INÉS ESTEVEZ

FUE UNA DE LAS AC­TRI­CES ÍCONO DE LOS 9O, DE­JÓ TODO Y AHO­RA SE REIN­VEN­TA CA­BAL­GAN­DO A LO­MO DE LA MÚ­SI­CA.

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud -

Le pide pie­dad a la fo­tó­gra­fa, que la cui­de “co­mo si es­tu­vie­ras ha­cien­do un book pa­ra vos”, le re­mar­ca Inés Es­té­vez, una leo­na de dos mun­dos. La ac­triz y can­tan­te lle­ga al en­cuen­tro con Rum­bos “hecha cor­cho” (sic), des­pués de una gri­pe que la tie­ne a mal­traer ha­ce se­ma­nas. En el me­dio tu­vo que co­rrer de aquí pa­ra allá pa­ra es­tar al la­do de su hi­ja Cie­lo, que le dio un sus­ti­to. “Ya es­tá bien, es una di­vi­na, me la mor­fo”, gra­fi­ca su amor la tam­bién ma­dre de Vi­da, las pe­que­ñas que adop­tó en 2011 cuan­do es­ta­ba en pa­re­ja con Fa­bián Ve­na, de quien se se­pa­ró dos años des­pués. Inés, que lu­ce un ros­tro im­pe­ca­ble, sin ras­tros del “can­dom­be” vi­vi­do en las úl­ti­mas jor­na­das, che­quea una vez más su te­lé­fono: “No news, good news”, se tran­qui­li­za y se dis­po­ne a char­lar de su ya afian­za­da ca­rre­ra mu­si­cal, aun­que no­vel eta­pa so­lis­ta, ya que el fi­nal del ro­man­ce con el ba­jis­ta Ja­vier Ma­lo­set­ti re­per­cu­tió en la rup­tu­ra del pro­mi­so­rio pe­ro ya con­clui­do bi­no­mio.

“Creo que he­re­dé la fas­ci­na­ción mu­si­cal de mi pa­pá, Car­los Au­gus­to, que mu­rió ha­ce vein­te años. Él era un fa­na del jazz, de Louis

Arms­trong. Un ejem­plar mas­cu­lino her­mo­so, al­to, ru­bión, que se ga­na­ba la vi­da co­mo ofi­ci­nis­ta, un tra­ba­ja­dor a des­ta­jo”, va re­cor­dan­do Inés a su vie­jo. “Vis­te esos dis­fru­ta­do­res de la vi­da, pe­ro muy res­pon­sa­bles, que era muy que­ri­do por sus ami­gos. Ten­go la ima­gen ní­ti­da de pa­pá fu­man­do pi­pa”. ¿Lo sen­tías cer­cano, ami­go? Cer­cano sí, aun­que no te­nía­mos esas char­las tan pro­fun­das. Lo nues­tro era un amor tá­ci­to. Fue mi pri­mer ejemplo de amor in­con­di­cio­nal. Me acuer­do una car­ta que me es­cri­bió que se pin­ta­ba de cuer­po en­te­ro: “A mí la reali­dad me ro­za le­ve­men­te”. Por eso creo que no de­be ha­ber si­do fá­cil pa­ra mi ma­má ser su es­po­sa, por­que vi­vía a va­rios cen­tí­me­tros del pi­so, un so­ña­dor. ¿Y tu ma­má? Ella se lla­ma Ma­ría Mag­da­le­na, fue maes­tra, es una mu­jer te­rre­nal, al­ti­va, au­to­su­fi­cien­te, muy in­quie­ta, de 88 años. Ella es más con­di­cio­nal, por eso du­ran­te un tiem­po no tu­ve bue­na re­la­ción con ella, pe­ro aho­ra com­par­ti­mos mu­chos gus­tos.

Ade­más de te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal, Ma­lo­set­ti re­des­cu­brió a Inés Es­té­vez co­mo ar­tis­ta… y tam­bién co­mo mu­jer, ad­mi­te ella. Le qui­tó el ve­lo a una mu­jer de por sí in­quie­ta que ade­más de su co­no­ci­da vertiente de ac­triz, es­cri­bía y di­ri­gía. Al ba­jis­ta de jazz ha­brá que ad­ju­di­car­le de­re­chos de au­tor por “di­se­ñar” a una tí­mi­da can­tan­te que só­lo ha­bía he­cho jin­gles y co­la­bo­ra­do en al­gu­na ban­da de so­ni­do de pe­lí­cu­la (Ma­tar al abue­li­to )allá­le­jos y ha­ce tiem­po ¿Es cier­to que pu­sis­te tu voz en “Las ga­ti­tas y ra­to­nes de Por­cel”?

