¿FE­LIZ? NA­VI­DAD

Las fies­tas de fin de año son una prue­ba de fue­go pa­ra la ar­mo­nía fa­mi­liar. Ca­lor, ex­ce­sos gas­tro­nó­mi­cos, ni­ños an­sio­sos por que lle­guen las 12, com­bi­na­cio­nes ex­plo­si­vas de fa­mi­lia­res de dis­tin­tas eda­des y opi­nio­nes po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas y de­por­ti­vas... A

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Por Lei­la Su­ca­ri Ilus­tra­cio­nes de Iña­ki Eche­ve­rría

1 No mez­cles gru­pos he­te­ro­gé­neos y evi­tá las per­so­na­li­da­des po­lé­mi­cas

An­tes de ha­cer la lis­ta de in­vi­ta­dos, de­ci­dí si que­rés ha­cer una reunión que sea so­lo fa­mi­liar o si tam­bién vas a in­vi­tar ami­gos. Lo ideal es que no ten­gan es­ti­los muy di­fe­ren­tes, pa­ra evi­tar los cho­ques, y que to­dos se sien­tan a gus­to con la on­da del festejo. Si tu fa­mi­lia quie­re car­near un cer­do y ha­cer­lo a la pa­rri­lla co­mo pla­to prin­ci­pal, me­jor no in­vi­tes a tu gru­po de ami­gos ve­ga­nos. Tam­bién te­nés que te­ner en cuen­ta el es­pa­cio con el que con­tás. Por más que te en­tu­sias­me la idea de ha­cer una reunión mul­ti­tu­di­na­ria, si vi­vís en un de­par­ta­men­to de dos am­bien­tes, es pre­fe­ri­ble que ha­gas al­go con po­ca gen­te pa­ra que no es­tén to­dos amon­to­na­dos y pue­dan dis­fru­tar de la no­che. No te ol­vi­des de que en di­ciem­bre ha­ce ca­lor y, por más que pren­das el ai­re acon­di­cio­na­do, el ex­ce­so de per­so­nas no ayu­da.

2 Pre­pa­rá un me­nú y un es­pa­cio de­di­ca­do a los ni­ños

La na­vi­dad es una fe­cha muy es­pe­ra­da por los chi­cos. El en­tu­sias­mo por re­ci­bir re­ga­los, que­dar­se des­pier­tos has­ta tar­de y co­mer to­das las co­sas ri­cas que quie­ran los po­ne eu­fó­ri­cos. Eso quie­re de­cir que van a es­tar co­rrien­do de un la­do al otro, pe­léan­do­se a los gri­tos, ti­ran­do va­sos de ga­seo­sa al pi­so y ne­gán­do­se a co­mer ese me­lón con jamón cru­do que tan­to aman los adul­tos. En es­tos ca­sos, pa­ra evi­tar que vue­len pe­da­zos de co­mi­da por el ai­re y pa­ra que los pe­que­ños –¡y so­bre to­do los pa­dres!– se sien­tan có­mo­dos y pue­das dis­fru­tar la ce­na, lo ideal es ar­mar un es­pa­cio pa­ra que los chi­cos pue­dan ju­gar sin pro­ble­mas. Una me­sa ra­to­na con al­moha­do­nes en el pi­so es una bue­na al­ter­na­ti­va. Evi­tá los man­te­les y pro­cu­rá que los va­sos, pla­tos y to­dos los re­ci­pien­tes que va­yan a usar sean de plás­ti­co. Pa­ra el me­nú in­fan­til, ha­cé al­go sen­ci­llo: en­sa­la­da de pa­pa y hue­vo, tro­ci­tos de po­llo cu­be­tea­do y gri­si­nes acom­pa­ña­dos de que­so cre­ma...

3 Po­ne­le tu se­llo per­so­nal a la reunión

Cuan­do sos el an­fi­trión, es lin­do re­ci­bir a tus in­vi­ta­dos y sor­pren­der­los con una de­co­ra­ción es­pe­cial. Más allá del tí­pi­co ar­bo­li­to de na­vi­dad, las lu­ces y el pe­se­bre, po­dés agre­gar­le un to­que mo­derno y crea­ti­vo a tu ca­sa. Una bue­na idea es cen­trar­te en un co­lor, pa­ra que el am­bien­te no se trans­for­me en un co­co­li­che. Po­dés ele­gir un tono sua­ve, co­mo el do­ra­do, si es que se tra­ta de una reunión for­mal, o uno más ener­gé­ti­co, co­mo el na­ran­ja, si es al­go des­con­trac­tu­ra­do. De­co­rá con ve­las aro­má­ti­cas: ade­más de per­fu­mar, van a dar­le al festejo una at­mós­fe­ra cá­li­da y re­la­ja­da. Tam­bién per­so­na­li­zá los ser­vi­lle­te­ros y no te ol­vi­des de los de­ta­lles: es­tre­llas col­gan­do de los marcos de las puer­tas, guir­nal­das he­chas a mano y un buen cen­tro de me­sa con flo­res y es­fe­ras de tel­go­por cu­bier­tas de pa­pel glacé son una ma­ne­ra fá­cil y ori­gi­nal de po­ner­le on­da a la ce­na.

