JUA NES BUS­CAN­DO UN SÍM­BO­LO DE PAZ

En su era de la ma­du­rez, el can­tau­tor co­lom­biano le es­ca­pa a cual­quier zo­na de con­fort. Apo­yó abier­ta­men­te el pro­ce­so de paz en su país, lo que le va­lió una ca­ta­ra­ta de crí­ti­cas por par­te de aque­llos que re­cha­za­ban el acuer­do con la gue­rri­lla de las FARC.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Por Ja­vier Fir­po Fo­tos Vera Ro­sem­berg

Sa­be Juanes que es­tá en un mo­men­to bi­sa­gra de su ca­rre­ra. Tie­ne en cla­ro que con su flamante dis­co,

Mis pla­nes son amar­te, se jue­ga bue­na par­te de su fu­tu­ro, aun­que el co­lom­biano sea uno de los pe­sos pe­sa­dos de la mú­si­ca la­ti­na de los úl­ti­mos 15 años. Ha ven­di­do más de 15 mi­llo­nes de pla­cas y es­cri­to hits co­mo “La ca­mi­sa ne­gra”, “A Dios le pi­do”, “Yer­ba­te­ro” o “Na­da val­go sin tu amor”, que con­ta­gia­ron de son e hi­cie­ron bai­lar a to­do un con­ti­nen­te. “Pe­ro eso es pa­sa­do. Hoy el mer­ca­do es muy di­fe­ren­te y el ‘clien­te’ só­lo pien­sa en el pre­sen­te”, ase­gu­ra el can­tau­tor na­ci­do en Me­de­llín ha­ce 44 años.

Juanes afir­ma que con su ál­bum re­cién hor­nea­do es­tá vi­vien­do una suer­te de re­na­ci­mien­to. En­ton­ces, pa­ra re­na­cer, ¿hu­bo que mo­rir? “Es­tu­ve des­en­chu­fa­do un tiem­po, muer­to ar­tís­ti­ca­men­te, pe­ro aho­ra sien­to que es­toy en­tran­do en con­tac­to nue­va­men­te. Me sien­to en paz, se­reno y muy li­viano, aun­que tam­bién apa­re­cen los ner­vios en­ten­di­bles”, arre­me­te en un mano a mano con Rum­bos. “Cuan­do se vuelve a ser uno mis­mo, la tran­qui­li­dad es ma­yús­cu­la. Hoy lo más im­por­tan­te es que sé quién soy, de dón­de ven­go y pa­ra dón­de voy”, re­fle­xio­na.

¿Qué sig­ni­fi­ca en con­cre­to lo de “muer­to ar­tís­ti­ca­men­te”?

Des­ga­na­do, abu­rri­do de lo que ha­cía, po­cos es­tí­mu­los pa­ra es­cri­bir. Lo que po­dría ser una cri­sis. Fue un pe­río­do en­tre 2014 y 2016 que no en­con­tra­ba al­go que me in­cen­ti­va­ra. Es­ta­ba co­mo mar­chi­to, tris­te, por eso de­ci­dí lla­mar­me a si­len­cio.

¿Se apren­de de esas si­tua­cio­nes?

Por su­pues­to. Creo que yo apren­dí a acep­tar esos ba­jo­nes, son cri­sis de las que na­die es­tá exen­to. Acep­té mi con­di­ción, y mi des­co­ne­xión, apo­yán­do­me en mi fa­mi­lia, que re­sul­tó vi­tal pa­ra re­to­mar la sen­da.

Es gra­cias­con lla­ma­ti­vo per­so­na­sa tu mú­si­ca­lo que in­flu­yen­tes­de­cís, pu­dis­te por­que co­dear­te­co­mo Ba­rack Oba­ma, quien se de­cla­ró fan tu­yo; has or­ga­ni­za­do con­cier­tos be­né­fi­cos, to­cas­te en los Mun­dia­les de Fút­bol de Ale­ma­nia y Su­dá­fri­ca, y es­tu­vis­te en tres ga­las de Pre­mios No­bel de la Paz… ¿Abu­rri­do?

