LA ÉPI­CA MÁS GRAN­DE DEL MUN­DO

La Voz del Interior - Rumbos - - PSICOLOGIA - POR LAU­RA PIASEK

Nin­gu­na his­to­ria ha­bía pro­vo­ca­do el fe­nó­meno de ma­sas a es­ca­la glo­bal de Jue­go de Tro­nos. Ha­ce unas se­ma­nas, el bre­ví­si­mo trái­ler de su sex­ta y an­te­úl­ti­ma tem­po­ra­da tu­vo 61 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en ape­nas unas ho­ras. Ba­rack Oba­ma pe­día sus ca­pí­tu­los por ade­lan­ta­do y el due­ño de Fa­ce­book es ca­paz de cam­biar reunio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra no per­der­se sus emi­sio­nes. De­trás de to­da es­ta lo­cu­ra es­tá la fi­gu­ra de Geor­ge R.R. Mar­tin, un es­cri­tor con pin­ta de duen­de que se la pasó re­man­do to­da la vi­da y que a los 60 se con­vir­tió en una es­tre­lla roc­ke­ra de la li­te­ra­tu­ra, cuan­do –a tra­vés de la te­le­vi­sión– el mun­do des­cu­brió una de las fan­ta­sías más gran­des de to­dos los tiem­pos.

Una se­rie de per­so­na­jes complejos y mu­chas de las ve­ces sá­di­cos de­ses­pe­ra­dos por con­quis­tar el po­der en un mun­do me­die­val que in­clu­ye dra­go­nes y zom­bis con­ge­la­dos, una bue­na do­sis de se­xo y es­ce­nas de vio­len­cia per­tur­ba­do­ra son tan so­lo al­gu­nos de los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra re­su­mir el com­bo que ha he­cho de Ga­me of Th­ro­nes (Jue­go de Tro­nos en es­pa­ñol) la ga­lli­na de los hue­vos de oro de la ca­de­na de te­le­vi­sión HBO. Des­de el de­but de su pri­me­ra tem­po­ra­da, allá por 2011, has­ta nues­tros días, con el in­mi­nen­te es­treno de la sép­ti­ma y es­pe­ra­da pe­núl­ti­ma en­tre­ga, es­ta se­rie fan­tás­ti­ca ins­pi­ra­da en la sa­ga Can­ción de

Hie­lo y Fue­go del es­cri­tor Geor­ge R. R. Mar­tin ha con­se­gui­do, de la mano de una es­tra­te­gia de mar­ke­ting arro­lla­do­ra, co­se­char pro­ba­ble­men­te una de las ma­sas crí­ti­cas de te­le­vi­den­tes más im­por­tan­tes de to­dos los tiem­pos. Re­par­ti­dos en to­das par­tes del mun­do, los in­te­gran­tes de es­te fan­dom han he­cho del re­cha­zo a los spoi­lers, el cul­to a la es­pe­ra –en­tre tem­po­ra­das, pe­ro tam­bién en­tre ca­pí­tu­los-, y la ge­ne­ra­ción per­ma­nen­te de teo­rías so­bre el fu­tu­ro de los in­te­gran­tes de las ca­sas no­bles que se dispu­tan el Trono de Hierro y que cir­cu­lan a man­sal­va en in­ter­net, las ba­ses más sa­lien­tes de es­ta es­pe­cie de re­li­gión apar­te. Con un sin­fín de por­ta­les web es­pe­cia­li­za­dos y ca­na­les de YouTu­be ad­mi­nis­tra­dos por sus pro­pios fans, in­ven­tos dis­pa­ra­ta­dos que in­clu­yen apps y al­go­rit­mos que in­ten­tan adi­vi­nar la suer­te de los per­so­na­jes y con­ven­cio­nes te­má­ti­cas or­ga­ni­za­das de ma­ne­ra re­gu­lar en las ca­pi­ta­les más im­por­tan­tes del pla­ne­ta, la fie­bre por Ga­me of Th­ro­nes ha des­em­bar­ca­do in­clu­so en la aca­de­mia: di­fe­ren­tes uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Es­pa­ña im­par­ten des­de ha­ce al­gún tiem­po se­mi­na­rios y cur­sos en los que se pro­po­nen ana­li­zar el tras­fon­do so­cial de la se­rie más pre­mia­da de to­da la his­to­ria.

