Mar, sol y después

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DRA. ADRIA­NA RAIMONDI Mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga, miem­bro de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Dermatología. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Man­te­ner el bron­cea­do que va­ya­mos acu­mu­lan­do en es­tos me­ses de­pen­de­rá de cuán­to se des­ca­me nues­tra piel; el sol la re­se­ca, so­bre to­do, si no la hu­mec­ta­mos de ma­ne­ra ade­cua­da. Es jus­ta­men­te es­ta se­que­dad la que pro­du­ce una ma­yor des­ca­ma­ción y, por en­de, una pér­di­da más rá­pi­da del co­lor. Por lo tan­to, pa­ra no pe­lar­se, es cen­tral man­te­ner la piel bien hi­dra­ta­da.

Pa­ra el cuer­po, es me­jor op­tar por cre­mas con co­lá­geno, Aloe vera o ce­ra­mi­das; es de­cir, con nu­trien­tes que re­ten­gan el agua. Pa­ra la ca­ra, las cre­mas de­ben con­te­ner sus­tan­cias que tam­bién cap­ten y re­ten­gan agua. En todos los ca­sos, las des­con­ges­ti­vas, con Aloe vera, dis­mi­nu­yen la in­fla­ma­ción.

Aque­llos días en que ten­ga­mos pre­vis­to ex­po­ner­nos du­ran­te va­rias ho­ras al sol, lo me­jor es ha­cer­lo de ma­ne­ra pau­la­ti­na pa­ra evi­tar que la piel se in­fla­me, se pe­le y pier­da el tono lo­gra­do.

Los pro­duc­tos pos­tso­la­res con vi­ta­mi­nas A,D y E pue­den ser bue­nos alia­dos pa­ra me­jo­rar la hi­dra­ta­ción y lu­mi­no­si­dad de la piel.

En tan­to, las cre­mas hi­dra­tan­tes con co­lor se pre­sen­tan en dis­tin­tos to­nos; si ele­gi­mos el pro­duc­to ade­cua­do, po­dre­mos lo­grar un bron­cea­do más du­ra­de­ro. Los au­to­bron­cean­tes, apli­ca­dos dos o tres ve­ces por se­ma­na, tam­bién ayu­dan a man­te­ner el co­lor. Es­tos cos­mé­ti­cos con­tie­nen dihi­dro­xia­ce­to­na, una sus­tan­cia que ayu­da a que el co­lor per­du­re, aun­que tam­bién re­se­can un po­co la piel. Si los usa­mos, pro­cu­re­mos re­for­zar la hi­dra­ta­ción.

Otra bue­na es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner el bron­cea­do es in­ge­rir za­naho­ria y za­pa­llo, ri­cos en be­ta­ca­ro­te­nos; y, por su­pues­to, be­ber los dos li­tros de agua dia­rios re­co­men­da­dos pa­ra to­do el año, pe­ro in­dis­pen­sa­bles en épo­cas de ca­lor.

La piel de co­dos y ro­di­llas tam­bién re­quie­re un cui­da­do es­pe­cial, ya que se tra­ta de su­per­fi­cies bas­tan­te más ás­pe­ras y re­se­cas que el res­to del cuer­po; si no las cui­da­mos co­mo co­rres­pon­de, pue­den ad­qui­rir un as­pec­to opa­co y ru­go­so. Lo acon­se­ja­ble es ex­fo­liar co­dos y ro­di­llas una vez por se­ma­na, y apli­car hu­mec­tan­tes de for­ma dia­ria.

Es más prác­ti­co ha­cer la ex­fo­lia­ción du­ran­te la du­cha, con es­pon­ja ve­ge­tal y cre­ma de sí­li­ce o pu­li­do­ra; aun­que tam­bién pue­de ha­cer­se en un ga­bi­ne­te der­ma­to­ló­gi­co. El ba­ño tam­bién es bue­na oca­sión pa­ra pa­sar pie­dra pó­mez en los ta­lo­nes.

Si co­dos, ro­di­llas y ta­lo­nes es­tán de­ma­sia­do se­cos, hay que ex­ten­der una ge­ne­ro­sa ca­pa de cre­ma so­bre ellos an­tes de acos­tar­se; y evi­tar el uso de tal­cos, por­que re­se­can.

Si la piel toma un as­pec­to de­ma­sia­do ru­go­so o se des­ca­ma más de la cuen­ta, hay que con­sul­tar al der­ma­tó­lo­go. Y aten­ción: no exa­ge­rar con la ex­fo­lia­ción; a ve­ces, la piel res­pon­de con un ma­yor en­gro­sa­mien­to. El uso de acei­tes y ge­les de du­cha ayu­da a man­te­ner­la hi­dra­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.