MIL MU­JE­RES EN UNA SO­LA

Vi­bran­te, desata­da, a pun­to de cum­plir los 50, Ara­ce­li ha­bla sin pu­dor so­bre sus ata­ques de pá­ni­co, sus de­mo­nios y amo­res, so­bre la for­ta­le­za y la de­bi­li­dad fe­me­ni­na. Y, cla­ro, tam­bién so­bre ci­ne y tea­tro.

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - Ara­ce­li Gon­zá­lez EN­TRE­VIS­TA DE JA­VIER FIRPO FO­TOS DE PAU­LA TE­LLER

“Me río cuan­do es­cu­cho que des­pués de los cua­ren­ta la vi­da de la ac­triz se ter­mi­na”.

De en­tra­da no­más, Ara­ce­li Gon­zá­lez se mues­tra sin­ce­ra, trans­pa­ren­te. Tie­ne ne­ce­si­dad de que se vea su in­te­rior y lo ra­dio­gra­fía sin pu­dor. Con­fie­sa que es­tá atra­ve­sa­da por el pa­sa­je más mo­vi­li­zan­te de su vi­da. En­tién­da­se “mo­vi­li­zan­te” co­mo un cri­sol de sen­sa­cio­nes que van des­de la fe­li­ci­dad has­ta la an­gus­tia pa­san­do por ri­sas, llan­tos, in­di­fe­ren­cia, tris­te­za y exaltación. “To­do en un so­lo en­va­se es co­mo un po­co mu­cho”, ilus­tra. En lo pro­fe­sio­nal es­tá pro­ta­go­ni­zan­do el éxi­to tea­tral Los puen­tes de

