El ha­blar de ca­da día

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

El idio­ma que he­re­da­mos lo apren­de­mos muy pron­to y, se­gún nues­tras ca­pa­ci­da­des, lo des­ple­ga­mos con ma­yor o me­nor fa­ci­li­dad. El idio­ma se sa­be por­que se sa­be, co­mo di­ce Luis Lan­de­ro; lo com­par­ti­mos con la co­mu­ni­dad y no le pres­ta­mos una im­por­tan­cia cons­cien­te. Pe­ro la pa­la­bra, al ser es­cri­ta, es el so­por­te de la his­to­ria y del pa­sa­do, y se vol­ve­rá re­se­ña en el fu­tu­ro.

Si so­lo con­tá­ra­mos con la pa­la­bra oral, mu­chas co­sas des­apa­re­ce­rían y nos en­con­tra­ría­mos con la men­te lle­na de su­ce­sos má­gi­cos y he­roi­cos, que son los que con más fa­ci­li­dad re­tie­nen los pue­blos.

Por­que los cuen­tos y las pa­la­bras han in­ven­ta­do pa­trias, dio­ses, mi­tos y hé­roes, y aún no co­noz­co el pue­blo que pue­da vi­vir sin ellos. La pa­la­bra oral les da vi­da, pe­ro la pa­la­bra es­cri­ta los pre­ser­va, ya que po­see el po­der de la cons­truc­ción.

Tam­bién tie­ne su con­tra­par­ti­da: en uno de mis li­bros, la pro­ta­go­nis­ta ase­gu­ra: “Hay dos co­sas ca­pa­ces de ma­tar a tra­vés del tiem­po y el es­pa­cio, y es­tas son el ve­neno y la pa­la­bra”.

El idio­ma es co­mo un or­ga­nis­mo en cons­tan­te desa­rro­llo, pe­ro así tam­bién en­ve­je­ce; es por es­to que mu­chas vo­ces de uso co­lo­quial o tér­mi­nos que se po­nen “de mo­da” tar­de o tem­prano de­jan de usar­se o se ol­vi­dan. Eso ha su­ce­di­do, por ejem­plo, con va­rios vo­ca­blos y mo­dis­mos gau­ches­cos a los que los cam­bios eco­nó­mi­cos y so­cia­les han de­ja­do atrás: no es lo mis­mo ha­ber leí­do el Mar­tín Fie­rro en su mo­men­to, cuan­do se co­no­cía el sig­ni­fi­ca­do de los tér­mi­nos, que ha­cer­lo aho­ra, cuan­do nos sue­nan pin­to­res­cos y, ca­si sin op­ción, de­be­mos bus­car en un dic­cio­na­rio de ar­gen­ti­nis­mos.

En Amé­ri­ca, al idio­ma traí­do por los con­quis­ta­do­res pron­to em­pe­za­ron a su­már­se­le tér­mi­nos abo­rí­ge­nes; en la ac­tua­li­dad, así co­mo sub­sis­te po­co y na­da del cas­te­llano an­ti­guo, sí han que­da­do, en cam­bio, otros vo­ca­blos de ca­si to­das las cul­tu­ras que ha­bi­ta­ron nues­tro sue­lo.

En Cór­do­ba hay in­fi­ni­dad de vo­ces to­ma­das de las an­ti­guas len­guas in­dí­ge­nas. Es­to se nota al re­co­rrer la geo­gra­fía de la pro­vin­cia: Am­boy, Is­chi­lín, Qui­lino, Pa­nahol­ma, Uri­tor­co y tan­tí­si­mas otras lo­ca­li­da­des y pa­ra­jes to­man sus nom­bres de sus pri­mi­ti­vos mo­ra­do­res.

Cha­co, por ejem­plo, es una pa­la­bra de ori­gen qui­chua que sig­ni­fi­ca “te­rri­to­rio de ca­za”. El ha­bla co­ti­dia­na le de­be mu­chas pa­la­bras al qui­chua, que usa­mos sin si­quie­ra pre­gun­tar­nos su ori­gen, co­mo achi­ra, can­cha, cho­clo, hu­mi­ta, to­to­ra, guano, vi­cu­ña, ya­pa y pil­cha (que ori­gi­nal­men­te sig­ni­fi­ca­ba man­ta o co­bi­ja, y que pa­só al lun­far­do co­mo si­nó­ni­mo de ro­pa).

Del ai­ma­rá, por su par­te, de­ri­va cu­co –áni­ma o fan­tas­ma–, y del arau­cano nos que­dó lau­cha. La pa­la­bra gua­ra­ní sig­ni­fi­ca gue­rre­ro en ese idio­ma, y de él adop­ta­mos ya­ca­ré, ca­mua­tí, man­dio­ca, ananá, ta­cua­ra, et­cé­te­ra. De ori­gen ran­quel son Neu­quén, Nahuel Hua­pi y mu­chí­si­mos to­pó­ni­mos y nom­bres de ani­ma­les de la Pa­ta­go­nia.

Pe­ro tam­bién los afri­ca­nos nos le­ga­ron pa­la­bras, co­mo mon­don­go, gan­ga, bo­chin­che, mi­lon­ga, ma­tun­go, bom­bo, mu­ca­ma –un gru­po ét­ni­co pre­fe­ri­do pa­ra aquel tra­ba­jo–, ta­man­go –que pa­só a ser lun­far­do–, pa­ya­dor. Re­cor­de­mos que, en va­rios tex­tos gau­ches­cos, el pa­ya­dor que con­tes­ta sue­le ser ne­gro. Ya ve­mos, en­ton­ces, qué ri­que­za guar­da el ha­blar nues­tro de to­dos los días.

Su­ge­ren­cias: 1) Con­se­guir el Dic­cio­na­rio de Qui­chua-Cas­te­llano, de Do­min­go Bra­vo; 2) el Dic­cio­na­rio Gua­ra­ní de usos, de Ar­mat­to de Wel­ti; 3) leer Co­sas de ne­gros, de Vi­cen­te Ros­si; 4) Vo­ces y cos­tum­bres de Ca­ta­mar­ca, de Car­los Vi­lla­fuer­te; 5) Bus­car en In­ter­net “An­ge­li­tos ne­gros”, poe­ma de Eloy Blan­co, y el de Luis Ca­né, “Ro­man­ce de la ni­ña ne­gra”, leí­dos en mi in­fan­cia.

La pa­la­bra ha in­ven­ta­do pa­trias, dio­ses y hé­roes. Al ser es­cri­ta, es so­por­te del pa­sa­do y se vol­ve­rá re­se­ña en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.