Na­cha Vo­llen­wei­der Via­je a los des­ti­nos de la me­mo­ria

Cor­do­be­sa, au­to­ra de his­to­rie­tas, ra­di­ca­da en Ale­ma­nia, aca­ba de pu­bli­car un li­bro en el que bu­cea den­tro de un li­na­je fa­mi­liar que re­fle­ja las tra­ge­dias y las gran­de­zas de es­te país nues­tro.

La Voz del Interior - Rumbos - - Perfiles - POR DIE­GO MARINELLI

De ida y vuel­ta Des­cen­dien­te de co­lo­nos sui­zos afin­ca­dos en la Ar­gen­ti­na, Na­cha hi­zo el ca­mino in­ver­so. Ra­di­ca­da en Ale­ma­nia, se de­di­có a bu­cear en la iden­ti­dad de su fa­mi­lia y en la su­ya pro­pia. El re­sul­ta­do es un có­mic mul­ti­pre­mia­do.

Ave­ces, no hay me­jor ma­ne­ra de con­tar una gran his­to­ria que a tra­vés de una his­to­ria pe­que­ña. Y una bue­na mues­tra de eso es la obra de Na­cha Vo­llen­wei­der, una au­to­ra de his­to­rie­tas que en su re­cien­te li­bro No­tas al pie da cuen­ta de mu­chas de las com­ple­ji­da­des y con­flic­tos que mar­ca­ron la his­to­ria ar­gen­ti­na re­cien­te a tra­vés de su pro­pia me­mo­ria y la de su fa­mi­lia. Na­ci­da en Río Cuarto en 1983, li­cen­cia­da en Pintura por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba y es­pe­cia­li­za­da en Ilustración y Di­se­ño, Na­cha pro­vie­ne de una fa­mi­lia de emi­gran­tes sui­zos, de esos que es­ca­pa­ron de una Eu­ro­pa de­vas­ta­da por la gue­rra pa­ra bus­car paz y futuro en es­tas pam­pas ha­ce más de un si­glo. A tra­vés de un mo­nó­lo­go in­te­rior en el que va ar­man­do el rom­pe­ca­be­zas de su me­mo­ria, Na­cha in­ten­ta en­sam­blar los re­ta­zos de su li­na­je, en un ejer­ci­cio que –qui­zás in­vo­lun­ta­ria­men­te– se aca­ba con­vir­tien­do en la construcción de una me­mo­ria co­lec­ti­va. La co­lo­ni­za­ción de la Ar­gen­ti­na in­te­rior, la lu­cha con­tra el in­dio, el pe­ro­nis­mo, las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res, los des­apa­re­ci­dos, las de­ba­cles eco­nó­mi­cas, las nue­vas mi­gra­cio­nes (es­ta vez en sen­ti­do in­ver­so), los cam­bios so­cia­les... Un re­co­rri­do por los gran­des hi­tos de la his­to­ria de es­te país nues­tro, pe­ro no na­rra­dos en le­tras ma­yús­cu­las sino en la cur­si­va de los efec­tos que tu­vie­ron so­bre per­so­nas y fa­mi­lias reales, re­fle­jan­do la ma­ne­ra en que esos he­chos trans­for­ma­ron la vi­da de se­res de car­ne y hue­so, sus re­la­cio­nes, sus ilu­sio­nes, su des­ti­nos. En No­tas al pie, una his­to­rie­ta mag­ní­fi­ca, pu­bli­ca­da por la edi­to­rial Ma­ten al men­sa­je­ro, Na­cha Vo­llen­wei­der ha­ce ho­nor a la me­jor tra­di­ción del re­la­to au­to­bio­grá­fi­co, aque­lla en la que una vi­da in­ter­pe­la a la vi­da de to­dos y es ca­paz de cap­tar el es­pí­ri­tu de to­da una so­cie­dad de una ma­ne­ra pro­fun­da­men­te per­so­nal y emo­cio­nal. Buen ejem­plo de es­to son mu­chas con­mo­ve­do­ras es­ce­nas que in­te­gran el li­bro. Pa­ra em­pe­zar, una en la que la tra­ge­dia de los años 70 es con­ta­da a par­tir de las fo­tos de un tío des­apa­re­ci­do que la abue­la de Na­cha con­ser­va en la ca­sa fa­mi­liar de la lo­ca­li­dad de Al­pa Co­rral, don­de to­da­vía cuel­ga una cam­pe­ra que ese hi­jo de­jó en el per­che­ro an­tes de ser se­cues­tra­do por un gru­po de ta­reas. O aque­lla en la que Na­cha con­trae ma­tri­mo­nio con su no­via en un re­gis­tro ci­vil de la fría y le­ja­na Ham­bur­go, so­las pe­ro, de to­das for­mas, fe­li­ces. Y que en vez de ce­le­brar­lo se di­ri­gen a un cen­tro de re­fu­gia­dos si­rios pa­ra ofre­cer una mano. Pos­ta­les de un mun­do tan di­fe­ren­te al de sus abue­los y a la vez no tan dis­tin­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.