La ser­pien­te del Ni­lo

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Hay mu­je­res que pa­san a la his­to­ria por­que su pre­sen­cia fue pro­vi­den­cial pa­ra su país, co­mo Isa­bel la Ca­tó­li­ca, Jua­na de Ar­co y Ca­ta­li­na la Gran­de. Tal fue el ca­so de la rei­na Cleo­pa­tra de Egip­to, a quien le to­có com­par­tir ba­ta­llas y amo­res con dos fi­gu­ras le­gen­da­rias de Ro­ma: Ju­lio Cé­sar y Mar­co Antonio. Ro­ma, por en­ton­ces, era el im­pe­rio más fuer­te del mun­do Oc­ci­den­tal.

Con ellos gue­rreó, los se­du­jo, qui­zás los amó, y los per­dió. Pues quien de­ci­dió su des­tino fue el hi­jo adop­ti­vo de Cé­sar –y le­gí­ti­mo he­re­de­ro– Oc­ta­vio, quien, aun­que más jo­ven que los an­te­rio­res, no se de­jó se­du­cir por los en­can­tos de la rei­na.

Pe­ro lo que mar­có el des­tino de su país pa­ra siem­pre fue su muer­te, ya que aquel Egip­to mag­ní­fi­co, ri­co y di­ver­so, pasó a ser des­de en­ton­ces una pro­vin­cia más del Im­pe­rio Ro­mano.

Po­co es en reali­dad lo que sa­be­mos, a me­nos que lo ha­ya­mos es­tu­dia­do, so­bre es­ta rei­na, pe­ro su vi­da, sus aven­tu­ras, sus lo­gros, su in­te­li­gen­cia y su be­lle­za han ins­pi­ra­dos cua­dros, obras de tea­tro, no­ve­las y pe­lí­cu­las épi­cas a tra­vés de los si­glos.

Si re­vi­sa­mos la his­to­ria de Egip­to ve­re­mos que es­ta mu­jer, ya je­fa de es­ta­do, te­nía so­lo 18 años cuan­do co­no­ció a Ju­lio Cé­sar. Era, in­du­da­ble­men­te, muy be­lla, pe­ro tam­bién era fa­mo­sa por ha­blar mu­chos idio­mas, por su con­ver­sa­ción, su cultura y su in­te­li­gen­cia: en­tre otras dis­ci­pli­nas, co­no­cía de li­te­ra­tu­ra, arit­mé­ti­ca, geo­me­tría, as­tro­no­mía y me­di­ci­na, ade­más de his­to­ria, fi­lo­so­fía y ma­te­má­ti­cas, aun­que su fuer­te era la política. Se di­ce que po­día ha­blar con sus súb­di­tos ya fue­ran he­breos, ára­bes, me­dos, si­rios o par­tos, sin ol­vi­dar los etío­pes. Su tra­to era fa­mo­sa­men­te se­duc­tor: sus ges­tos y ade­ma­nes, el so­ni­do de su voz, al pun­to de que un his­to­ria­dor de la épo­ca co­men­tó: “Pla­tón re­co­no­ce cua­tro for­mas

So­bre la vi­da de Cleo­pa­tra de Egip­to es po­co lo que sa­be­mos, pe­ro su as­tu­cia, su cultura y su be­lle­za son pro­ver­bia­les.

de se­duc­ción, pe­ro ella co­no­cía mil.”

Se su­po­ne que de­bía ser muy in­te­li­gen­te, cau­ta y as­tu­ta, pues so­bre­vi­vió en una cor­te que no la apre­cia­ba y que cons­tan­te­men­te tra­ta­ba de li­brar­se de ella. Cleo­pa­tra, na­ci­da en el año 69 a.C. lle­gó a rei­nar por una se­rie de epi­so­dios de los que en par­te fue res­pon­sa­ble, pe­ro no le re­sul­tó fá­cil man­te­ner­se en el po­der: el río Ni­lo se des­bor­dó, las co­se­chas se per­die­ron y el pue­blo mo­ría de ham­bre. Ro­ma mos­tra­ba ya las ga­rras y en la cor­te su her­mano con­fa­bu­la­ba pa­ra rap­tar­la. Con­si­guió huir a Si­ria, don­de lo­gró re­unir un ejér­ci­to y avan­zó ha­cia su tie­rra.

Sa­bien­do que Ju­lio Cé­sar se pre­sen­ta­ría pa­ra tra­tar te­mas de la di­nas­tía –co­mo ha­bía de­ja­do cons­tan­cia su tu­tor- se le ocu­rrió con­se­guir la pro­tec­ción de és­te, y se va­lió de un tru­co muy no­ve­les­co: con ser­vi­do­res de con­fian­za, se ocul­tó, des­nu­da, den­tro de una al­fom­bra en­ro­lla­da que fue lle­va­da an­te el ro­mano co­mo un re­ga­lo de los cor­te­sa­nos egip­cios. Cé­sar ya era un ge­ne­ral ma­du­ro y que­dó pren­da­do de los en­can­tos de aque­lla jo­ven de 18 años que ha­bía em­plea­do tal sub­ter­fu­gio pa­ra lle­gar a él.

A raíz de aquel en­cuen­tro, Cé­sar de­ci­dió ayu­dar a la jo­ven rei­na a con­se­guir el trono, se con­vir­tió en su aman­te y tu­vie­ron un hi­jo al que lla­ma­ron Ce­sa­rión.

Aun­que to­do pa­re­cía fa­vo­re­cer a la jo­ven rei­na, el des­tino aún le de­pa­ra­ba mu­chos so­bre­sal­tos.

Su­ge­ren­cias: 1) Bus­car en In­ter­net los cua­dros de: Al­ma Ta­te­ma, Los ju­ga­do­res de ajedrez; Bridg­man, La pro­se­ción de Anu­bis; Pear­ce, C. S., La muer­te del pri­mo­gé­ni­to. En ellos po­de­mos en­con­trar her­mo­sas es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na del Egip­to de Cleo­pa­tra. 2) No pri­var­nos de vol­ver a ver –o de ver por pri­me­ra vez–, la pe­lí­cu­la Antonio y Cleo­pa­tra, con la mag­ní­fi­ca Eli­za­beth Tay­lor y Ri­chard Bar­ton. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.