EN LA PIEL DE BEN­JA­MÍN

LA VI­DA LO HA TRA­TA­DO BIEN Y TAM­BIÉN MUY MAL. TRAS SO­BRE­VI­VIR A LA PICADORA ME­DIÁ­TI­CA, BEN­JA­MÍN VICUÑA NOS ABRE SU PUER­TA.

La Voz del Interior - Rumbos - - Front Page - POR JA­VIER FIR­PO FO­TOS JAVIERA EYZAGUIRRE - ES­TU­DIO FE

Per­dió una hi­ja pe­que­ña, su se­pa­ra­ción de Pam­pi­ta Ar­dohain fue trans­mi­ti­da en vi­vo por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, al igual que el ini­cio de la re­la­ción con su ac­tual pa­re­ja, Eu­ge­nia “La Chi­na” Suá­rez. Hay que te­ner la ca­be­za bien pues­ta pa­ra so­bre­vi­vir al do­lor y las ten­sio­nes que en­fren­tó Ben­ja­mín Vicuña du­ran­te los úl­ti­mos años. A los 38, el ac­tor chi­leno se en­cuen­tra en es­ta­do de ple­ni­tud y se­re­ni­dad. Sal­ta del tea­tro y la TV al ci­ne, de­mos­tran­do una pro­fun­di­dad in­ter­pre­ta­ti­va ca­da vez ma­yor. Y aho­ra es­tre­na Los pa­de­cien­tes, una pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la de Ga­briel Ro­lón, en la que se po­ne en la piel de un psi­có­lo­go.

SSi hay que des­ta­car una vir­tud, al pri­mer vis­ta­zo, la de Ben­ja­mín Vicuña es la se­re­ni­dad. Esa que man­tu­vo aún en los mo­men­tos “me­diá­ti­cos” de ma­yor zo­zo­bra. Con los tiem­pos su­per­li­mi­ta­dos, con el enési­mo vue­lo a Co­lom­bia –adon­de va y vie­ne des­de enero por­que es­tá fil­man­do la se­rie Si­tia­dos– den­tro de un pu­ña­do de ho­ras, el ac­tor chi­leno de 38 años man­tu­vo una va­rio­pin­ta char­la con Rum­bos, en la cual, en­tre otros te­mas, ha­bla de el pa­pel, qui­zás, más de­man­dan­te de su tra­yec­to­ria, al que tam­bién le ha impreso su en­vi­dia­ble cal­ma: el psi­có­lo­go Pa­blo Rou­viot en Los pa­de­cien­tes, la pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la de Ga­briel Ro­lón, un in­tri­gan­te th­ri­ller que se cen­tra en un cri­men que pa­re­ce re­suel­to, pe­ro no.

Jus­ta­men­te allí ra­di­ca uno de los atrac­ti­vos del fil­me di­ri­gi­do por Ni­co­lás Tuoz­zo (hi­jo de Leonor Be­ne­det­to), en el que na­da es lo que pa­re­ce. Vicuña en­car­na a un psi­coa­na­lis­ta, tam­bién exi­to­so es­cri­tor, que se apar­ta de su fa­ce­ta freu­dia­na pa­ra eri­gir­se en una suer­te de in­ves­ti­ga­dor. ¿Có­mo? Es con­tra­ta­do por Pau­la Va­nuz­zi (Eu­ge­nia “Chi­na” Suá­rez) pa­ra­que ac­túe co­mo pe­ri­to de par­te fir­man­do un in­for­me que de­cla­re inimpu­table a Ja­vier (Ni­co­lás Fran­ce­lla), her­mano de Pau­la, acu­sa­do de la muer­te de su pa­dre. ¿Por dón­de pa­sa la com­ple­ji­dad de es­te li­cen­cia­do? Por sus mu­chos ma­ti­ces. Es de esos tra­ba­jos que pue­den ex­pan­dir­se, que te per­mi­ten dar­le dis­tin­tos en­fo­ques. Eso es lo que me pro­pu­sie­ron Ni­co­lás, el di­rec­tor, y Ga­briel, el au­tor, quien me ba­jó mu­cha línea en torno al mun­do del psi­coa­ná­li­sis, que tan bien ma­ne­ja. Ellos fue­ron muy ge­ne­ro­sos con­mi­go, por­que a la vez me die­ron campo pa­ra mo­ver­me, no ser tan rí­gi­do y se­guir una de­ter­mi­na­da línea. El de Rou­viot es de esos ro­les que la pro­fe­sión te ob­se­quia de tan­to en tan­to, pe­ro la ma­yor di­fi­cul­tad fue na­tu­ra­li­zar al­go tan ajeno a uno. ¿No te pa­re­ció ex­tra­ño que el te­ra­peu­ta se con­vier­ta en una suer­te de Sher­lock Hol­mes? Se lo pre­gun­té a Ro­lón, pe­ro él me re­pi­tió va­rias ve­ces que con su pro­fe­sión se sien­te así, un po­co de­tec­ti­ve, que en lu­gar de bus­car a un ase­sino, bus­ca un con­te­ni­do in­cons­cien­te. Y que las prue­bas que pue­de lle­gar a re­unir son los sue­ños, los actos fa­lli­dos, los lap­sus… Ga­briel sien­te que es­tá to­do el tiempo in­mer­so en un tra­ba­jo de­tec­ti­ves­co. ¿En­car­nás al alter ego de Ro­lón? Nooo, Ga­briel me di­jo que él lo fue en la no­ve­la, pe­ro que en la pe­lí­cu­la me lo ce­dió a mí pa­ra que me lo apo­de­re…

