La le­yen­da del bo­xea­dor poe­ta

Mú­si­co, na­rra­dor y cam­péon mun­dial. Una char­la lle­na de emo­cio­nes con un mi­to del bo­xeo ar­gen­tino.

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - TEX­TO JA­VIER FIRPO FO­TOS MA­RÍA EU­GE­NIA CERUTTI

Yo con el bo­xeo pu­de gri­tar que exis­tía. Si bien te­nía ne­ce­si­da­des por­que pro­ven­go de una fa­mi­lia muy hu­mil­de que co­se­cha­ba al­go­dón en un pue­bli­to de mi Cha­co na­tal, yo lle­gué al bo­xeo pa­ra lo­grar no­to­rie­dad y con­se­guir, di­ga­mos, cier­to he­roís­mo”.

Quien ha­bla con mu­cho es­fuer­zo, pe­ro con pre­ci­sión aca­dé­mi­ca, es Ser­gio Víc­tor Pal­ma, re­cor­da­do ex­cam­peón mun­dial de bo­xeo en la ca­te­go­ría su­per­ga­llo, quien hoy, a los 60 años, le da ba­ta­lla a un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar que le de­jó par­te de su cuer­po pa­ra­li­za­do, tras un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en ju­nio de 2004 . “Va­rios mé­di­cos me di­je­ron que so­lo el 2% de quie­nes pa­de­cen al­go así pue­den so­bre­vi­vir. Ser par­te de la ex­cep­ción me for­ta­le­ce, me da ener­gía”, re­mar­ca Pal­ma con la mano tem­blo­ro­sa, la voz que­bra­di­za, pe­ro mi­ran­do fi­jo a los ojos, co­mo el gue­rre­ro ilus­tra­do que se sa­lía del mol­de que fue arri­ba del ring. Lo lla­ma­ban “el bo­xea­dor poe­ta”, por­que que es­cri­bía poe­sía y can­ta­ba, y por­que en sus de­cla­ra­cio­nes nun­ca fal­ta­ban ale­go­rías li­te­ra­rias. ¿Cómo te re­cor­dás co­mo bo­xea­dor? Co­mo al­guien pen­san­te en el ring, co­mo un hom­bre que es­pe­ra­ba el mo­men­to jus­to pa­ra apro­ve­char la bue­na mano que te­nía. Yo no pe­ga­ba mu­cho, pe­ro pe­ga­ba en el lu­gar in­di­ca­do. Apa­ren­ta­bas cier­ta de­bi­li­dad en tu me­tro se­sen­ta y cua­tro… Te­nía una con­tex­tu­ra fí­si­ca me­dio in­sig­ni­fi­can­te. Desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad fí­si­ca ne­ce­sa­ria pa­ra ser un cam­peón mun­dial re­que­ría de una ob­se­sión im­por­tan­te. En mi ca­rác­ter ha­bía un al­to ín­di­ce de au­to­agre­si­vi­dad. Si uno la tie­ne ca­na­li­za­da, se con­vier­te en com­bus­ti­ble, en una ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo que

me per­mi­tió en­tre­nar mu­cho.

