El ni­do del Ba­si­lis­co

La Voz del Interior - Rumbos - - Conseguí - POR CRIS­TI­NA BA­JO

En el Bes­tia­rio de San­ta Hil­de­gar­da (1098-1179) fi­gu­ran al­gu­nos ani­ma­les -pre­sun­ta­men­te ima­gi­na­rios­que de vez en cuan­do nos so­bre­sal­tan con la no­ti­cia de ha­ber si­do avis­ta­dos en al­gún lu­gar re­mo­to.

No me re­fie­ro al chu­pa­ca­bras de Mé­xi­co y la Amé­ri­ca Cen­tral, sino a otro mu­cho más an­ti­guo: el ba­si­lis­co de la Bi­blia, el de las pe­sa­di­llas de mi in­fan­cia, con el que me asus­ta­ba al­gu­na ni­ñe­ra.

Es­te ser te­mi­ble, nom­bra­do en los me­jo­res bes­tia­rios des­de la An­ti­güe­dad has­ta el Re­na­ci­mien­to, lle­gó a nues­tras tie­rras en la me­mo­ria de los ma­ri­ne­ros que des­cu­brie­ron Amé­ri­ca. Pe­ro, co­mo es­cri­be Fran­cis­co Luis Ber­nár­dez, “es­qui­van­do a los es­cép­ti­cos zoó­lo­gos del si­glo XIX, ha­lló re­fu­gio no en la fría ra­zón de los sa­bios na­tu­ra­lis­tas, sino en la cá­li­da fe de las gen­tes in­doc­tas; que son, a fin de cuen­tas, las que siem­pre tie­nen ra­zón".

Esa ra­zón de la sin­ra­zón es lo que más me cau­ti­vó del pá­rra­fo: los ima­gi­na­ti­vos que­re­mos creer en co­sas im­pro­ba­bles, en ha­das, áni­mas y ani­ma­les mis­te­rio­sos, por más pe­li­gro­so que sea en­con­trar­se con ellos.

El ba­si­lis­co es, a la vez, ser­pien­te y pá­ja­ro. Se cree que nace de un hue­vo de ga­lli­na vie­ja que es cap­tu­ra­do por una ví­bo­ra -en otras re­gio­nes, por un es­cuer­zo- que lo apar­ta pa­ra em­po­llar­lo. Aun­que pe­que­ño, su as­pec­to es te­rro­rí­fi­co: tie­ne cuer­po de ser­pien­te, pe­ro alas es­pi­no­sas, dos pa­res de pa­tas de ga­llo y una co­la en es­po­lón. So­bre la ca­be­za, co­mo el pa­vo real, pe­ro sin su be­lle­za, lu­ce una co­ro­na.

Se con­si­de­ra­ba a es­te en­gen­dro pe­li­gro­sí­si­mo: ¿qué no po­dría ha­cer­nos, si su alien­to se­ca­ba to­do al­re­de­dor de él y po­día de­sin­te­grar pie­dras mien­tras in­cen­dia­ba hier­bas y plan­tas? Pe­ro eso es ape­nas una mues­tra de su po­der; el ver­da­de­ro pe­li­gro es­ta­ba en sus ojos, que con­ver­tían en pie­dra a hom­bres y

Es­te ser es, a la vez, ser­pien­te y pá­ja­ro. Di­cen que lo me­jor es te­ner en ca­sa es­pe­jos, pues mo­ri­rá an­te el re­fle­jo de su mi­ra­da.

ani­ma­les. Se­gún la le­yen­da eu­ro­pea, so­la­men­te dos ani­ma­les po­dían ven­cer­lo: el ga­llo, con su rís­pi­do can­to, y la co­ma­dre­ja con sus afi­la­dos dien­tes.

Hay en la Bi­blia un tex­to in­quie­tan­te -en el li­bro de Je­re­mías, don­de Jeho­vá ame­na­za creo que a los cal­deos- con en­viar­les ba­si­lis­cos, “que, so­lo con el te­mor de su vis­ta, mo­ri­rán. Y con­tra ellos no val­drán en­can­ta­mien­tos”.

Pe­ro hay di­fe­ren­cias en­tre los ba­si­lis­cos de tiem­pos y so­cie­da­des tan re­mo­tas, con los que co­no­ce­mos por es­tas tie­rras. El nues­tro tie­ne un so­lo ojo, nace de ga­lli­na vie­ja, en cuan­to pue­de mo­ver­se se es­con­de y des­de la os­cu­ri­dad ha­ce da­ño. Co­mo se le atri­bu­ye a su mi­ra­da el po­der de la Gor­go­na, lo me­jor es te­ner es­pe­jos en to­das las ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa, y a ve­ces más de uno en ca­da cuar­to, pues de esa ma­ne­ra, al mi­rar­se im­pre­vis­ta­men­te, mo­ri­rá de su pro­pia mi­ra­da.

Una vez que ha he­cho ni­do en una ca­sa -le bas­ta un res­qui­cio en­tre bal­do­sas, un hue­co en la pa­red, una aber­tu­ra en los ci­mien­tos, un rin­cón en el te­cho-, sal­drá de no­che y be­be­rá la san­gre o los hu­mo­res de sus ha­bi­tan­tes, pro­du­cién­do­les tos, tu­bercu­losis o anemia. So­lo po­de­mos aca­bar con él si­tuán­do­nos de es­pal­das al lu­gar don­de se gua­re­ce, con un es­pe­jo de mano mi­ran­do a la en­tra­da de su es­con­di­te. Al sa­lir, des­cui­da­do, se ve­rá en el azo­gue y, co­mo Me­du­sa, mo­ri­rá de in­me­dia­to.

Pe­ro, al de­cir de Emily Dic­kin­son, no de­be­mos te­mer al mal que lle­ga de afue­ra, sino al que anida en nues­tro co­ra­zón. En es­te ca­so, po­dría­mos lla­mar­lo “mal de ojo”, aquel que en­cien­de la en­vi­dia o el re­sen­ti­mien­to.

Su­ge­ren­cias: 1) In­ves­ti­gar nues­tras su­pers­ti­cio­nes; di­cen mu­cho de no­so­tros co­mo pue­blo; 2) Pro­pon­go es­cri­bir un cuen­to con es­te te­ma, que atrae­ría a Step­hen King; 3) Bus­car la his­to­ria de Me­du­sa. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.