ATRA­PA­DO EN LA ANTÁRTIDA

El cli­ma es amo y se­ñor en el Con­ti­nen­te Blanco. Una vi­si­ta de po­cos días se con­vier­te en una es­ta­día for­za­da de ca­si un mes pa­ra un pe­rio­dis­ta via­je­ro. Pe­ro del in­for­tu­nio ela­bo­ra un li­bro que na­rra la im­pac­tan­te be­lle­za de las tie­rras he­la­das, de la gen

La Voz del Interior - Rumbos - - Lecturas De Verano - Por Gui­do Piotrkows­ki

En la Antártida, las de­ci­sio­nes no las toma la gen­te, sino el cli­ma. Fe­de­ri­co Bian­chi­ni, pe­rio­dis­ta, via­jó ha­cia allá en fe­bre­ro de 2014 pa­ra es­cri­bir una se­rie de no­tas. La idea era que­dar­se por diez días, pe­ro co­mo el fac­tor cli­má­ti­co es amo y se­ñor al sur del sur, el hom­bre que­dó va­ra­do por 25 días. Tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que aque­lla cró­ni­ca ini­cial se trans­for­ma­ra en un tex­to mu­cho más lar­go, un dia­rio de via­je ma­ti­za­do con una in­ves­ti­ga­ción so­bre el trabajo que allí ha­cen los cien­tí­fi­cos, un re­la­to en pri­me­ra per­so­na so­bre las lu­ces y som­bras de es­te lu­gar in­hós­pi­to, so­bre la gen­te que llega a pa­sar una tem­po­ra­da en el hie­lo y los animales que pa­san su vi­da en esas tie­rras. 25 días re­su­mi­dos en un li­bro: Antártida, 25 días en el hie­lo (Tus­quets). La Antártida con­den­sa el sue­ño de to­do via­je­ro, y la pro­sa de Bian­chi­ni atra­pa al lec­tor de prin­ci­pio a fin en una lar­ga cró­ni­ca so­bre es­ta tie­rra in­ma­cu­la­da, hos­til, do­lo­ro­sa­men­te be­lla, que se lee de un ti­rón. Se pre­gun­ta so­bre aque­llos cien­tí­fi­cos que pa­san me­ses con­tan­do ojos de krill o es­tu­dian­do el vó­mi­to de los pin­güi­nos, pa­ra quie­nes un ave an­tár­ti­ca es al­go más cer­cano que la pro­pia fa­mi­lia.

“El lu­nes 17 de fe­bre­ro de 2014, cer­ca de las ocho y me­dia de la ma­ña­na, el bió­lo­go Emiliano De­pino se des­per­tó sin re­cor­dar lo que ha­bía so­ña­do. Qui­zás por aque­llo de que los pai­sa­jes de la Antártida son tan in­ten­sos que allá los sue­ños sien­ten pu­dor de re­ve­lar­se. A tra­vés de la ven­ta­na, vio el gris ca­si quie­to de la caleta, el pi­so blanco: pa­re­cía no ha­ber vien­to. No iba a ser uno de esos días en los que la na­tu­ra­le­za man­da y el hom­bre obe­de­ce uní­vo­co. Sa­lió de su ha­bi­ta­ción en el lla­ma­do Alo­ja­mien­to Nue­vo, una es­pe­cie de con­tai­ner con cuar­tos a ca­da lado del pa­si­llo y, an­tes de ir al ba­ño, gol­peó dos ve­ces la puer­ta de la ha­bi­ta­ción don­de dor­mía la bió­lo­ga Ma­ri­cel Gra­ña Gri­lli sin ob­te­ner res­pues­ta...”, escribe al ini­cio de la his­to­ria de De­pino.

Sin sa­li­da

El via­je, en prin­ci­pio, iba a ser por diez días, pe­ro una vez allá le di­je­ron que so­lo se po­dría quedar tres. A Bian­chi­ni, tres jornadas no le

>>>> al­can­za­ban, le pa­re­ció po­co tiem­po. “Les di­je que no me ser­vía. Bueno, es eso o dos me­ses, me res­pon­die­ron”, re­cuer­da y se ríe aho­ra, du­ran­te la entrevista con Rum­bos.

El chis­te, a la lar­ga, se acer­ca­ría bas­tan­te a la reali­dad. Fue ca­si un mes de lar­gas, gé­li­das y ex­te­nuan­tes jornadas en la Ba­se An­tár­ti­ca Car­li­ni, la mis­ma don­de, un año an­tes, ha­bía to­ca­do la ban­da de rock Me­ta­lli­ca. Una ba­se cien­tí­fi­ca con la­bo­ra­to­rio y la úni­ca es­ta­ción ar­gen­ti­na don­de se prac­ti­ca bu­ceo.

