LA OVE­JA QUE LO CAM­BIÓ TO­DO

HA­CE 20 AÑOS APA­RE­CÍA DOLLY, EL PRI­MER MA­MÍ­FE­RO CLONADO DE LA HIS­TO­RIA. EL MUN­DO YA NO FUE IGUAL DES­PUÉS DE ELLA.

La Voz del Interior - Rumbos - - Rumbos Www.rumbosdigital.com - POR MA­RIA­NA VA­LLE-RIES­TRA

EN LOS 90, LOS CLO­NES PER­TE­NE­CÍAN A LA CIEN­CIA FIC­CIÓN.

Bau­ti­za­da con pi­car­día en ho­nor a la vo­lup­tuo­sa can­tan­te Dolly Par­ton, la ove­ja Dolly es­ta­ba des­ti­na­da a vi­vir en­tre flas­hes co­mo la rei­na de la mú­si­ca country a la que le de­bía su nom­bre. Y al igual que ella, tu­vo que es­pe­rar pa­ra dar su sal­to a la fa­ma. Dolly ya ha­bía cum­pli­do sie­te me­ses cuan­do los bió­lo­gos bri­tá­ni­cos Ian Wil­mut y Keith Cam­pell, del Ins­ti­tu­to Ros­lin de Edim­bur­go, la pre­sen­ta­ron al mun­do un 22 fe­bre­ro de 1997. Ins­tan­tá­nea­men­te, la ove­ja se con­vir­tió en una ce­le­bri­dad in­ter­na­cio­nal. Los detalles del exi­to­so ex­pe­ri­men­to, pu­bli­ca­dos una se­ma­na des­pués en la re­vis­ta Na­tu­re, fue­ron di­vul­ga­dos por me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­das las la­ti­tu­des, ge­ne­ran­do un enor­me re­vue­lo. So­lo du­ran­te esa pri­me­ra se­ma­na, el Ins­ti­tu­to Ros­lin re­ci­bió 3.000 lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Ha­bía na­ci­do una estrella.

No obs­tan­te, si la his­to­ria fue­ra jus­ta, la ima­gen que ilus­tra es­ta no­ta se­ría la de un ani­mal bas­tan­te me­nos fo­to­gé­ni­co que el la­nu­do ovino. En ri­gor, el pri­mer ver­te­bra­do de la his­to­ria en ser clonado fue una ra­na, crea­da 35 años an­tes que Dolly en el la­bo­ra­to­rio de John Gur­don. De he­cho, el equi­po del pro­fe­sor Ian Wil­mut uti­li­zó la mis­ma téc­ni­ca im­ple­men­ta­da por Gur­don, co­no­ci­da co­mo “trans­fe­ren­cia nu­clear”. En 1962, el bió­lo­go ha­bía ex­traí­do una cé­lu­la del in­tes­tino de una ra­na y la ha­bía in­yec­ta­do en el óvu­lo de otra. El óvu­lo se desa­rro­lló y se con­vir­tió en un re­na­cua­jo ge­né­ti­ca­men­te idén­ti­co al re­na­cua­jo do­nan­te del ADN. Si bien ese anó­ni­mo már­tir de la cien­cia ja­más aca­pa­ró, co­mo la co­que­ta ove­ja, por­ta­das de dia­rios y re­vis­tas, el tra­ba­jo de Gur­don no pa­só des­aper­ci­bi­do: en 2012 ob­tu­vo el No­bel de Me­di­ci­na. ¿Por qué, en­ton­ces, fue Dolly la que des­per­tó el in­te­rés del mun­do? “Se tra­ta­ba de un ani­mal de san­gre ca­lien­te, un ma­mí­fe­ro, un ser mu­cho más cer­cano a los hu­ma­nos”, re­fle­xio­na Jo­sé Ci­be­lli, ca­te­drá­ti­co de Bio­tec­no­lo­gía Ani­mal en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Mi­chi­gan, en un ar­tícu­lo di­vul­ga­do por el dia­rio es­pa­ñol El País, “¡Si se po­día ha­cer con una ove­ja, se po­día ha­cer con no­so­tros!”.

El ata­que de los clo­nes

En esa épo­ca, el mun­do so­lo ha­bía oí­do ha­blar de clo­nes en his­to­rie­tas de cien­cia fic­ción y pe­lí­cu­las fu­tu­ris­tas. De ahí que Dolly sir­vie­ra de ali­men­to a las más dis­pa­ra­ta­das fan­ta­sías de la so­cie­dad. Se cre­yó que a par­tir de es­te hi­to cien­tí­fi­co se erra­di­ca­rían to­das las en­fer­me­da­des –si éra­mos ca­pa­ces de clo­nar nues­tros ór­ga­nos, un trans­plan­te no se­ría más que un con­tra­tiem­po–; se pen­só en apli­car la clo­na­ción a tra­ta­mien­tos pa­ra la in­fer­ti­li­dad, en me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va, pa­ra re­vi­vir es­pe­cies ex­tin­tas y has­ta mas­co­tas fa­lle­ci­das.