4 Ubi­cá a los in­vi­ta­dos en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos de la me­sa

An­tes de que lle­gue la gen­te, de­ci­dí dón­de se va a sen­tar ca­da uno. Po­né un pa­pe­li­to con el nombre en el lu­gar in­di­ca­do y de­ja­le un pre­sen­te, por ejem­plo un bom­bón o un ca­ra­me­lo de fru­ta. Ubi­cá a los in­vi­ta­dos se­gún las afi­ni­da­des y los in­tere­ses en co­mún. Si sa­bés que tu pri­mo se lle­va pé­si­mo con tu tío, es con­ve­nien­te que es­tén ale­ja­dos par evi­tar que se tren­cen en dis­cu­sio­nes y ge­ne­ren un mal mo­men­to pa­ra to­dos. Y si tu her­ma­na es­tá em­ba­ra­za­da, ubi­ca­la cer­ca de la pri­ma que aca­ba de te­ner un be­bé, así pue­den com­par­tir con­se­jos y se en­tu­sias­man con­ver­san­do so­bre el uni­ver­so de la ma­ter­ni­dad. Sen­tá a las pa­re­jas cer­ca y no te ol­vi­des de te­ner en cuen­ta que, si al­guien se en­car­ga del asa­do, tie­ne que te­ner el pa­so li­be­ra­do y es­tar cer­ca de la pa­rri­lla, lo ideal es que se sien­te en la ca­be­ce­ra.

UNA BUE­NA ES­TRA­TE­GIA PA­RA DESARMAR UNA DIS­CU­SIÓN ES TRAER UN NUE­VO PLA­TO DE CO­MI­DA, PRO­PO­NER UN BRIN­DIS O IN­VI­TAR A JU­GAR A AL­GO.

5 No ahon­den en te­mas de po­lí­ti­ca

Las dis­cu­sio­nes so­bre po­lí­ti­ca son el prin­ci­pal mo­ti­vo de con­flic­to en la me­sa na­vi­de­ña. Den­tro de una mis­ma fa­mi­lia o gru­po de ami­gos, sue­le ha­ber dos sec­to­res con ideo­lo­gías opues­tas y, una vez que co­mien­zan a ha­blar so­bre te­mas de ac­tua­li­dad can­den­te, no hay for­ma de pa­rar­los sin que ter­mi­nen pe­lea­dos. Mu­chas ve­ces la dis­cu­sión co­mien­za en te­mas de po­lí­ti­ca y eco­no­mía y lue­go ter­mi­na en re­pro­ches de la in­fan­cia. Si ves que el cli­ma se es­tá po­nien­do pi­can­te, que el tono de voz sube y la pa­sión de los con­trin­can­tes se es­tá tor­nan­do agre­si­va, des­viá la char­la ha­cia las va­ca­cio­nes, el úl­ti­mo es­treno de ci­ne o al­gu­na tri­via­li­dad que los dis­trai­ga pa­ra que no lle­guen al pun­to de arrui­nar la no­che. Otra bue­na op­ción es in­te­rrum­pir la dis­cu­sión con un buen pla­to de co­mi­da: una por­ción de ra­bas re­cién he­chas cal­ma in­clu­so a la bes­tia más des­afo­ra­da.

6 Pla­ni­fi­cá jue­gos en fa­mi­lia

Pa­ra man­te­ner el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño ac­ti­vo y evi­tar es­cu­char la tí­pi­ca fra­se in­fan­til “me abu­rro”, lo me­jor es man­te­ner a la gen­te –tan­to ni­ños co­mo adul­tos– en ac­ción. Los jue­gos gru­pa­les son una bue­na for­ma pa­ra co­nec­tar­se de ma­ne­ra lú­di­ca y pa­sar una no­che di­ver­ti­da. El clá­si­co Pic­tio­nary, el VeoVeo y el Tu­ti Fru­ti son op­cio­nes que no fa­llan pa­ra ju­gar en la me­sa. Tam­bién po­dés or­ga­ni­zar una bús­que­da del te­so­ro, un con­cur­so de bai­le y un cam­peo­na­to de vi­deo­jue­gos. Si te­nés un sec­tor de la fa­mi­lia que se lle­va bien con las ma­nua­li­da­des, ar­má un rin­cón de ar­te y que di­se­ñen tar­je­tas na­vi­de­ñas con los chi­cos. So­lo ne­ce­si­tás pa­pe­les de co­lo­res, ti­je­ras, plas­ti­co­la y una car­tu­che­ra con lá­pi­ces y cra­yo­nes pa­ra di­bu­jar. Des­per­tar la crea­ti­vi­dad y el tra­ba­jo en equi­po es una ma­ne­ra de for­ta­le­cer los la­zos y pa­sar un buen mo­men­to jun­tos.

