Mi ma­má me cría a con­trol re­mo­to

Mi­ra­da aten­ta a to­do, cui­da­dos exa­ge­ra­dos, hi­per­con­trol, ¿ob­se­sión? Al­gu­nas fa­mi­lias con­fun­den el amor con la so­bre­pro­tec­ción im­pi­dien­do que los chi­cos apren­dan de sus erro­res y frus­tra­cio­nes. ¿Qué pa­sa cuan­do la exi­gen­cia y los te­mo­res de los adul­tos def

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Julieta lo ad­mi­te: “Fui una de esas”, di­ce. Du­ran­te to­da la ni­ñez de su hi­ja Ema se ocu­pó de di­se­ñar­le los tra­ba­jos prác­ti­cos del co­le­gio, ha­blar con las maes­tras ca­da vez que la ne­na te­nía un pro­ble­ma con un com­pa­ñe­ri­to, vi­gi­lar­la de cer­ca en los cum­plea­ños pa­ra evi­tar una caí­da en el pe­lo­te­ro y con­tro­lar cómo ves­tía a sus mu­ñe­cas y la ma­ne­ra en la que mez­cla­ba las tém­pe­ras cuan­do que­ría for­mar el co­lor ver­de pa­ra pin­tar un ár­bol. “Lo ha­cía con to­do el amor del mun­do, pa­ra cui­dar­la y que se sin­tie­ra que­ri­da. In­clu­so fui de acom­pa­ñan­te al via­je de egre­sa­dos de sép­ti­mo gra­do: no me sen­tía in­va­si­va sino bue­na ma­dre”, cuen­ta. El pro­ble­ma co­men­zó en la ado­les­cen­cia. “Ema se pu­so re­bel­de, que­ría te­ner sus es­pa­cios, que no me me­tie­ra en su vi­da; y yo no po­día evi­tar re­vi­sar­le el ce­lu­lar, te­nía mie­do de que le pa­sa­ra al­go. Lle­gó un mo­men­to en que nos lle­vá­ba­mos tan mal, que ni po­día­mos com­par­tir una ce­na. Mi hi­ja no me so­por­ta­ba y eso me pro­vo­ca­ba una an­gus­tia in­men­sa. No me que­dó otra que acep­tar sus lí­mi­tes. Cuan­do la de­jé más li­bre, vol­vió a acer­car­se”.

Cui­dar a los hi­jos es una prio­ri­dad pa­ra ca­si to­dos los pa­dres y ma­dres: que se ali­men­ten bien, que es­tén a sal­vo de los en­chu­fes cuan­do em­pie­zan a ga­tear y que pue­dan ir a la es­cue­la y ju­gar con sus ami­gos son co­sas bá­si­cas pa­ra una bue­na crian­za. Sin em­bar­go, el lí­mi­te en­tre cui­dar y so­bre­pro­te­ger es muy del­ga­do. ¿Cómo sa­ber has­ta dónde? Mu­chas ve­ces, sin dar­nos cuen­ta, abri­ga­mos a nues­tros hi­jos co­mo pa­ra via­jar al Po­lo Sur, su­fri­mos si no ter­mi­na­ron de co­mer el pla­to de ra­vio­les o los obli­ga­mos a ba­jar de la ha­ma­ca si se ba­lan­cea­ron muy al­to. Una suer­te de pul­sión in­ter­na nos lle­va a que­rer man­te­ner a nues­tros ca­cho­rros sa­nos y sal­vos. El pro­ble­ma es cuan­do esa ten­sión se nos va de las ma­nos y, en vez de ayu­dar­los, les coar­ta­mos la li­ber­tad im­pi­dien­do que crez­can con tran­qui­li­dad.

“Cuan­do los cui­da­dos se vuel­ven ex­ce­si­vos, la re­la­ción ter­mi­na sien­do no­ci­va, dan­do lu­gar a una conducta ob­se­si­va”, di­ce el psi­có­lo­go San­tia­go Gó­mez. “Los pa­dres so­bre­pro­tec­to­res jus­ti­fi­can sus con­duc­tas me­dian­te el pen­sa­mien­to: ‘Quie­ro tan­to a mi hi­jo que ha­go to­do por él por­que no me gus­ta­ría que su­fra’. Es­tos pa­dres no pue­den di­fe­ren­ciar el afec­to de la so­bre­pro­tec­ción”.

Que­rer es­tar en to­do a ca­da mo­men­to, ade­lan­tar­se a las po­si­bles di­fi­cul­ta­des, ne­go­ciar por ellos y has­ta ju­gar con sus ami­gos son tí­pi­cas ac­ti­tu­des de los lla­ma­dos “pa­dres dro­nes” o “he­li­cóp­te­ros”: aque­llos que so­bre­vue­lan a sus hi­jos en un in­ten­to por te­ner ca­da va­ria­ble de su vi­da ba­jo con­trol y ase­gu­rar­se de que no se equi­vo­quen ni la pa­sen mal.