BEN­JA­MÍN EN EL DIVÁN

Lo­cuaz, ama­ble, ca­ba­lle­ro­so, cuan­do no hay te­mas in­có­mo­dos en el me­dio, Ben­ja­mín es­tá en su sal­sa. Se per­ci­be que la ac­tua­ción lo tie­ne atra­pa­do, mag­ne­ti­za­do, a pe­sar de las con­tin­gen­cias de su vi­da pri­va­da que sa­lie­ron a la luz con­tra su vo­lun­tad. ¿Vos ha­cés te­ra­pia? Sí, ha­ce al­re­de­dor de vein­te años. Voy y ven­go, es ya un há­bi­to, co­mo una ac­ti­vi­dad ex­tra­cu­rri­cu­lar, co­mo ir a in­glés… Pe­ro la te­ra­pia es un es­pa­cio sa­gra­do, que cui­do ce­lo­sa­men­te, por­que ade­más de tra­ba­jar mi in­te­rior, me per­mi­te com­ple­men­tar­la con mi ofi­cio. ¿Qué po­dés con­tar que ha­yas tra­ba­ja­do pun­tual­men­te en tus se­sio­nes? Eso que­da en el con­sul­to­rio. So­lo te voy a de­cir que su­frí una ti­mi­dez te­rri­ble que pu­de dis­mi­nuir. Y tan­to en te­ra­pia co­mo en la ac­tua­ción, so­bre to­do en tea­tro, en­con­tré una voz que me pro­te­gió. Ac­tua­ción y ti­mi­dez, pa­re­cen ser dos opues­tos... No te creas, so­mos mu­chos los ac­to­res que su­fri­mos ti­mi­dez e in­tro­ver­sión. ¿No pen­sás que el te­ma te­ra­péu­ti­co pue­de ju­gar en con­tra a la ho­ra de con­vo­car al pú­bli­co? Hoy mu­chí­si­ma gen­te va al psi­có­lo­go, me pa­re­ce un te­ma po­pu­lar. La te­le­vi­sión y el tea­tro tam­bién se me­ten con la te­ra­pia. Sin ir más le­jos, des­de Vul­ne­ra­bles has­ta Toc Toc, no es una co­sa no­ve­do­sa ni ex­pe­ri­men­tal. Y, por otra par­te, hay una tra­ma po­li­cial, de th­ri­ller, que man­ten­drá en vi­lo al es­pec­ta­dor.

LO QUE SOY AHO­RA ES EN PAR­TE POR EL DO­LOR QUE HE VI­VI­DO..