Soy un agra­de­ci­do por el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que me brin­dó la mú­si­ca, que yo fui pro­fun­di­zan­do con mi com­pro­mi­so so­cial y si se quie­re po­lí­ti­co. Fue un ida y vuel­ta que me per­mi­tió te­ner con­tac­to con gran­des per­so­na­li­da­des co­mo el pro­pio Oba­ma, o el pre­si­den­te co­lom­biano Juan Ma­nuel San­tos, a quien acom­pa­ñé a Os­lo en di­ciem­bre pa­ra re­ci­bir el No­bel de la Paz por su in­ce­san­te lu­cha.

Y el mis­mo San­tos te re­co­no­ció an­te el mun­do, lo mis­mo que Sting, allí pre­sen­te…

Fue al­go in­creí­ble es­tar allí, me sen­tía or­gu­llo­so de ser co­lom­biano, acom­pa­ñan­do a mi pre­si­den­te que era re­co­no­ci­do por su lu­cha con­tra las FARC. Son ins­tan­tá­neas que que­da­rán gra­ba­das de por vi­da, que tie­nen que ver con mi com­pro­mi­so so­cial, mi po­si­ción po­lí­ti­ca y mi cla­ro men­sa­je en el que des­tie­rro la cons­truc­ción de mu­ra­llas. Eso es una co­sa que lle­vo en la san­gre, des­pués es­tá la fa­ce­ta ar­tís­ti­ca, que pue­de per­der el rum­bo… La vi­da de un mú­si­co es co­mo un via­je en mon­ta­ña ru­sa. Hay al­ti­ba­jos, adre­na­li­na, es­fuer­zo, vér­ti­go y quie­tud. Mu­chas ve­ces la bri­sa te aca­ri­cia la ca­ra y otras es­tás con la ca­be­za a pun­to de es­tre­llár­te­la con­tra el pi­so.

Ser o no ser (reg­gae­ton)

Pa­sa­ron más 15 años del de­but so­lis­ta de Juanes y 13 des­de el dis­co

Mi san­gre, que lo ca­ta­pul­tó al fir­ma­men­to del pop global. Pe­ro hoy la ofer­ta es más la­xa, efí­me­ra y con so­lo gi­rar el pes­cue­zo apa­re­cen va­lo­res ¿vo­lá­ti­les? pe­ro que so­plan la nu­ca y pi­san fuer­te, co­mo Luis Fon­si, J. Bal­vin, Ozu­na, Nicky Jam, Yan­del, Wi­sin y Daddy Yan­kee, quie­nes mo­no­po­li­zan el mer­ca­do del reg­gae­ton, ade­más del his­tó­ri­co Ricky Mar­tin, una su­per­es­tre­lla que jun­to a Ma­lu­ma, otro de as­cen­so me­teó­ri­co, hi­cie­ron es­tra­gos con el vi­deo “Ve­te Pa’Ca”.

¿Por qué no ha­cés reg­gae­ton?

(son­ríe) Por­que to­do el mun­do lo ha­ce. No me in­tere­sa se­guir a la ma­na­da. Si qui­sie­ra un éxi­to ase­gu­ra­do, o te­ner más li­kes en las re­des, ha­ría un due­to con al­gu­nos de los reg­gae­to­ne­ros, co­mo es­tán ha­cien­do to­dos… No es una crí­ti­ca, al con­tra­rio, me sor­pren­de la po­pu­la­ri­dad que ha al­can­za­do.

¿Pen­sás que es­tá de mo­da, que es al­go cí­cli­co?

Yo creo que és­te reg­gae­ton lle­gó pa­ra que­dar­se. A di­fe­ren­cia del gé­ne­ro an­te­rior, de ha­ce 15 años, que era más heavy, és­te es más pop.

¿Te gus­ta el reg­gae­ton?

Sí, cla­ro, es bien ché­ve­re, me gus­ta bai­lar­lo, pe­ro no me in­tere­sa in­ter­pre­tar­lo. Ya hay su­fi­cien­tes ar­tis­tas

“Cre­cí con las can­cio­nes de Car­los Gar­del. Y Ce­ra­ti fue siem­pre mi guía mu­si­cal”.

que lo ha­cen muy bien. ¿Qué pue­do apor­tar yo? ¿Qué tie­ne que ver el reg­gae­ton y su es­té­ti­ca con­mi­go?

