LOS LEC­TO­RES CONSULTAN

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Ma­ría, de Vi­lla de las Ro­sas, Cór­do­ba, me en­vía fo­to­gra­fías de un pino de 20 años que se ha in­cli­na­do y pa­re­ce pron­to a caer­se. Te­me que pue­da las­ti­mar a al­guien, y pi­de consejos pa­ra sal­var­lo.

Ma­ría, la­men­ta­ble­men­te, por la in­cli­na­ción que veo en la fotografía y la ele­va­ción del sue­lo del la­do opues­to, ese ár­bol in­de­fec­ti­ble­men­te ter­mi­na­rá ca­yen­do. Le su­gie­ro sa­car­lo an­tes de que eso pa­se y pro­vo­que un mal ma­yor. Ni el más be­llo de los ár­bo­les va­le la vi­da de al­guno de los nues­tros.

Ro­sa, de Cór­do­ba Ca­pi­tal, con­sul­ta por un jaz­mín del Ca­bo que tie­ne las ho­jas ama­ri­llas y man­cha­das. Ade­más, es­tas se caen y en las flo­res ob­ser­va pe­que­ños bi­chi­tos cu­yo ori­gen des­co­no­ce.

Ro­sa, por lo que veo en la fotografía, se tra­ta de pul­go­nes. Pa­ra eli­mi­nar­los, va­ya lo an­tes po­si­ble al al­ma­cén y com­pre agua tó­ni­ca (sí, esa amar­ga que com­bi­na bien con el vod­ka) y mo­je el jaz­mín con ayu­da de un ro­cia­dor. El agua tó­ni­ca con­tie­ne la do­sis jus­ta de Quas­sia ama­ra y qui­ni­na, que son las que apor­tan el tí­pi­co sa­bor amar­go a la be­bi­da. Usa­da co­mo in­sec­ti­ci­da, eli­mi­na­rá los pul­go­nes en un lap­so de 48 ho­ras.

Mir­ta, de Mi­ra­mar, pro­vin­cia de Bue­nos Aires, tie­ne un li­mo­ne­ro. El ár­bol crece bien y flo­re­ce, pe­ro jus­to cuan­do es­tán em­pe­zan­do a sa­lir los li­mo­nes, al­guien o al­go los cor­ta y, ade­más, car­co­me las ho­jas. Me co­men­ta que ya con­sul­tó con va­rias per­so­nas sin en­con­trar to­da­vía una so­lu­ción al pro­ble­ma.

Mir­ta, pro­ba­ble­men­te se tra­te de hor­mi­gas, que us­ted no ve por­que en ve­rano tra­ba­jan de no­che. Le su­gie­ro acu­dir a un vi­ve­ro y com­prar de in­me­dia­to una ba­rre­ra an­ti­hor­mi­gas he­cha a ba­se a re­si­na de pino. Es­ta se co­lo­ca for­man­do un co­llar al­re­de­dor del tron­co prin­ci­pal y, al ser pe­ga­jo­sa, evi­ta que las hor­mi­gas la atra­vie­sen. De es­ta ma­ne­ra nun­ca lle­ga­rán a la co­pa del ár­bol y por fin po­drá co­se­char li­mo­nes.

Clau­dia Fe­rra­ri, de Mai­pú, Men­do­za, me cuen­ta que apa­re­ció en su jar­dín un re­to­ño de ár­bol, del cual me en­vía fo­to­gra­fías. Sos­pe­cha que se tra­ta de un bra­chi­chi­to. Sin em­bar­go, el ti­po de ho­ja no coin­ci­de con la pro­pia de esa es­pe­cie. ¿Qué plan­ta se­rá en­ton­ces?

Clau­dia, efec­ti­va­men­te se tra­ta de un bra­chi­chi­to (Brachy­chi­ton po­pul­neus). Su­ce­de que su plan­ta tie­ne lo que téc­ni­ca­men­te se de­no­mi­na di­mor­fis­mo

fo­liar. Quie­re de­cir que mien­tras es jo­ven po­see un ti­po de ho­ja y al lle­gar a la adul­tez cam­biar por otra, co­mo la que us­ted ve.

Sil­via Bus­tos de Fur­lan en­vía fotos de una plan­ta de pa­lo de agua cu­bier­ta de co­chi­ni­lla al­go­do­no­sa. Me con­sul­ta qué tie­ne que ha­cer pa­ra cu­rar­la y, ade­más, có­mo se tras­plan­ta a otra ma­ce­ta.

Sil­via, pa­ra eli­mi­nar la co­chi­ni­lla al­go­do­no­sa de­be­rá rea­li­zar un pre­pa­ra­do con­sis­ten­te en 4 dien­tes de ajo mo­li­dos en li­cua­do­ra, 600 cc de agua y 400 cc de al­cohol me­di­ci­nal. Mez­cle bien es­tos com­po­nen­tes y, con ayu­da de un pin­cel fino, apli­que la pre­pa­ra­ción en las zo­nas afec­ta­das de la plan­ta, es­pe­cial­men­te las ho­jas y el ta­llo. Re­pi­ta el tra­ta­mien­to ca­da 7 días y en 4 opor­tu­ni­da­des co­mo mí­ni­mo. Lue­go, ve­ri­fi­que pe­rió­di­ca­men­te que no vuel­van a apa­re­cer nue­vas co­chi­ni­llas. Pa­ra tras­plan­tar, es­pe­re el oto­ño y pa­se la plan­ta a una ma­ce­ta con man­ti­llo o sus­tra­to es­pe­cial pa­ra plan­tas de in­te­rior, que se com­pra en vi­ve­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.