La ca­sa de la cas­ca­da

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Uno de los pri­me­ros re­cuer­dos de mi in­fan­cia son los li­bros y las re­vis­tas de ar­qui­tec­tu­ra de mi pa­dre, que siem­pre en­con­trá­ba­mos a mano.

Aún con­ser­vo esas pu­bli­ca­cio­nes –Fo­rum, Nues­tra ar­qui­tec­tu­ra, Re­vis­ta de ar­qui­tec­tu­ra, Ca­sas y jar­di­nes– en mi bi­blio­te­ca. Cuan­do aún no ha­bía de­ci­di­do ser es­cri­to­ra, so­lía de­cir que se­ría ar­qui­tec­ta.

De cuan­do nos mu­da­mos a Ca­ba­na, evo­co una es­pe­cie de ro­pe­ro an­ti­guo –que per­te­ne­cía a los due­ños de Vi­lla Ti­ti­na– don­de pa­pá guar­da­ba, en el gran ca­jón de aba­jo, sus di­bu­jos de la Es­cue­la de Ar­tes: lá­mi­nas en pa­pel can­son de los es­ti­los ar­qui­tec­tó­ni­cos grie­gos –no te­nía­mos ni diez años yya sa­bía­mos que se lla­ma­ban dó­ri­co, jó­ni­co y co­rin­tio– he­chas a car­bo­ni­llas.

Re­cuer­do que con mi her­mano Ca­ro­zo nos en­can­ta­ba ver­las, pro­te­gi­das en una car­pe­ta grue­sa, en­tre ho­jas de pa­pel de se­da, y del res­pe­to que te­nía­mos por aque­llos di­bu­jos: ma­má nos per­mi­tía sa­car­los de vez en cuan­do, co­mo si fue­ra un pre­mio, y ha­bla­ba de ello co­mo de al­go muy im­por­tan­te.

Cuan­do él no es­ta­ba en ca­sa, mi ma­dre so­lía mos­trar­nos al­gu­nos de los pla­nos de las ca­sas que lue­go for­ma­ron la Vi­lla de Ca­ba­na, cuan­do, ya ter­mi­na­dos y pa­ra ser en­tre­ga­dos a los pro­pie­ta­rios, los pa­sa­ba a un pa­pel muy her­mo­so, en­te­la­do y de un gris-azul, del que so­lía­mos guar­dar los re­ta­zos pa­ra ha­cer pa­ñue­los de mano, y ma­má co­sía las pri­me­ras ba­ti­tas pa­ra los ni­ños que iban na­cien­do en la fa­mi­lia.

Pe­ro, cuan­do tu­vi­mos al­tu­ra pa­ra in­ves­ti­gar en las bi­blio­te­cas, nos en­can­ta­ban sus li­bros de ar­qui­tec­tu­ra. Mi pre­fe­ri­do era una obra de prin­ci­pio del si­glo XX, que te­nía vi­vien­das pa­ra la cla­se me­dia eu­ro­pea con el es­ti­lo neo­gó­ti­co fran­cés, cu­yas ca­sas ve­nían con los pla­nos, di­bu­jos de las fa­cha­das y apro­xi­ma­ción del cos­to. A ve­ces, sa­lía la obra ter­mi­na­da en una fo­to des­lu­ci­da,

Ma­má a ve­ces nos mos­tra­ba los pla­nos de las ca­sas de Ca­ba­na, que eran de un pa­pel en­te­la­do gris-azul y muy her­mo­so.

gri­sá­cea, ro­dea­da de unos fi­ru­le­tes vic­to­ria­nos que me fas­ci­na­ban, o en­tre ra­mos de flo­res o ra­mas de al­gún ár­bol.

Cuan­do nos mu­da­mos de Ca­ba­na, unos 20 años des­pués de ha­ber­nos afin­ca­do en las sie­rras, de los po­cos li­bros vie­jos que pu­de apro­piar­me fue de ese. Era de un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble, pe­ro ya no te­nía ta­pas; el pa­pel, sa­ti­na­do, era muy frá­gil, es­ta­ba co­si­do a mano y te­nía una es­pe­cie de tul bas­to pe­ga­do en el lo­mo: fue el pri­mer li­bro que hi­ce en­cua­der­nar, y con el pa­so de los años, se lo re­ga­lé a mi her­mano Ra­mi­ro en su cum­plea­ños, que tam­bién lo re­cor­da­ba de pe­que­ño. Más de una vez me he arre­pen­ti­do, por­que aho­ra él vi­ve en Neu­quén y a mí me gus­ta­ría echar­le una ojea­da de tan­to en tan­to. Jun­to con ese li­bro ha­bía otro, en­cua­der­na­do y apai­sa­do, Ca­sas de cam­po es­pa­ño­las, al que con­si­de­rá­ba­mos más im­por­tan­te: El ca­se­río vas­co.

Ya en­tra­dos los años 50 lle­gó a ca­sa con un li­bro al que ve­ne­ra­ba: La ca­sa de la cas­ca­da, de Frank Lloyd Wright. Mu­chos de esos vo­lú­me­nes que­da­ron a sal­vo, cuan­do per­di­mos a pa­pá, en la bi­blio­te­ca de uno de mis so­bri­nos, Je­ró­ni­mo, que es ar­qui­tec­to.

Tiem­po des­pués, un día de ju­nio, pu­se la te­le­vi­sión y me en­con­tré que es­ta­ban pa­san­do la his­to­ria de esa ca­sa. Y mien­tras llo­ra­ba por los re­cuer­dos, so­lo cuan­do di­je­ron la fe­cha, al cor­tar la trans­mi­sión, su­pe que ese día era el aniver­sa­rio de su muer­te y sen­tí co­mo si él nun­ca nos hu­bie­ra de­ja­do.

Su­ge­ren­cias: 1) Bus­car en in­ter­net la his­to­ria de esa her­mo­sa ca­sa y la in­no­va­ción que pro­pi­ció es­te gran pro­fe­sio­nal; 2) Al­fred Hitch­cock la hi­zo re­cons­truir pa­ra una de sus fa­mo­sas pe­lí­cu­las de sus­pen­so, In­tri­gain­ter­na­cio­nal o Con la muer te en los ta­lo­nes, con Cary Grant y Eva Ma­rie Saint. Hoy, se la con­si­de­ra de cul­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.