“Hay pa­dres muy exi­gen­tes que quie­ren te­ner hi­jos per­fec­tos. Pien­san que es bueno ha­cer­les la ta­rea y es­tar pre­sen­tes en ca­da pa­so, cuan­do en reali­dad su­ce­de lo con­tra­rio. Los chi­cos con es­te ti­po de pa­dres ter­mi­nan sien­do muy in­se­gu­ros,

tienen mie­do a que las co­sas no les sal­gan bien y no se ani­man a arries­gar”, di­ce So­fía Vi­lla­mil, do­cen­te de quin­to gra­do. “Ade­más, es­tos adul­tos obs­ta­cu­li­zan el ca­mino ha­cia la au­to­no­mía de los ni­ños. Si en vez de que el chi­co re­suel­va una si­tua­ción pro­ble­má­ti­ca, vos le fa­ci­li­tás siem­pre la com­pren­sión, no lle­ga a ge­ne­rar el pro­ce­so cog­ni­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra el apren­di­za­je. El apor­te de los pa­dres se da cuan­to los in­cen­ti­vás a que ha­gan las co­sas por sí mismos”.

El so­bre­con­trol evi­ta las ex­pe­rien­cias. Los chi­cos ne­ce­si­tan equi­vo­car­se pa­ra apren­der; mu­chas ve­ces, el error es po­si­ti­vo aun­que pro­vo­que ma­les­tar y frus­tra­ción. Equi­vo­cán­do­se, en­tien­den que no to­do sal­drá siem­pre co­mo ellos quie­ren. Es­to les per­mi­te desa­rro­llar su po­ten­cial co­mo se­res hu­ma­nos”, acla­ra Gó­mez. “La pro­tec­ción es es­tar pre­sen­tes fren­te a las ne­ce­si­da­des de los hi­jos, pe­ro la so­bre­pro­tec­ción es ha­cer to­do por ellos. No es un ac­to de afec­to, sino que re­fle­ja los mie­dos ex­ce­si­vos de los adul­tos”.

EL RES­PE­TO ES AMOR

Aun­que sien­tas que tus hi­jos son una ex­ten­sión de tu cuer­po y que no es po­si­ble vi­vir le­jos de ellos, es im­por­tan­te te­ner en men­te que ellos son otros. El rol de los pa­dres es ayu­dar­los a ser per­so­nas independientes, que pue­dan en­fren­tar­se a los desafíos de la vi­da. Por eso, se tra­ta de es­tar pre­sen­tes sin aho­gar, respetar su in­di­vi­dua­li­dad y ob­ser­var­los sin es­tar en­ci­ma las 24 ho­ras. “Si les re­suel­ves to­dos sus pro­ble­mas, eres su ma­yor pro­ble­ma”, di­ce Noe­lia Ló­pez Che­da, au­to­ra del li­bro No seas la

agen­da de tus hi­jos. “Nues­tros ni­ños ne­ce­si­tan en­tre­nar. Vi­vi­mos en un épo­ca de ab­so­lu­ta in­cer­ti­dum­bre, to­do va muy rá­pi­do y eso nos ge­ne­ra una des­agra­da­ble sen­sa­ción de an­gus­tia por­que no po­de­mos pre­veer na­da. En­ton­ces te­ne­mos mie­do y no con­fia­mos en nues­tros hi­jos ni en el de­ve­nir de las co­sas. Pe­ro es un error, hay que de­jar que ellos to­men sus de­ci­sio­nes, que se equi­vo­quen. En el futuro nues­tros hi­jos ten­drán que adap­tar­se a nue­vos tra­ba­jos y reali­da­des. Ne­ce­si­ta­rán te­ner esa ca­pa­ci­dad”.

Se sa­be que los pa­dres au­sen­tes, que no con­tie­nen ni acom­pa­ñan, de­jan hue­llas ne­ga­ti­vas en sus hi­jos. Sin em­bar­go, el he­cho de es­tar con­tro­lán­do­les ca­da pa­so tam­po­co es bueno. “Si fa­llan, apren­den; y si acier­tan, cre­cen”, di­ce Ló­pez Che­da. “El fo­men­to de la au­to­no­mía lle­va em­pa­re­ja­da la idea de que el co­no­ci­mien­to no so­lo per­te­ne­ce al adul­to, que nues­tros hi­jos y alum­nos pue­den apren­der por sí mismos. Con­fie­mos en ellos, ayu­dé­mos­los, pe­ro de­jan­do el ca­mino li­bre pa­ra que crez­can sin te­mor e in­ten­ten co­sas nue­vas sin im­por­tar los re­sul­ta­dos”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.