Sop­hia Amo­ru­so La fá­bu­la de una ce­ni­cien­ta fas­hion

Co­men­zó com­pran­do ro­pa de se­gun­da mano pa­ra ven­der­la por la web. Su ojo pa­ra de­tec­tar per­las vin­ta­ge la con­vir­tió en mul­ti­mi­llo­na­ria y en una de las fi­gu­ras más in­flu­yen­tes de la mo­da.

La Voz del Interior - Rumbos - - Personajes - POR LAU­RA PIASEK

Rei­na del co­mer­cio elec­tró­ni­co y ce­ni­cien­ta de la tec­no­lo­gía, Sop­hiaA­mo­ru­so em­pe­zó re­vol­vien­do per­chas en las tien­das de se­gun­da mano de San Fran­sis­co y hoy pue­de jac­tar­se de ser una de las mu­je­res más po­de­ro­sas del uni­ver­so de la mo­da.

Tal fue el fa­na­tis­mo que es­te per­so­na­je des­per­tó en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, que Net­flix no tar­dó de­ma­sia­do en po­sar su in­te­rés so­bre su pe­cu­liar his­to­ria. Girl

Boss (al­go así co­mo “chi­ca je­fa” en es­pa­ñol) es el nom­bre del nue­vo pla­to fuer­te de la pla­ta­for­ma de

strea­ming ins­pi­ra­do li­bre­men­te en la au­to­bio­gra­fía de la em­pren­de­do­ra con el mis­mo nom­bre.

En 2006 Amo­ru­so de­tec­tó una idea de ne­go­cio ca­paz de ale­jar­la de los vai­ve­nes la­bo­ra­les en los que es­ta­ba su­mi­da: com­prar ro­pa de se­gun­da mano a pre­cios re­la­ti­va­men­te ba­jos en los lo­ca­les de su ba­rrio pa­ra lue­go re­ven­der­la en el por­tal eBay al me­jor pos­tor. Po­nien­do en prác­ti­ca sus co­no­ci­mien­tos bá­si­cos de HTML, y ha­cien­do de MySpace –la red so­cial en bo­ga en aque­lla épo­ca– su prin­ci­pal alia­do a la ho­ra de con­tac­tar con aman­tes de la ro­pa

vin­ta­ge, la jo­ven de 23 años ter­mi­nó por con­ver­tir­se en una de las pri­me­ras en en­ten­der las re­glas del jue­go de la ven­ta on­li­ne: lo más im­por­tan­te era ofre­cer fo­to­gra­fías de ca­li­dad y ha­cer de la aten­ción per­so­na­li­za­da su ca­ba­lli­to de ba­ta­lla.

Nasty Gal–en ho­me­na­je al dis­co de la can­tan­te Betty Mi­les– se­ría el nom­bre ele­gi­do por Amo­ru­so pa­ra la start-up que ter­mi­na­ría por en­ri­que­cer­la. Al­gún tiem­po des­pués la em­pre­sa­ria lan­za­ría su pro­pia tien­da web, y más tar­de se ani­ma­ría a su­mar a la ven­ta de usa­dos pren­das di­se­ña­das por su pro­pia fir­ma.

“Qui­zás Girl Boss sea la nue­va pa­la­bra del fe­mi­nis­mo”, ha lle­ga­do a de­cla­rar Amo­ru­so en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Elle cuan­do su ne­go­cio to­da­vía iba vien­to en po­pa, y al­re­de­dor de su mar­ca ya ha­bía co­men­za­do a for­mar­se una co­mu­ni­dad de mu­je­res ávi­das por se­guir su ejem­plo. Pe­ro en 2016, y tras ha­ber al­can­za­do fac­tu­ra­cio­nes anua­les mi­llo­na­rias, Nasty Gal se de­cla­ró en ban­ca­rro­ta. Sal­pi­ca­da por de­man­das la­bo­ra­les –tres de sus em­plea­das ase­gu­ra­ron ha­ber si­do des­pe­di­das du­ran­te su ba­ja de ma­ter­ni­dad–, Amo­ru­so de­bió dar un pa­so al cos­ta­do y ven­der su em­pre­sa va­lua­da en 200 mi­llo­nes de dó­la­res por una dé­ci­ma par­te de su va­lor. “Es­toy to­da­vía apren­dien­do có­mo ser una bue­na je­fa”, re­co­no­ció en una con­fe­ren­cia pos­te­rior al ba­ta­ca­zo y ha­cién­do­se eco de las crí­ti­cas fren­te a una bue­na can­ti­dad de se­gui­do­ras. Una an­ti­he­roí­na que bus­ca rein­ven­tar­se, y sal­var su ima­gen, des­pués de la caí­da. •

Una vi­da de se­rie Pro­ta­go­ni­za­da por Britt Ro­ber­tson (To­mo­rrow­land) y pro­du­ci­da por Char­li­ze The­ron, Girl Boss es una se­rie re­cién es­tre­na­da por Net­flix que na­rra en cla­ve de fic­ción la his­to­ria em­pren­de­do­ra de Sop­hia Amo­ru­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.