Cuen­tas cla­ras te cui­dan la her­man­dad

De chi­cos, los her­ma­nos com­par­ten, com­pi­ten, se aman y se odian. De gran­des, aun­que los víncu­los se tor­nan más com­ple­jos, mu­chos apues­tan al sue­ño del ne­go­cio fa­mi­liar. ¿Sos ca­paz de tra­ba­jar con un so­cio tan es­pe­cial? Pros y con­tras de un equi­po que se c

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR GRETA KUS ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Cuan­do uno que­ría ce­nar fi­deos, el otro pe­día car­ne. Si Joa­quín te­nía ga­nas de ir a la pla­za, Pe­dro se sa­ca­ba las za­pa­ti­llas y se me­tía en la ca­ma pa­ra la sies­ta. Uno ama­ba los de­por­tes y la vi­da so­cial, el otro pre­fe­ría la lec­tu­ra en so­le­dad. De ni­ños, eran el agua y el acei­te. De adul­tos, apro­ve­cha­ron sus di­fe­ren­cias pa­ra com­ple­men­tar­se y lle­var ade­lan­te un em­pren­di­mien­to de gastronomía. Joa­quín se de­di­có a la par­te con­ta­ble y al ma­ne­jo de pro­vee­do­res, mien­tras Pe­dro di­se­ña­ba las pro­pues­tas del me­nú y se ocu­pa­ba de co­ci­nar.

“Fue una bue­na ex­pe­rien­cia que nos hi­zo re­des­cu­brir nues­tra re­la­ción de her­ma­nos, y el ne­go­cio fun­cio­nó”, cuen­ta Joa­quín. “A pe­sar de que so­mos muy dis­tin­tos, pu­di­mos ge­ne­rar una bue­na di­ná­mi­ca de tra­ba­jo; lo que nos sir­vió mu­cho fue de­jar cla­ros los ro­les des­de el prin­ci­pio. El pro­yec­to du­ró po­co más de dos años, has­ta que de­ci­di­mos se­guir ca­da uno por su la­do”.

La re­la­ción entre her­ma­nos sue­le ser in­ten­sa y, mu­chas ve­ces, con­tra­ria­da: no son po­cos los ca­sos en que sur­gen pe­leas por vie­jos asun­tos y re­pro­ches de épo­cas re­mo­tas. En ge­ne­ral, ca­da uno tie­ne una vi­sión dis­tin­ta acer­ca de sus pa­dres y có­mo fue­ron las co­sas cuan­do eran ni­ños. Sin em­bar­go, tam­bién los une una his­to­ria compartida y un fuer­te la­zo de amor que se tra­du­ce en con­fian­za. Ya lo di­jo el so­ció­lo­go chi­leno Ra­fael Eche­ve­rría en su li­bro La empresa emer­gen­te: “La emo­cio­na­li­dad es un com­po­nen­te de­ter­mi­nan­te en una or­ga­ni­za­ción. La con­fian­za es el eje que de­be atra­ve­sar la empresa emer­gen­te, ya que nos con­du­ce a ac­cio­nes trans­for­ma­do­ras, ca­pa­ces de ge­ne­rar y con­quis­tar nue­vas po­si­bi­li­da­des. La con­fian­za y el co­no­ci­mien­to de uno mis­mo y del otro son los gran­des mo­to­res de la ac­ción”.

Los ne­go­cios fa­mi­lia­res son mu­chos en la Ar­gen­ti­na: re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 80 % de las com­pa­ñías, se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to de Empresa Fa­mi­liar y Eco­no­mía Sos­te­ni­ble (Efe­so). Exis­ten mon­to­nes de ejem­plos de em­pre­sas exi­to­sas que na­cie­ron co­mo un em­pren­di­mien­to sen­ci­llo entre pa­rien­tes y se trans­for­ma­ron en me­ga cor­po­ra­cio­nes. La ca­de­na de su­per­mer­ca­dos Wal­mart, Ford, el Ban­co Ga­li­cia y Gap son ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos.

TI­RE­MOS DE LA MIS­MA CUER­DA

Man­te­ner una bue­na re­la­ción de so­cios y, al mis­mo tiem­po, cui­dar el víncu­lo fra­ter­nal es un desafío com­ple­jo. ¿Quién di­jo que era fá­cil? Sue­le su­ce­der que las co­sas se mez­clan, de mo­do que los con­flic­tos fa­mi­lia­res con­ta­mi­nan la ges­tión del pro­yec­to y los desacuer­dos la­bo­ra­les im­pac­tan en el ám­bi­to fa­mi­liar. Así, el cumpleaños de un so­brino pue­de trans­for­mar­se en un cam­po de ba­ta­lla so­bre ba­lan­ces fi­nan­cie­ros y una reunión pa­ra de­fi­nir un acuer­do eco­nó­mi­co pue­de com­pli­car­se por un re­pro­che de la in­fan­cia.