Ma­di­son, ins­pi­ra­do en la inol­vi­da­ble pe­lí­cu­la de Clint East­wood, aquí jun­to a Fa­cun­do Ara­na. Y en lo per­so­nal, se pu­so al hom­bro –ha­cién­do­lo pú­bli­co en las re­des so­cia­les– el cui­da­do de su ma­má, que pa­de­ce lu­pus, una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne que ata­ca los ór­ga­nos. “Cuan­do vi­vo si­tua­cio­nes lí­mi­te, tan­to en lo pri­va­do co­mo en lo pú­bli­co, al­go emer­ge den­tro mío, no sé, apa­re­ce una gue­rre­ra es­con­di­da que me trans­for­ma en una mu­jer to­do­po­de­ro­sa, en un trac­tor que se lle­va pues­to lo que ven­ga. Ojo, son rap­tos, mo­men­tos; des­pués cai­go ren­di­da, plan­cha­da, el cuer­po me pa­sa fac­tu­ra”, ma­ni­fies­ta la ac­triz, cu­yo ím­pe­tu y ver­bo­rra­gia se evi­den­cian en sus ges­tos y en un cuer­po que se mue­ve al com­pás de sus pa­la­bras. “Es­tán los que se que­dan in­mó­vi­les, los que se pa­ra­li­zan, y los que se arre­man­gan y ha­cen. Yo me iden­ti­fi­co con es­tos úl­ti­mos, pa­ra to­do, eh; y eso es lo que quie­ro que re­cuer­den mis hi­jos Flo­ren­cia (To­rren­te) y To­to (Suar) de su ma­dre. Una mi­na con po­len­ta, que no se da nun­ca por ven­ci­da, aun tran­si­tan­do el do­lor y la desa­zón”. ¿Siem­pre fuis­te así, ague­rri­da, o te fuis­te ha­cien­do so­bre la mar­cha? Es lo que ma­mé de mi vie­ja y de mi abue­la, no co­noz­co otra for­ma. Siem­pre fui así, de to­mar car­tas en el asun­to. Es­to de sen­tar­me y mi­rar qué pa­sa, sien­do una sim­ple es­pec­ta­do­ra, no tie­ne na­da que ver con­mi­go. Soy una fiel he­re­de­ra de mi ma­má, que ve que por ella mue­vo cie­lo y tie­rra, y se sien­te or­gu­llo­sa, tam­bién más se­re­na y tran­qui­la de ha­ber­me trans­mi­ti­do sus ge­nes y de que yo ha­ya he­cho lo mis­mo con mis hi­jos. Y ser así, de­cías, pro­vo­ca con­se­cuen­cias… Cor­po­ra­les, sí. Des­pués de ha­cer lo im­po­si­ble pa­ra con­se­guir­le un me­di­ca­men­to a mi vie­ja, es­tu­ve en ca­ma dos días con una con­trac­tu­ra fe­roz y una ten­di­ni­tis que me do­bla­ba del do­lor. Pe­ro bueno, for­ma par­te de mi na­tu­ra­le­za. Yo sé que ser tan vi­go­ro­sa tie­ne efec­tos con­tra­pro­du­cen­tes. ¿Có­mo se ha­ce pa­ra equi­li­brar las emo­cio­nes con el cuer­po? He he­cho de to­do, y no en­cuen­tro na­da que me acla­re el pa­no­ra­ma. Si yo en­cuen­tro so­lu­cio­nes, los do­lo- res me los ban­co, el te­ma es cuan­do no las en­cuen­tro y las mo­les­tias au­men­tan. Ten­go es­pal­da pa­ra ha­cer­me car­go de mis co­sas, pe­ro es muy di­fí­cil tam­bién… y pa­ra col­mo mi ta­lón de Aqui­les es mi or­ga­nis­mo, y eso me in­tran­qui­li­za. Co­mo que nun­ca sa­bés por dón­de va a re­per­cu­tir la an­gus­tia… Exac­to. La an­gus­tia del po­si­ble do­lor me da mie­do. Yo soy muy mie­do­sa con los do­lo­res cor­po­ra­les y me asus­to mu­cho. A ve­ces sien­to que me fal­ta el ai­re, pen­sá que yo ex­pe­ri­men­té la ho­rri­ble sen­sa­ción de lo que es un ata­que de pá­ni­co, vis­te… Por suer­te Fa­bián (Maz­zei), mi ma­ri­do, es­tá siem­pre pa­ra so­co­rrer­me. Él es genial, me tran­qui­li­za, me cal­ma el do­lor, me des­pe­ja du­das… ¿Có­mo ha­ce Fa­bián? Tie­ne res­pues­ta pa­ra to­do, el gua­cho. Yo soy drás­ti­ca y muy dra­má­ti­ca, y él es lo con­tra­rio. Mi­ni­mi­za to­do, le en­cuen­tra ex­pli­ca­ción a to­do, y yo ter­mino con­ten­ta. A ve­ces le di­go: “Vos siem­pre me de­cís que no ten­go na­da y me sa­cás una son­ri­sa… Has­ta que un día me voy a caer re­don­da, pe­ro me voy a mo­rir en paz y con­ten­ta”. Agra­dez­co te­ner a Fa­bián con­mi­go, por­que es un ti­po que me trans­mi­te se­re­ni­dad, que no se en­gan­cha en cual­quie­ra. Él me ban­có to­do el pro­ce­so de en­sa­yos de Los puen­tes de Ma­di­son. Po­bre ti­po, ¿¡sa­bés lo que fue eso!? Y el se­ñor, un du­que... ¿Fue muy du­ro ese pro­ce­so? La­bo­ral­men­te nun­ca vi­ví se­me­jan­te an­gus­tia, es­tu­ve, y si­go es­tan­do, ca­gada en la pa­tas, aun­que las fun­cio­nes te van dan­do la con­fian­za ne­ce­sa­ria... Pe­ro es­ta­ba lo­ca, des­qui­cia­da, sen­tía que el pa­pel me des­bor­da­ba… Pen­sá que esa pe­lí­cu­la, co­mo a mu­chos de mi ge­ne­ra­ción, mar­có el rum­bo de mi vi­da. Es­tá en­tre las tres his­to­rias de amor más her­mo­sas del ci­ne. En­ton­ces, to­das las sen­sa­cio­nes es­ta­ban en car­ne vi­va… ¿Y así fue co­mo sur­gie­ron los “me­diá­ti­cos” cor­to­cir­cui­tos con Fa­cun­do Ara­na?

