GÉ­RARD DEPARDIEU “EL PLA­CER DE LA VI­DA ES­TÁ EN LA IN­TEN­SI­DAD”

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - POR JAVIER FIRPO

Caó­ti­co, ver­bo­rrá­gi­co, des­co­mu­nal. Con­si­de­ra­do co­mo uno de los gran­des ac­to­res de la his­to­ria, Depardieu aca­ba de pa­sar por la Ar­gen­ti­na co­mo una tor­men­ta de ve­rano, de­jan­do a su pa­so un ras­tro de re­fle­xio­nes po­lé­mi­cas, mo­men­tos in­ten­sos y una ac­tua­ción me­mo­ra­ble en el por­te­ño Teatro Co­lón. En es­ta char­la sin fre­nos con Rum­bos acla­ra sus crí­ti­cas al vino ar­gen­tino, des­tro­za a la te­le­vi­sión y re­fle­xio­na agu­da­men­te so­bre el ex­tra­ño es­ta­do del mun­do en que vi­vi­mos.

“TRUMP GA­NÓ POR LA FA­MA DE LA TV Y POR LA CRI­SIS DE LA PO­LÍ­TI­CA”

Lle­ga agi­ta­do y re­fun­fu­ñan­do al ho­tel don­de se pro­du­ce el en­cuen­tro con Rum­bos. Es in­men­so, pa­re­ce el Ye­ti, es pu­ra ima­gen Gé­rard Depardieu. Es­tá unos me­tros más allá, de pie, ges­ti­cu­lan­do de ma­ne­ra am­pu­lo­sa. No se le es­cu­cha bien, pe­ro a sim­ple vis­ta el ac­tor fran­cés, de 68 años, pa­re­ce un ca­len­tón en­tra­ña­ble y ma­ra­vi­llo­so, na­da que ver con lo que uno po­dría ima­gi­nar de una es­tre­lla fran­ce­sa con ca­si dos­cien­tas pe­lí­cu­las en sus es­pal­das. No es un di­vo, tam­po­co se com­por­ta co­mo una es­tre­lla al­ta­ne­ra, ni si­quie­ra pa­re­ce re­gis­trar lo que re­pre­sen­ta.

Aca­lo­ra­do, pe­ro tam­bién so­bre­ex­ci­ta­do, pi­de al­go fres­co y en­cien­de un ci­ga­rri­llo en una sa­la de reunio­nes don­de… no se pue­de fu­mar. Gé­rard, ¿que­rés acla­rar la pri­me­ra po­lé­mi­ca al­re­de­dor tu­yo? Di­jis­te que los vi­nos ar­gen­ti­nos no te gus­tan. ¿Por qué? Por­que son pe­sa­dos, a mí me caen me­dio in­di­ges­tos. Me hu­bie­ra gus­ta­do en­con­trar un char­don­nay li­viano, a 12 gra­dos. Lo sien­to, pe­ro creo que en Fran­cia es­tán los me­jo­res vi­nos del mun­do. ¿Por eso ven­dis­te unas fin­cas de mal­bec que te­nías en Men­do­za?

(Son­ríe so­bra­dor.) No por eso, sino que las ven­dí por­que tu­ve la po­si­bi­li­dad de ofre­cér­se­las a un ami­go y so­cio con quien las ha­bía­mos com­pra­do. Pe­ro no creo que sea ma­lo el vino ar­gen­tino, sino que a mí me cues­ta sa­bo­rear­lo. Otra con­tro­ver­sia que se ar­mó, y que le­van­tó pol­va­re­da, fue que ca­li­fi­cas­te a la te­le­vi­sión de nues­tro país co­mo “vul­gar y porno”… Exa­ge­ra­ron un po­co. Lo que di­je es que la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na es igual que en cual­quier otra par­te del mun­do. La TV, co­mo Twit­ter e in­ter­net, em­po­bre­cen el vo­ca­bu­la­rio. Y no­té que en la Ar­gen­ti­na la te­vé se nu­tre mu­cho de las re­des so­cia­les, que es­tán lle­nas de ba­su­ra. ¿En­ton­ces? A ve­ces es me­jor apa­gar el apa­ra­to y to­mar un li­bro, que siem­pre se­rá más fiel y no­ble pa­ra apren­der de la vi­da, de his­to­ria, pa­ra cul­ti­var­se, pa­ra cre­cer, pa­ra te­ner ma­yo­res he­rra­mien­tas pa­ra ex­pre­sar­se… Hoy, ¿quién lee un li­bro en un bar, en un tren? Na­die. Es­tá to­do el mun­do na­ve­gan­do con el te­lé­fono. Pe­ro te re­fe­rías a al­gún pro­gra­ma en par­ti­cu­lar… No re­cuer­do el nom­bre… Es­tu­ve vien­do du­ran­te quin­ce mi­nu­tos un pro­gra­ma con el for­ma­to de reality

