Re­ci­bir en ca­sa

Aún re­cuer­do cuan­do ma­má me en­se­ñó a ha­cer unas ma­si­tas sa­la­das con to­mi­llo y tro­ci­tos de ro­que­fort pa­ra ser­vir con je­rez.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Lo he con­ta­do otras ve­ces: des­de que ten­go re­cuer­dos, a mis pa­dres les en­can­ta­ba re­ci­bir vi­si­tas, ya fue­ran fa­mi­lia­res –tíos, abue­los y pri­mos– o ami­gos. Aque­lla cos­tum­bre que dis­fru­ta­ban los adul­tos, y qui­zá más los que éra­mos ni­ños, de­jó en nues­tra for­ma de ser el gusto por brin­dar hos­pi­ta­li­dad.

Esas reunio­nes te­nían su ri­tual, co­men­zan­do un día an­tes con el la­va­do y el plan­cha­do de man­te­les y ser­vi­lle­tas re­ser­va­dos pa­ra la oca­sión, y la pre­pa­ra­ción de pla­tos que era me­jor que es­tu­vie­ran “re­po­sa­dos”, co­mo los gui­sos; o fríos, co­mo el es­ca­be­che de be­ren­je­nas o los hue­vos quim­bos pa­ra pos­tre.

Me re­sul­ta­ba es­ti­mu­lan­te la agi­ta­ción de las mu­je­res en las ho­ras pre­vias a la lle­ga­da de los in­vi­ta­dos, mien­tras unas se ata­rea­ban en la co­ci­na, pre­pa­ran­do ma­yo­ne­sas ca­se­ras o po­llos al horno y pu­ré de pa­pas con una piz­ca de co­mino, otras chas­quea­ban el man­tel al ex­ten­der­lo so­bre la me­sa.

Era una ta­rea muy de­li­ca­da re­pa­sar la me­jor va­ji­lla de me­sa y aco­mo­dar con mu­cho cui­da­do el jue­go de co­pas o los bo­te­llo­nes ta­lla­dos, re­ga­los de bo­da que ca­si nun­ca se usa­ban. Por años, so­lo a mí me per­mi­tían aco­mo­dar la cris­ta­le­ría, por­que era la ma­yor y se me te­nía por “muy res­pon­sa­ble”.

Tam­bién se usa­ban pa­ne­ras es­pe­cia­les, a ve­ces de mim­bre o de ma­de­ra, re­ves­ti­das en te­las bor­da­das; y si era el aniver­sa­rio de mis pa­dres, una de pla­ta fes­to­nea­da.

Mien­tras vi­vía­mos en Cór­do­ba, las reunio­nes fa­mi­lia­res eran en el of­fi­ce del bo­ni­to cha­let de ba­rrio Ge­ne­ral Paz, don­de por en­ton­ces con­vi­vían las nue­vas cons­truc­cio­nes con ca­sas hu­mil­des de re­si­den­tes an­ti­guos. Me en­can­ta­ban sus jar­di­nes des­bor­da­dos que in­vi­ta­ban a ju­gar a las es­con­di­das con mi her­mano Eduar­do –ape­nas un año me­nor que yo–; allí cre­cían el ro­me­ro jun­to a las da­lias, el oré­gano con las vio­le­tas, las ca­las con la sal­via.

Si la reunión era en in­vierno, se en­cen­día la es­tu­fa a le­ña; un mo­des­to lu­jo por en­ton­ces. Ya en las sie­rras, si el tiempo era bueno, se ar­ma­ba una me­sa en el par­que o se dis­po­nía una de las ga­le­rías ro­dea­das de plan­tas.

Pe­ro fue en Ca­ba­na don­de el re­ci­bir se vol­vió al­go más so­fis­ti­ca­do. Le­jos de la ciu­dad, pa­ra la épo­ca, veía­mos me­nos se­gui­do a la fa­mi­lia; la so­cia­bi­li­dad se ha­cía prin­ci­pal­men­te en el lar­go ve­rano de por en­ton­ces o en las va­ca­cio­nes de in­vierno, con los pro­pie­ta­rios que vi­vían per­ma­nen­te­men­te allí o aque­llos que so­lo iban pa­ra esas fe­chas.

Pa­ra mí, una ni­ña de es­pí­ri­tu no­ve­le­ro, la ca­sa pa­re­cía bri­llar es­pe­cial­men­te en esas tar­des de té o atar­de­ce­res de cock­tails –pa­la­bra que apren­dí de la re­vis­ta Se­lec­ta– en las que ma­má se lucía pre­pa­ran­do tor­tas y biz­co­chue­los del re­ce­ta­rio de Do­ña Pe­tro­na o bo­ca­di­tos sa­la­dos que su­ge­ría El Ho­gar. De vez en cuan­do, tomaba al­go de Ca­sas y Jar­di­nes, una de las pu­bli­ca­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra que re­ci­bía mi pa­dre, que te­nía unas páginas de jar­di­ne­ría y otras de co­ci­na.

Aún re­cuer­do cuan­do ma­má me en­se­ñó a ha­cer unas ma­si­tas sa­la­das, con to­mi­llo y tro­ci­tos de ro­que­fort, pa­ra ser­vir con la man­za­ni­lla o el je­rez; ade­más de aquel bol de por­ce­la­na con ri­quí­si­mos hon­gos de co­co es­ca­be­cha­dos que pre­pa­ra­ba en ve­rano, si era de llo­viz­nas y no de cha­pa­rro­nes. De pos­tre, no se ser­vían he­la­dos –las he­la­de­ras no abun­da­ban–, pe­ro los hue­vos quim­bos, el Bal­car­ce y la tor­ta Moca si­guen sien­do mis pre­fe­ri­dos.

En aque­llos días, apren­dí que co­ci­nar pa­ra otros es un cá­li­do, sa­bro­so y es­pe­cial ac­to de amor y de amis­tad.

Su­ge­ren­cias: 1) En­se­ñe­mos a co­ci­nar a nues­tros hi­jos, chi­cas y va­ro­nes. No so­lo es prác­ti­co; ayu­da a ol­vi­dar los ma­los ra­tos. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.