Pue­de so­nar a me­nos­pre­cio…

No, her­mano, nun­ca... A mí me gus­ta co­mo oyen­te. Soy fan de un co­lom­biano que se lla­ma Te­go Cal­de­rón, que es bien ‘em­pa­rran­dao’, me gus­ta J. Bal­vin, y te con­fie­so que mis hi­jos mue­ren por Daddy Yan­kee. Y es­tá muy ri­co que les gus­te, por­que Daddy pro­vo­ca con­ta­gio. Yo no soy una per­so­na ra­di­cal, me sien­to am­plio.

Ha­ce un tiem­po Cha­yan­ne nos de­cía que se ne­ce­si­ta­ba la unión de los Ricky Mar­tin, los Juanes, los Ma­lu­ma… No mi­rar­los co­mo ri­va­les, sino co­mo co­le­gas.

To­tal­men­te de acuer­do con Cha­yan­ne. Creo que nos te­ne­mos que unir por el bien de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. Es­toy de acuer­do en que nos ne­ce­si­ta­mos; de he­cho, qué ca­sua­li­dad, ha­ce unos días ha­bla­ba con Ale­jan­dro Sanz y coin­ci­día­mos en ese pun­to, en lo vi­tal que es que los ar­tis­tas his­pa­no­par­lan­tes po­da- mos acer­car­nos más. Con Ale­jan­dro man­te­ne­mos una re­la­ción muy cer­ca­na, de lla­mar­nos pa­ra ver qué le pa­re­ce el tra­ba­jo del otro. O con Mi­guel Bo­sé, a quien he con­sul­ta­do pa­ra que me eche una mano con la le­tra de un te­ma… Él es un ani­mal a la ho­ra de es­cri­bir. Tam­bién Juan Luis Gue­rra, con quien te­ne­mos una be­lla amis­tad, me dio un es­pal­da­ra­zo cuan­do se lo re­que­rí. Son mu­chos años los que uno lle­va por es­ta ca­rre­te­ra y creo que he de­ja­do una bue­na ima­gen.

¿Qué sue­na en tu ca­sa aho­ra o qué bus­cás en Spo­tify?

Ten­go mo­men­tos ca­da vez más fre­cuen­tes en los que ne­ce­si­to es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca pa­ra es­tu­diar e ins­pi­rar­me. Y me doy pan­za­das de Mo­zart, Beet­ho­ven, Schu­bert, Schu­mann, que no de­ja de sor­pren­der­me los ge­nios que eran. Des­pués sue­lo es­tu­diar to­man­do cla­ses de gui­ta­rra vía You­Tu­be, con Pat Met­heny, y me que­do ho­ras fren­te al mo­ni­tor to­can­do y co­rri­gien­do. Y si quie­ro es­cu­char so­lo pa­ra dis­fru­tar de la mú­si­ca mien­tras to­mo una cer­ve­ci­ta con unos que­sos, ahí sue­nan Cae­tano Ve­lo­so, Jor­ge Drex­ler, Sil­vio Ro­drí­guez y Car­los Gar­del, o cam­bio abrup­ta­men­te y pa­so a Beck, Me­ta­lli­ca y Se­pul­tu­ra. Soy ecléc­ti­co...

¿Gar­del di­jis­te?

Sí, en mi ca­sa de Me­de­llín yo cre­cí con don Car­los Gar­del. Me lo in­cul­ca­ron mi pa­dre y mi her­mano ma­yor. Y yo lo imi­ta­ba, que­ría te­ner esa voz in­creí­ble, pe­ro nun­ca lo­gré lle­gar­le ni a las ro­di­llas. Tam­bién en mi ado­les­cen­cia eran fu­ror en Co­lom­bia Los Chal­cha­le­ros, a los que fui a ver va­rias ve­ces por­que en Me­de­llín eran gi­gan­tes. Re­cuer­do que las en­tra­das ha­bía que sa­car­las con va­rios me­ses de an­ti­ci­pa­ción por­que col­ma­ban el tea­tro más gran­de de la ciu­dad.

¿To­mas­te “pres­ta­do” al­go de mú­si­cos ar­gen­ti­nos?