¿Sen­tís que tu ac­tual víncu­lo sen­ti­men­tal con la Chi­na Suá­rez po­ne a Los pa­de­cien­tes en otra vi­drie­ra? Vos pen­sá que la idea de es­ta pe­lí­cu­la es pre­via a El hi­lo ro­jo. Nos con­vo­ca­ron an­tes, por lo que na­da ha­bía en­tre no­so­tros. Cuan­do la fil­ma­mos ya sí éra­mos pa­re­ja, pe­ro nos con­cen­tra­mos en con­tar una his­to­ria, no nues­tra his­to­ria. Ha­brá gen­te que quie­ra ver la pe­lí­cu­la por la his­to­ria, por el au­tor, por los ac­to­res y tam­bién ven­drá a bus­car al­go en no­so­tros, no sé... Ima­gino que ten­drás en cla­ro que el ci­ne es un ne­go­cio, hay una in­dus­tria y hay que ven­der en­tra­das pa­ra “za­far” de la pri­me­ra se­ma­na. Y us­te­des, vos y Chi­na, son una pa­re­ja ven­de­do­ra, es in­ne­ga­ble. No lo veo así, o tal vez pre­fie­ra pen­sar­lo co­mo que so­mos so­cios de una mis­ma his­to­ria. El res­to son in­ter­pre­ta­cio­nes de las que no me ha­go car­go ni es­tán a mi al­can­ce den­tro de mi fa­ce­ta de ac­tor. No te pon­gas tan se­rio, la idea es char­lar tran­qui­los… Qui­zás eso te lo pue­da res­pon­der el pro­duc­tor, pe­ro sí re­co­noz­co que en­tre no­so­tros se da al­go que atrae, que cau­ti­va, al­go bien bo­ni­to. Con Eu­ge­nia es­ta­mos com­par­tien­do pro­yec­tos, ro­da­jes, y pa­ra mí es una ma­ra­vi­lla ver­la ac­tuar, me pa­re­ce agra­da­ble ser com­pa­ñe­ros en el tra­ba­jo, no so­lo en la vi­da. La pan­ta­lla en­can­di­la cuan­do se los ve jun­tos en es­ce­na...

Creo que am­bos da­mos bien en pan­ta­lla, nos com­ple­men­ta­mos, ella es una gran ac­triz y lo de­mues­tra en Los pa­de­cien­tes. Us­te­des no tra­ba­jan siem­pre jun­tos, pe­ro han com­par­ti­do lar­gas jor­na­das de ro­da­je. Ade­más de la con­vi­ven­cia, ¿se to­le­ra tan­to tiempo jun­tos?

(Car­ca­ja­das) Sí, ab­so­lu­ta­men­te. No só­lo nos to­le­ra­mos, sino que los dis­fru­ta­mos, es­pe­cial­men­te el ci­ne, por el cual am­bos sen­ti­mos pa­sión. A Eu­ge­nia y a mí nos gus­ta el tra­ba­jo, nos atrae pro­fun­da­men­te lo que ha­ce­mos y se nos pre­sen­ta es­ta opor­tu­ni­dad de vol­ver a tra­ba­jar jun­tos, ¡có­mo va­mos a de­jar­la pa­sar! No nos can­sa­mos de com­par­tir lar­gas jor­na­das, al con­tra­rio, pu­di­mos sa­car­le el ju­go al buen tra­ba­jo pa­ra el que fui­mos con­tra­ta­dos. Pe­ro la es­ce­na de se­xo la tu­vis­te con Jus­ti­na Bus­tos (la no­via del Chino Da­rín en His­to­ria de un clan). ¿To­do bien o hu­bo ti­rón de ore­jas pos­te­rior? Por­que hu­bo ru­mo­res de que pe­dis­te no te­ner es­ce­nas hot. ¡Ay, Dios! Sí, cla­ro, me lle­gan to­dos esos mi­tos... Hay una es­ce­na de ca­ma, con Jus­ti­na, pe­ro que pa­re­ce ais­la­da den­tro del con­tex­to de la his­to­ria. Es al­go alea­to­rio, así co­mo vino pa­sa de lar­go… ¿Vos pe­dis­te sa­car­la? (Res­pon­de in­có­mo­do) Nun­ca se me ocu­rri­ría. Tam­po­co hu­bo nin­gún ti­rón de ore­jas, soy gran­de, y Eu­ge­nia co­no­ce es­te tra­ba­jo. LA PER­SO­NA Y LOS PER­SO­NA­JES Ha­ce sa­ber el chi­leno que es­tá vi­vien­do uno de los pe­río­dos más can­sa­do­res y aje­trea­dos de su vi­da, por­que des­de enero va y vie­ne de Co­lom­bia, don­de es­tá ter­mi­nan­do de ro­dar la se­gun­da tem­po­ra­da de