Al in­te­rior de es­te sé­qui­to exis­te tam­bién una lar­ga lis­ta de se­gui­do­res de eli­te. An­tes del ini­cio de la sex­ta tem­po­ra­da, el pro­pio Ba­rack Oba­ma se co­mu­ni­có con Da­vid Be­nioff y Dan Weiss, pro­duc­to­res de la se­rie en cues­tión, pa­ra pe­dir co­pias de los pri­me­ros ca­pí­tu­los an­tes de su es­treno y Mark Zuc­ker­berg con­fe­só ha­ber pos­ter­ga­do la fir­ma de un mi­llo­na­rio acuer­do con Ins­ta­gram pa­ra po­der jun­tar­se con sus ami­gos a ver un epi­so­dio. Ma­don­na tam­bién ex­pre­só en una oca­sión su pa­sión por la sa­ga fan­tás­ti­ca de Mar­tin com­par­tien­do en las re­des so­cia­les una fo­to­gra­fía su­ya dis­fra­za­da de Dae­nerys Tar­gar­yen, tam­bién co­no­ci­da co­mo la Ma­dre de los Dra­go­nes y uno de los per­so­na­jes fe­me­ni­nos más fuer­tes de la fic­ción.

Ins­pi­ra­do en Los Re­yes Mal­di­tos, una no­ve­la un tan­to des­co­no­ci­da que el es­cri­tor ga­lo Mau­ri­ce Droun es­cri­bió en­tre los años 50 y 70 y que re­fle­ja las ba­ta­llas en­tre di­nas­tías por que­dar­se con el trono fran­cés a co­mien­zos del si­glo XIV, el li­bro de Mar­tin que ha da­do lu­gar a Ga­me of

Th­ro­nes po­ne en es­ce­na el com­ple­jo en­tra­ma­do del po­der y lo ha­ce sin ca­sar­se con nin­gún per­so­na­je: cual­quier fa­ná­ti­co de la se­rie sa­be que de na­da sir­ve en­ca­ri­ñar­se con ellos. To­dos pue­den mo­rir, de un epi­so­dio al otro, sin preám­bu­los y de las ma­ne­ras más es­ca­lo­frian­tes.

Des­pués de ha­ber­se con­ver­ti­do en 2016 en la se­rie más pi­ra­tea­da por quin­to año con­se­cu­ti­vo, el 16 de ju­lio la pró­xi­ma tem­po­ra­da de

Ga­me of Th­ro­nes (la se­gun­da que no es­tá ba­sa­da en un li­bro por­que Mar­tin es­cri­be muy len­to y la se­rie ya lo pasó), lle­ga­rá a la pan­ta­lla chi­ca. Un da­to que ha­bla por sí so­lo: tan so­lo 24 ho­ras des­pués de su pu­bli­ca­ción, el trái­ler de es­ta nue­va en­tre­ga ya con­ta­ba con más de 61 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes. Una co­mu­ni­dad que no de­ja de cre­cer y que si­gue ha­cien­do de ca­da es­treno un ri­tual de es­ca­la glo­bal.

El pa­dre del mi­to

“Wes­te­reos no es Dis­ney”, de­cía Geor­ge R. R. Mar­tin en una en­tre­vis­ta con The New York Ti­mes ha­ce un tiem­po, un po­co har­to de las crí­ti­cas que re­ci­bie­ron sus li­bros, y más tar­de la se­rie a la que su­per­vi­só de cer­ca, por los pa­sa­jes de vio­len­cia se­xual per­pe­tra­da con­tra las mu­je­res. Pe­ro an­tes de ser el res­pon­sa­ble de­trás de uno de los pro­duc­tos cul­tu­ra­les más po­pu­la­res de to­dos los tiem­pos, y por en­de ubi­car­se en el ojo de la tor­men­ta, el es­cri­tor tu­vo un atí­pi­co ca­mino a la fa­ma.

A sus 21 años, el hom­bre que le dio vi­da al uni­ver­so fan­tás­ti­co de los Sie­te Tro­nos ya ha­bía

EL HIE­LO Y EL FUE­GO. En la pá­gi­na an­te­rior, el rey bas­tar­do Jon Snow. Aquí, Dae­nerys, la rei­na de los dra­go­nes. Hie­lo y fue­go, el yin-yang de Jue­go de Tro­nos.

Geor­ge R.R. Mar­tin fue un es­cri­tor mar­gi­nal du­ran­te bue­na par­te de su vi­da. Su exi­to­sa sa­ga se ins­pi­ra en las lu­chas por el trono fran­cés del si­glo XIV y en una ex­tra­ña vi­sión que el es­cri­tor tu­vo en sue­ños.