A ni­vel pro­fe­sio­nal, el ma­yor re­fe­ren­te es Gus­ta­vo Ce­ra­ti, un mo­de­lo im­po­si­ble de al­can­zar, pe­ro mo­de­lo al fin . Fue de­ma­sia­do >>>>

>>>> ge­nio a la ho­ra de com­po­ner, de can­tar y de to­car la gui­ta­rra. Es al­guien a quien ten­go siem­pre a mano, es un fa­ro que per­mi­te exi­gir­me ca­da día más. Pe­ro cuan­do mis le­tras apun­tan más a las raí­ces y a lo au­tóc­tono, más por el al­ma que por la téc­ni­ca, ahí pien­so en Los Chal­cha­le­ros y tam­bién en Los Vis­con­ti, un dúo que ten­go en­ten­di­do que aquí no es tan fa­mo­so, pe­ro que arra­só en Co­lom­bia. Si te pre­gun­to rá­pi­da­men­te por una pos­tal, una ima­gen tu­ya en un es­ce­na­rio, la que quie­ras, ¿cuál te apa­re­ce aho­ra? Com­par­tir el es­ce­na­rio con Mick Jag­ger, bah, con los Sto­nes. Fue una no­che so­ña­da e inol­vi­da­ble de mar­zo de 2016, en Bo­go­tá. Es­ta­ba muy ner­vio­so, pe­ro cuan­do los co­no­cí, pre­vio al show, me en­con­tré con unos ti­pos sú­per hu­mil­des, co­mu­nes y co­rrien­tes, que en­sa­ya­ban en un cuar­ti­to mi­núscu­lo y la pa­sa­ban sú­per. Me die­ron la bien­ve­ni­da y me su­ma­ron al gru­po co­mo si fue­ra un ami­go de to­da la vi­da. Es la simpleza de los gran­des de ver­dad, ni más ni me­nos. No soy muy cho­lu­lo -¿se di­ce así acá, no?-, pe­ro ca­da tan­to veo las fo­tos de esa ve­la­da en la que es­toy to­can­do al la­do de Mick Jag­ger y to­da­vía no lo pue­do creer.