Si­tia­dos, “una se­rie de épo­ca a la que le ten­go mu­cho ca­ri­ño, pe­ro me tie­ne ago­ta­do, por­que fil­mo du­ran­te la se­ma­na y me vuel­vo sá­ba­dos y do­min­gos pa­ra es­tar con mis hi­jos”, ex­pli­ca con pa­cien­cia. ¿Có­mo so­bre­lle­vás es­tos me­ses tan ar­duos? Es­toy pa­san­do por se­ma­nas de mu­cho ri­gor, por­que en Co­lom­bia, ade­más, he via­ja­do a Car­ta­ge­na, San­ta Marta y Bogotá, en­ton­ces no me que­do quie­to nun­ca. Ade­más de las do­ce o ca­tor­ce ho­ras dia­rias de ro­da­je, hay pre­pa­ra­ti­vos y ho­ras de ma­qui­lla­je que me de­jan fu­si­la­do… El tra­ba­jo lo ame­ri­ta, no me que­jo, eh, por suer­te lo dis­fru­to, y es­ta vi­da alo­ca­da la es­toy ter­mi­nan­do aho­ra, a fi­nes de abril, prin­ci­pios de ma­yo. Es­tu­vis­te postean­do en Twit­ter al­gu­nos en­sa­yos y lu­cís co­mo un exi­mio es­gri­mis­ta… Sí, in­ter­pre­to a un per­so­na­je que re­quie­re mu­cho es­fuer­zo fí­si­co, por eso tu­ve que apren­der es­gri­ma, remo y a ha­blar ma­pu­che… ¿Por qué? Por­que mi rol, Agus­tín Gon­zá­lez, es un sol­da­do er­mi­ta­ño, al­go mis­te­rio­so, que se de­ba­te en­tre ren­dir­le