Pa­ra mu­chos, se inau­gu­ra­ba una nue­va era en la que se po­drían clo­nar se­res hu­ma­nos a pia­ce­re; la fi­na­li­dad era lo de me­nos. “Es in­creí­ble. Bá­si­ca­men­te sig­ni­fi­ca que no exis­ten lí­mi­tes, que to­da la cien­cia fic­ción es cier­ta. De­cían que no se po­día ha­cer y aho­ra aquí es­tá”, ce­le­bró en su mo­men­to Lee Sil­ver, doc­tor y pro­fe­sor de bio­lo­gía de la uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, en la pri­me­ra pla­na del New York Ti­mes. Sin du­da, Dolly re­pre­sen­ta­ba una con­quis­ta hu­ma­na si­mi­lar al des­cu­bri­mien­to de la elec­tri­ci­dad o de la pe­ni­ci­li­na y las po­si­bi­li­da­des pa­re­cían in­fi­ni­tas. Se apo­de­ró de la so­cie­dad un sen­ti­mien­to pro­me­tei­co: los hom­bres, ca­pa­ces de crear, cre­ye­ron que po­dían com­pe­tir con los dio­ses. Pe­ro el es­cep­ti­cis­mo de al­gu­nos sec­to­res de la co­mu­ni­dad científica fue un lla­ma­do a la cor­du­ra. ¿No se­ría to­do es­to de­ma­sia­do bueno pa­ra ser cier­to? El pro­pio Sir Ian Wil­mut –que se que­dó sin No­bel pe­ro fue nom­bra­do Caballero por la rei­na Isa­bel II– con­tri­bu­yó a le­van­tar sus­pi­ca­cias cuan­do tras­cen­dió que no ha­bía em­plea­do a una ove­ja vi­va co­mo ma­te­rial de par­ti­da pa­ra la clo­na­ción, sino un vil pe­da­zo de glán­du­la ma­ma­ria que res­ca­tó del con­ge­la­dor de su la­bo­ra­to­rio. Sin em­bar­go, pron­to em­pe­za­ron a clo­nar­se más es­pe­cies de ani­ma­les: pri­me­ro, un ra­tón de la­bo­ra­to­rio y lue­go, va­cas, ca­bras, cer­dos, ca­ba­llos, pe­rros y has­ta ca­me­llos. Po­co a po­co se fue­ron apla­can­do las du­das y el año 2000 lle­gó con una gran cer­te­za: la clo­na­ción de ma­mí­fe­ros adul­tos era po­si­ble.

Ju­gan­do a ser dio­ses

En 2001, la ca­de­na de te­le­vi­sión bra­si­le­ña Re­de Glo­bo es­tre­nó la te­le­no­ve­la El clon. En ella, el doc­tor Al­bie­ri –pro­to­ti­po del cien­tí­fi­co lo­co y ob­se­sio­na­do con su tra­ba­jo– crea en se­cre­to un clon a par­tir de la cé­lu­la de un jo­ven ami­go. La tra­ma avan­za en­ma­ra­ña­da has­ta lle­gar al pun­to cul­mi­nan­te en el que Lu­cas y su clon se en­cuen­tran fren­te a fren­te, pa­ra ho­rror su­yo y asom­bro del mun­do. Ha­bían pa­sa­do cua­tro años des­de la clo­na­ción de Dolly y la fas­ci­na­ción por los clo­nes se­guía muy vi­va: el éxi­to que co­se­chó la te­le­no­ve­la fue tan gran­de que lle­gó a ex­por­tar­se a más de 90 paí­ses. Paí­ses en los que se­gu­ra­men­te los te­le­vi­den­tes creían que pron­to co­no­ce­ría­mos, co­mo en la fic­ción, al pri­mer clon hu­mano.