(Se ríe con ga­nas) Se di­je­ron un mon­tón de pa­va­das. La obra –di­ri­gi­da por Luis “In­dio” Ro­me­ro– nun­ca es­tu­vo en ries­go… Y con Fa­cun­do tu­vi­mos aga­rra­das, dis­cu­sio­nes, cru­ces, na­da más. So­mos dos ti­pos con tem­pe­ra­men­tos fuer­tes, pe­ro nun­ca nos fal­ta­mos al res­pe­to. ¿O vos en tu la­bu­ro no dis­cu­tís por có­mo en­ca­rar una nota? ¿Cuál fue la idea cen­tral, adap­tar­la y lle­var­la del ci­ne al tea­tro? La pues­ta tea­tral es­tá ba­sa­da en el li­bro de Ro­bert Ja­mes Wa­ller (1992), no en la pe­lí­cu­la que di­ri­gió Clint East­wood. Eso quie­ro re­mar­car­lo. No qui­sie­ra que se sub­es­ti­me que Fa­cun­do y yo uti­li­za­mos nues­tros nom­bres y, qui­zás, nues­tra po­pu­la­ri­dad pa­ra ha­cer una obra de tea­tro de una pe­lí­cu­la fa­mo­sa. ¿Te sen­tís iden­ti­fi­ca­da con Fran­ces­ca, el per­so­na­je que ha­cés en Los puen­tes de Ma­di­son? Es lo más pa­re­ci­da a mi esen­cia, a mi ma­ne­ra de en­ten­der y de ver la vi­da, de sen­tir­la y de ex­pre­sar­la. Yo soy una mu­jer con ma­ti­ces y co­lo- res, que ha tran­si­ta­do por di­fe­ren­tes es­ta­dos y hoy, con ca­si cin­cuen­ta años, sien­to que ten­go que ver con esa mu­jer, con los va­lo­res de Fran­ces­ca, pe­ro so­bre to­do con su ma­ne­ra de amar: ella muere por amor, y yo lo mis­mo. Mi ma­dre, mi hi­ja y yo te­ne­mos co­mo co­mún de­no­mi­na­dor que mo­ri­mos por amor. ¿Te preo­cu­pa la com­pa­ra­ción que se ha­ga con Meryl Streep? No lle­go ni a pre­gun­tár­me­lo. No me pa­sa por la ca­be­za ta­ma­ño dis­pa­ra­te. Si yo me pu­sie­ra en ese lu­gar, se­ría muy bá­si­ca, có­mo me voy a com­pa­rar con Meryl Streep. Y se­ría muy ce­rra­do el crí­ti­co que in­si­nua­ra ta­ma­ño des­pro­pó­si­to. Yo soy yo, Ara­na no es Clint East­wood ni el In­dio Ro­me­ro tam­po­co es el East­wood di­rec­tor. Quien va­ya a bus­car una co­pia de la pe­lí­cu­la o a com­pa­rar el tra­ba­jo de los ac­to­res, con la me­jor de las on­das le di­go que no pier­da el tiem­po. Lo que se ve es una ver­sión nues­tra, tal vez dis­tin­ta, del li­bro, una ins­pi­ra­ción de la pe­lí­cu­la, na­da más...

¡Bien­ve­ni­dos los 50!

Ara­ce­li se ma­ta de ri­sa cuan­do re­pi­te con sar­cas­mo aque­llos co­men­ta­rios que le su­su­rra­ban al oí­do: “Ara, ya pa­sa­dos los cua­ren­ta, ol­vi­da­te de bue­nos pa­pe­les, y menos de pro­ta­go­nis­tas”. Sin en­trar en com­pa­ra­cio­nes, enu­me­ra a ac­tri­ces ex­tran­je­ras que vi­ven su ve­rano sien­do ma­du­ri­tas: He­len Mi­rren, Ju­lia Ro­berts, Mo­ni­ca Be­lluc­ci, Sal­ma Ha­yek, De­mi Moo­re. Cla­ro, men­cio­na ce­le­bri­ties mun­dia­les, y Ara­ce­li lo es en es­te país, sin du­da. “Con ese pa­no­ra­ma, yo pen­sa­ba en lar­gar to­do, en aban­do­nar la ac­tua­ción y de­di­car­me a otros em­pren­di­mien­tos, por­que soy una ti­pa que no pa­ra nun­ca de pen­sar ideas… Pe­ro, ¿qué pa­só? Es­toy en la cum­bre de mi vi­da ac­to­ral. Me­jor que cuan­do te­nía vein­ti­pi­co, trein­ta y pi­co y cua­ren­ta y pi­co. Es­toy ahí de los cin­cuen­ta (los cum­pli­rá el 19 de ju­nio)y dis­fru­to mi es­plen­dor co­mo ac­triz y co­mo mu­jer, por su­pues­to”. ¿Ayu­da te­ner ese es­pí­ri­tu