La fra­se sa­le ca­si co­mo si la es­tu­vie­ra le­yen­do. Con es­fuer­zo, con ahín­co, pe­ro las pa­la­bras se en­ca­de­nan ca­den­cio­sas. Y re­don­dea un pen­sa­mien­to pro­fun­do, cla­ro, diá­fano. Es un pu­ris­ta del len­gua­je Pal­ma. Le gus­ta que lo lla­men “cam­peón”; no co­rri­ge ni con­tra­di­ce, lo acep­ta en si­len­cio, ca­si con pu­dor. Fue uno de los gran­des bo­xea­do­res “de la épo­ca más ri­ca y pa­re­ja de la his­to­ria”, sub­ra­ya y enu­me­ra sus fa­vo­ri­tos: Su­gar Ray Leonard, Tommy Hearns, Mar­vin Ha­gler, Larry Hol­mes, Mi­ke Ty­son, Wil­fre­do Be­ní­tez, Pi­pino Cue­vas, Mano de Pie­dra Du­rán, Víc­tor Ga­lín­dez, San­tos La­ciar, Martillo Roldán, men­cio­na en­tre otros. “¡Qué tiem­pos im­po­si­bles de re­pe­tir! Hoy con suer­te hay dos o tres…”. ¿Ves bo­xeo, te gus­ta sen­tar­te a dis­fru­tar una pe­lea? De­pen­de de los pro­ta­go­nis­tas. Hoy el bo­xeo es­tá en un es­tan­ca­mien­to lla­ma­ti­vo, muy no­to­rio. No hu­bo gran­des bo­xea­do­res en los úl­ti­mos vein­te años. No apa­re­ció un nue­vo Leonard, ni un Mon­zón o un Ha­gler, ni mu­cho me­nos un Ray Su­gar Ro­bin­son, el me­jor bo­xea­dor que yo vi en to­da mi vi­da. Pe­ga­ba co­mo na­die, da­ba es­pec­tácu­lo y se de­fen­día co­mo los dio­ses. ¿Qué te pa­re­cie­ron Ma­ra­vi­lla Mar­tí­nez y el Chino Mai­da­na, los más im­por­tan­tes en los úl­ti­mos años en la Ar­gen­ti­na? A Ma­ra­vi­lla lo vi­mos po­co, por­que hi­zo su ca­rre­ra, ma­yor­men­te, en Eu­ro­pa. No po­de­mos ne­gar su ta­len­to, pe­ro no te­nía ri­va­les. Y cuan­do lo em­pe­za­mos a co­no­cer, cuan­do pen­sá­ba­mos que te­nía­mos un gran cam­peón, tu­vo esa de­rro­ta du­ra con Cot­to (el puer­to­rri­que­ño que le ga­nó por no­caut) y lue­go se re­ti­ró. Pe­ro ver­lo a Ma­ra­vi­lla era un gran es­pec­tácu­lo, un mu­cha­cho con gran téc­ni­ca y pre­ci­sión. Por el lado de Mai­da­na, bueno, era otro ti­po de bo­xea­dor, más bá­si­co pe­ro más fuer­te. De una so­la pi­ña, due­ño de ese gan­cho po­de­ro­so que te­nía… Y él re­ci­bía du­ro pe­ro era re­sis­ten­te. Es­tu­vo bien en col­gar los guan­tes, ya que las dos pe­leas con May­weat­her lo sal­va­ron pa­ra to­da la co­se­cha. De­be ser el bo­xea­dor ar­gen­tino que más pla­ta en dó­la­res de­be ha­ber ga­na­do. O sea que el bo­xeo ar­gen­tino es­tá atra­ve­san­do una me­se­ta… To­tal. Y cu­rio­sa­men­te cre­ció mu­cho, y so­bre to­do en la Ar­gen­ti­na, el bo­xeo fe­me­nino, que has­ta lo­gró ser, en va­rios pa­sa­jes, más atrac­ti­vo que el mas­cu­lino. Mar­ce­la “La Ti­gre­sa” Acu­ña fue la aban­de­ra­da de esa irrup­ción, fue la que mar­có el ca­mino no so­lo en el país sino tam­bién en Su­da­mé­ri­ca. Y de­trás de La Ti­gre­sa se en­co­lum­nó Yé­si­ca Bopp, que pa­ra mí es la más es­ti­lis­ta de to­das las bo­xea­do­ras. ¿Re­cor­dás, en tus tiem­pos de en­tre­na­mien­to, ha­ber­te cru­za­do con, por en­ton­ces, con­sa­gra­dos? Cla­ro, allí es­ta­ban Mon­zón, Ga­lín­dez, al­gu­na vez me lo cru­cé a Loc­che. ¡Qué mons­truos! Pe­ro pa­ra mí Loc­che era un sa­bio, el más gran­de, y era a quien yo que­ría pa­re­cer­me. No me per­día una pe­lea de Ni­co­lino, era un mi­mo en el cua­dri­lá­te­ro, un bai­la­rín… ¿Vos re­ci­bis­te mu­chos gol­pes? Di­je­ron que me pe­ga­ron mu­cho, pe­ro yo apren­dí a re­ci­bir gol­pes, a amor­ti­guar­los. ¿Cómo? Acom­pa­ña­ba el im­pac­to pa­ra dis­mi­nuir­lo… Te con­fie­so que me pe­ga­ron mu­cho más los pe­rio­dis­tas que mis ri­va­les, pe­ro si par­te del im­pues­to era que la pren­sa cre­ye­ra que yo ha­bía re­ci­bi­do el gol­pe, no me im­por­ta­ba. ¿Te acor­dás qué hi­cis­te con la pri­me­ra pla­ta que ga­nas­te? Me com­pré una casa de 120 me­tros cua­dra­dos con pi­le­ta de na­ta­ción. Me la lle­vé a mi vie­ja a vi­vir con­mi­go, éra­mos on­ce allí, una ker­me­se… ¿Cómo te sen­tías con pla­ta en el bol­si­llo? Co­mo un po­bre ri­co. Por­que me equi­vo­qué co­mo se equi­vo­can los po­bres… ¿Cómo se equi­vo­can? Se equi­vo­can re­sol­vien­do por las su­yas, sin con­sul­tar, sin ase­so­rar­se, co­mo hi­ce yo, con cier­ta so­ber­bia, creía que me lle­va­ba el mun­do por de­lan­te.

