“Lo que pa­só en Mal­vi­nas me pa­re­ce ho­rri­ble"

Na­ci­do en Edim­bur­go, es au­tor de nu­me­ro­sas no­ve­las y guio­nes, aun­que sal­tó a la fa­ma in­ter­na­cio­nal en 1996 lue­go de la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de su li­bro Trains­pot­ting, di­ri­gi­da por el ga­na­dor del Oscar, Danny Boy­le. A po­co de es­tre­nar su se­cue­la y tr

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR AYE IÑIGO FO­TO MAR­TÍN ACOS­TA

Re­pa­ra­dor de te­le­vi­so­res, can­tan­te y gui­ta­rris­ta de una ban­da de punk, em­plea­do mu­ni­ci­pal, miem­bro de ban­das de oku­pas, DJ de mú­si­ca hou­se, pro­duc­tor, so­bre­vi­vien­te de la he­roí­na , no­ve­lis­ta re­co­no­ci­do a ni­vel mun­dial.

No ha­bla­mos de di­fe­ren­tes per­so­na­jes de una fic­ción, sino del es­cri­tor Ir­vi­ne Welsh. Es­te es­co­cés de 59 años ha es­cri­to nu­me­ro­sas no­ve­las, guio­nes y obras de tea­tro, aun­que sue­le ser re­cor­da­do por su icó­ni­co li­bro Trains­pot­ting –adap­ta­do al ci­ne en 1996 por el di­rec­tor Danny Boy­le–, que na­rra la vi­da de un gru­po de jó­ve­nes he­roi­nó­ma­nos de los su­bur­bios de Edim­bur­go. Invitado a la Ar­gen­ti­na pa­ra par­ti­ci­par de la últ­ma edi­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bue­nos Ai­res (Fil­ba), Welsh ac­ce­dió a una en­tre­vis­ta mano a mano con Rum­bos. Siem­pre fuis­te un gran fan de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca des­de sus ini­cios. ¿Có­mo ves hoy al gé­ne­ro? La mú­si­ca elec­tró­ni­ca y el pop son aho­ra mains­tream. La mú­si­ca elec­tró­ni­ca es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción, se ha vuel­to muy co­mer­cial. Si vas a los gran­des clu­bes noc­tur­nos en Las Ve­gas, vas a ver a Da­vid Get­ta o MGM, que ha­cen una mú­si­ca muy di­fe­ren­te a la que pa­san en los lu­ga­res más de ni­cho. Es una

"LO DI­FÍ­CIL DE ES­CRI­BIR ES ES­TAR TAN­TO TIEM­PO CON GEN­TE QUE NO EXIS­TE".

mú­si­ca con mu­cho rit­mo, más pa­ra bai­lar y pa­ra amon­to­nar­se. Y si vas a un fes­ti­val, van a pa­sar al­go di­fe­ren­te. Son mu­chos ni­chos di­fe­ren­tes, se tra­tan de cu­brir dis­tin­tos ám­bi­tos. Hay ar­tis­tas que me gus­tan mu­cho y que se es­pe­cia­li­zan en big

beats, co­mo Che­mi­cal Brot­hers, o Carl Cox, que ha­ce acid hou­se. Ha­ce po­co en la Ar­gen­ti­na mu­rie­ron cin­co chi­cos por con­su­mir dro­gas en una fies­ta elec­tró­ni­ca. ¿Qué opi­nás de esos even­tos? Si la gen­te con­su­me al­go que es­tá prohi­bi­do, ter­mi­na to­man­do ve­neno. No hay con­trol de ca­li­dad. Hay que te­ner una es­pe­cie de pro­to­co­lo so­bre có­mo se to­man cier­tas dro­gas pa­ra que no ha­ya tan­ta vio­len­cia. Es­to es par­te de la cul­tu­ra de un país que ha te­ni­do mu­cha ex­pe­rien­cia con la mú­si­ca dan­ce, pe­ro cuan­do se in­tro­du­ce la ra­ve en paí­ses que no tie­nen es­ta tra­di­ción, fal­tan es­tos pro­to­co­los. Es bas­tan­te sen­sa­to es­to de tes­tear las dro­gas. Ob­via­men­te que a los go­bier­nos no les gus­ta, por­que es alen­tar el con­su­mo de dro­gas, pe­ro quien con­su­me, con­su­me igual. Ha­blan­do de go­bier­nos, ¿qué opi­nás del Bre­xit, sien­do es­co­cés? En al­gu­nos as­pec­tos es al­go muy bueno, en otros es al­go muy ma­lo. Lo ma­lo es que si rom­pés con Eu­ro­pa, va a pro­gre­sar lo na­cio­nal, pe­ro em­pe­zás a que­dar ais­la­do y eso es al­go ho­rri­ble. La gen­te cam­bia cuan­do via­ja, tie­ne ex­pe­rien­cias, co­no­ce otras cul­tu­ras. Por ejem­plo, la Gue­rra de Mal­vi­nas. Yo me acuer­do que era chi­co y no ha­bía na­da de emo­cio­nal en eso, era sim­ple­men­te una gue­rra. Pe­ro aho­ra que es­tu­ve en la Ar­gen­ti­na y que co­no­cí el país, me pa­re­ce ho­rri­ble que mi gen­te ha­ya ma­ta­do así. El he­cho de po­der es­tar in­te­gra­do en la Unión Eu­ro­pea, viajar y co­no­cer la co­sa real de los otros paí­ses es muy bueno y muy en­ri­que­ce­dor. Hay vue­los ba­ra­tos, no hay ne­ce­si­dad de te­ner pa­sa­por­te, po­dés to­mar has­ta tre­nes pa­ra ir­te un fin de se­ma­na. Es lin­do ex­pe­ri­men­tar to­do eso. Pe­ro mu­cha gen­te de Gran Bre­ta­ña no tie­ne es­ta opor­tu­ni­dad. ¿Por qué? Por­que no han re­ci­bi­do na­da del sis­te­ma du­ran­te mu­chos años, no tie­nen di­ne­ro y no se van a nin­gu­na par­te. Y es­ta gen­te mu­chas ve­ces sien­te que la in­mi­gra­ción es una ame­na­za, las cul­tu­ras ex­tran­je­ras los asus­tan. Pa­ra los que tie­nen di­ne­ro, la in­mi­gra­ción es si­nó­ni­mo de un res­tu­ran­te exó­ti­co, mien­tras que pa­ra los que no tie­nen di­ne­ro la in­mi­gra­ción es una ame­na­za, re­pre­sen­ta me­nos fuen­te de tra­ba­jo pa­ra ellos. To­do es un sín­to­ma de la de­sigual­dad pro­mo­vi­da por las nue­vas po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les. Es un sín­to­ma de que la iz­quier­da de Gran Bre­ta­ña ha si­do des­trui­da o coop­ta­da por el li­be­ra­lis­mo. To­do es­to le da vía li­bre a los que bre­gan por el na­cio­na­lis­mo. La ac­tual pri­me­ra mi­nis­tra de Es­co­cia es­tá ha­cien­do una cam­pa­ña por la in­de­pen­den­cia. ¿Có­mo lo ves? Es­co­cia tie­ne una re­la­ción muy di­fe­ren­te con Eu­ro­pa de la que tie­ne In­gla­te­rra. En 1707, an­tes de que Es­co­cia fue­ra par­te del Reino Uni­do, co­mer­ciá­ba­mos mu­cho con los bál­ti­cos y los es­can­di­na­vos. Los co­mer­cian­tes es­co­ce­ses que­rían te­ner ne­go­cios afue­ra, y en­ton­ces hi­cie­ron un acuer­do con In­gla­te­rra, que te­nía una gran flo­ta, pe­ro mi­ra­ban al im­pe­ria­lis­mo de una ma­ne­ra dis­ti­na a la de In­gla­te­rra. Lo veían co­mo una cues­tión de comercio, mien­tras que pa­ra In­gla­te­rra era más un po­der mi­li­tar y de con­quis­ta. Y eso ha per­mea­do has­ta hoy en día. Es­co­cia tu­vo una postura en con­tra del Bre­xit,