(Se ma­ta de ri­sa) Ay, sí, te ju­ro. Le ha­cía el do­bla­je a una de las chi­cas ga­ti­tas que te­nía el pro­gra­ma, una ve­de­ton­ga in­fer­nal que se par­tía en cua­tro (sic), y yo te­nía el pe­lo lar­go y te­nía ca­ra de Hei­di. ¿Tu­vis­te tu épo­ca de “Lo­li­ta” en tus co­mien­zos? Bueno, de al­gu­na ma­ne­ra me con­vo­ca­ban en ese sen­ti­do. La chi­ca ru­bia, con ros­tro an­ge­li­cal, fla­qui­ta pe­ro te­to­na, con un cuer­po en­tre dul­ce y re­na­cen­tis­ta. ¿Có­mo es la Inés can­tan­te­sin el apo­yo de tu men­tor Ma­lo­set­ti? Soy más in­tui­ti­va, me man­do de una. An­tes te­nía el ta­len­to y la au­to­ri­dad de Ma­lo­set­ti, yo ca­si no in­ter­ve­nía en de­ci­sio­nes mu­si­ca­les, pe­ro aho­ra, qui­zás más li­bre y acé­fa­la, me vol­qué más ha­cia el swing. Aque­lla más ro­mán­ti­ca tro­có por otra más sen­sual… aque­lla soft hoy es más di­ná­mi­ca, más up, sien­to que lo que ha­go es­tá más em­pa­ren­ta­do co­nel­souly­ya­no­tan­to­po­rel­jazz con el que me ha­bía edu­ca­do Ja­vier. ¿Qué te ima­gi­nás de acá en más? Tan­tas co­sas… La mú­si­ca es un mun­do que te per­mi­te ex­pan­dir­te. Me gus­ta­ría can­tar temas en cas­te­llano. Al­gún fol­clo­re, que me en­can­ta, por qué no al­gún tan­go. Pe­ro no quie­ro sa­lir­me del so­ni­do, ya le bus­ca­re­mos la vuel­ta. Igual sien­to que soy una can­tan­te ap­ta pa­ra todo pú­bli­co, con mú­si­ca re es­cu­cha­ble. ¿Estás tra­ba­jan­do tu voz? Tu­ve que em­pe­zar, aho­ra es­to es más se­rio. Nun­ca lo hi­ce, pe­ro aho­ra sien­to la ne­ce­si­dad de edu­car mis cuer­das vo­ca­les, por­que se vie­nen mu­chos re­ci­ta­les y no me pue­do dar el lu­jo de de­jar mi voz al li­bre al­be­drío. ¿Dis­fru­tás es­te mo­men­to, o la si­tua­ción te to­mó de rehén? No, es una eta­pa in­creí­ble. Es pu­ra pa­sión la mú­si­ca, ten­go la mis­ma fas­ci­na­ción de cuan­do des­cu­bría la ac­tua­ción. Nun­ca pen­sé que a es­ta al­tu­ra de la vi­da, a los 52 años, cuan­do el co­mún de la gen­te sue­le col­gar los guan­tes, yo es­té em­pe­zan­do con el ím­pe­tu de una cria­tu­ra. Se van a eno­jar tus ge­ne­ra­cio­na­les… Es que a los cin­cuen­ta no esperás vi­vir si­tua­cio­nes de gran in­ten­si­dad. Es la ver­dad. Hay un li­nea­mien­to so­cio­cul­tu­ral que ha­ce que a los 23 te re­ci­bas, a los 24 te ca­ses, a los 25 ten­gas un hijo, a los cuarenta y pi­co los chi­cos se van, a los cin­cuen­ta la pa­re­ja se se­pa­ra o pen­de de un hi­lo y a los se­sen­ta lle­ga la ju­bi­la­ción. Bueno, mi vi­da es muy atí­pi­ca, no tie­ne na­da que ver con esa es­truc­tu­ra. Yo re­cién su­pe que po­día ser ma­dre, que po­día ha­cer­me car­go de la vi­da de otra per­so­na pa­san­do los cuarenta. Y aho­ra es­toy en un mo­men­to de gran aper­tu­ra. Ha­blás de aper­tu­ra.. ¿te sen­tías clau­su­ra­da de al­gu­na ma­ne­ra? Y... yo ve­nía de adop­tar dos chi­qui­tas con mi pa­re­ja anterior (Fa­bián Ve­na) y du­ran­te años me com­por­té con la dis­ci­pli­na y el sa­cri­fi­cio de un sol­da­do que fue a Af­ga­nis­tán… ¿Por qué? Por­que fue te­rri­ble, du­rí­si­mo, una ba­ta­lla ca­da día, con mis ni­ñas, Cie­lo y Vi­da, con re­tra­sos ma­du­ra­ti­vos. Y una pa­re­ja que es­ta­ba ce­rran­do un ci­clo. Ima­gi­na­te el cua­dro. Cuan­do veo fotos de esos años (2012-2014), no me re­co­noz­co. Esa no era una ar­tis­ta y me­nos una mu­jer. Ha­bía per­di­do mi par­te fe­me­ni­na, pe­ro obli­ga­da por la cir­cuns­tan­cia. Me en­tre­gué ab­so­lu­ta­men­te a esa ins­tan­cia con to­dos los ele­men­tos que esa si­tua­ción re­que­ría. Lo vol­ve­ría a ha­cer, ló­gi­co…

