La me­sa pa­ra com­par­tir

Si des­cen­de­mos de in­mi­gran­tes, bus­que­mos re­ce­tas de sus pue­blos pa­ra es­tas fe­chas y con­té­mos­les a nues­tros jó­ve­nes.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Cuan­do era chica, de to­das las fies­tas del año, Na­vi­dad era la más es­pe­ra­da. Ni cum­plea­ños ni co­mu­nio­nes te­nían su pres­ti­gio. Y a la No­che de Re­yes, aun con la ex­pec­ta­ti­va de re­ci­bir re­ga­los en la ma­ña­na, le fal­ta­ba la gran reunión fa­mi­liar, el en­cuen­tro en la me­sa y los fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

Es ex­tra­ño, pe­ro no re­cuer­do nin­gu­na Na­vi­dad en la casa de Ba­rrio Ge­ne­ral Paz. La pri­me­ra que re­cuer­do es en la vie­ja ca­so­na de Ca­ba­na, la de Do­ña Jua­na, Vi­lla Ti­ti­na –por su hija– don­de vi­vía­mos mien­tras mi pa­dre cons­truía el cha­let don­de lue­go pa­sa­ría­mos va­rios años.

No me re­pro­cho el ol­vi­do: cual­quier fies­ta en Cór­do­ba ha­bría des­apa­re­ci­do del re­cuer­do de un ni­ño an­te lo que era dis­fru­tar del es­pa­cio, la li­ber­tad de an­dar por todos la­dos, des­cu­brien­do lu­ga­res, animales, flo­res, ár­bo­les, le­yen­das.

En un rin­cón de la enor­me ga­le­ría, ma­má ha­bía ar­ma­do un pe­se­bre que traía­mos des­de la casa de Cór­do­ba en una ca­ja en­vuel­ta con cui­da­do, lle­na de vi­ru­tas de ma­de­ra que pro­te­gían las imá­ge­nes. Todos los años se le agre­ga­ba al­gún ani­ma­li­to, se com­pra­ban más globos de co­lo­res o una es­tre­lla di­fe­ren­te pa­ra co­lo­car en la pun­ta del ár­bol.

La co­mi­da de en­ton­ces, que nos pa­re­cía tan fi­na, con­sis­tía en co­sas que hoy co­ci­na­mos en cual­quier mo­men­to y no úni­ca­men­te pa­ra una ce­le­bra­ción. Se ha­cía la ma­yo­ne­sa ca­se­ra, la en­sa­la­da ru­sa, se com­pra­ban acei­tu­nas ne­gras –siem­pre ha­bía ver­des en la ala­ce­na–, los úni­cos to­ma­tes re­lle­nos que co­mía­mos en el año, car­ne fría y a ve­ces un pa­vo con re­lleno de fru­tas, fiam­bres y cas­ta­ñas.

No fal­ta­ba el cle­ri­có; y tu­rro­nes, pe­la­di­llas, ga­rra­pi­ña­das, el pan dul­ce y otras de­li­cias que ca­si siem­pre com­prá­ba­mos en Gath y Cha­ves es­ta­ban a la al­tu­ra del fes­te­jo.

El 25 al me­dio­día, se sa­lía a com­prar me­ren­gues de chan­tilly; y al­gu­na vez, un ami­go de la fa­mi­lia tra­jo una tor­ta ri­quí­si­ma de cre­ma mo­ca de la Con­fi­te­ría Orien­tal.

Esa tor­ta hi­zo his­to­ria, y ha­ce unos años, con una de mis pri­mas, que par­ti­ci­pó del fes­te­jo, re­cor­da­mos lo de­li­cio­sa que era. Des­de en­ton­ces, cuan­do ce­le­bra­mos mi cum­plea­ños, Ne­gri­ta me pre­pa­ra una tor­ta abu­si­va­men­te al­ta de cre­ma mo­ca y co­men­ta­mos con los in­vi­ta­dos la sua­vi­dad de la cre­ma, la tex­tu­ra de la ma­sa, la bo­ni­ta de­co­ra­ción.

Pe­ro am­bas nos mi­ra­mos so­bre las co­pas y re­cor­da­mos aque­llas Na­vi­da­des de una épo­ca más in­ge­nua y, por qué no, más lle­na de ex­pec­ta­ti­vas por re­en­cuen­tros fa­mi­lia­res, por jue­gos, y ese li­brar­se de la mirada de los ma­yo­res que nos per­mi­tían más li­ber­tad de la que ha­bi­tual­men­te go­zá­ba­mos.

No todos los re­cuer­dos de nues­tras Na­vi­da­des son her­mo­sos y ale­gres; hu­bo dos, es­pe­cial­men­te, por pér­di­das fa­mi­lia­res ape­nas unos me­ses an­tes, que fue­ron muy tris­tes. De ellas sue­lo acor­dar­me de vez en cuan­do, pues es im­po­si­ble ol­vi­dar­las, pe­ro pre­fie­ro se­guir ha­blan­do de fes­ti­nes y de­ta­lles, y de ese ac­to de amor ha­cia los nues­tros que es el co­ci­nar o, al me­nos, pla­ni­fi­car una bue­na co­mi­da pa­ra ellos.

Por­que, co­mo sue­lo de­cir, crear en la co­ci­na toma tiem­po, pe­ro es un tiem­po en que ese queha­cer nos ha­ce ol­vi­dar preo­cu­pa­cio­nes y tris­te­zas, y nos des­pier­ta la ale­gría, la ilu­sión de com­par­tir la me­sa y el pe­que­ño ban­que­te que re­ge­ne­ra afec­tos y nu­tre cuer­po y áni­mo.

Su­ge­ren­cias: 1) Si des­cen­de­mos de in­mi­gran­tes, bus­que­mos en li­bros o en In­ter­net pla­tos de sus pue­blos pa­ra es­tas fe­chas; 2) Al ser­vir, re­cor­de­mos a los más jó­ve­nes la his­to­ria de nues­tros an­cia­nos; 3) No ol­vi­de­mos los vi­llan­ci­cos; lle­ve­mos a los ni­ños y a los ma­yo­res a es­cu­char los co­ros de es­tos días en las igle­sias, ca­lles y pla­zas. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.