“La pri­me­ra vez que se can­ce­ló fue bue­ní­si­mo. La se­gun­da vez tam­bién, por­que me da­ba tiem­po pa­ra co­no­cer a la gen­te e iden­ti­fi­car per­so­na­jes que me po­dían ser­vir pa­ra la no­ta. Pe­ro ya, a la ter­ce­ra, pen­sé: ‘¿En al­gún mo­men­to nos ire­mos?’”. La de­mo­ra, sin em­bar­go, ju­gó a su fa­vor. A los vein­te días, di­ce, ya era uno más de la cam­pa­ña. Ya no era el pe­rio­dis­ta pa­ra el que todos se pre­pa­ra­ban for­mal­men­te a la ho­ra de ha­cer una no­ta. Así, las en­tre­vis­tas se tras­la­da­ron al te­rreno de lo co­ti­diano, a las char­las de co­me­dor. Ya no era el cro­nis­ta que que­ría sa­ber so­bre la Antártida, sino el ti­po que via­jó por diez días y no po­día vol­ver. Un día le de­cían que pre­pa­re el bol­so pa­ra la ma­ña­na si­guien­te, pe­ro cuan­do se des­per­ta­ba, veía to­do cu­bier­to de nie­ve y sa­bía que no sal­dría. A las 8 de la ma­ña­na po­dían de­cir­le que se irían y a las 9, que ya no. Y así su­ce­si­va­men­te du­ran­te lar­gos 25 días.

“Hay una di­fe­ren­cia abis­mal en­tre lo que ellos lla­man días lin­dos y lo que uno acá di­ría qué día ho­rri­ble. Por ahí es un día lin­do, ha­ce 5 gra­dos ba­jo ce­ro y po­dés sa­lir a ca­mi­nar. No hay vien­to, ni tor­men­ta de nie­ve. Y después es­tán los días feos, que a ni­vel vi­sual y es­té­ti­co son bas­tan­te agra­da­bles, pe­ro no po­dés sa­lir a tra­ba­jar por­que te aga­rra el vien­to y te vue­la. Uno de esos días sa­li­mos con un bió­lo­go y no po­día­mos ca­mi­nar más de 15 m, las rá­fa­gas lle­gan a 300 km por ho­ra. Es un gra­do de fe­ro­ci­dad de la na­tu­ra­le­za al que uno no es­tá acos­tum­bra­do, que ca­si no pue­de con­ce­bir”.

Y en ese sen­ti­do, el tiem­po ju­gó a su fa­vor. “Me sir­vió pa­ra re­tra­tar a los per­so­na­jes, que ya no se sen­tían in­hi­bi­dos por un gra­ba­dor. Ya ha­bían en­tra­do en con­fian­za, ya me ha­bían in­te­gra­do al gru­po. A ni­vel pe­rio­dís­ti­co, me be­ne­fi­ció; a ni­vel psí­qui­co, no (ri­sas). La in­cer­ti­dum­bre te frus­tra mu­cho. Si a vos te di­cen: no nos va­mos a po­der ir, nos va­mos en quin­ce días, bueno, es­tá bien, no que­da otra. Pe­ro de­pen­de con quién ha­bles. Por­que si te di­cen que no vas a po­der vol­ver y estás ha­ce dos se­ma­nas, pe­ro te­nés al lado un ti­po que es­tá ha­ce ca­tor­ce me­ses, y él tam­po­co va a po­der vol­ver, tu no po­der vol­ver que­da mi­ni­mi­za­do. Mo­ral­men­te, no po­dés que­jar­te”.

Ais­la­dos y no tan­to

“No sé si era una ob­se­sión o un sue­ño, pe­ro sí te­nía mu­chas ga­nas de ir. Lo ha­bla­ba con mi abue­lo cuan­do era muy chi­co. Pe­ro cuan­do vol­ví, me di cuen­ta de que en reali­dad no te­nía tan­tas ga­nas de es­cri­bir de la Antártida, sino de co­no­cer­la. Es­cri­bir era una ex­cu­sa pa­ra via­jar”, re­co­no­ce el cro­nis­ta.