Co­lom­bia, Trump y el mun­do

Re­si­den­te en Mia­mi, pe­ro na­ci­do en Me­de­llín en 1972, Juanes sien­te que hoy no aban­do­na­ría su ciu­dad na­tal co­mo sí lo hi­zo en 1996. “Si tu­vie­ra aque­lla edad, 23, 24 años, no me iría, por­que Me­de­llín ha cre­ci­do a pa­sos agi­gan­ta­dos, no tie­ne na­da que ver con esa ciu­dad pe­li­gro­sa, en­ce­rra­da en­tre sus mon­ta­ñas… y sus bom­bas. Ten­go re­cuer­dos es­pan­to­sos de cuan­do era ni­ño. El te­mor de vo­lar por los ai­res era pal­pa­ble. Por otra par­te, yo sen­tía que no te­nía na­da que ha­cer en Me­de­llín, ni tam­po­co en Co­lom­bia, que no me abría las puer­tas ni me da­ba una opor­tu­ni­dad. Re­cuer­do que es­ta­ba ob­se­sio­na­do con tra­ba­jar con Gus­ta­vo San­tao­la­lla… y me fui por ne­ce­si­dad per­so­nal, no por un te­ma po­lí­ti­co”, re­me­mo­ra. ¿Te sor­pren­de es­ta ver­sión ac­tual de Me­de­llín? Mu­cho, pa­re­ce una ciu­dad del pri­mer mun­do, con gen­te desa­rro­lla­da y con la men­te abier­ta. De to­das ma­ne­ras, aun­que ya no hay un Pa­blo Es­co­bar, el te­ma del nar­co no se ha po­di­do erra­di­car y hay mi­les de “Pa­bli­tos” en los rin­co­nes. Te la ju­gas­te con tu apo­yo ex­plí­ci­to al pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos du­ran­te el pro­ce­so de paz... Más que al pre­si­den­te San­tos o a un par­ti­do po­lí­ti­co, yo que­ría res­pal­dar el tra­ta­do de paz, por eso via­jé en di­ciem­bre a Os­lo, don­de le en­tre­ga­ron el Pre­mio No­bel. Apo­yé esa me­di­da, esa con­vic­ción de Juan Ma­nuel San­tos pa­ra de­fen­der la paz co­mo sea, pe­ro no quie­re de­cir que es­té de acuer­do con to­do lo que ha­ce San­tos. ¿Pa­gas­te al­gún pre­cio por eso? Siem­pre tie­ne su cos­to ju­gár­se­la por al­go y hay mu­cha gen­te que me in­sul­ta, que me mal­tra­ta por las re­des y que me lla­ma “co­mu­nis­ta” (son­ríe per­ple­jo). Y ha­ce ocho años, cuan­do apo­ya­ba a otro pre­si­den­te (Ál­va­ro Uri­be), me til­da­ban de “te­rro­ris­ta”. Cuan­do ac­túas po­lí­ti­ca­men­te, nun­ca te sal­vas del agra­vio. ¿Có­mo te ca­yó, co­mo co­lom­biano, la se­rie “El pa­trón del mal”? Al prin­ci­pio me mo­les­tó, no me caía bien has­ta que me in­sis­tie­ron pa­ra que la vie­ra. Y des­cu­brí a un ac­to­ra­zo co­mo An­drés Pa­rra, que ha­ce una per­so­ni­fi­ca­ción ma­ra­vi­llo­sa de Es­co­bar. Pe­ro te re­co­noz­co que me si­gue ha­cien­do rui­do que la se­rie so­bre nar­cos re­sul­te un re­fe­ren­te pa­ra los ‘pe­laos’ (jó­ve­nes), que lo tie­nen co­mo un ído­lo a Es­co­bar. Me due­le que en Net­flix esa se­rie fun­cio­ne tan bien y que Co­lom­bia es­té aso­cia­da al mun­do del nar­co­trá­fi­co. ¿Te preo­cu­pa, co­mo latino,que Trump sea pre­si­den­te? Lo que me preo­cu­pa es el len­gua­je que em­plea Trump, las for­mas de ma­ne­jar­se y de ac­tuar, tan ava­sa­llan­tes. Yo es­toy en re­gla, con to­dos los pa­pe­les en or­den –bro­mea-, pe­ro lo que me asus­ta de Trump a di­fe­ren­cia de Oba­ma es su im­pre­vi­si­bi­li­dad y ni­vel de im­pro­vi­sa­ción. ¿Sen­tís que en es­te mo­men­to de tu vi­da y tu ca­rre­ra es­tás yen­do un po­co co­mo a con­tra­co­rrien­te? Pue­de ser. Creo que es­toy en un mo­men­to de la vi­da en el que ya no quie­ro co­rrer más. No sien­to que ten­ga que de­mos­trar al­go. Es­to de la ca­rre­ra… ¿qué sig­ni­fi­ca? No quie­ro co­rrer más, quie­ro pen­sar me­jor. En­tien­do que a los 20 o 30 pen­sa­ra di­fe­ren­te, pe­ro ya ten­go 44 años, hoy ne­ce­si­to bus­car sa­tis­fac­ción. Y es­te tra­ba­jo es al­go di­fe­ren­te, me la ju­gué ar­tís­ti­ca­men­te y, de al­gu­na ma­ne­ra, de­ci­dí no ha­cer lo que to­dos ha­cen. ¿En qué te la ju­gas­te? Hoy vi­vi­mos en la cul­tu­ra del “Fast Li­fe, Fast Mu­sic”. To­do ‘ra­pi­ti­co’ y bre­ve. Vi­deos de 15, 20 se­gun­dos en Ins­ta­gram, Snap­chat, ¿quién le de­di­ca­rá 50 mi­nu­tos a ver al­go que yo ha­go? Yo apues­to y con­fío en que to­da­vía hay un mer­ca­do ávi­do de es­te ti­po de ma­te­rial. Úl­ti­ma: vos fut­bo­le­ro, hin­cha de Na­cio­nal de Me­de­llín, pe­ro so­bre to­do ad­mi­ra­dor de Jo­sé Pe­ker­man, DT de la Se­lec­ción Co­lom­bia. Es que Pe­ker­man que­da­rá en la his­to­ria del fút­bol co­lom­biano por­que ha trans­for­ma­do men­tal­men­te a la Se­lec­ción, a los ju­ga­do­res. Gra­cias a Pe­ker­man hay una idea de jue­go, pe­ro so­bre to­do un se­llo, una per­so­na­li­dad que nun­ca se ha­bía con­se­gui­do. Pue­de ga­nar o per­der, pe­ro qui­sie­ra a Pe­ker­man por diez años más. •

“El ar­tis­ta siem­pre pa­ga un pre­cio cuan­do se la jue­ga por al­go po­lí­ti­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.