Pe­re­gri­nos de los jueves

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

A pe­sar de que lo pa­rez­ca -por el tí­tu­lo con que ini­cio la no­ta-, no se tra­ta de un li­bro po­li­cial, ni de John Le Ca­rré, ni de Graham Gree­ne. Po­co tie­ne que ver con la li­te­ra­tu­ra, sal­vo que pen­se­mos en An­tro­po­lo­gía

de la po­bre­za y Los hi­jos de Sán­chez , de Os­car Le­wis, o Los san­tos van al in­fierno, de Gil­bert Ces­bron. Es al­go muy de las ciu­da­des que tran­si­ta­mos to­dos los días: se tra­ta de un pue­blo ocul­to que deam­bu­la ba­jo los puen­tes, en por­ta­les os­cu­ros, en cier­tos re­co­ve­cos que ape­nas dis­tin­gui­mos al pa­sar: sus ha­bi­tan­tes con­fi­gu­ran un mun­do pa­ra­le­lo ape­nas en­tre­vis­to por el ciu­da­dano co­mún. El tí­tu­lo va por ellos y por quie­nes los so­co­rren. Sil­via Ve­ra lo di­ce en su li­bro Otra

Cór­do­ba, don­de tra­ta es­te te­ma: el de los in­di­gen­tes que vi­ven en la ca­lle, si­tua­ción que se mul­ti­pli­ca más allá de nues­tras fron­te­ras y más allá de nues­tro con­ti­nen­te: la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta lo sa­bía.

Al leer el li­bro me im­pac­tó un poe­ma con que la au­to­ra da voz a es­tas per­so­nas sin voz: Na­die me ha­bla. Me­nos me to­can. Más me rehú­yen, es­qui­van, evi­tan. No me co­no­cen.

Ha­bla­mos de “los sin te­cho”, de aque­llos que se gua­re­cen ba­jo un car­tón, que a ve­ces con­vi­ven so­li­da­ria­men­te con un pe­rro; aque­llos a los que no nos agra­da mi­rar, por­que en mu­chos de no­so­tros des­pier­tan un sen­ti­mien­to de cul­pa: cria­dos den­tro de las ideas cris­tia­nas, sa­be­mos que sí so­mos res­pon­sa­bles por el pró­ji­mo y te­ne­mos la obli­ga­ción mo­ral de ayu­dar­los. No es ta­rea fá­cil; co­mo di­jo una ami­ga: “La com­pa­sión no es­tá de mo­da.”

Sil­via Ve­ra es li­cen­cia­da en Psi­co­lo­gía, ha si­do do­cen­te en la Uni­ver­si­dad de Cór­do­ba y “su pre­fe­ren­cia la­bo­ral es­tu­vo cen­tra­da en el tra­ba­jo con­gru­pos,enelám­bi­to­de­la­do­cen­cia

“Los sin te­cho”, aque­llos que a ve­ces con­vi­ven de ma­ne­ra so­li­da­ria con un pe­rro; a los que no mi­ra­mos por sen­tir cul­pa.

y en las cár­ce­les”; el de­seo de co­no­cer otras for­mas de cul­tu­ra, y com­par­tir sus vi­ven­cias, la lle­va­ron a es­cri­bir es­te li­bro.

Sil­via co­la­bo­ra con un gru­po de gen­te -es­tas aso­cia­cio­nes exis­ten en todo el mun­do- que se preo­cu­pa por los mar­gi­na­dos so­cia­les. Es­tas per­so­nas se lla­man a sí mis­mas “los pe­re­gri­nos”; Sil­via per­te­ne­ce al gru­po que sa­le los jueves -de ahí el tí­tu­lo de la no­ta- pa­ra lle­var­les cier­to ali­vio: co­mi­da y abri­go en in­vierno.

Es­tas vi­das que nos pa­re­cen in­com­pren­si­bles, con to­ques de no­ve­la y de tra­ge­dia, ex­pre­san tam­bién la solidaridad que hay en­tre los de­sam­pa­ra­dos: no es ra­ro ver que com­par­ten con otros aún más des­va­li­dos el pequeño bie­nes­tar que los “pe­re­gri­nos” les acer­can, ade­más de avi­sar­les a es­tos si al­gún re­cién lle­ga­do “no ha sa­li­do en días", o si tie­ne ni­ños acar­go.

No sa­lir im­pli­ca que no han men­di­ga­do en la ca­lle, en las puer­tas de las iglesias o cer­ca de un res­tau­rant; que no han ido a bus­car ali­men­tos en la ba­su­ra, en los con­te­ne­do­res de los su­per­mer­ca­dos, en al­gu­nos mo­nas­te­rios don­de les dan una o dos co­mi­das con­sis­ten­tes al día.

Con bas­tan­te tra­ba­jo, los pe­re­gri­nos sos­tie­nen un re­fu­gio pa­ra aco­ger a los que es­tán en peo­res con­di­cio­nes, ya sea por edad o en­fer­me­dad. Co­no­cer a al­gu­nos res­ca­ta­dos de es­te nau­fra­gio en que los su­mió la so­cie­dad u otras cir­cuns­tan­cias, fue una lec­ción de vi­da; pe­ro aún me fal­ta­ba ha­blar con José, un vie­ji­to de 60 o 70 años: en cuan­to le con­si­guie­ron un lugar en el Ho­gar, pi­dió que le en­se­ña­ran a leer y a es­cri­bir, pues siem­pre qui­so ir al co­le­gio. Y, se­gún me di­cen, lo es­tá lo­gran­do.

Su­ge­ren­cias: 1) To­dos te­ne­mos ami­gos que per­te­ne­cen a es­tas aso­cia­cio­nes que se sos­tie­nen con las do­na­cio­nes pri­va­das. Ha­ga­mos al­go por ellos. 2) Una vez al mes, con otros ami­gos, do­ne­mos un ali­men­to, ro­pa de abri­go, ja­bón, toa­llas. 3) Y apor­te­mos li­bros: me los pi­die­ron. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.