El ocio: pa­dre de to­dos los ge­nios

Di­ga­mos la ver­dad: no ha­cer na­da (o desear­lo in­ten­sa­men­te) no es­tá muy bien vis­to. Sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que las gran­des ideas so­lo na­cen de ese tiem­po de re­lax y con­tem­pla­ción en el que nues­tro ce­re­bro se pre­dis­po­ne pa­ra dis­fru­tar y fan­ta

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR VIR­GI­NIA PO­BLET ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Sir Isaac New­ton des­can­sa­ba ba­jo un ár­bol cuan­do una man­za­na ca­yó a su la­do. Es­te he­cho tan sim­ple y na­tu­ral, di­ce la le­yen­da, lle­vó al fí­si­co bri­tá­ni­co a for­mu­lar la ley de gra­vi­ta­ción uni­ver­sal. Lo que nun­ca su­po es que es­ta cir­cuns­tan­cia for­tui­ta se con­ver­ti­ría tam­bién en el ejem­plo clá­si­co usa­do pa­ra enal­te­cer el ocio, en­ten­di­do co­mo el cos­ta­do más fe­cun­do de la con­tem­pla­ción, esa ac­ti­vi­dad –o ce­se de la ac­ti­vi­dad– tan cen­su­ra­da a lo lar­go de si­glos.

“El ocio es el pa­dre de to­dos los vi­cios”, de­cían nues­tros abue­los, en cu­yo vo­ca­bu­la­rio no exis­tían pa­la­bras co­mo hobby o con­cep­tos co­mo ocio crea­ti­vo. Has­ta ha­ce no mu­cho, cual­quier ocu­pa­ción que no ge­ne­ra­ra di­ne­ro o ayu­da­ra a lle­var el pan a la me­sa era con­si­de­ra­da una pér­di­da de tiem­po. In­clu­so hoy, mu­chas per­so­nas se sien­ten cul­pa­bles cuan­do de­di­can sus ho­ras a al­gún queha­cer im­pro­duc­ti­vo o fue­ra de agen­da. Pues bien, a sa­car­se esa idea de la ca­be­za: sa­lir de la ru­ti­na pa­ra de­di­car­se a re­to­zar y di­ver­tir­se o cul­ti­var sin pru­ri­tos el dol­ce far nien­te ha­ce bien a la sa­lud.

“Nues­tro ce­re­bro es­tá muy ac­ti­vo cuan­do se ocu­pa de múl­ti­ples ta­reas in­te­lec­tua­les, pe­ro tam­bién rea­li­za un ti­po de ac­ti­vi­dad cuan­do no ha­ce­mos na­da. Mien­tras dis­fru­ta­mos de un mo­men­to de ocio, el ce­re­bro no se en­cuen­tra pa­si­vo ni se des­co­nec­ta, sino que fun­cio­na de otra for­ma. Co­mo su­ce­de du­ran­te el sue­ño, es­tar re­la­ja­dos nos per­mi­te fi­jar la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos du­ran­te el día”, ex­pli­ca el doc­tor Ri­car­do Alle­gri, je­fe de Neu­ro­lo­gía Cog­ni­ti­va, Neu­ro­psi­quia­tría y Neu­ro­psi­co­lo­gía del Cen­tro de Me­mo­ria y En­ve­je­ci­mien­to de FLENI.

Es­ta lí­nea de ac­ti­vi­dad del ór­gano que re­gu­la to­das nues­tras ac­cio­nes y reacciones per­mi­te, en­tre otras co­sas, que la faz crea­ti­va sal­ga a la luz. “La crea­ti­vi­dad se ge­ne­ra en to­do mo­men­to, pe­ro el ocio pro­por­cio­na un mo­men­to men­tal de ma­yor po­si­bi­li­dad de co­ne­xio­nes. Es lo que se lla­ma ‘la red neu­ro­nal por de­fec­to’, que fun­cio­na en los pe­río­dos en los que apa­ren­te­men­te no es­ta­mos ha­cien­do na­da. Las ideas ori­gi­na­les no apa­re­cen de gol­pe; sur­gen por­que el ce­re­bro ge­ne­ró un estado de or­de­na­mien­to de in­ter­co­ne­xio­nes”.

Por el con­tra­rio, cuan­do la ten­sión de la vi­da co­ti­dia­na no nos per­mi­te ba­jar la guar­dia, el ce­re­bro se en­cuen­tra so­bre­exi­gi­do y no lo­gra or­de­nar ade­cua­da­men­te to­das sus fun­cio­nes.