leal­tad a la Co­ro­na es­pa­ño­la en la in­va­sión del si­glo XIV o defender a los abo­rí­ge­nes, ya que tie­ne un víncu­lo fuer­te con el pue­blo ma­pu­che. ¿Te en­con­trás en tu mo­men­to más im­por­tan­te? Nun­ca fui de ca­li­fi­car las eta­pas de mi tra­ba­jo, yo creo que es­te es un ofi­cio evo­lu­ti­vo y que me­jo­ra con los años. He pa­sa­do por mu­chos es­ta­dos y aho­ra me ani­ma­ría a de­cir que es­toy ca­pi­ta­li­zan­do mi ex­pe­rien­cia, mi ma­du­rez. Y re­co­noz­co que se me pre­sen­tan per­so­na­jes muy atrac­ti­vos que me per­mi­ten te­ner cier­ta vi­drie­ra. Los ac­to­res sue­len de­cir que es­tán atra­ve­san­do “cier­ta ma­du­rez”. ¿Qué se­ría en tu ca­so? Yo creo que en mi vi­da he atra­ve­sa­do por cir­cuns­tan­cias du­ras, di­fí­ci­les y do­lo­ro­sas, por lo que creo que el ac­tor que lle­vo aden­tro fue cre­cien­do pa­ra­le­la­men­te a la per­so­na y, tam­bién, ga­nan­do au­to­ri­dad. Hoy me sien­to más se­gu­ro y con más he­rra­mien­tas que ha­ce quince años. Yo creo que ha­ce un tiempo no hu­bie­ra es­ta­do ca­pa­ci­ta­do pa­ra en­car­nar al Rou­viot de Los pa­de­cien­tes, y hoy es­toy con­ven­ci­do de que pue­do lle­var­lo a ca­bo. En tiem­pos en que se exa­cer­ban ju­ven­tud y be­lle­za, vos re­mar­cás la ma­du­rez en la ac­tua­ción... Sí, lo sé, y es al­go al­go in­digno que a los ac­to­res y ac­tri­ces se los mar­gi­ne por la edad, por­que tie­nen una arru­gui­ta en la ca­ra o unos ki­li­tos de más. El ac­tor se so­fis­ti­ca con los años, se po­ne bueno, más sa­bro­so, co­mo los vi­nos. Pe­ro los cá­no­nes de mar­ke­ting que ri­gen, so­bre to­do en la te­le­vi­sión, pa­re­ce que pa­tean pa­ra otro la­do. Es una dis­cu­sión eter­na, pe­ro yo no me doy por ven­ci­do. ¿Cuán­to tiempo ha­ce que vi­vís en la Ar­gen­ti­na? Bueno, en­tran­do y sa­lien­do, pa­san­do un tiempo en San­tia­go de Chi­le y otro pe­río­do en Ma­drid, ha­ce unos ocho años que vi­vo en Bue­nos Ai­res. ¡Ocho años! No pue­do creer có­mo pa­sa el tiempo. ¿Se en­ri­que­ció o re­tro­ce­dió el ac­tor vi­vien­do en el país? Se en­ri­que­ció la per­so­na y, su­pon­go que por tran­si­ción, tam­bién el ac­tor. Yo ten­go mi fa­mi­lia, mis hi­jos na­cie­ron en Ar­gen­ti­na y lo­gré bue­na par­te de mi pre­sen­te, que a mí me re­con­for­ta, vi­vien­do en es­te país. Soy un agra­de­ci­do y un afor­tu­na­do de que se me abrie­ran las puer­tas en es­te país. ¿Por qué ele­gís vi­vir acá te­nien­do op­cio­nes más tran­qui­las co­mo San­tia­go, Mon­te­vi­deo o Ma­drid? Por­que ar­tís­ti­ca­men­te la Ar­gen­ti­na es un país de un po­ten­cial tre­men­do. El ci­ne es­tá atra­ve­san­do una bue­na eta­pa, y tea­tro co­mo el que se pro­du­ce aquí, tan­to el co­mer­cial co­mo el al­ter­na­ti­vo, di­fí­cil­men­te lo en­cuen­tres en otros lu­ga­res más allá de Nue­va York y Lon­dres. Ese caos que ro­dea al país tie­ne que ver, en­tre otras co­sas, con la pre­po­ten­cia ar­tís­ti­ca... Si al­go des­bor­da Ben­ja­mín es de tem­plan­za. Nun­ca pa­re­ce al­te­ra­do ni tras­ta­bi­lla, al con­tra­rio, siem­pre ca­mi­na a pa­so fir­me, lu­ce bien plan­ta­do. “Soy un ti­po tran­qui­lo por na­tu­ra­le­za, es par­te de mi per­so­na­li­dad. Por otra par­te, soy un fiel cre­yen­te del tiempo, que tar­de o tem­prano or­de­na las co­sas. Creo que a mí me ayu­da po­der con­tro­lar la an­sie­dad de lo in­me­dia­to, no me arre­ba­to, no me ma­reo, soy más re­fle­xi­vo, tu­ve que ser­lo”. ¿Cuán­to te cur­tis­te en to­do es­te tiempo en el que la pren­sa del co­ra­zón se ob­se­sio­nó con tu vi­da? Mi­ra, des­pués de lo de mi hi­ja Blan­ca (fa­lle­ci­da en 2012), uno em­pie­za a me­dir las co­sas de otro mo­do, y to­do el res­to son ni­mie­da­des. Me pu­do mo­les­tar, fas­ti­diar más o me­nos cier­ta per­se­cu­ción me­diá­ti­ca, pe­ro na­da más. A mí lo que me cur­tió fue el in­men­so do­lor de lo de mi hi­ja… To­mo una fra­se de Los pa­de­cien­tes: “A ve­ces ig­no­rar la ver­dad es la úni­ca ma­ne­ra de so­bre­vi­vir”. Yo no sé si lle­gué a so­bre­vi­vir ig­no­ran­do la ver­dad, pe­ro mu­chas ve­ces me es­for­cé pa­ra ha­cer oí­dos sor­dos. En la pe­lí­cu­la tie­ne que ver con que Rou­viot es un em­pe­der­ni­do bus­ca­dor de la ver­dad. Y ahí sur­ge la pre­gun­ta: ¿de qué sir­ve sa­ber to­da la ver­dad? ¿No es me­jor ig­no­rar­la? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.