“Si no me mues­tro co­mo soy, me frus­tro”

El tea­tro in­de­pen­dien­te y un an­sia­do tri­ple­te en el ci­ne lle­ga­ron pa­ra com­ple­tar la tra­yec­to­ria de es­ta ta­len­to­sa ac­triz. En pleno re­lan­za­mien­to de su ca­rre­ra, nos ha­bla de su re­la­ción con el me­dio, de su en­ca­si­lla­mien­to en los cu­le­bro­nes te­le­vi­si­vos y de

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - TEX­TO JA­VIER FIRPO FOTOS MA­RÍA EU­GE­NIA CERUTTI

No pa­san los años pa­ra Eleo­no­ra Wex­ler, que a los 42 es­tá en un mo­men­to per­so­nal, pro­fe­sio­nal y, por qué no, fí­si­co, es­pec­ta­cu­lar. Es una ac­triz que di­ce te­ner mu­cha pa­cien­cia y ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias, dos vir­tu­des que en el me­dio te­le­vi­si­vo pa­re­cen es­tar en ex­tin­ción. Sin em­bar­go, a Eleo­no­ra le sir­vie­ron pa­ra rein­ven­tar­se y volver al rue­do con to­do. ¿Se­rá por eso que en te­le­vi­sión ella es una fi­ja? “Sa­ben que res­pon­do, por eso me llaman”, con­tes­ta por lo ba­jo. La in­tér­pre­te con­fie­sa a

Rum­bos que es­tá atra­ve­san­do un gran pe­río­do de co­se­cha por­que, aho­ra, lo­gró “com­ple­tar­se co­mo ac­triz”, lue­go de pe­gar un tri­ple­te en el ci­ne –su asig­na­tu­ra pen­dien­te– en me­nos de seis me­ses: dos

th­ri­llers, Ama­teur y El ataúd blan­co,y una pe­lí­cu­la de épo­ca, Pen­san­do en

él, en la que in­ter­pre­ta a la es­cri­to­ra Vic­to­ria Ocam­po. Lle­gar a la pan­ta­lla gran­de, más el bau­tis­mo en el tea­tro in­de­pen­dien­te, don­de pro­ta­go­ni­zó La mal­de­ci­da, una pie­za au­to­ges­tio­na­da y a pul­món, le am­plían el es­pec­tro a una ar­tis­ta in­jus­ta­men­te en­ca­si­lla­da. “A mí me tie­nen co­mo una mi­ni­ta de no­ve­las, de cu­le­bro­nes, tí­pi­ca­men­te de te­le­vi­sión, y me mo­les­ta­ba un po­co. Me ha­bían eti­que­ta­do así y no po­día re­ba­tir­lo has­ta aho­ra...

