Re­me­dios pa­ra el ca­lor

“Y mien­tras sa­ca­ba la cuen­ta de es­tas ofren­das de amis­tad y ca­ri­ño de des­co­no­ci­dos, pen­sé: enero no es tan ma­lo.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

La vi­da tie­ne for­mas ex­tra­ñas de com­pen­sar nues­tras frus­tra­cio­nes. Al­gu­nas se re­suel­ven por sí mis­mas; otras ne­ce­si­tan de la in­ter­ven­ción de ter­ce­ros. Eso he po­di­do vi­vir­lo el pa­sa­do enero, mes que de­tes­to des­de ha­ce al me­nos vein­te años. No re­cuer­do si an­tes tam­bién.

Por na­tu­ra­le­za, me lle­vo me­jor con el in­vierno que con el ve­rano, y es­te enero he te­ni­do que pa­sar­lo sin ai­re acon­di­cio­na­do y con una tem­pe­ra­tu­ra bo­chor­no­sa, co­mo de­cían las no­ve­las.

Pe­ro den­tro del ma­les­tar que me su­mió en un estado de irri­ta­ción, tris­te­za y des­alien­to, ca­da se­ma­na me tra­jo al­go estimulante. Por ejem­plo, de­bi­do a una no­ta que hi­ce, en la que ha­blo de va­rios pro­pó­si­tos pa­ra es­te año, re­ci­bí al­gu­nos ob­se­quios que me han con­so­la­do de los ma­los ra­tos: mi co­lec­ción de re­vis­tas vie­jas ha cre­ci­do en va­rios nú­me­ros, es­pe­cial­men­te con ejem­pla­res de El Ho­gar y uno del Año Eu­ca­rís­ti­co, en el que par­ti­ci­pé.

No es me­nor el ob­se­quio que re­ci­bí des­de la ciudad de Car­los Paz: un re­co­no­ci­do li­bre­ro de usa­dos me en­vió, en­cua­der­na­dos her­mo­sa­men­te, va­rios ca­pí­tu­los de uno de los cuen­tos me­die­va­les que más me han atraí­do des­de mi in­fan­cia: el “Prín­ci­pe va­lien­te”, de Ha­rold Fos­ter, un me­die­va­lis­ta ex­ce­len­te. El regalo lle­gó en ma­nos de mi her­mano Pe­dro, tan loco co­mo yo por las re­vis­tas de his­to­rie­tas (la palabra có­mic es de­ma­sia­do nue­va pa­ra mí).

Pe­ro ahí no ter­mi­nan las bon­da­des. Una ma­ña­na –lo de ma­ña­na es un de­cir, ya que sue­lo le­van­tar­me a las dos de la tar­de–, me en­cuen­tro en la co­ci­na con un ar­bo­li­to cim­bre­ño y en­can­ta­dor. En una ho­ja de pa­pel, Al­da­na me de­cía que un ve­cino, a quien no co­noz­co, al leer mi no­ta en Rum­bos –don­de ha­bla­ba de con­se­guir un gra­na­do– me ha­bía traí­do uno de regalo.

Es la se­gun­da vez que me su­ce­de, pues otra lec­to­ra me re­ga­ló, me­ses atrás, una her­mo­sa Pas­si­flo­ra que ha da­do sus fru­tos co­lor na­ran­ja. Ya he con­se­gui­do la re­ce­ta de un pos­tre que un res­tau­rant cordon bleu de Pa­rís tie­ne co­mo plat de ré­sis­tan­ce en su me­nú. El gra­na­di­to es­tá plan­ta­do cer­ca de ella, en­tre un li­mo­ne­ro y un na­ran­jo. Qui­zás dé flo­res es­ta pri­ma­ve­ra.

Y por úl­ti­mo, Mar­ta, una ami­ga iti­ne­ran­te –se pue­de de­cir que vi­ve en dos pro­vin­cias y en dos paí­ses– me con­mi­nó a re­ti­rar unos mue­bles que me ha­bía re­ga­la­do ha­ce años. Tu­vi­mos que sa­lir a bus­car­los en la sies­ta más ca­lu­ro­sa de la se­ma­na, con uno de mis nie­tos, su ami­go y una her­mo­sa jo­ven­ci­ta. En la aven­tu­ra, mien­tras ellos lle­va­ban la ca­mio­ne­ta pa­ra tras­la­dar­los, uno de mis más vie­jos ami­gos –vie­jo por el tiem­po que ha­ce que nos co­no­ce­mos, ya que se man­tie­ne tan apues­to co­mo an­ta­ño–, nos tras­la­dó a las vie­jas da­mas aton­ta­das por el ca­lor.

Me que­dé mu­da de asom­bro al en­con­trar­me con una an­ti­gua cris­ta­le­ra de fi­nes del si­glo XIX con un de­ta­lle de flo­res es­me­ri­la­das en la puer­ta cen­tral. A los cos­ta­dos de ella, “bal­con­ci­tos” en­tre co­lum­nas tra­ba­ja­das en ro­ble os­cu­ro don­de po­dré po­ner aque­llas li­co­re­ras de cris­tal y me­tal pla­tea­do que mi ami­go Jor­ge me tra­jo de una fe­ria de Londres.

El regalo in­cluía una bi­blio­te­ca: con ella ar­mé un rin­cón de lec­tu­ra pa­ra mis alum­nas, ya que te­ne­mos una bi­blio­te­ca cir­cu­lan­te.

Y mien­tras sa­ca­ba cuen­tas de es­tas ofren­das del ca­ri­ño, de la amis­tad, del en­ten­di­mien­to en­tre des­co­no­ci­dos, sen­tí que enero –por suer­te ya que­dó atrás– no fue tan ma­lo.

Su­ge­ren­cias: 1) Ha­gan un re­cuen­to de es­tas co­sas im­pre­vis­tas que su­ce­den y com­pá­ren­las con las co­sas irri­tan­tes o al­gu­nas de­silu­sio­nes. Ve­rán que sa­len ga­nan­do; 2) No ol­vi­de­mos ha­cer es­tos re­ga­los in­tras­cen­den­tes; sue­len te­ner el va­lor de una ofren­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.