Has­ta que Ja­vier Ma­lo­set­ti te enamo­ró y te ilu­mi­nó… De­bo re­co­no­cer que fue la re­la­ción en la que más amé y fui ama­da. Fue una re­la­ción más bre­ve que la anterior, pe­ro más pro­fun­da e in­ten­sa, de un amor mutuo y pa­re­jo. Y hay que dar­le un mé­ri­to a Da­niel Bur­man, que te res­ca­ta de ese sa­cer­do­cio mi­li­tar pa­ra dar­te aquel ro­len El mis­te­rio de la fe­li­ci­dad… Me sal­vó Da­niel, aun­que yo me ha­bía re­ti­ra­do de la ac­tua­ción du­ran­te diez años por otra co­sa… Pe­ro ya con las ne­nas más gran­des, en­ten­dí que po­día re­gre­sar y de­le­gar, que po­día re­cu­pe­rar par­te de la independencia y, de a po­co, vol­ví a sen­tir­me ac­triz, mu­jer… Vol­ví a ser una mi­na. Esa pe­lí­cu­la fue una bi­sa­gra en mi vi­da, por­que me se­pa­ré de Fa­bián, pa­só un año y me­dio y me vol­ví a enamo­rar. Esa pe­lí­cu­la lo­gró con­ci­liar esa par­te fe­me­ni­na de hem­bra con la otra fa­ce­ta ma­ter­nal, y am­bas co­sas em­pie­zan a fun­cio­nar acei­ta­da­men­te y en simultáneo. Se ha­bló mu­cho de tu re­ti­ro, en 2006. ¿Qué pa­só pun­tual­men­te? Sim­ple­men­te sen­tí que la ac­tua­ción, con la lle­ga­da de la hi­per­co­mu­ni­ca­ción, se ha­bía ba­na­li­za­do y em­pe­cé a ad­ver­tir el cir­co mon­ta­do en torno a la in­ter­pre­ta­ción. An­da­ba des­ga­na­da e in­sa­tis­fe­cha has­ta que me di cuen­ta de que no ne­ce­si­ta­ba esa pa­ra­fer­na­lia que me ale­ja­ba de la esen­cia del ac­tor. ¿Te arre­pen­tís? No, pa­ra na­da. Me in­cli­né ha­cia otras ac­ti­vi­da­des co­mo es­cri­bir mi pri­me­ra no­ve­la, La gra­cia (2011. Su­da­me­ri­ca­na), y de­bu­tar an­tes co­mo di­rec­to­ra tea­tral con Ta­pe (2008). ¿Es­pe­ra­bas volver a la ac­tua­ción? Sin­ce­ra­men­te no. ¿Có­mo es tu re­la­ción con es­to de ha­cer di­fe­ren­tes ar­tes y ha­cer­las bien? ¿Có­mo es ese víncu­lo en­tre el ego y la om­ni­po­ten­cia? Pri­me­ra­men­te no sien­to que todo lo ha­go bien. Lo que sí sien­to, creo que des­de siem­pre, es que ten­go ap­ti­tu­des pa­ra di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas. Cuan­do era jo­ven pen­sa­ba que di­ver­si­fi­car­me sig­ni­fi­ca­ba per­der po­ten­cia y me en­fo­qué en la ac­tua­ción. Hoy sien­to que cuan­to más he­te­ro­gé­nea me sien­to, más ri­ca ar­tís­ti­ca­men­te soy, por eso di­ri­jo, es­cri­bo, ac­túo, can­to y tam­bién en­se­ño un nuevo sis­te­ma de ac­tua­ción di­se­ña­do por mí… Pe­ro vos no es­tu­dias­te for­mal­men­te ac­tua­ción... ¿Por qué? Por có­mo soy yo. Creo que de ha­ber es­tu­dia­do hu­bie­ra ale­tar­ga­do esa in­tui­ción tan agu­da que fui crean­do y ali­men­tan­do. Yo nun­ca fui de ma­nual y creo que de ha­ber tra­ba­ja­do una téc­ni­ca ha­bría si­do con­tra­pro­du­cen­te por mi ma­ne­ra de ser. Soy de las que creen mu­cho en fun­ción de la pro­pia esen­cia y en des­per­tar las ca­pa­ci­da­des de ca­da sin­gu­la­ri­dad, por eso des­creo del sis­te­ma so­cio­edu­ca­ti­vo y có­mo la edu­ca­ción es­tá di­se­ña­da en todo el mun­do, ex­cep­to en hon­ro­sas