LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Flo­rie Gio­ria, de Co­ron­da, San­ta Fe, tie­ne una plan­ta cu­yo nombre cien­tí­fi­co es Knip­ho­fia uva­ria. Se la lla­ma po­pu­lar­men­te plan­ta de los cohe­tes, fue­gos ar­ti­fi­cia­les o tri­to­ma. La lec­to­ra di­ce que no flo­re­ce y quie­re sa­ber cuál es el mo­ti­vo. Flo­rie, es­ta es­pe­cie es ori­gi­na­ria del sur de Áfri­ca. Re­quie­re mu­cha in­so­la­ción y po­ca agua pa­ra pro­du­cir bue­na flo­ra­ción. Es im­por­tan­te des­ta­car que cuan­do se plan­ta en un jar­dín nue­vo, sue­le de­jar de flo­re­cer los dos pri­me­ros años, has­ta que se es­ta­ble­ce en el es­pa­cio. Eduar­do Gai­da tie­ne un la­pa­cho ama­ri­llo en la ve­re­da fren­te a su ca­sa dese ha­ce cin­co años. En el trans­cur­so del se­gun­do año, dio al­gu­nas flo­res y, en el ter­ce­ro, flo­re­ció en­te­ro. A par­tir de en­ton­ces, al­gu­nas ra­mas se se­ca­ron. Aun­que el ár­bol si­gue flo­re­cien­do, lo ha­ce en me­nor can­ti­dad, de­mo­ra en sa­car ho­jas y, cuan­do lo ha­ce, no tie­ne tan­to fo­lla­je. Eduar­do, por lo que pue­do ver en las fo­tos que en­vía, se tra­ta de un ár­bol que ha si­do so­me­ti­do a po­das por al­guien que no po­see co­no­ci­mien­tos de la téc­ni­ca en cues­tión. Es pro­ba­ble que ha­ya in­gre­sa­do al­gún pa­tó­geno por las he­ri­das. Los la­pa­chos sue­len pre­sen­tar es­ta sin­to­ma­to­lo­gía cuan­do son re­ga­dos con aguas con ele­va­do con­te­ni­do de sa­les o cuan­do se en­cuen­tran en sue­los con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. Mary­ta, de Cór­do­ba, plan­tó ha­ce un año y me­dio un ci­rue­lo re­mo­la­cha. Tie­ne cua­tro ra­mas lar­gas que tu­vo que atar por­que se abrían y no con­ta­ba con mu­cho es­pa­cio. Pre­gun­ta si es­to pue­de per­ju­di­car a la plan­ta. Mary­ta, la si­tua­ción no es la óp­ti­ma pa­ra un ci­rue­lo, ya que la me­jor fru­ta se ob­tie­ne cuan­do se da un cre­ci­mien­to ho­ri­zon­tal. Pe­ro, si no exis­te nin­gu­na al­ter­na­ti­va, de­je las ra­mas ata­das. Ob­ten­drá una me­nor ca­li­dad de fru­ta y de­be­rá pres­tar aten­ción a que las ata­du­ras no se cla­ven en la cor­te­za, obs­tru­yen­do la cir­cu­la­ción de la sa­via.

Nancy Ovie­do re­ci­bió de re­ga­lo un tu­li­pán. Cuen­ta que ape­nas le du­ró una se­ma­na. Desea sa­ber si pue­de guar­dar el bul­bo y, de ser así, cuán­do con­vie­ne re­plan­tar­lo y qué cui­da­dos de­man­da. Nancy, la­men­to no sa­ber de qué pro­vin­cia es­cri­be pa­ra ser más pre­ci­so en las in­di­ca­cio­nes que le doy. De to­dos mo­dos, le su­gie­ro sa­car el bul­bo de la ma­ce­ta. Sin la­var­lo, co­ló­que­lo en una ca­ja de car­tón has­ta me­dia­dos del oto­ño pró­xi­mo. Lle­ga­da es­ta es­ta­ción, ex­pón­ga­lo al frío y al sol has­ta que pro­duz­ca flo­res a fi­na­les del in­vierno. Al co­men­zar los días cá­li­dos, no­ta­rá que la plan­ta em­pe­za­rá a se­car­se de a po­co pa­ra re­ini­ciar su ci­clo otra vez. Mó­ni­ca Bo­nino quie­re sa­ber el nombre de un ejem­plar que tra­jo de las Sie­rras de Cór­do­ba. Tie­ne una in­flo­res­cen­cia blan­ca, “co­mo pequeñas ro­si­tas que na­cen to­das jun­tas”, des­cri­be. Ade­más, pre­gun­ta por qué sus ho­jas se man­cha­ron de marrón, y en­vía una fotografía mos­tran­do su es­ta­do ac­tual. Mó­ni­ca, la plan­ta de la fotografía es una lan­ta­na de flo­res blan­cas. Las man­chas en los bor­des de las ho­jas ma­ni­fies­tan que la sa­via no es­tá lle­gan­do co­rrec­ta­men­te a esos lu­ga­res. Pro­ba­ble­men­te, al tras­plan­tar­la se han da­ña­do al­gu­nas de sus raí­ces. Le su­gie­ro que la rie­gue bien has­ta que es­tas se re­cu­pe­ren len­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.