¿Quién po­ne las re­glas?

Ho­ra­rios, lí­mi­tes, mo­da­les... La pues­ta en mar­cha de un nue­vo ho­gar don­de con­ver­jan hi­jos de pa­re­jas an­te­rio­res y dis­tin­tos há­bi­tos es un gran desafío, pe­ro no im­po­si­ble. Dos ex­per­tos apor­tan bue­nas ideas pa­ra abrir es­ta puer­ta a la vi­da sin mie­do y con g

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR SOL PE­RAL­TA ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Se ter­mi­na de guar­dar la ro­pa en una ge­ne­ro­sa mi­tad del pla­card, se des­plie­gan ju­gue­tes que ha­bi­ta­ron otros cuar­tos in­fan­ti­les, se aco­mo­da al­gún mue­ble que­ri­do que vino en el fle­te e in­clu­so se mez­clan los li­bros. Los de ella y los de él. Cuan­do las apa­rien­cias in­di­can que ter­mi­nó la peor par­te de la mu­dan­za, pa­ra mu­chas fa­mi­lias en­sam­bla­das re­cién co­mien­za la ver­da­de­ra tra­ve­sía.

Por lo ge­ne­ral, uno de los in­te­gran­tes de la pa­re­ja se mu­da a la casa del otro, ini­cian­do una con­vi­ven­cia en la que el ro­man­ti­cis­mo de los pri­me­ros tiem­pos se mez­cla con las nue­vas re­glas de es­ta fa­mi­lia en for­ma­ción, que se es­ta­ble­cen día a día con ca­da pe­que­ño ac­to. Y así co­mo en to­da fa­mi­lia tra­di­cio­nal cuesta tra­ba­jo que el pa­dre y la ma­dre con­cuer­den acer­ca de cier­tas cues­tio­nes de la crian­za; cuan­do se tra­ta de acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to de hi­jos que no son pro­pios, que son de una nue­va pa­re­ja, el desafío se du­pli­ca.

En es­ta aven­tu­ra, se in­ten­ta lle­gar a un pun­to in­ter­me­dio so­bre los te­mas

"Las re­glas que cir­cu­lan fa­mi­liar­men­te es­tán en per­ma­nen­te cons­truc­ción y la au­to­ri­dad de­be ema­nar siem­pre de un adul­to".

cru­cia­les, pe­ro no siem­pre es fá­cil. En es­te sen­ti­do orien­ta la brú­ju­la la psi­coa­na­lis­ta Adria­na Mar­tí­nez, coor­di­na­do­ra asis­ten­cial de la Fun­da­ción Tiem­po: “En la crian­za de los hi­jos el con­sen­so es fun­da­men­tal en­tre la ma­má y el pa­pá; y no ne­ce­sa­ria­men­te de­be lo­grar­se con la pa­re­ja nue­va, aun­que vi­va en la casa”.

A ve­ces no ha­ce fal­ta que se pon­gan en jue­go te­mas co­mo la re­li­gión o la edu­ca­ción, pa­ra que sur­jan cor­to­cir­cui­tos. La di­fe­ren­cia de cri­te­rios se ex­pre­sa en lo co­ti­diano; des­de el es­ta­ble­ci­mien­to de ho­ra­rios y el uso del ce­lu du­ran­te la ce­na, has­ta la ali­men­ta­ción y el tra­to a las mas­co­tas.

“La pa­re­ja nue­va pue­de ocu­par un lu­gar cen­tral, la­te­ral o es­po­rá­di­co en la vi­da del chi­co de acuer­do a la in­ten­si­dad del víncu­lo que ten­ga con el pa­pá o la ma­má que lo su­ma a la vi­da fa­mi­liar”, in­di­ca el psi­có­lo­go Mi­guel Váz­quez. Mar­tí­nez, por su par­te, aña­de: “Tam­bién es de­ter­mi­nan­te la edad de los ni­ños, ya que no es lo mis­mo un ne­ne de cua­tro años que un ado­les­cen­te”.

Los ex­per­tos acla­ran que las re­glas que cir­cu­lan fa­mi­liar­men­te es­tán en per­ma­nen­te cons­truc­ción y que la au­to­ri­dad de­be ema­nar del adul­to. Cuan­do es­to no ocu­rre, esos ni­ños pue­den ma­ni­fies­tar di­fi­cul­ta­des pa­ra aca­tar re­glas en la es­cue­la o man­te­ner con­duc­tas que no son so­cial­men­te acep­ta­das en otros ám­bi­tos, por­que ellos mis­mos son el sín­to­ma de lo que ocu­rre en la casa. Los chi­cos, ten­gan la edad que ten­gan, pue­den sen­tir que la nue­va pa­re­ja vie­ne a ro­bar­se el amor del pa­dre o de la ma­dre. Su actitud ha­cia el nue­vo adul­to es­ta­rá re­la­cio­na­da en for­ma di­rec­ta con cier­tos fac­to­res, co­mo cuán­to les cos­tó la se­pa­ra­ción de sus pa­dres, qué ex­pec­ta­ti­vas de re­con­ci­lia­ción guar­da­ban y, cla­ro, con la nue­va idea de que un ex­tra­ño ocu­pe un lu­gar cen­tral en la vi­da de pa­pá o ma­má.

Pa­ra en­fren­tar es­tas di­fi­cul­ta­des, de­be­mos re­cor­dar que las re­la­cio­nes hu­ma­nas son un apren­di­za­je cons­tan­te y, por eso, te­ne­mos que se­guir bus­can­do el ca­mino día a día, con tem­plan­za y cohe­ren­cia. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.