POR­QUE SÍ

Más que ha­cer o no ha­cer, lo sus­tan­cial del ocio es que se tra­ta de un estado de bie­nes­tar, un es­pa­cio en el que pre­do­mi­na el dis­fru­te y que no per­si­gue fi­nes uti­li­ta­rios: se rea­li­za una ac­ti­vi­dad sim­ple­men­te por­que re­sul­ta pla­cen­te­ra. La Asociación In­ter­na­cio­nal del Ocio y el Re­creo (WLRA, tal su si­gla en in­glés) lo de­fi­ne co­mo “un área es­pe­cí­fi­ca de la ex­pe­rien­cia hu­ma­na, con sus be­ne­fi­cios pro­pios, en­tre ellos la li­ber­tad de elec­ción, crea­ti­vi­dad, sa­tis­fac­ción, dis­fru­te, pla­cer y una ma­yor fe­li­ci­dad. Com­pren­de for­mas de ex­pre­sión cu­yos ele­men-

tos son de na­tu­ra­le­za fí­si­ca, in­te­lec­tual, so­cial, artística o es­pi­ri­tual”.

En el tiem­po de ocio ri­ge el li­bre al­be­drío, pri­ma la pro­pia elec­ción y, si exis­te un fin úl­ti­mo, es el de te­ner sen­sa­cio­nes gra­ti­fi­can­tes. A es­to se lo de­no­mi­na au­to­te­lis­mo.

“Se tra­ta del mo­men­to en el que se pien­sa o se ha­ce al­go pa­ra uno mis­mo y no pa­ra la su­per­vi­ven­cia. El ocio es me­ter­se pa­ra aden­tro, es un des­can­so de la per­cep­ción que per­mi­te evitar la con­trac­ción mus­cu­lar de la aten­ción vi­gi­lan­te, al­go que na­da más ni na­da me­nos ha­bi­li­ta a per­ci­bir la vi­da”, re­fle­xio­na el psi­có­lo­go so­cial Al­fre­do Mof­fatt.

Es en­ton­ces una for­ma de vi­ven­ciar la li­ber­tad, de de­jar vo­lar la ima­gi­na­ción y en­ca­rar ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas, lú­di­cas, de­por­ti­vas, con­tem­pla­ti­vas o las que fue­ren por el me­ro de­seo de ha­cer­las.

La li­bre de­ci­sión es la ba­se del dis­fru­te y con­lle­va una se­rie de be­ne­fi­cios en dis­tin­tos as­pec­tos. A ni­vel psi­co­ló­gi­co, mejora la au­to­es­ti­ma y el do­mi­nio de ha­bi­li­da­des y des­tre­zas, per­mi­te des­cu­brir vo­ca­cio­nes y fa­ci­li­ta el ma­ne­jo del es­trés. Ade­más, el pla­cer que brin­da con­tri­bu­ye a me­jo­rar o re­cu­pe­rar la sa­lud y for­ta­le­ce la in­te­gra­ción so­cial cuan­do se tra­ta de ac­ti­vi­da­des gru­pa­les, crea­ti­vas o re­crea­ti­vas.

GUSTITO A LI­BER­TAD

Con­tem­plar un cua­dro o un pai­sa­je, bai­lar en una fies­ta, ju­gar con una pe­lo­ta, char­lar con ami­gos, ha­cer ex­cur­sio­nes al ai­re li­bre o leer un li­bro son to­das ac­ti­vi­da­des que se prac­ti­can con un fin re­crea­ti­vo. Ca­da una de ellas com­pren­de dis­tin­tas si­tua­cio­nes que a su vez desa­rro­llan di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des. Ce­le­brar, por ejem­plo, fa­vo­re­ce el ca­rác­ter co­mu­ni­ta­rio, im­pli­ca ale­gría, dis­ten­ción y en­tre­te­ni­mien­to, y su dis­fru­te va más allá del acon­te­ci­mien­to en sí, ya que tan­to los pre­pa­ra­ti­vos pre­vios co­mo los re­cuer­dos pos­te­rio­res traen re­go­ci­jo. Prac­ti­car un de­por­te in­cre­men­ta las ca­pa­ci­da­des mo­to­ras y desa­rro­lla el tra­ba­jo en equi­po, mien­tras que la ac­ti­vi­dad artística po­see una na­tu­ra­le­za más re­fle­xi­va que pro­du­ce un sen­ti­mien­to gra­ti­fi­can­te de au­to­rrea­li­za­ción.

Cuan­do se ge­ne­ra un es­pa­cio pa­ra no pen­sar en la com­pe­ten­cia, la obli­ga­ción o el lu­cro, la am­bi­ción des­can­sa y se abre un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des... co­mo lu­ce­ci­tas que es­pe­ra­ban la oca­sión pa­ra pren­der­se. Pla­tón sos­te­nía que en el ocio es­ta­ba el ori­gen del pen­sa­mien­to y la fe­li­ci­dad per­fec­ta. Es en esos mo­men­tos cuan­do la men­te se or­de­na, las ten­sio­nes se re­la­jan y apa­re­cen las me­jo­res ideas que es­ta­ban allí, aga­za­pa­das. Tal co­mo le su­ce­dió a New­ton. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.