show, don­de los par­ti­ci­pan­tes ma­yor­men­te bai­la­ban… Se tra­ta del pro­gra­ma de ma­yor ra­ting del país… Eso ha­bla un po­co de la so­cie­dad… Pe­ro la ma­yo­ría de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les tie­nen te­le­vi­sión ba­su­ra. Mi­rá al fla­man­te pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Fue el ar­tí­fi­ce de unos rea­li­ties in­mun­dos, y gra­cias a su fa­ma y po­pu­la­ri­dad, y a la po­bre­za y des­pres­ti­gio que vi­ve el mun­do de la po­lí­ti­ca, lle­gó a la pre­si­den­cia. Hoy en día se ha­ce te­le­vi­sión pa­ra im­bé­ci­les y hay mu­chos en el mun­do. Lo úni­co que se ve en la te­le son rea­li­ties y mu­chos par­ti­dos de fút­bol y pro­gra­mas que ana­li­zan el fút­bol… Acá vi mu­chos, de­ma­sia­dos. ¿Por eso es que no es­tás en TV? Es­toy cuan­do apa­re­ce un pro­pues­ta con am­bi­cio­nes, co­mo su­ce­dió a me­dia­dos de 2016 con Mar­sei­lle, un

th­ri­ller po­lí­ti­co que ha­ce fo­co en la co­di­cia, el de­seo, la co­rrup­ción y que na­da tie­ne que ver con Hou­se of

Cards, por­que se di­jo que era una co­pia fran­ce­sa. Y no ten­go na­da con­tra Hou­se of Cards, al con­tra­rio: es la úni­ca se­rie que pu­de se­guir con con­ti­nui­dad y con un ac­tor ma­gis­tral co­mo Ke­vin Spa­cey. Pe­ro en la te­le­vi­sión de ai­re yo no ten­go lu­gar ni na­da que ha­cer allí… Pa­re­cés re­sig­na­do… Es que en­tien­do que hoy la te­le­vi­sión es el me­dio más po­de­ro­so, es

don­de hay más di­ne­ro… Y la­men­ta­ble­men­te la te­le­vi­sión se es­tá de­vo­ran­do al ci­ne.

