Con ojos de in­fan­cia

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. RO­BERT KAUFER Es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía Of­tal­mo­ló­gi­ca y Di­rec­tor Mé­di­co de Kaufer Clí­ni­ca de Ojos. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

De los cin­co sen­ti­dos, la vis­ta es el que más in­for­ma­ción nos brin­da. So­le­mos iden­ti­fi­car­nos por com­ple­to con nues­tra ex­pe­rien­cia vi­sual y creer que el mun­do es tal co­mo lo ve­mos. De he­cho, mu­chas per­so­nas que pa­de­cen un pro­ble­ma vi­sual no sa­ben que ven mal has­ta que, des­pués de co­rre­gir el in­con­ve­nien­te, com­pren­den cuán­to las afec­ta­ba. De ahí la im­por­tan­cia del con­trol of­tal­mo­ló­gi­co (una vez al año es lo ideal), que tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des en ca­da eta­pa de la vi­da.

Una vez des­car­ta­das las pa­to­lo­gías he­re­di­ta­rias, se tie­ne en cuen­ta un ci­clo que va des­de la eta­pa de plas­ti­ci­dad ocu­lar (cuan­do el ojo apren­de a ver, en los pri­me­ros seis años) has­ta las ins­tan­cias de la vi­da en que se van per­dien­do na­tu­ral­men­te cier­tas fun­cio­nes del ojo, co­mo ocu­rre con cual­quier otro te­ji­do.

Al na­cer, el desa­rro­llo vi­sual se va mo­di­fi­can­do al rit­mo del cre­ci­mien­to y la ma­du­ra­ción. El exa­men de re­ti­na o fon­do de ojo a los re­cién na­ci­dos per­mi­te de­tec­tar cual­quier obs­tácu­lo que im­pi­da la for­ma­ción de imá­ge­nes ní­ti­das en el ojo, ya sea por cul­pa de ca­ta­ra­tas con­gé­ni­tas, per­sis­ten­cia de ví­treo pri­ma­rio u otras pa­to­lo­gías menos fre­cuen­tes. En­tre es­tas úl­ti­mas es­tá el glau­co­ma, que apa­re­ce en 1 de ca­da 10 mil per­so­nas; pe­ro una vez de­tec­ta­do re­quie­re in­ter­ven­ción in­me­dia­ta.

En los ni­ños pre­ma­tu­ros, la ley es­ta­ble­ce el con­trol of­tal­mo­ló­gi­co, ya que pue­den su­frir una al­te­ra­ción en el desa­rro­llo de la vas­cu­la­ri­za­ción nor­mal de la re­ti­na, que si no es iden­ti­fi­ca­da y tra­ta­da a tiem­po, pue­de lle­var a la ce­gue­ra.

En­tre los seis me­ses y el año de edad, se pue­den eva­luar la fi­ja­ción, mo­vi­mien­to y se­gui­mien­to de la mi­ra­da y de­tec­tar pre­coz­men­te un po­si­ble es­tra­bis­mo. En esos ca­sos, o aun en los de an­iso­me­tro­pías o al­tos erro­res re­frac­ti­vos, pue­de su­ce­der que la cor­te­za vi­sual del ce­re­bro so­lo pro­ce­se la ima­gen del ojo que ve me­jor, mien­tras que el otro evo­lu­cio­na ha­cia el cua­dro co­no­ci­do co­mo “ojo va­go” o am­blio­pía, que pue­de ser evi­ta­do si se de­tec­ta a tiem­po.

A los tres años, ge­ne­ral­men­te, el ni­ño ya po­see len­gua­je y pue­de co­la­bo­rar di­cien­do lo que ve, su­man­do una he­rra­mien­ta más a la pes­qui­sa. Es la eta­pa ideal pa­ra im­ple­men­tar el exa­men of­tal­mo­ló­gi­co anual por­que es­ta­mos aún den­tro del pe­río­do de plas­ti­ci­dad ocu­lar, en el que se­rá más fá­cil in­ter­ve­nir exi­to­sa­men­te an­te cual­quier in­con­ve­nien­te.

A los seis años, cuan­do los ni­ños co­mien­zan la pri­ma­ria, la po­si­bi­li­dad de de­tec­tar afec­cio­nes gra­ves va ce­dien­do pa­so al diag­nós­ti­co de pa­to­lo­gías re­frac­ti­vas: mio­pía, as­tig­ma­tis­mo e hi­per­me­tro­pía. Hoy en día, ca­si to­das las es­cue­las pi­den el exa­men of­tal­mo­ló­gi­co co­mo re­qui­si­to pa­ra el in­gre­so; no obs­tan­te, si exis­te al­gún in­con­ve­nien­te, es me­jor de­tec­tar­lo an­tes: mu­chos chi­cos ne­ce­si­tan an­te­ojos des­de el jar­dín de in­fan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.