in­quie­to, ha­ce­dor? Su­pon­go que co­la­bo­ra, sí. Una co­sa vie­ne con la otra. Es­toy por fil­mar una pe­lí­cu­la, De­ba­cle, don­de per­so­ni­fi­ca­ré a otra mu­jer (Gra­cie­la), que vi­ve mo­men­tos des­ga­rra­do­res; y por otra par­te, es­toy ter­mi­nan­do de di­se­ñar mi pá­gi­na web, que ten­drá con­te­ni­dos va­rios, des­de ac­tua­li­dad, so­cie­dad, pa­san­do por en­tre­te­ni­mien­tos y, ob­vio, el mun­do de la mo­da. (Ha­ce una pau­sa. As­pi­ra y ex­ha­la). Nun­ca na­die me re­ga­ló na­da y la­bu­ro co­mo si re­cién em­pe­za­ra, y te con­fie­so que me gus­ta ser así, tam­bién so­cial­men­te com­pro­me­ti­da. No soy una mi­ni­ta frí­vo­la que tui­tea bo­lu­de­ces y no po­ne el cuer­po nun­ca… ¿Có­mo es la Gra­cie­la que vas a in­ter­pre­tar en la pe­lí­cu­la que di­ri­gi­rá la chi­le­na Clau­dia Pérez? Es una psi­quia­tra de cin­cuen­ta años con una hi­ja de trein­ta que fue aban­do­na­da de chi­qui­ta en un or­fa­na­to. Y la his­to­ria ha­bla del re­en­cuen­tro de ma­dre e hi­ja, y del des­con­trol in­terno que le pro­du­ce a mi per­so­na­je es­ta chi­ca que, por su­pues­to, le ha­rá se­ve­ros re­cla­mos. Co­mo su nom­bre lo in­di­ca, De­ba­cle ha­bla del des­mo­ro­na­mien­to de es­ta mu­jer que pa­re­cía que te­nía su vi­da con­tro­la­da. ¿Se en­tien­de que es­té pa­sa­da de ros­ca? Se en­tien­de. ¿A la no­che caés des­ma­ya­da de sue­ño o ne­ce­si­tás ba­jar con al­gu­na pil­do­ri­ta? ¿Vis­te la pe­lí­cu­la No­ches blan­cas, con Al Pa­cino, que trans­cu­rre en Alas­ka? Bueno, yo es­toy más o menos así. Ten­go in­som­nio, cuan­do lo­gro dor­mir­me, me des­ve­lo a la ho­ra… ¿No to­más na­da? Un te­ci­to que se lla­ma “dul­ces sue­ños” y no me sur­te nin­gún efec­to… Ima­gi­na­te, ne­ce­si­to una mo­lo­tov, no un sa­qui­to de té. Lo que ayu­da un po­co es que Fa­bián ha­ce reiki y me en­se­ñó, o al menos lo in­ten­tó, a re­la­jar los múscu­los y evi­tar con­trac­tu­ras. Co­mo ve­rás, mi fa­mi­lia es muy par­ti­cu­lar, pe­ro tam­bién aman­te de lo na­tu­ral. ¿Te ali­men­tás bien? (Pa­re­ce gru­ñir) Dis­te en la te­cla. Pa­ra col­mo ha­ce po­co cam­bié mi ali­men­ta­ción, por lo que mis hor­mo­nas es­tán des­con­tro­la­das. ¿Qué es­tás co­mien­do? Mu­cho más sano, mi cuer­po ne­ce­si­ta­ba una des­in­to­xi­ca­ción, ya no po­día se­guir así. ¿Por qué? ¿Qué te an­da­ba pa­san­do? Su­fría de mi pan­za, te­nía fuer­tes do­lo­res en el ab­do­men pe­ro, es­tu­dios me­dian­tes, no me en­con­tra­ron na­da, has­ta que de­ci­dí ha­cer una die­ta con una nu­tri­cio­nis­ta chi­na, que con­sis­te en co­mi­da más ve­ge­ta­ria­na –no ve­ga­na– que car­ní­vo­ra. Por otra par­te, de­jé las ha­ri­nas ha­ce un par de me­ses por­que des­cu­brí que el glu­ten, sin ser ce­lía­ca, le ha­cía mu­cho mal a mi or­ga­nis­mo. ¿Có­mo creés que lle­gás a los 50? No pa­sa por lo fí­si­co, eh… Te voy a de­cir una fra­se que me di­jo mi psi­có­lo­ga a los 34 años, cuan­do me se­pa­ré de Adrián (Suar). “Lo más