“Se­gún mi pers­pec­ti­va, es so­lo una cues­tión de tiem­po”, de­cía por esas fe­chas Steen Wi­llad­sen, uno de los pio­ne­ros de la clo­na­ción. En efec­to, la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da era que tras clo­nar ani­ma­les, el pa­so in­me­dia­to se­ría em­pe­zar a ha­cer­lo con hu­ma­nos. En me­dio de es­te fu­ror, mu­chos sec­to­res de la so­cie­dad –pa­ra quie­nes la clo­na­ción

AN­TES DE CLO­NAR A DOLLY SE HI­CIE­RON 277 IN­TEN­TOS.

re­pre­sen­ta­ba una rup­tu­ra éti­ca gra­ve– al­za­ron su voz en con­tra de la ma­ni­pu­la­ción bio­ló­gi­ca, dan­do ori­gen a un ver­da­de­ro de­ba­te so­cial. El doc­tor Wil­mut di­jo es­tar can­sa­do de re­ci­bir que­jas y men­sa­jes de preo­cu­pa­ción que le lle­ga­ban des­de lu­ga­res co­mo el Va­ti­cano y has­ta la Casa Blan­ca. Cuan­do na­ció Dolly, Clin­ton, que en esa épo­ca ocu­pa­ba el Des­pa­cho Oval, se co­mu­ni­có de ur­gen­cia con la Co­mi­sión Na­cio­nal de Bioé­ti­ca pa­ra ela­bo­rar un plan de re­gu­la­ción de los usos de la clo­na­ción. “[La clo­na­ción de Dolly] sus­ci­ta se­rios pro­ble­mas éti­cos, en par­ti­cu­lar con re­la­ción al po­si­ble uso de es­ta tec­no­lo­gía pa­ra clo­nar em­brio­nes hu­ma­nos”, de­cla­ró el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano. En Eu­ro­pa, Jac­ques San­ter, lí­der de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, con­vo­có tam­bién a un gru­po de ex­per­tos en cien­cias, le­yes, fi­lo­so­fía y teo­lo­gía pa­ra dis­cu­tir las con­se­cuen­cias éti­cas de la clo­na­ción.

Mien­tras tan­to, des­ta­ca­dos cien­tí­fi­cos co­mo el ru­so Lev Ernst, co­no­ci­do en el cam­po de la in­ge­nie­ría mo­le­cu­lar, se de­cla­ra­ban a fa­vor del avan­ce de la cien­cia: “La prohi­bi­ción de la clo­na­ción es to­tal­men­te in­fun­da­men­ta­da y só­lo pue­den ha­cer­la los di­le­tan­tes”, di­jo en una en­tre­vis­ta, “mi­les de clo­na­dos vi­ven en­tre no­so­tros: me re­fie­ro a los ge­me­los uni­vi­te­li­nos, pe­ro ca­da uno de ellos tie­ne su pro­pio ca­rác­ter. Es de­cir, que la clo­na­ción no es con­tra na­tu­ra”, de­fen­día el cien­tí­fi­co.

En la his­to­ria re­cien­te de la me­di­ci­na los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­za­ción

in vi­tro, la con­ge­la­ción de los em­brio­nes hu­ma­nos y la clo­na­ción de ór­ga­nos co­mo co­ra­zo­nes, hí­ga­dos y ri­ño­nes (que to­da­vía se en­cuen­tra en fa­se ex­pe­ri­men­tal) se en­fren­ta­ron a con­tro­ver­sias si­mi­la­res.

Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de es­tos, la clo­na­ción hu­ma­na si­gue sien­do ob­je­to de un re­cha­zo muy gran­de dos dé­ca­das des­pués. Los ma­yo­res re­ce­los que con­ci­ta la clo­na­ción de se­res hu­ma­nos tie­ne que ver con lo im­pre­vi­si­ble de sus con­se­cuen­cias; se te­me por ejem­plo, que pue­da lle­var a mu­ta­cio­nes.

La evi­den­cia de que la téc­ni­ca es mu­cho más ries­go­sa de lo que se ha­bía pre­di­cho no ayu­da a di­si­par esos mie­dos: la ma­yo­ría de los in­ten­tos de clo­na­ción en ani­ma­les fa­llan, e in­clu­so mu­chos de los clo­nes que so­bre­vi­ven a me­nu­do su­fren gra­ves pro­ble­mas car­dia­cos, pul­mo­na­res o del sis­te­ma in­mu­ne.

Hoy en día, más de un cien­tí­fi­co cree es­tar cer­ca de con­se­guir la clo­na­ción hu­ma­na. En 2005, el sur­co­reano Woo-Suk Hwang anun­ció que lo ha­bía lo­gra­do, pe­ro lue­go re­sul­tó ser un en­ga­ño. Lo cier­to es que, al me­nos ofi­cial­men­te, to­da­vía no se ha con­se­gui­do si­quie­ra clo­nar a un pri­ma­te.

