Or­de­na­dos Vs. des­or­de­na­dos

La mon­ta­ña de ro­pa so­bre la si­lla, los cu­bier­tos pro­li­ji­tos en el ca­jón. Los pa­pe­les des­bor­dan­do el es­cri­to­rio, los tup­pers y man­da­ri­nas ali­nea­dos en la he­la­de­ra. ¿Es po­si­ble po­ner­nos de acuer­do so­bre al­go tan in­terno y a la vez so­cial co­mo el or­den? ¿Qui

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR SOL PE­RAL­TA ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Pri­me­ro fue el caos. Así pa­re­ce, por­que to­dos co­men­za­mos la vi­da sin nin­gún sen­ti­do del or­den; pe­ro con el co­rrer de los años, va­mos ad­qui­rien­do há­bi­tos del en­torno. Co­mien­zan por lo más sim­ple, co­mo el ba­ño que re­ci­be el be­bé ca­da no­che a la mis­ma ho­ra y la for­ma en que es­tán dis­pues­tos los ju­gue­tes den­tro del cuar­to. Des­de pe­que­ños, va­mos in­cor­po­ran­do la idea de que ese ges­to re­pe­ti­do tie­ne mu­cho va­lor, pa­ra lue­go ge­ne­rar nues­tros pro­pios ri­tua­les y pau­tas de or­den. Y la pa­la­bra cla­ve aquí es “pro­pios”: por eso es tan com­pli­ca­do com­pa­ti­bi­li­zar nues­tras cos­tum­bres con los de­más. En es­te pro­ce­so, pa­ra al­gu­nos pre­va­le­ce la se­gu­ri­dad que apor­ta un am­bien­te bien aco­mo­da­do, mien­tras que otros se sien­ten me­jor con la li­ber­tad del des­or­den.

“En el me­dio de mi caos yo me en­tien­do”, cuen­ta Ce­ci­lia. “Mis lu­ga­res de tra­ba­jo, en ge­ne­ral, son des­or­de­na­dos, igual que mi car­te­ra y mi compu­tado­ra, pe­ro en reali­dad tie­nen una ló­gi­ca. Cuan­do al­guien los aco­mo­da sien­to que pier­do co­sas”, des­cri­be, dan­do cuen­ta de una im­pre­sión que te­ne­mos mu­chos cuan­do otro se ocu­pa de guar­dar nues­tras co­sas.

En cam­bio, pa­ra Valeria, man­te­ner el or­den es la me­jor for­ma de mi­ni­mi­zar el caos co­ti­diano: “Co­mo uno vi­ve con res­pon­sa­bi­li­da­des y mu­chas cues­tio­nes pen­dien­tes, ne­ce­si­to te­ner to­do or­de­na­do pa­ra sa­ber por dón­de arran­car. Cuan­do ca­da co­sa es­tá en su lu­gar, se me ha­ce más sen­ci­lla la vi­da. Ha­ce po­co cam­bié de tra­ba­jo y es­ta for­ma de ma­ne­jar­me me evi­ta de­mo­rar más pa­ra ter­mi­nar las ta­reas que es­toy apren­dien­do”.

Lo cier­to es que vi­vi­mos en per­ma­nen­te ten­sión en­tre el de­seo de li­ber­tad y es­pon­ta­nei­dad y las re­glas del mun­do y, en me­dio de ese ti­ro­neo, in­ven­ta­mos dis­tin­tas so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas co­ti­dia­nos.

“La in­cor­po­ra­ción de pau­tas ex­ter­nas es el pre­cio que pa­ga­mos por la so­cia­li­za­ción, pe­ro no to­dos es­tán dis­pues­tos a aca­tar­las del mis­mo mo­do”, ex­pli­ca el psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta Pe­dro Hor­vat.

¿Cuán­do hay que ha­cer un es­fuer­zo por cam­biar nues­tra for­ma de ser? Es muy sim­ple: cuan­do obs­ta­cu­li­za la con­vi­ven­cia amo­ro­sa, fa­mi­liar o la­bo­ral, ya que en cual­quier re­la­ción hay una to­le­ran­cia bá­si­ca, pe­ro tam­bién se po­nen lí­mi­tes.

Des­de afue­ra pa­re­ce fá­cil que el des­or­de­na­do se aco­mo­de cuan­do otro se lo pi­de, por­que en el fon­do no es tan­to tra­ba­jo; del mis­mo mo­do que el or­de­na­do po­dría tran­qui­la­men­te desen­vol­ver­se en un es­pa­cio me­dio caó­ti­co, ya que las co­sas ter­mi­nan apa­re­cien­do. Pe­ro el mar de fon­do ha­ce que no po­da­mos to­mar­nos to­do es­to con cal­ma.

