Ma­má sol­te­ra por elección

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGIA - POR LIC. PA­TRI­CIA MAR­TÍ­NEZ Psi­có­lo­ga de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res han su­fri­do mu­chos cam­bios a lo lar­go de la his­to­ria y, en es­te si­glo, los tra­ta­mien­tos de re­pro­duc­ción asis­ti­da se des­plie­gan co­mo fa­ci­li­ta­do­res de nue­vas di­ná­mi­cas y es­ce­na­rios pa­ra los víncu­los. Sur­gen así las fa­mi­lias ho­mo­pa­ren­ta­les, for­ma­das a par­tir de una pa­re­ja igua­li­ta­ria, y tam­bién los ho­ga­res monoparentales, or­ga­ni­za­dos en torno al de­seo de una so­la per­so­na de ser ma­dre o pa­dre, en­tre otras po­si­bi­li­da­des.

En es­te con­tex­to, ca­da vez son más las mu­je­res que re­cu­rren a la fer­ti­li­za­ción asis­ti­da pa­ra cons­truir su fa­mi­lia en so­li­ta­rio. Quie­nes se ani­man a dar es­te pa­so sue­len ser mu­je­res de más de 35 años con un per­fil ac­ti­vo e in­de­pen­dien­te, que no desean es­pe­rar que el re­loj bio­ló­gi­co di­ga bas­ta; se plan­tean es­te cam­bio con un al­to gra­do de va­len­tía y de­ci­sión, aun­que no con om­ni­po­ten­cia, pues son cons­cien­tes del desafío que im­pli­ca rom­per el mol­de pa­ra pen­sar y lle­var ade­lan­te so­las la crian­za de un hi­jo. Es­ta de­ci­sión, en ge­ne­ral, es­tá pre­ce­di­da por un pro­ce­so de due­lo, ya que el sue­ño de la cons­truc­ción fa­mi­liar con una pa­re­ja no ha po­di­do con­cre­tar­se.

Pe­ro no so­lo las mu­je­res afron­tan es­te ti­po de desafíos. Tam­bién los hom­bres pue­den con­cre­tar el de­seo de ser pa­dres en so­le­dad, o en el mar­co de pa­re­jas igua­li­ta­rias, a tra­vés de la de­no­mi­na­da "su­bro­ga­ción ute­ri­na": se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to co­no­ci­do tam­bién co­mo “vien­tre de al­qui­ler”, me­dian­te el cual una mu­jer ofre­ce y acuer­da la ges­ta­ción del niño pa­ra que lo críe lue­go un pa­dre o una pa­re­ja "pro­crea­cio­nal". En la Ar­gen­ti­na, la téc­ni­ca no se en­cuen­tra re­gu­la­da, pe­ro hay mu­chas ins­ti­tu­cio­nes que tra­ba­jan se­ria­men­te pa­ra dar res­pues­tas a es­tos pa­dres que quie­ren cum­plir su sue­ño.

El ras­go co­mún de las per­so­nas que se ani­man a es­tos nue­vos mo­de­los fa­mi­lia­res es su gran aper­tu­ra a la ex­pe­rien­cia. Lle­gan a la de­ci­sión con ilu­sión y se­gu­ri­dad pa­ra abrir la puer­ta a un mun­do nue­vo e im­pen­sa­do has­ta aho­ra. No se co­nec­tan con la im­po­si­bi­li­dad (por ejem­plo, de una pa­re­ja pa­ra en­ca­rar el pro­yec­to pa­ren­tal), pe­ro sí con es­tas ex­pe­rien­cias mé­di­cas que se trans­for­man en pa­sa­por­tes a la rea­li­za­ción del gran an­he­lo. Se ge­ne­ra así un cli­ma emo­cio­nal de ale­gría y fe­li­ci­dad en el que se va ges­tan­do la nue­va fa­mi­lia. A di­fe­ren­cia de las pa­re­jas con pro­ble­mas de fertilidad, es­tas fa­mi­lias no car­gan con el pe­so de los tra­ta­mien­tos que no fun­cio­na­ron y se sien­ten con mu­cha fuer­za y po­ten­cia pa­ra afron­tar el desafío de la crian­za.

La ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio, la do­na­ción de ga­me­tas y la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da son al­gu­nas de las nue­vas pers­pec­ti­vas que se abren con la re­pro­duc­ción asis­ti­da y pro­du­cen un efec­to en el en­tra­ma­do so­cial, abrien­do el es­pa­cio a nue­vos mo­de­los fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.