Pa­re­jas: has­ta que el abu­rri­mien­to nos se­pa­re

Cam­bia, to­do cam­bia. Mu­chos gran­des amo­res ya no se co­ci­nan al ca­lor del ma­tri­mo­nio y el ho­gar tra­di­cio­nal, ni eli­gen la vi­da de a dos... sino de a tres. ¿Se vie­ne el fin de la mo­no­ga­mia?

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEI­LA SUCARI ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

ha­ce 50 años, lo más co­mún era ca­sar­se “has­ta que la muer­te nos se­pa­re”, te­ner hi­jos y en­ve­je­cer jun­to al com­pa­ñe­ro de to­da la vi­da. El hom­bre se ocu­pa­ba del sus­ten­to eco­nó­mi­co y la mu­jer de las ta­reas do­més­ti­cas. El mo­de­lo de fa­mi­lia es­ta­ba así plan­tea­do y ca­si na­die se atre­vía a pro­bar al­go dis­tin­to.

“A los 19 años co­no­cí a mi es­po­so, al año si­guien­te nos ca­sa­mos y em­pe­za­ron a lle­gar los hi­jos”, cuen­ta Nancy, de 77 años. “Es­tu­vi­mos 40 años jun­tos has­ta que en­viu­dé. Lo qui­se mu­cho y es­toy or­gu­llo­sa de la fa­mi­lia que cons­trui­mos, pe­ro nun­ca pu­de ha­cer na­da pa­ra mí. Re­cién aho­ra sien­to un po­co de es­pa­cio. A mis nie­tas les di­go que apro­ve­chen, que vi­van la vi­da y no se casen. An­tes era im­pen­sa­do, pe­ro aho­ra hay más po­si­bi­li­da­des”.

En las ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das, rom­per con lo es­ti­pu­la­do era en­trar en las ti­nie­blas de lo mar­gi­nal: las mu­je­res sol­te­ras o sin hi­jos eran til­da­das de lo­cas, pros­ti­tu­tas o his­té­ri­cas, y a los hom­bres sin ani­llo se los mi­ra­ba con des­con­fian­za. Na­die ha­bla­ba del te­ma, pe­ro se sa­bía que de­trás de la tí­pi­ca fo­to de fa­mi­lia fe­liz, se es­con­dían en­ga­ños, ren­co­res, si­tua­cio­nes de vio­len­cia, an­gus­tias y de­seos re­pri­mi­dos. La se­rie

am­bien­ta­da en los años 60, lo mues­tra a la per­fec­ción: los hom­bres tie­nen aman­tes y vi­ven sos­te­nien­do sus men­ti­ras con al­cohol y ex­ce­so de tra­ba­jo, mien­tras las mu­je­res son pre­sas de la vi­da do­més­ti­ca y de­ben apren­der a so­por­tar la in­fe­li­ci­dad con dis­cre­ción.

Pe­ro el mun­do cam­bió. Las mu­je­res se in­cor­po­ra­ron al mer­ca­do la­bo­ral y mu­chas de­ci­die­ron pos­ter­gar la ma­ter­ni­dad o no ser ma­dres. El rol del hom­bre den­tro del ho­gar y con los hi­jos, aun­que con re­sis­ten­cias, tam­bién se trans­for­mó. Y, con to­do, las re­la­cio­nes de pa­re­ja co­men­za­ron a mo­di­fi­car­se, al tiem­po que los pac­tos se to­pa­ron con el esHas­ta pe­jo y con cues­tio­na­mien­tos pro­fun­dos: ¿Es ne­ce­sa­rio el ca­sa­mien­to? ¿Por qué ten­go que es­tar ata­da a una per­so­na pa­ra to­da la vi­da? ¿Es po­si­ble te­ner una re­la­ción abier­ta aún es­tan­do ca­sa­dos? ¿Y si es­ta­mos jun­tos, pe­ro vi­vi­mos en ca­sas se­pa­ra­das? Las ba­ses de la mo­no­ga­mia, la con­vi­ven­cia, el ma­tri­mo­nio, la fi­de­li­dad y la crian­za de los hi­jos tras­ta­bi­llan. Vi­vi­mos una épo­ca don­de las re­la­cio­nes es­tán en ple­na metamorfosis y re­de­fi­ni­ción.

“Ca­da vez hay más pa­re­jas que pien­san que el ca­sa­mien­to es al­go ob­so­le­to. Tie­nen re­la­cio­nes me­nos rí­gi­das y sien­ten que el amor no du­ra pa­ra to­da la vi­da”, di­ce la psi­có­lo­ga Pa­tri­cia Ote­ro, es­pe­cia­lis­ta en pa­re­ja. “Tran­si­tan las re­la­cio­nes con más tran­qui­li­dad y li­ber­tad, pre­ser­van­do los es­pa­cios in­di­vi­dua­les. Mu­chas ve­ces eli­gen vi­vir en dis­tin­tas ca­sas o te­ner ca­da uno su ha­bi­ta­ción. Pe­ro tam­bién es­tán los que se ca­san y apues­tan a lo tra­di­cio­nal pa­ra re­be­lar­se fren­te a la ten­den­cia de las re­la­cio­nes abier­tas”, des­cri­be.