el 62% es­tu­vo en con­tra jus­ta­men­te por es­tas di­fe­ren­cias. In­gla­te­rra ha te­ni­do con el Bre­xit la opor­tu­ni­dad de dar­le a la gen­te la po­si­bi­li­dad de pen­sar quié­nes so­mos. Por años va a se­guir la dis­cu­sión de ha­cia dón­de di­ri­gir­nos.

Vein­te años des­pués del éxi­to del fil­me de Danny Boy­le –pro­ta­go­ni­za­do por un jo­ven­sí­si­mo Ewan McG­re­gor– tan­to Welsh co­mo los pro­duc­to­res de la pe­lí­cu­la de­ci­die­ron apos­tar por una se­cue­la de Trains­pot­ting, el li­bro más icó­ni­co del es­cri­tor es­co­cés. "He tra­ba­ja­do muy du­ro pa­ra que su­ce­die­ra, por lo me­nos 15 años", cuen­ta Welsh al res­pec­to. "Han pa­sa­do mu­chas co­sas en ese tiem­po y ha­ce unos años di­ji­mos 'es aho­ra o nun­ca, te­ne­mos que ha­cer­lo'. En­ton­ces al­qui­la­mos un de­par­ta­men­to en Edim­bur­go y vi­vi­mos jun­tos du­ran­te dos se­ma­nas. Leí­mos los guio­nes vie­jos que ya te­nía­mos, vol­vi­mos al li­bro y bus­ca­mos la for­ma de ha­cer al­go con­tem­po­rá­neo. Tra­ta­mos de pin­tar un Edim­bur­go ac­tual. Seis me­ses des­pués, re­gre­só el guio­nis­ta con un bo­ce­to y di­ji­mos ¡wow! Vi­mos que te­nía­mos al­go pa­ra mos­trar a los ac­to­res. Y a par­tir de ahí su­ce­dió to­do muy rá­pi­do. La fil­ma­ción fue fan­tás­ti­ca. Danny (Boy­le) es un di­rec­tor in­creí­ble en el set, el guion era per­fec­to y los ac­to­res tam­bién". ¿Có­mo es tu pro­ce­so de es­cri­tu­ra des­pués de tan­tos años? Te­nés que dar­te el per­mi­so pa­ra ha­cer es­to. A ve­ce pen­sás: de­be­ría te­ner un tra­ba­jo de­cen­te. Pe­ro cuan­do em­pe­zás a ha­cer di­ne­ro lo ves de otra for­ma (ri­sas). Cuan­do te en­ce­rrás no pen­sás que es­tás per­dien­do el tiem­po, y la gen­te te em­pie­za a de­cir “de­be­rías es­tar en­ce­rra­do es­cri­bien­do”. ¿Qué es lo más di­fí­cil? Esás en el al­ti­llo y pa­sás mu­cho tiem­po en una ha­bi­ta­ción con gen­te que no exis­te, cuan­do hay gen­te real que es­tá ahí aba­jo y que de­man­da tu tiem­po y tu pre­sen­cia. Y te pre­gun­tás ¿qué ha­go acá? Pe­ro es co­mo to­do en la vi­da: hay que en­con­trar un equi­li­brio sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.