ex­cep­cio­nes. ¿Por qué? Por­que uni­for­ma, adoc­tri­na y so­fo­ca ca­pa­ci­da­des in­di­vi­dua­les. Mi hi­ja ma­yor, que va a un co­le­gio re­cu­pe­ra­dor por­que tie­ne un re­tra­so ma­du­ra­ti­vo le­ve, tie­ne una prue­ba: tie­ne que sa­ber las vo­ca­les y con­tar has­ta diez. Sa­be con­tar pe­ro en las vo­ca­les se sal­tea la “i”. Ad­ver­tí que es una ne­na re mu­si­cal, en­ton­ces ar­mé una me­lo­día con “a-e-i-o-u” y así des­cu­brí que pu­do incorporar la le­tra “i”. ¿Có­mo se lla­ma eso? Aten­der una sin­gu­la­ri­dad que en su es­cue­la es­pe­cial no la pu­die­ron re­sol­ver. En­ton­ces, vol­vien­do a lo anterior, mi sis­te­ma se ba­sa en ver la fa­ci­li­dad de ca­da per­so­na y de es­ta ma­ne­ra con­quis­tar sus di­fi­cul­ta­des. ¿Qué crí­ti­ca le ha­cés al sis­te­ma edu­ca­ti­vo? Te lo voy a gra­fi­car con un chis­te que a me­nu­do subo a las re­des so­cia­les: un pro­fe­sor en un es­cri­to­rio di­cien­do: “Pa­ra ser jus­tos con to­dos, va­mos a to­mar­les la mis­ma prue­ba. Tie­nen que tre­par­se a ese ár­bol. Hay un ji­ra­fa, una hor­mi­ga, un ti­gre, un ele­fan­te, un mono”. ¿Es jus­to? No. Bueno, ése es el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Cuan­do ha­blás de ma­ter­ni­dad hay en tus pa­la­bras una ho­nes­ti­dad que no mu­chas mu­je­res es­tán dis­pues­tas a de­cir o a es­cu­char… Soy una mu­jer que di­ce las co­sas por su nom­bre. No me im­por­ta, hay mu­cho ca­re­ta­je, yo soy muy fran­ca con lo que me pa­sa a mí. Y no ten­go in­con­ve­nien­tes en de­cir que, en pri­me­ra ins­tan­cia, es un ejer­ci­cio su­ma­men­te ago­ta­dor. Lo que más me cos­tó apren­der has­ta aquí, en lí­neas ge­ne­ra­les, es se­pa­rar lo re­le­van­te de lo in­tras­cen­den­te, prio­ri­zar lo que real­men­te tie­ne im­por­tan­cia. Esa es la gran lec­ción que me han da­do Cie­lo y Vi­da, y no me pa­re­ce po­co. ¿Se con­de­na a las ma­dres? To­tal­men­te, es una afren­ta, no se pue­den aso­ciar la se­xua­li­dad con la ma­ter­ni­dad. Por suer­te, gra­cias a Dios, en es­tos úl­ti­mos años lo­gré uni­fi­car es­tos dos as­pec­tos y es lo que más ple­na me ha­ce.

En tiem­pos de re­des so­cia­les, de pa­la­bras las­ti­ma­das por anár­qui­cas con­trac­cio­nes, Inés es una de­fen­so­ra del len­gua­je, de la fra­se bien cons­trui­da y des­de su Twit­ter alec­cio­na sin bus­car­lo. “Es mi lugar, mi es­pa­cio en el que bus­co el va­lor de la li­te­ra­li­dad. Bus­co pre­ci­sión, hu­mor y cons­truc­ti­vi­dad”, afir­ma quien has­ta 2014 se rehu­sa­ba a es­te tipo de co­mu­ni­ca­ción. Sos una usua­ria fre­cuen­te… Apren­dí a sa­car­les el ju­go a las re­des. Con el tiem­po se fue­ron con­vir­tien­do en un lugar don­de apor­to una mi­ra­da de exac­ti­tud y bús­que­da de la ver­dad. Pe­ro más que mi ver­dad, es pro­mo­ver el cul­to a la ver­dad, por­que me pa­re­ce que la ver­dad es un ar­ma im­ba­ti­ble. Pe­ro es in­du­da­ble que la cloa­ca que ve­mos en las re­des so­cia­les es el re­fle­jo de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.