Depardieu es­tu­vo dos ve­ces en la Ar­gen­ti­na en po­co más de dos me­ses. La pri­me­ra, en oc­tu­bre, pa­ra for­mar par­te de So­lo se vi­ve una vez, un fil­me de ac­ción en el que Gé­rard, co­mo es de ima­gi­nar, es un pe­sa­do ma­tón. Mien­tras que en di­ciem­bre re­gre­só pa­ra pre­sen­tar, na­da me­nos que en el Teatro Co­lón, un es­pec­tácu­lo en el que re­pa­sa frag­men­tos de “Cy­rano de Ber­ge­rac”, “Ruy Blas” y “Car­na­val de ani­ma­les”, pues­ta que mar­có una no­ve­dad en su ex­ten­sa ca­rre­ra. “El Co­lón me abrió las puer­tas y la po­si­bi­li­dad, a los 68 años, de ha­cer al­go dis­tin­to en mi ca­rre­ra. Y pen­san­do en que las pro­pues­tas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas es­ca­sean, via­jar por el mun­do con es­te es­pec­tácu­lo me en­tu­sias­ma”, di­ce con un tono se­reno, el pri­me­ro en quin­ce mi­nu­tos. Em­pe­ce­mos por el ci­ne: es in­fre­cuen­te que un ac­tor eu­ro­peo de tu pres­ti­gio, con se­me­jan­te tra­yec­to­ria, ven­ga a ro­dar a Bue­nos Ai­res una ópe­ra pri­ma... Yo tra­ba­jo don­de me lla­man, no se me caen las jo­yas por ve­nir a Bue­nos Ai­res a ro­dar una pe­lí­cu­la de un de­bu­tan­te. En Chi­na, Alas­ka o Ar­gen­ti­na no im­por­ta, amo via­jar. Mien­tras me in­tere­se el pro­yec­to y me pa­guen. Ade­más, siem­pre es in­tere­san­te fil­mar en otro país, co­no­cer su cul­tu­ra des­de aden­tro, con­vi­vir con la im­pron­ta del pro­pio lu­gar a la ho­ra de ma­ne­jar una fil­ma­ción. Y pu­de com­pro­bar que hay ac­to­res ar­gen­ti­nos cul­tos, con am­bi­cio­nes, con de­seos de ha­cer ci­ne… ¿Prio­ri­zás las his­to­rias y no los nom­bres pro­pios, en­ton­ces? En es­te mo­men­to de mi vi­da la his­to­ria y el per­so­na­je son lo que más me se­du­ce, por en­ci­ma de los nom­bres. Ade­más, pre­fie­ro tra­ba­jar con gen­te nue­va, jo­ven, con ham­bre. Pa­se­mos al te­ma tea­tral: ¿qué di­fe­ren­cias creés que hay en­tre el Gé­rard Depardieu en la pan­ta­lla gran­de y el del es­ce­na­rio? Es el mis­mo Gé­rard que ya co­no­cen, su­pon­go. En sí el teatro es di­fe­ren­te tan­to pa­ra no­so­tros los ac­to­res co­mo pa­ra los es­pec­ta­do­res, la in­ti­mi­dad que se ge­ne­ra es muy par­ti­cu­lar. Pe­ro des­de mi pun­to de vis­ta, vol­ver a po­ner­me en la piel de Cy­rano de Ber­ge­rac o de Ruy Blas siem­pre se­rá in­tere­san­te, fue­ron pa­pe­les muy im­por­tan­tes. Lle­vás más 50 años de tra­yec­to­ria. ¿Qué te man­tie­ne con ga­nas de se­guir ac­tuan­do? Vi­vir la vi­da, dis­fru­tar ac­tuar, ele­gir con­ven­ci­do los tra­ba­jos que quie­ro rea­li­zar. Ac­tuar no es lo que ha­go, ac­tuar es lo que soy. La ac­tua­ción me man­tie­ne con ga­nas de se­guir vi­vien­do. ¿Pen­sas­te al­gu­na vez en ese úl­ti­mo par­ti­do, el de la des­pe­di­da? Yo no soy un de­por­tis­ta. Por más que mi fí­si­co no me acom­pa­ñe, yo es­ta­ré has­ta mi úl­ti­mo alien­to en el es­ce­na­rio o en un set. Esa se­rá mi úl­ti­ma vo­lun­tad. ¿Te­nés al­go pa­ra re­pro­char­te co­mo in­tér­pre­te? ¿Te que­dó al­gu­na es­pi­na atra­gan­ta­da? Re­pro­char­se al­go se­ría es­tú­pi­do y que­dar­se en el pa­sa­do. A mí la vi­da me dio de­ma­sia­dos bue­nos mo­men­tos co­mo pa­ra re­cor­dar los ma­los. Eli­jo que­dar­me con lo me­jor. ¿Cuál es la pe­lí­cu­la que hi­cis­te que más or­gu­llo te dio y por qué? No pue­do ele­gir una pe­lí­cu­la a cos­ta de otra, así co­mo tam­po­co pue­do ele­gir en­tre los per­so­na­jes que in­ter­pre­té. He te­ni­do el pri­vi­le­gio de en­con­trar­me con hom­bres, hé­roes, co­mo Dan­ton, Cris­tó­bal Co­lón, Bal­zac, Sta­lin, El Con­de de Mon­te­cris­to, Ras­pu­tín y mu­chos otros. A la ho­ra de se­lec­cio­nar pro­yec­tos, in­ten­to se­guir mis ins­tin­tos y lo