“De ca­da cien em­pre­sas, so­lo trein­ta lle­gan a la se­gun­da ge­ne­ra­ción; y de ellas, nue­ve pa­san a la ter­ce­ra. La empresa fa­mi­liar es pro­ble­má­ti­ca por na­tu­ra­le­za”, di­ce San­tia-

PA­LA­BRA CLA­VE: HA­BLAR

go An­tog­no­lli, con­sul­tor a car­go del pro­gra­ma "Em­pre­sas Fa­mi­lia­res" de la Uni­ver­si­dad Si­glo 21.

Lu­cía, de 32 años, cuen­ta su ex­pe­rien­cia: “Con mi her­ma­na pro­ba­mos ha­cer un ne­go­cio de in­du­men­ta­ria. Es­tá­ba­mos en­tu­sias­ma­das y mis vie­jos nos pres­ta­ron la pla­ta pa­ra arran­car. Jun­tas di­se­ña­mos los ves­ti­dos y ar­ma­mos la pá­gi­na web. Pe­ro du­ra­mos me­nos de seis me­ses: to­mar una de­ci­sión mí­ni­ma nos lle­va­ba ho­ras de dis­cu­sión, así que de­jé que ella si­guie­ra ade­lan­te con unas ami­gas. Fue ha­ce cua­tro años y hoy nos reí­mos. Me abrí a tiem­po pa­ra cui­dar nues­tro víncu­lo”. En ge­ne­ral, los ne­go­cios de fa­mi­lia atra­vie­san dis­tin­tas eta­pas: un pri­mer mo­men­to ideal, en el que los her­ma­nos se sien­ten in­se­pa­ra­bles y com­par­ten sue­ños a lar­go pla­zo. Lue­go se pa­sa a otra ins­tan­cia, en la que el em­pren­di­mien­to em­pie­za a cre­cer; es en­ton­ces cuan­do sur­gen los pri­me­ros desacuer­dos, aun­que el en­tu­sias­mo si­ga in­tac­to. En es­ta eta­pa, es fun­da­men­tal di­vi­dir las res­pon­sa­bi­li­da­des de acuer­do con los in­tere­ses y ha­bi­li­da­des de ca­da uno. En la ter­ce­ra fa­se, con el ne­go­cio ya ins­ta­la­do en el mer­ca­do, apa­re­cen las du­das y dis­cu­sio­nes: ¿Qué ca­mino se­guir? ¿Qué apor­te de­be ha­cer ca­da uno?

La so­lu­ción es cul­ti­var la con­ver­sa­ción abier­ta, ha­blar con cla­ri­dad y re­de­fi­nir, si es ne­ce­sa­rio, qué rol ocu­pa ca­da her­mano, res­pe­tan­do los pun­tos de vis­ta del otro, aun­que no coin­ci­dan con los pro­pios.

“Ca­da in­di­vi­duo tie­ne una iden­ti­dad par­ti­cu­lar, no so­lo por una cues­tión ge­né­ti­ca, sino de acuer­do al lu­gar que ocu­pa en su fa­mi­lia y en el con­tex­to so­cio cul­tu­ral”, de­fi­ne la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Otero. “Los her­ma­nos cria­dos ba­jo un mis­mo te­cho mu­chas ve­ces tie­nen per­so­na­li­da­des com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. El rol de ca­da uno en el ho­gar y la mi­ra­da de los pa­dres va crean­do un ti­po de per­cep­ción de la reali­dad y una ten­den­cia a cier­tos com­por­ta­mien­tos que va­rían de una per­so­na a otra. Los pro­yec­tos fra­ter­na­les fun­cio­nan cuan­do se da la com­bi­na­ción de dos per­so­na­li­da­des com­ple­men­ta­rias: uno en­tu­sias­ta y em­pren­de­dor con un ana­lí­ti­co y aman­te de la ad­mi­nis­tra­ción, por ejem­plo. Los con­flic­tos, co­mo en to­das las re­la­cio­nes, siem­pre van a sur­gir. Lo im­por­tan­te es ha­cer­les fren­te, ani­mar­se a char­lar, de­jar cla­ras cier­tas re­glas de an­te­mano y te­ner muy pre­sen­te que si de­ci­den apos­tar a un pro­yec­to fa­mi­liar, tie­nen que ti­rar pa­ra un mis­mo la­do a pe­sar de las ad­ver­si­da­des”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.