Bian­chi­ni di­rá que en un prin­ci­pio no te­nía muy cla­ro lo que que­ría ha­cer. Que la idea era re­dac­tar unas no­tas. Y que has­ta fan­ta­seó con ha­cer un có­mic so­bre el trabajo de los cien­tí­fi­cos. Pe­ro el bo­nus track del fac­tor cli­ma le dio tiem­po su­fi­cien­te pa­ra en­tre­vis­tar mu­cha más gen­te de la que es­pe­ra­ba, pa­ra acom­pa­ñar a los in­ves­ti­ga­do­res en su trabajo de cam­po, pa­ra ca­mi­nar en el hie­lo has­ta no po­der más. Pa­ra su­bir a ver un gla­ciar y to­mar ma­te co­ci­do en me­dio de una ne­va­da co­pio­sa, ta­pan­do con la mano la nie­ve que caía en­ci­ma del va­si­to. Pa­ra re­co­rrer las in­me­dia­cio­nes de la ba­se y más allá.

Bian­chi­ni es­ta­ba en­tu­sias­ma­do, que­ría su­bir­se a to­das. Iba a ver pin­güi­nos, skuas y ele­fan­tes ma­ri­nos. A es­tu­diar lí­que­nes en­dé­mi­cos y gra­bar el so­ni­do de aves. A ver cómo se su­mer­gía un gru­po de bu­zos te­me­ra­rios den­tro de un océano de aguas he­la­das, mu­cho más de lo que ja­más ha­ya po­di­do ima­gi­nar, sen­tir, to­car. So­lo le fal­tó co­no­cer al­gu­na otra es­ta­ción an­tár­ti­ca. “Me que­de con ga­nas de co­no­cer otras ba­ses, pe­ro no ha­bía chan­ce por­que el trans­por­te es di­fí­cil y hay po­co lu­ga­res en los bo­tes”.

Ca­mi­nó, y mu­cho, so­bre to­do du­ran­te las va­rias in­cur­sio­nes al re­fu­gio Ele­fan­te, la gua­ri­da don­de los cien­tí­fi­cos van a tra­ba­jar cuan­do el cli­ma es be­né­vo­lo, don­de se es­ca­pan en bus­ca de so­le­dad, le­jos de la cen­te­na de per­so­nas que deam­bu­lan en la ba­se. Por­que, aun­que sue­ne a pa­ra­do­ja, en la Antártida se pue­de es­tar en con­tac­to per­ma­nen­te con más gen­te que en la ciu­dad. In­ter­net, por su­pues­to, cam­bió el sen­ti­do del ais­la­mien­to, tam­bién, un en­cie­rro qui­zás más be­né­vo­lo. Los más ve­te­ra­nos se que­jan de que an­tes, sin la red, las re­la­cio­nes en la ba­se eran di­fe­ren­tes. Aho­ra, di­cen, ca­da quien es­tá en su mun­do, con su te­le­fo­ni­to. La co­ne­xión, ase­gu­ra el cro­nis­ta, es muy bue­na. Son ochen­ta per­so­nas co­nec­ta­das per­ma­nen­te­men­te. “Estás ais­la­do en un sen­ti­do con­cep­tual y fí­si­co, pe­ro mien­tras se es­tá en la ba­se, uno no es­tá to­tal­men­te cons­cien­te de que es­tá ais­la­do”.

Bian­chi­ni to­ma­ba no­tas to­do el tiem­po, ex­haus­ti­va­men­te. Di­ce que, in­clu­so, es­cri­bía co­sas ab­sur­das, que no sa­bía si uti­li­za­ría. Y re­fle­xio­na so­bre lo di­fí­cil que es des­cri­bir un pai­sa­je co­mo es­te sin re­cu­rrir al lu­gar co­mún, sin re­pe­tir pa­la­bras co­mo, por ejem­plo, má­gi­co. So­bre to­do, en un rin­cón don­de to­do sor­pren­de, más aún si es la pri­me­ra vez que uno pi­sa el hie­lo an­tár­ti­co. “...A la de­re­cha, el océano gla­cial an­tár­ti­co sal­pi­ca­do por ás­pe­ros blo­ques de hie­lo blanco que de le­jos bri­llan sua­ves y tur­que­sas. So­bre la cos­ta, al­gu­nos pin­güi­nos se su­mer­gen fu­ga­ces. Otros de pie, quie­tos, es­pe­ran quién sa­be qué co­sa in­mi­nen­te o tal vez so­lo se de­tie­nen a in­tuir (los animales no pien­san), a per­ci­bir abs­trac­tos el pa­so de lo que lla­ma­mos tiem­po...”, escribe y des­cri­be so­bre aquel es­ce­na­rio alu­ci­nan­te, inal­can­za­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.