Con es­tas puer­tas que se abren pue­do de­mos­trar otros co­lo­res, otros ma­ti­ces”, sus­pi­ra Wex­ler, quien, des­pués de des­ena­mo­rar­se de la te­le­vi­sión du­ran­te el año pa­sa­do, vol­vió con to­do pa­ra ser uno de los pi­la­res de Amar des­pués de amar, la ti­ra que se es­tre­nó en el pri­me ti­me de Te­le­fé. ¿Sen­tís que sos una ex­cep­ción, que des­pués de los 40 una mu­jer ra­ra vez pue­de re­lan­zar su ca­rre­ra? No lo ha­bía pen­sa­do, pe­ro es cier­to, no hay mu­chos ca­sos. Hoy sien­to que pue­do ha­cer de to­do y que ten­go con más li­ber­tad pa­ra de­ci­dir si ha­go o no te­le­vi­sión. ¿Qué pa­só con vos en ci­ne? ¿De pron­to te des­cu­brie­ron? Es­ta pro­fe­sión es así. Son ra­chas, son gol­pes de suer­te, es­tar en el mo­men­to jus­to en el lu­gar in­di­ca­do. Sue­na muy su­pers­ti­cio­so… Pe­ro es cier­to. Yo es­ta­ba ha­cien­do tea­tro off, que nun­ca ha­bía he­cho, y me vi­nie­ron a ver dos di­rec­to­res de las tres pe­lí­cu­las que fil­mé. Ex­pli­ca­me si eso no es suer­te... Con tan­ta ex­po­si­ción te­le­vi­si­va, ¿qué te mo­ti­vó a ha­cer tea­tro in­de­pen­dien­te? Por un la­do, la pro­pues­ta de in­ter­pre­tar a Fe­dra, un personaje muy fí­si­co, una es­cla­va; por otro, el for­ma­to pe­que­ño de un in­ten­so desafío tea­tral. ¿Son ne­ce­sa­rios esos vo­lan­ta­zos pa­ra una ac­triz te­le­vi­si­va? Son fun­da­men­ta­les por­que ne­ce­si­to ali­men­tar mi es­pí­ri­tu. Volver a ha­cer tea­tro siem­pre es sa­na­dor. Y en el caso de La mal­de­ci­da se tra­ta­ba del desafío de ha­cer un mo­nó­lo­go, que nun­ca ha­bía he­cho. ¿Y qué su­ce­de con tus pre­ten­sio­nes eco­nó­mi­cas? (Se mata de ri­sa) Ol­vi­da­te. Cla­ra­men­te hi­ce la obra por amor al ar­te, no por la pla­ta ni por la con­cu­rren­cia. Yo la pla­ta la gano en te­le­vi­sión y aho­ra en ci­ne, lo que me per­mi­te no es­tar ne­ce­si­ta­da. ¿Al­gún otro pro­yec­to tea­tral que aso­me en es­te año que se ini­cia? Es­ta­ré con la obra Um­brío, en la reaper­tu­ra del Tea­tro San Mar­tín, que abri­rá sus puer­tas en abril des­pués de cua­tro años. Una pie­za de sus­pen­so del es­pa­ñol Josep Ma­ría Mi­ró, di­ri­gi­da por Lu­ciano Suar­di. Afir­más que es­tás en ple­na ma­du­rez en tu tra­ba­jo. ¿Qué sig­ni­fi­ca en tu caso, cuan­do lle­vás más de trein­ta años de re­co­rri­do? Uno pue­de te­ner cin­cuen­ta años de ca­rre­ra y no ha­ber des­pe­ga­do to­da­vía. Yo den­tro de la ac­tua­ción me sien­to una mu­jer se­gu­ra, con­so­li­da­da, con in­quie­tu­des di­ver­sas, y con la tran­qui­li­dad de sa­ber que pue­do ha­cer otro ti­po de per­so­na­jes. Eso, en mi caso, se­ría ma­du­rez. ¿Con­fiás en vos mis­ma co­mo ac­triz? Apren­dí a ha­cer­lo. Me ten­go fe, sé que cuen­to con la su­fi­cien­te in­tui­ción pa­ra guiar mi pre­sen­te y mi fu­tu­ro con bue­nas elec­cio­nes. Y en­tre esas elec­cio­nes apa­re­ció la po­si­bi­li­dad de in­ter­pre­tar a la es­cri­to­ra Vic­to­ria Ocam­po… Otro gol­pe del des­tino. Me con­tac­tó Pa­blo César, el di­rec­tor, me man­dó el li­bro, lo leí y com­pré de in­me­dia­to. Pen­san­do en él re­crea el en­cuen­tro, en 1924, en­tre Vic­to­ria y el poe­ta y es­cri­tor in­dio Ra­bin­dra­nath Ta­go­re, personaje con quien ella lle­ga a te­ner un amor pla­tó­ni­co. Rin­dien­do co­mo lo es­tás ha­cien­do en ci­ne, ¿por qué creés que te en­ca­si­lla­ban? Por­que a ve­ces uno es­tá es­te­reo­ti­pa­do con al­gún personaje te­le­vi­si­vo, vis­te có­mo es es­to… ¿Por eso de­ci­dis­te no ha­cer te­le­vi­sión el año pa­sa­do? Des­pués de No­che y día (pro­ta­go­ni­za­da por Fa­cun­do Ara­na) al­go me pa­só con la te­le, co­mo que me des­ena­mo­ré, por eso pre­fe­rí to­mar dis­tan­cia. El mi­nu­to a mi­nu­to ha en­fer­ma­do a la te­le y la fic­ción es­tá atra­ve­san­do una cri­sis de iden­ti­dad. No hay pa­cien­cia, no hay tiem­pos, to­do es pa­ra aho­ra mis­mo. Veo que, igual, te du­ró po­co el des­ena­mo­ra­mien­to.Ya se te ve en el cu­le­brón Amar des­pués de amar... (Son­ríe) No es­ta­ba tan de­ci­di­da, me cos­tó, pe­ro des­pués de un pe­río­do de ne­go­cia­cio­nes fir­mé con Te­le­fé pa­ra una ti­ra de 60 ca­pí­tu­los que irá al pri­me ti­me. Com­par­ti­ré pro­ta­gó­ni­co con Ma­riano Mar­tí­nez, Isa­bel Ma­ce­do y Fe­de­ri­co Amador.

