tre­ra, con ho­jas lla­ma­ti­vas; su fru­to es se­me­jan­te a la mo­ra, pe­ro gran­de y más os­cu­ro. He pen­sa­do pre­pa­rar con sus guías, en un bol de cris­tal cha­to, con agua y ca­ra­co­les, un bo­ni­to cen­tro de me­sa. •

Co­mo cen­tro de me­sa, pon­dré las lla­ma­ti­vas ho­jas y fru­tos de la zar­za­mo­ra del pa­tio, en un bol de cris­tal con ca­ra­co­les y agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.