7 Ar­má una bue­na pla­yist de mú­si­ca

La me­jor alia­da de to­do festejo es la mú­si­ca. Ar­má una lis­ta an­tes de que lle­guen los in­vi­ta­dos e in­cluí un po­co de to­do: ca­chen­gue, cum­bia, rock na­cio­nal, clá­si­cos de los ochen­ta, pop ado­les­cen­te y al­gún que otro te­ma in­fan­til que es­té de moda. El ob­je­ti­vo es de­jar a to­dos con­ten­tos y que ca­da uno ten­ga su mo­men­to mu­si­cal pa­ra can­tar o emo­cio­nar­se con su can­ción pre­fe­ri­da. Tra­tá de de­jar un es­pa­cio de la ca­sa li­bre pa­ra el bai­le: mo­ver el cuer­po es la me­jor for­ma de exor­ci­zar las ten­sio­nes que pro­du­cen los en­cuen­tros fa­mi­lia­res. Si los in­vi­ta­dos es­tán tí­mi­dos, rom­pé el hie­lo y sa­cá a bai­lar a tu tía, vas a ver que de a po­co to­dos se van a en­tu­sias­mar. El úni­co re­qui­si­to es no te­ner­le mie­do al ri­dícu­lo. Pa­ra el mo­men­to de la ce­na, op­tá por mú­si­ca tran­qui­la, que acom­pa­ñe sin in­va­dir.

LOS JUE­GOS GRU­PA­LES SON UNA BUE­NA FOR­MA PA­RA CO­NEC­TAR­SE DE MA­NE­RA LÚ­DI­CA Y PA­SAR UNA NO­CHE DI­VER­TI­DA. Y, ADE­MÁS, IN­TE­GRAN A LAS DIS­TIN­TAS GE­NE­RA­CIO­NES.

8 Pla­ni­fi­cá un mo­men­to de hu­mor

Entre que se le­van­tan los pla­tos y lle­ga el brin­dis de las do­ce de la no­che, sue­le ha­ber un mo­men­to de va­cío y an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da que aumenta la po­si­bi­li­dad de con­flic­to. Pa­ra com­ba­tir el abu­rri­mien­to, el mal hu­mor y los ro­ces fa­mi­lia­res, la ri­sa es el me­jor an­tí­do­to. Apren­de­te una se­rie de chis­tes ap­tos pa­ra to­do pú­bli­co y ar­má un video de mo­men­tos có­mi­cos: es­tá com­pro­ba­do que los bloo­pers de ani­ma­les y de ni­ños no fa­llan. Si al­gún invitado se lle­va bien con el stand up, pe­di­le que sea tu alia­do e im­pro­vi­se un

sketch. Otra bue­na idea es apa­re­cer dis­fra­za­do cuan­do na­die lo es­pe­ra, los chi­cos van a amar­te y tu fa­mi­lia se va a di­ver­tir vien­do có­mo ha­cés pa­pe­lo­nes dis­fra­za­do de pa­ya­so.

9 Pre­pa­rá una sor­pre­sa

Te­né a mano un sou­ve­nir es­pe­cial pa­ra ca­da invitado. Usa­lo co­mo as ba­jo la man­ga: cuan­do la reunión se pon­ga es­pe­sa o de­cai­ga la char­la, en­tre­gá los re­ga­li­tos. Lo ideal es que sea al­go he­cho por vos. Pue­de ser al­go co­mes­ti­ble, co­mo un cup­ca­ke sim­pá­ti­co con la ca­ra de Pa­pá Noel o un de­co­ra­do bien ro­co­có; un mu­ñe­qui­to he­cho con fiel­tro y re­lleno de al­go­dón; o una ve­li­ta con un de­ta­lle per­so­na­li­za­do, co­mo la ini­cial del nombre. Otra bue­na idea es re­ga­lar un al­ma­na­que mi­nia­tu­ra del 2017 que va­ya acom­pa­ña­do de un di­bu­jo he­cho a mano.

10 En­yo­gi­za­te: cul­ti­vá la pa­cien­cia y el au­to­con­trol

¿Quién di­jo que ser el an­fi­trión es co­sa sim­ple? Es pro­ba­ble que a mi­tad de la no­che te sien­tas ago­ta­do, que no so­por­tes más el gri­te­río, el des­or­den ge­ne­ra­li­za­do y quie­ras que se va­yan to­dos y te de­jen de una vez por to­das en paz. Cuan­do lle­gue ese mo­men­to, sa­lí al bal­cón, pa­tio o te­rra­za y res­pi­rá pro­fun­do. To­ma­te unos mi­nu­tos en so­le­dad y vol­vé re­car­ga­do de ener­gía. Es­tar al mando del festejo na­vi­de­ño es un desafío can­sa­dor pe­ro, al fi­nal de la no­che, vas a sen­tir­te sa­tis­fe­cho y fe­liz de ha­ber re­ci­bi­do a tus se­res que­ri­dos en tu ca­sa. Y no te ol­vi­des de dis­fru­tar el mo­men­to pre­sen­te, que la no­che pa­sa más rá­pi­do de lo te ima­gi­nás: cuan­do te quie­ras dar cuen­ta ya vas a es­tar pla­nean­do la ce­na de año nue­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.