que me acon­se­jan mis ami­gos. Pe­ro me enor­gu­llez­co de to­do lo que he he­cho. ¿Re­cor­dás las ra­zo­nes por las que te de­di­cas­te a la ac­tua­ción? Por­que siem­pre me gus­tó ha­blar mu­cho En­ton­ces pen­sé: “Pue­do ga­nar pla­ta ha­cien­do lo que más me gus­ta, que es ha­blar”. Y aquí es­toy, lo­gran­do vi­vir de la ac­tua­ción sin ha­ber ido a una aca­de­mia o apren­di­do al­gún mé­to­do es­pe­cí­fi­co. Soy un ac­tor que se hi­zo so­lo, li­bre­men­te, con las vi­ven­cias de la vi­da que, en mi ca­so, fue la me­jor es­cue­la. ¿Con­si­de­rás que hoy los ac­to­res tie­nen ma­yor in­fluen­cia so­bre la gen­te de a pie? Hoy hay que de­cir que ca­da vez hay me­nos ac­to­res que tie­nen un rol so­cial pre­pon­de­ran­te. Los que se creen ac­to­res, los más jó­ve­nes, vi­ven una vi­da pa­ra­le­la fic­ti­cia en las re­des so­cia­les, ha­cien­do sel­fies y vi­deos pa­ra un gru­po de fans que so­lo pien­sa en la ima­gen de su ído­lo, en la mar­ca de ro­pa que usa y el au­to que ma­ne­ja… En la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de los ac­to­res son marcas pu­bli­ci­ta­rias, puro mar­ke­ting, lo veo a me­nu­do en fes­ti­va­les co­mo el de Can­nes, que se atri­bu­ye ser el más pres­ti­gio­so del mun­do. Una por­que­ría. Pe­ro vos has ido al fes­ti­val y fuis­te pre­mia­do… Las co­sas han cam­bia­do mu­cho. Hoy Can­nes es puro co­mer­cio y pa­de­ce de un ré­gi­men es­ta­li­nis­ta. Yo es­tu­ve allí co­mo ju­ra­do, co­mo pre­si­den­te, y te dan to­do el po­der du­ran­te quin­ce días y lue­go te desechan co­mo a un pe­rro. Can­nes de­jó de ser lo que era, allí se aca­bó el ci­ne y la cul­tu­ra. Hoy allí man­dan las marcas y la po­lí­ti­ca, y yo es­toy ale­ja­do de to­do eso. ¿De Holly­wood pen­sás lo mis­mo? Es el cul­pa­ble de to­do es­to. Es el que hi­rió se­ria­men­te al ci­ne eu­ro­peo... Es el que ma­tó a otras in­dus­trias. Yo via­jo por el mun­do y hay pro­duc­cio­nes po­de­ro­sas co­mo la chi­na, la in­dia o la ni­ge­ria­na. ¿Qué sa­be­mos de ellas? ¿Qué pe­lí­cu­las de esos paí­ses te­ne­mos opor­tu­ni­dad de ver? ¿Có­mo es­tás vos, Gé­rard? ¿Có­mo es­tás de sa­lud, de áni­mo? Por suer­te siem­pre su­pe có­mo dis­fru­tar… En un pro­gra­ma de te­le­vi­sión re­cien­te, tu­vis­te la va­len­tía de re­co­no­cer que be­bías al­cohol un po­co más de la cuen­ta. Es tris­te dar­se cuen­ta de que sos adic­to a al­go… ¿Qué te lle­vó a re­ve­lar esa adic­ción en un pro­gra­ma? Me pre­gun­ta­ron y res­pon­dí. ¿Es­tás me­jor? Ha­ce mu­cho que no be­bo, por suer­te. ¿Y có­mo es­tá tu re­la­ción con Fran­cia? ¿Se ami­ga­ron? Ha­ce un tiem­po di­jis­te que “no te sen­tías fran­cés y que mo­ri­rías por Ru­sia”. Na­cí en Pa­rís, soy fran­cés y vi­vo en Fran­cia. Se di­vul­gó que tu­vis­te un “exi­lio fis­cal” y que te ha­bías ido a vi­vir a Ru­sia... Nun­ca me fui. Sim­ple­men­te me ne­gué a es­tar en­ca­si­lla­do en el mis­mo lu­gar. Es to­tal­men­te di­fe­ren­te. Soy un hom­bre li­bre. Me sien­to en ca­sa en cual­quier par­te de Eu­ro­pa. To­da es­ta his­to­ria es un gran ma­len­ten­di­do. Amo Fran­cia igual que siem­pre. Es mi país. ¿Vas a vo­tar en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de es­te año? No, ya no más. ¿Y qué te gus­ta de Ru­sia? Amo su li­te­ra­tu­ra, sus mú­si­cos. Ru­sia tie­ne mu­chos crea­do­res… Pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te tie­ne una ideo­lo­gía des­de ha­ce al­re­de­dor de 70 años que no me gus­ta, así co­mo hay ideo­lo­gías de dic­ta­do­res de otras par­tes que no me gus­tan. Sin em­bar­go de­cla­ras­te tu sim­pa­tía por Vla­di­mir Pu­tin, el pri­mer mi­nis­tro ru­so… Es un gran hom­bre, muy in­te­li­gen­te y ca­ris­má­ti­co. Gé­rard, si mi­rás más allá, ¿qué ves en tu ho­ri­zon­te? La vi­da es el pre­sen­te; ni el pa­sa­do ni el fu­tu­ro. Hay que en­fo­car­se en lo que pa­sa día a día y no pen­sar en el ma­ña­na, por eso tra­to de no ver más allá. No sé cuán­to me que­da por de­lan­te, en­ton­ces en la in­ten­si­dad es­tá el pla­cer de mi vi­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.