Can­sa­dos de con­tar ove­jas

Un de­ta­lle que sue­le de­jar­se afue­ra en los re­la­tos so­bre Dolly es que el ob­je­ti­vo ini­cial del gru­po de cien­tí­fi­cos que la tra­jo a la vi­da, en reali­dad no era la clo­na­ción. Unos años an­tes de que na­cie­ra la ove­ja, el go­bierno de Mar­ga­ret That­cher ha­bía he­cho re­cor­tes im­por­tan­tes en el pre­su­pues­to que el Reino Uni­do des­ti­na­ba a la investigación científica. Por eso, el Ins­ti­tu­to Ros­lin de­ci­dió con­cen­trar­se en el siem­pre re­di­tua­ble sec­tor agroa­li­men­ta­rio.

Lo que bus­ca­ban era ma­ni­pu­lar los ge­nes de los ani­ma­les de gran­ja pa­ra que se hi­cie­ran más re­sis­ten­tes a las en­fer­me­da­des y así ha­cer­los pro­du­cir me­jor car­ne, la­na o le­che. “Me que­da­ría muy sor­pren­di­do si fun­cio­na­se, pe­ro PPL [una com­pa­ñía bio­tec­no­ló­gi­ca bri­tá­ni­ca] es­tá pa­gan­do por los ex­pe­ri­men­tos, así que no­so­tros los ha­ce­mos”, co­men­tó Wil­mut a sus co­la­bo­ra­do­res, se­gún el ar­tícu­lo de la re­vis­ta Na­tu­re. Así, el pro­yec­to que cul­mi­nó en Dolly co­men­zó co­mo un in­ten­to por crear ove­jas ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­das. “Dolly de­mos­tró que po­día­mos clo­nar un ma­mí­fe­ro, pe­ro la clo­na­ción no era el pun­to prin­ci­pal. La idea no era clo­nar un cordero per­fec­to y te­ner un mon­tón de co­pias en las co­li­nas. Lo im­por­tan­te no era ha­cer co­pias de ADN sino la po­si­bi­li­dad de al­te­rar ese ADN”, ex­pli­có el pro­fe­sor Wil­mut. Pe­ro in­clu­so con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la re­pro­duc­ción de ani­ma­les, la clo­na­ción to­da­vía se en­fren­ta­ba a mu­chos im­pe­di­men­tos: el pro­ce­di­mien­to es cos­to­so –su­pera los 11.000 dó­la­res por ani­mal– y las pro­ba­bi­li­da­des de éxi­to son ba­jas. Pa­ra lo­grar clo­nar a Dolly, por ejem­plo, se hi­cie­ron 277 in­ten­tos.

An­te es­tas di­fi­cul­ta­des, el in­te­rés de los cien­tí­fi­cos por la clo­na­ción fue mer­man­do y, lo que es más gra­ve, tam­bién el de los in­ver­sio­nis­tas que los fi­nan­cia­ban. La efer­ves­cen­cia ini­cial que pro­vo­có el fe­nó­meno Dolly fue ago­tán­do­se con el tiem­po. Vein­te años des­pués de su na­ci­mien­to, el im­pac­to que se creía que la clo­na­ción iba a te­ner en la me­di­ci­na si­gue ha­cién­do­se es­pe­rar.

Un men­sa­je en la pá­gi­na web del Ins­ti­tu­to Ros­lin ad­vier­te que “ya no lle­van a ca­bo in­ves­ti­ga­cio­nes re­la­cio­na­das con la clo­na­ción de ani­ma­les”. Por su par­te, el pro­pio Wil­mut de­jó de con­tar ove­jas: aho­ra in­ves­ti­ga la ge­ne­ra­ción de cé­lu­las em­brio­na­rias hu­ma­nas a par­tir de te­ji­dos del pro­pio pa­cien­te.

El 14 de fe­bre­ro de 2003, Dolly tu­vo que ser sa­cri­fi­ca­da. Ha­bía vi­vi­do seis años y me­dio –cuan­do la es­pe­ran­za de vi­da de las ove­jas es de 10 a 12– y te­ni­do seis crías. Co­mo sín­to­mas de su en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, la ove­ja su­frió ar­tri­tis y desa­rro­lló una en­fer­me­dad pul­mo­nar. ¿La cien­cia se ol­vi­dó de ella? El Ins­ti­tu­to Ros­lin co­men­tó que “por el mo­men­to es di­fí­cil ar­ti­cu­lar” cuál es el ver­da­de­ro le­ga­do de Dolly. Sin em­bar­go, no hay du­da de que de­jó su mar­ca en la his­to­ria. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.