¿Qué fue lo di­fe­ren­te de la pro­pues­ta, que te mo­vió el am­pe­rí­me­tro? Con­tar una his­to­ria de amor de una ma­ne­ra to­tal­men­te di­fe­ren­te. ¿Te con­ven­cie­ron con tan po­co? (Ri­sas) No, en se­rio… Ten­go un personaje ma­ra­vi­llo­so e in­ten­so. Se lla­ma Ca­ro­li­na, una ama de ca­sa, can­sa­da con el personaje de Ma­riano Mar­tí­nez. Man­tie­nen una re­la­ción es­ta­ble has­ta que co­no­cen a la pa­re­ja de Ma­ce­do y Amador, si­tua­ción que les cam­bia­rá la vi­da pa­ra siem­pre. Y bueno, me vol­ví a enamo­rar de la te­le­vi­sión. Sos una enamo­ra­di­za… Evi­den­te­men­te la te­le es mi há­bi­tat na­tu­ral. “NIN­GU­NA ENVIDIOSA” Di­ce Eleo­no­ra que la con­ti­nui­dad laboral la ma­la­cos­tum­bró y que hoy su ma­yor mie­do den­tro de la ac­tua­ción “se­ría al­gún día no po­der con­ser­var ese pri­vi­le­gio de ele­gir lo que quie­ro ha­cer. Me asus­ta”. Pe­ro vos lo­gras­te un es­ta­tus sin pa­dri­naz­gos… Sí, es cier­to; na­die me re­ga­ló na­da, por eso sien­to que es un pre­mio que ten­go que dis­fru­tar y no vi­vir con cul­pa. ¿Có­mo te lle­vás con la com­pe­ten­cia con las co­le­gas? ¿Mi­rás mu­cho a los cos­ta­dos? No. Si no es­tu­vie­ra tran­qui­la y a gus­to con lo que ten­go y con lo que hi­ce se­ría una ac­triz in­fe­liz. Pue­do ob­ser­var a mi al­re­de­dor pa­ra ad­mi­rar, pe­ro no pa­ra en­vi­diar a na­die ni la­men­tar­me. ¿Quié­nes son tus re­fe­ren­tes ac­tua­les? Sel­va Ale­mán y Clau­dia La­pa­có, a quie­nes ad­mi­ro pro­fun­da­men­te. In­tér­pre­tes bri­llan­tes, sen­si­bles y si­len­cio­sas. Y, más ge­ne­ra­cio­na­les, me en­can­tan Car­la Pe­ter­son, Juan Gil Na­va­rro, Fa­cun­do Ara­na… En el fút­bol pro­fe­sio­nal, a los ju­ga­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos les cues­ta en­ta­blar diá­lo­gos con los más jó­ve­nes. ¿Su­ce­de eso en­tre los ac­to­res? Cla­ro, en­tre no­so­tros hay otra es­cue­la, así que cues­ta sin­to­ni­zar. Da la sen­sa­ción de que hoy se lle­ga a la no­to­rie­dad más fá­cil que an­tes. Un po­co de la­bia, des­fa­cha­tez y fa­cha al­can­zan… ¿Cuán­to pue­de du­rar eso? Así co­mo subís rá­pi­do, ba­jás de un plu­ma­zo. Yo soy de la idea de que per­du­ra quien que tie­ne for­ma­ción. Lo otro es un ve­ra­ni­to… •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.