For­mas de ma­tar el tiempo

Ci­ga­rri­llos, smartp­ho­nes y otras adic­cio­nes que se ve­rán ri­dí­cu­las de aquí a po­co.

La Voz del Interior - Rumbos - - Futuro Imperfecto - POR DIE­GO MARINELLI

El ci­ne es un ex­ce­len­te te­rreno pa­ra to­mar no­ta de los cambios de usos y cos­tum­bres. Es co­mo un gi­gan­tes­co ar­chi­vo de ma­ne­ras de ha­blar, ves­tir, com­por­tar­se y pen­sar que re­gis­tra con bas­tan­te fi­de­li­dad to­das las me­ta­mor­fo­sis del com­por­ta­mien­to hu­mano des­de fi­na­les del si­glo XIX has­ta nues­tros días. Los es­te­reo­ti­pos de be­lle­za ru­bi­cun­dos de los años 20 (hoy las es­tre­llas fe­me­ni­nas de la épo­ca se­rían til­da­das de “gor­das”, cuan­to me­nos), la go­mi­na acei­tan­do los ca­be­llos de los hom­bres de me­dia­dos del si­glo XX, la ca­si inexis­ten­cia de ro­les pa­ra ac­to­res de ra­za ne­gra has­ta fi­na­les de la dé­ca­da de 1970, los sin­te­ti­za­do­res do­mi­nan­do la ban­da de so­ni­do de los 80, esos pei­na­dos y brus­hings de los 90... De Me­tró­po­lis a La, la, land, to­do que­dó re­gis­tra­do.

Una co­sa que lla­ma poderosamente la aten­ción al es­pec­ta­dor del si­glo XXI es ver a la gen­te fu­mar en las pe­lí­cu­las. En los fil­mes ac­tua­les, un ci­ga­rri­llo se lo pren­de el vi­llano o el des­tar­ta­la­do emo­cio­nal de turno. Pe­ro an­tes (has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co) fu­ma­ba to­do el mun­do y la afi­ción al ta­ba­co no de­ter­mi­na­ba na­da en par­ti­cu­lar del per­so­na­je. No era ni bueno ni ma­lo. Sim­ple­men­te se fu­ma­ba. Y en cual­quier lu­gar: en los res­tau­ran­tes, los avio­nes, las ca­sas, la ca­ma, mien­tras le da­bas de co­mer a tus hi­jos.

Esa ex­tra­ñe­za que aho­ra nos pro­du­ce la pre­sen­cia del ci­ga­rri­llo en ca­da si­tua­ción co­ti­dia­na van a te­ner­la los es­pec­ta­do­res del fu­tu­ro con los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res. To­da se­rie o pe­lí­cu­la que se rue­da en es­tos años re­fle­ja la cen­tra­li­dad que tie­nen los smartp­ho­nes en nues­tra ex­pe­rien­cia vi­tal. Al­go de lo que se­gu­ra­men­te los ciu­da­da­nos de la dé­ca­da de 2030, sin ir más le­jos, se mo­fa­rán bas­tan­te. Re­fe­ren­tes de es­ta in­dus­tria, co­mo la CEO de In­tel, Re­née Ja­mes, ase­gu­ran que en 15 años los apa­ra­tos te­le­fó­ni­cos no exis­ti­rán más; se­rán re­em­pla­za­dos por dis­po­si­ti­vos mu­cho más in­te­gra­dos a nues­tro cuer­po, más pro­té­si­cos, co­mo pul­se­ras, ga­fas, au­dí­fo­nos o has­ta implantes.

Cuan­do ese mo­men­to lle­gue, mi­ra­re­mos ha­cia atrás y nos sor­pren­de­re­mos al cons­ta­tar la in­fi­ni­dad de for­mas en las que un ar­te­fac­to lla­ma­do smartp­ho­ne ocu­pó –du­ran­te los ini­cios del si­glo XXI– el si­tio que so­lía te­ner el ci­ga­rri­llo du­ran­te bue­na par­te del si­glo XX. Es el ob­je­to al que echa­mos mano cuan­do es­ta­mos abu­rri­dos, an­sio­sos o preo­cu­pa­dos. Hoy el te­lé­fono es lo pri­me­ro que que­re­mos en­cen­der cuan­do sa­li­mos del ci­ne y el me­jor alia­do con el que con­ta­mos pa­ra ma­tar el tiempo. Es lo que nos ex­ten­de­mos pa­ra al­can­zar al abrir los ojos o jus­to des­pués del se­xo. Pe­ro tran­qui­los, cau­sa mu­chos me­nos pro­ble­mas pa­ra la sa­lud que un pa­que­te dia­rio de ta­ba­co. O al me­nos eso es lo que di­cen.

EN PO­COS AÑOS, EN VEZ DE TE­LÉ­FO­NOS TEN­DRE­MOS IMPLANTES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.