Pal­ma enamo­ró des­de el ring por su ele­gan­te estilo y le­tal “gan­cho”, y de­ba­jo del cua­dri­lá­te­ro por su hu­mil­dad, ca­li­dez y ma­ne­ra de ex­pre­sar­se. Una vez re­ti­ra­do, se de­di­có al pe­rio­dis­mo, a la do­cen­cia y a es­cri­bir poe­sía. Has­ta tu­vo la au­da­cia de can­tar y com­po­ner al­gu­na can­ción. ¿Es ver­dad que lan­zas­te un disco en tu ple­ni­tud bo­xís­ti­ca? La mis­ma no­che del com­ba­te (en 1981) con el co­lom­biano Ri­car­do Car­do­na sa­lió a la ven­ta el disco que ha­bía gra­ba­do. Yo que­ría abrir un “kios­qui­to”, te­ner un ten­ten­pié pa­ra cuan­do me re­ti­ra­ra, por­que sa­bía que la ca­rre­ra se ter­mi­na­ba pron­to. Pe­ro mi ma­na­ger me prohi­bió que hi­cie­ra co­sas aje­nas al bo­xeo. ¿Cómo estás, Víc­tor, de sa­lud? ¿Cómo con­vi­vís con las se­cue­las del ac­ci­den­te que tu­vis­te? Con paciencia, lle­ván­do­me lo me­jor que pue­do con el ve­cino de la de­re­cha, que es­tá pa­ra­li­za­do, y que ten­go que lle­var­lo a cues­tas a todos la­dos –fes­te­ja su hu­mo­ra­da–. ¿Qué hay por de­lan­te, Ser­gio? Hay un re­gre­so fi­gu­ra­ti­vo al bo­xeo. Es­tá to­do muy en­ca­mi­na­do pa­ra abrir un gim­na­sio y cen­tro cul­tu­ral y de­por­ti­vo en Mar del Pla­ta, que me tie­ne muy en­tu­sias­ma­do, por­que de al­gu­na ma­ne­ra es co­mo vol­ver al am­bien­te don­de uno se crió. Ten­go ga­nas de em­pa­par­me de bo­xeo y de po­der en­se­ñar y pro­te­ger a fu­tu­ros va­lo­res. Si Dios quie­re, ese se­rá mi sue­ño, ade­más de ter­mi­nar un li­bro en el que lle­vo años tra­ba­jan­do: El ar­te de bo­xear.•

“Di­je­ron que me pe­ga­ron mu­cho, pe­ro yo apren­dí a re­ci­bir gol­pes, a amor­ti­guar­los. Los peo­res lle­ga­ron des­de afue­ra del ring”.

SER­GIO VÍC­TOR PAL­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.