>>>> con­se­gui­do, de la mano de una se­rie de cuen­tos cor­tos ha­cer­se de un nom­bre en el cir­cui­to de la li­te­ra­tu­ra de ciencia fic­ción. Pe­ro The Ar­mag­ge­don Rag, su cuar­ta no­ve­la ins­pi­ra­da en una ban­da de rock and roll, en lu­gar de ser el best-se­ller que se es­pe­ra­ba que fue­ra se con­vir­tió una obra mal­di­ta que con­ge­ló du­ran­te va­rios años sus de­seos de ju­gar en las gran­des li­gas y lo su­mió en la quie­bra fi­nan­cie­ra.

Pa­ra sur­fear la ad­ver­si­dad, y an­te la ne­ga­ti­va de las editoriales de apos­tar nue­va­men­te por sus tí­tu­los, es­te ori­gi­na­rio de New Jer­sey se re­fu­gió en Holly­wood co­mo guio­nis­ta de pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas me­no­res. Allá fue don­de el pa­dre de Ga­me of Th­ro­nes se em­pa­pó de los có­di­gos do­mi­nan­tes de una in­dus­tria que más tar­de él mis­mo se en­car­ga­ría de per­ver­tir con ele­gan­cia y es­ti­lo. En es­ta mis­ma épo­ca Mar­tin ten­dría la re­ve­la­ción que se con­ver­ti­ría en el pun­ta­pié de la sa­ga que ha­ría de él una ver­da­de­ra ce­le­bri­dad: un niño –Bran Stark– vien­do a un hom­bre de­ca­pi­ta­do ro­dea­do de lo­bos ca­cho­rros en me­dio de un pai­sa­je ne­va­do. Tres días más tar­de, y su­mi­do en una suer­te de rap­to de ins­pi­ra­ción, Mar­tin terminaba de es­cri­bir una ver­sión muy si­mi­lar a la del li­bro en la que se ba­só la pri­me­ra tem­po­ra­da de Ga­me of Th­ro­nes.

Re­cién con la pu­bli­ca­ción del ter­cer to­mo em­pe­za­rían a llo­ver las pro­pues­tas pa­ra lle­var la sa­ga al ci­ne. Una idea que Mar­tin des­car­ta­ría des­de el va­mos por la com­ple­ji­dad de plas­mar, di­ría él mis­mo, en ese for­ma­to las múl­ti­ples tra­mas de su gi­gan­tes­ca epo­pe­ya his­tó­ri­ca. Fue en­ton­ces cuan­do la ca­de­na ame­ri­ca­na HBO –ha­ce­do­ra de su­ce­sos te­le­vi­si­vos de la en­ver­ga­du­ra de Los Sor­pano y Sex and the City por so­lo men­cio­nar al­gu­nos– echó to­da la car­ne al asa­dor ha­cién­do­le una ofer­ta di­fí­cil de su­pe­rar: la fil­ma­ción de ca­da epi­so­dio no ten­dría lí­mi­te de pre­su­pues­to y los de­seos de Mar­tin se­rían ór­de­nes.

Mar­tin co­no­ció el sa­bor de la fa­ma a sus 60 años, y qui­zás por ello es que no re­sul­ta ex­tra­ño es­cu­char­lo por mo­men­tos de­cir que to­da­vía tiene mie­do de es­tar vi­vien­do den­tro de un sue­ño. La po­pu­la­ri­dad de Games of Th­ro­nes ha he­cho de es­te aman­te de Tol­kien una es­pe­cie de es­tre­lla de rock li­te­ra­ria que es per­se­gui­da por los flas­hes, pe­ro tam­bién a sol y a sombra por sus fans más ex­tre­mis­tas que bus­can per­sua­dir­lo pa­ra que de­je de la­do su vi­da so­cial y se en­cie­rre a ter­mi­nar el mons­truo que ha crea­do.

Aun­que go­za de bue­na sa­lud, el au­tor de Can­ción de Hie­lo y Fue­go ya ha anun­cia­do que en el ca­so de que su muer­te sea tan ines­pe­ra­da co­mo la de al­gu­nos de sus per­so­na­jes, el se­cre­to so­bre el fi­nal de la sa­ga es­tá en bue­nas ma­nos, ya que se ha en­car­ga­do de re­ve­lár­se­lo a los pro­duc­to­res de la se­rie. Pa­se lo que pa­se, el mun­do co­no­ce­rá el epí­lo­go de uno de los li­bros más ven­di­dos de to­dos los tiem­pos. Sa­can­do a re­lu­cir la com­ple­ji­dad y am­bi­ción des­me­di­da de sus cria­tu­ras, Mar­tin ha cons­trui­do una na­rra­ción épi­ca y com­ple­ta­men­te adic­ti­va, in­clu­so pa­ra los me­nos se­rié­fi­los. Cual­quier si­mi­li­tud con la reali­dad no es pu­ra coin­ci­den­cia. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.