im­por­tan­te es lle­gar a los cin­cuen­ta bien de la ca­be­za”. Y yo, hu­mil­de­men­te, tra­ba­jé mu­cho pa­ra lle­gar fí­si­ca­men­te en­te­ra, pe­ro so­bre to­do bien del bo­cho. Mu­chí­si­mo tra­ba­jé, por­que las mu­je­res vi­vi­mos una re­vo­lu­ción in­ter­na que el hom­bre to­da­vía no pue­de com­pren­der. ¿Te no­tás muy ci­clo­tí­mi­ca, irri­ta­ble, qui­zás de­ma­sia­do sen­si­ble? Mi­rá, pa­so por to­dos los es­ta­dos: sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma, ira, an­gus­tia, ale­gría, que a ve­ces apa­re­cen en do­sis re­pen­ti­nas y abrup­tas. Pe­ro yo ten­go un hom­bre al la­do que me mi­ma, que me con­tie­ne y me ha­ce sen­tir una ver­da­de­ra mu­jer. Agra­dez­co a Dios que Fa­bián es­té al la­do mío y nos re­eli­ja­mos ca­da día. ¿Por qué agra­de­cés a Dios y no a vos, que con al­go lo de­bés re­tri­buir? Por­que sien­to que Dios me lo man­dó en el mo­men­to jus­to. Fa­bián du­ran­te mu­chos años pa­sa­ba por de­lan­te mío y yo no lo ad­ver­tía, no me da­ba cuen­ta, es­ta­ba cie­ga. Has­ta que lle­gó el día que mi psi­có­lo­ga me dio de al­ta, que en­tre pa­rén­te­sis fue el día que más llo­ré en mi vi­da, y lo pu­de ver a Fa­bián. Pu­de des­cu­brir a ese hom­bre que ha­ce mu­cho me ama­ba, pe­ro me ama­ba en si­len­cio y yo no su­pe dar­me cuen­ta (se quie­bra un ins­tan­te). Pe­ro tu­vo la pa­cien­cia de sa­ber es­pe­rar­me, ima­gino que él ín­ti­ma­men­te sa­bía que yo iba a caer en sus bra­zos. De to­das ma­ne­ras, no te ol­vi­des de que sos Ara­ce­li Gon­zá­lez… No, no, por fa­vor. No tie­ne na­da que ver eso. Hay mu­chas per­so­nas que es­tu­vie­ron con­mi­go, con otra Ara­ce­li, si se quie­re más jo­ven y más lin­da, que no la pe­lea­ron ni se la ju­ga­ron por mí. Y co­mo vos de­cís, yo era Ara­ce­li. Y no pa­sa­ba na­da. Yo es­tu­ve so­lí­si­ma… Es­te hom­bre sí pe­leó por mí, Fa­bián es co­mo mi ava­tar. ¿Có­mo te ima­gi­nás el lu­nes 19 de ju­nio, cuan­do so­ples 50 ve­li­tas? Con una son­ri­sa enor­me, ce­le­bran­do que es­toy más vi­va que nun­ca. Fes­te­jan­do que es­toy en ac­ción, con acier­tos y con erro­res, por su­pues­to, pe­ro en mo­vi­mien­to, ha­cien­do, pro­ban­do nue­vas ac­ti­vi­da­des, ex­po­nién­do­me con te­mo­res, pe­ro dan­do la ca­ra… Cuan­do en reali­dad po­drías es­tar ha­cien­do la plan­cha… Po­dría, pe­ro no for­ma par­te de mi ADN, no es mi esen­cia. Mi­rá, mi vie­ja me en­se­ñó que hay que es­tar de pie, bien plan­ta­da, co­mo una gue­rre­ra, vis­te… Y avan­zar, len­ta­men­te, pe­ro avan­zar. Co­mo hi­zo mi abue­la mo­dis­ta, la ma­má de mi pa­pá, que mu­rió a los 101 años lú­ci­da, ha­cien­do, pro­du­cien­do, de­jan­do la má­qui­na de co­ser en­he­bra­da, por­que la­bu­ró has­ta el úl­ti­mo se­gun­do. Ese es mi mo­de­lo, ¿en­ten­dés? De esa abue­la sa­lió al­go de es­ta mu­jer que soy hoy. •

“En mu­chos mo­men­tos en que era la más jo­ven y la más lin­da, es­tu­ve so­lí­si­ma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.