“Cuan­do una per­so­na in­te­li­gen­te se pe­lea por al­gu­na es­tu­pi­dez, es por­que de­trás hay al­gún mo­ti­vo im­por­tan­te”, ase­gu­ra Hor­vat. En­ton­ces, una dis­cu­sión so­bre la po­si­ción de las al­moha­das en la ca­ma,

en el fon­do es una dispu­ta en­tre quien de­fien­de su or­den in­terno y quien quie­re que pre­va­lez­ca su li­bre al­be­drío. Por eso, es­tos “de­ta­lles me­no­res” a ve­ces se de­fien­den con mu­cha fuer­za y due­le tan­to que el otro no los ten­ga en cuen­ta o pre­ten­da que si­ga­mos sus re­glas. El pe­so que tie­nen es­tas di­fe­ren­cias de­pen­de “de la ma­du­rez de ca­da pa­re­ja y de cuán­to abar­quen las di­fe­ren­cias, por­que si apa­re­cen en ca­da mo­men­to, día a día, los pro­ble­mas se­rán inevi­ta­bles”, ad­mi­te Hor­vat. El mé­di­co psi­quia­tra y te­ra­peu­ta cog­ni­ti­vo Pa­blo Hirsch, au­tor del li­bro In­te­li­gen­cia pa­ra el bie­nes­tar, lla­ma la aten­ción so­bre un as­pec­to cla­ve: “Hay que di­fe­ren­ciar el or­den de la or­ga­ni­za­ción, por­que hay gen­te que men­tal­men­te es muy or­ga­ni­za­da pe­ro tie­ne su lu­gar de tra­ba­jo he­cho un lío”.

En­ton­ces, que­da cla­ro que los ca­jo­nes re­vuel­tos no tie­nen re­la­ción con la lle­ga­da tar­de al den­tis­ta, ha­ber­se per­di­do un tren o ma­ne­jar con el re­gis­tro ven­ci­do. Se pue­de ser muy des­or­ga­ni­za­do pe­ro pro­li­jo, así co­mo muy or­de­na­do y des­pis­ta­do. En es­te pun­to es in­tere­san­te re­sal­tar una re­la­ción que en­cuen­tran los es­pe­cia­lis­tas en­tre el des­or­den y la crea­ti­vi­dad: “La crea­ti­vi­dad, en ge­ne­ral, ne­ce­si­ta li­ber­tad y des­pro­li­ji­dad pa­ra atra­ve­sar lo co­no­ci­do y en­con­trar ca­mi­nos nue­vos”, afir­ma Hor­vat. Mien­tras que Hirsch re­sal­ta que “a di­fe­ren­cia de quie­nes crean so­lu­cio­nes pa­ra un pro­ble­ma exis­ten­te, el in­no­va­dor que in­ven­ta una idea nue­va, sue­le ser in­dis­ci­pli­na­do en el me­jor sen­ti­do: pue­den tra­ba­jar muy bien en un am­bien­te caó­ti­co”.

Por su par­te, los del “otro equi­po” sue­len te­ner personalidades más es­truc­tu­ra­das y pue­den po­ner­se ob­se­si­vos con al­gu­nos te­mas me­no­res. Tam­bién son me­nos elás­ti­cos con los cam­bios y sue­len su­frir cuan­do se mu­dan o de­ben via­jar por tra­ba­jo. “Una for­ma de mi­ti­gar es­to es ir fle­xi­bi­li­zan­do há­bi­tos sim­ples, co­mo la ru­ta pa­ra ir a la ofi­ci­na, com­prar co­mi­da en lu­ga­res nue­vos y su­mar lec­tu­ras dis­tin­tas”, su­gie­re Hirsch; “mien­tras que an­te al­gu­nas co­yun­tu­ras ex­tre­mas con­vie­ne ge­ne­rar un re­cur­so que fun­cio­ne co­mo an­cla­je con el or­den ha­bi­tual, co­mo via­jar con tu pro­pia compu­tado­ra”.

En de­fi­ni­ti­va, lo im­por­tan­te es ana­li­zar qué cos­to tie­ne man­te­ner cier­tos ri­tua­les, pa­ra sa­ber si va­le la pe­na in­ten­tar mo­di­fi­car­los. Cuan­do al­guien pa­de­ce las crí­ti­cas del res­to y sien­te que no es­tá a la al­tu­ra de las exi­gen­cias, pue­de ve­nir­le bien su­mar cier­to or­den, a di­fe­ren­cia de quien per­ci­be di­ver­ti­do ser des­or­de­na­do y lo ex­pe­ri­men­ta co­mo par­te de su iden­ti­dad. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.