An­tes, ha­blar de víncu­los ex­tra­ma­tri­mo­nia­les era un ta­bú li­ga­do al en­ga­ño, la ver­güen­za y la hu­mi­lla­ción. En la ac­tua­li­dad, la idea de que el de­seo de­be es­tar siem­pre di­ri­gi­do al cón­yu­ge se es­tá di­lu­yen­do.

Ca­da vez son más las pa­re­jas que cues­tio­nan la mo­no­ga­mia co­mo for­ma de vi­da a lar­go pla­zo y que apues­tan al amor que no in­clu­ye la pro­pie­dad del cuer­po ajeno.

“Ha­ce do­ce años que es­ta­mos jun­tos”, di­ce Ma­ria­na, de 31. “Al prin­ci­pio los dos creía­mos que la fi­de­li­dad era al­go sa­gra­do, pe­ro el tiem­po pa­sa... Ha­ce tres años que te­ne­mos una re­la­ción abier­ta y, des­de que to­ma­mos la de­ci­sión, es­ta­mos me­jor en­tre no­so­tros. Fue al­go muy ha­bla­do, no lo vi­vi­mos co­mo un en­ga­ño. Nos ele­gi­mos to­dos los días, so­mos com­pa­ñe­ros y pla­nea­mos te­ner hi­jos. Los ce­los se tra­ba­jan, lo im­por­tan­te es de­jar bien cla­ras las pau­tas, apren­der a res­pe­tar­se y sa­ber que las re­la­cio­nes es­tán en con­ti­nuo cam­bio”.

¿ES­TA­MOS DE ACUER­DO?

Pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, la fa­mi­lia ti­po que re­pre­sen­ta­ban sus pa­dres y abue­los no es un mo­de­lo a se­guir. “To­da pa­re­ja im­pli­ca un acuer­do que se va pu­lien­do y ha­cien­do ex­plí­ci­to a me­di­da que el com­pro­mi­so avan­za”, di­ce la psi­có­lo­ga Adria­na Mar­tí­nez. “Exis­te to­da cla­se de acuer­dos, lo que im­por­ta es que en nin­gún mo­men­to sea una con­ce­sión al ca­pri­cho del otro. Si el pac­to con­sis­te en que se ad­mi- te el se­xo por fue­ra de la pa­re­ja sin que es­to im­pli­que amor, en prin­ci­pio, no hay pro­ble­ma. Lo mis­mo si se acuer­da in­cluir ter­ce­ros (o cuar­tos o quin­tos). El ries­go, si lo hay, re­si­de en otro pun­to: en que la pro­pues­ta de aper­tu­ra se li­gue más a lo

fas­hion que a los sen­ti­mien­tos; es de­cir, cuan­do la aper­tu­ra es pa­ra le­gi­ti­mar una ne­ce­si­dad de es­ca­par­le al com­pro­mi­so”.

En cuan­to a la con­vi­ven­cia, el nue­vo Có­di­go Ci­vil de la Na­ción re­co­no­ce los de­re­chos de las pa­re­jas que com­par­ten te­cho y pro­yec­tos sin es­tar ca­sa­das, y brin­da ins­tru­men­tos le­ga­les y pro­tec­ción en ca­so de rup­tu­ras. De es­ta ma­ne­ra, la ley con­tem­pla y am­pa­ra los nue­vos mo­de­los de pa­re­ja.

En el amor y en el de­seo no exis­ten re­glas uni­ver­sa­les ni re­ce­tas má­gi­cas. Se tra­ta de prue­ba y error, de ani­mar­se, arries­gar y ser sin­ce­ro. “Hay que sa­ber es­cu­char­se y no te­ner mie­do de pro­bar dis­tin­tos mo­de­los den­tro de la pa­re­ja”, di­ce Mar­tí­nez. “Mien­tras más pre­ci­sa sea la le­tra chi­ca del con­tra­to, me­nor mar­gen hay pa­ra el ma­len­ten­di­do. To­do se va pu­lien­do con el tiem­po y la ex­pe­rien­cia -acla­ra la psi­có­lo­ga-. El lí­mi­te es el mis­mo que en cual­quier víncu­lo: eva­luar qué pue­de ha­cer­le da­ño al otro y evi­tar­lo. El res­pe­to es fun­da­men­tal. Des­pués, ca­da pa­re­ja es un mun­do”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.