TU­RIS­TAS GO HO­ME

CIU­DA­DES CO­MO BAR­CE­LO­NA, NUE­VA YORK, BERLÍN Y VE­NE­CIA ES­TÁN HARTÁNDOSE DEL TU­RIS­MO MA­SI­VO Y DE LOS CAM­BIOS QUE PRO­VO­CA EN SU IDEN­TI­DAD.

La Voz del Interior - Rumbos - - María De La Paz García Por -

Ha cam­bia­do tan­to es­to…aho­ra es Gui­ri­lan­dia”, di­ce una se­ño­ra de unos 60 ytan­tos años mien­tras to­ma sol, en re­fe­ren­cia a los cien­tos de tu­ris­tas ex­tran­je­ros (“gui­ris”,en el lun­far­do es­pa­ñol) que pu­lu­lan por la pla­ya de La Bar­ce­lo­ne­ta. La es­ce­na es cap­tu­ra­da en el do­cu­men­tal City for sa­le (Ciu­da­den­ven­ta),es­cri­to y di­ri­gi­do por Lau­ra Al­va­rez, que bus­ca con­tri­buir al de­ba­te so­bre­el tu­ris­mo ma­si­vo en las gran­des ciu­da­des.

Bar­ce­lo­na es uno de los ca­sos más em­ble­má­ti­cos: una ciu­dad con 1,6 mi­llón ha­bi­tan­tes queen 2016 re­ci­bió más de 30 mi­llo­nes de tu­ris­tas. De he­cho, allí pro­li­fe­ran des­de ha­ce unos años gru­pos de ve­ci­nos que se mo­vi­li­zan en con­tra del tu­ris­mo, mu­chos de ellos nu­clea­dos en la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Ve­ci­nos de Bar­ce­lo­na (FAVB)y en la Asam­blea de Ba­rrios por un Tu­ris­mo Sos­te­ni­ble (ABTS). “Tou­rist go ho­me” (Tu­ris­ta vuel­va a su ca­sa), “All tou­rists are bas­tards” (To­dos los tu­ris­tas son bas­tar­dos) y “Tou­rism kills the city” (El tu­ris­mo ma­ta a la ciu­dad) son fra­ses que apa­re­cen en car­te­les col­ga­dos de los bal­co­ne­so en pin­ta­das en las pa­re­des en cual­quier rin­cón de Bar­ce­lo­na.

El tu­ris­mo ma­si­vo ur­bano, que im­pli­ca ré­cords his­tó­ri­cos cre­cien­tes en la afluen­cia de vi­si­tan­te­sa un epi­cen­tro tu­rís­ti­co,es­tá re­la­cio­na­do con dos fenómenos: la tu­ris­ti­fi­ca­ción y la gen­tri­fi­ca­ción. El pri­me­ro alu­de al im­pac­to que tie­ne la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca en el­te­ji­do co­mer­cial y so­cial de de­ter­mi­na­dos ba­rrios o ciu­da­des. “El tu­ris­mo ha ido ab­sor­bien­do to­das las di­ná­mi­cas y,en al­gu­nos ba­rrios, nos en­con­tra­mos una eco­no­mía

más cen­tra­da en las ne­ce­si­da­des del via­je­ro que en las de los ve­ci­nos”, de­fi­ne el so­ció­lo­go An­cor Me­sa Méndez.

La tu­ris­ti­fi­ca­ción tam­bién con­lle­va que­mu­chas de esas ciu­da­des se con­vier­tan en par­ques te­má­ti­cos. Así lo des­cri­bía el es­cri­tor Mar­tín Ca­pa­rrós du­ran­te un via­je por Ve­ne­cia: “El tu­ris­mo es­tá cam­bian­do el mun­do: obli­ga a los lu­ga­res a pa­re­cer­se más y más a la ima­gen que­sus vi­si­tan­tes tie­nen de ellos, a vol­ver­se más tí­pi­cos, más tó­pi­cos, más ton­tos —a de­cli­nar sus pe­cu­lia­ri­da­des pa­ra amol­dar­se a la pos­tal. Cul­tu­ras que se pier­den, que se ba­na­li­zan, po­bla­cio­nes que ya no in­ven­tan sino ma­ne­ras de ser­vir”.

Y el otro gran di­le­ma del tu­ris­mo ma­si­vo es la gen­tri­fi­ca­ción, es de­cir, el cam­bio fí­si­co en la di­vi­sión so­cial del es­pa­cio in­tra­ur­bano. Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, de­ter­mi­na­dos ba­rrios se vuel­ven atrac­ti­vos pa­ra un sec­tor de la ciu­da­da­nía. Si bien la gen­tri­fi­ca­ción clá­si­ca sue­le ha­cer re­fe­ren­cia a la co­lo­ni­za­ción por par­te de la cla­se me­dia de ba­rrios de­gra­da­dos, en ca­sos co­mo el de Bar­ce­lo­na, el tu­ris­mo es el que ac­túa co­mo trans­for­ma­dor de esos es­pa­cios y la re­ge­ne­ra­ción ur­ba­na que­da en ma­nos de los in­ver­so­res in­mo­bi­lia­rios.

En­tre los ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos de gen­tri­fi­ca­ción se cuen­tan el del Lo­wer East Si­de de Man­hat­tan, aban­do­na­do en la dé­ca­da de los 70, te­ñi­do lue­go por la mar­gi­na­li­dad, co­lo­ni­za­do más tar­de por ar­tis­tas y do­mi­na­do por la bur­gue­sía ur­ba­na. Tal co­mo lo des­cri­ben Daniel So­ran­do y Ál­va­ro Ar­du­ra en su li­bro First we ta­ke Man­hat­tan, el loft se con­vir­tió allí en re­si­den­cia de lu­jo y los pre­cios subie­ron has­ta que los ar­tis­tas y los an­ti­guos ve­ci­nos aban­do­na­ron el ba­rrio. Al­go si­mi­lar pa­só en el Bronx y en Har­lem.

Las trans­for­ma­cio­nes de ba­rrios co­mo Ma­la­sa­ña y Chue­ca de Ma­drid, Mag­da­le­na de Za­ra­go­za, Hack­ney de Lon­dres, y Kreuz­berg y Frie­drichs­hain de Berlín cons­ti­tu­yen ca­sos de gen­tri­fi­ca­ción en otras la­ti­tu­des. En esa zo­na de la ca­pi­tal ale­ma­na, por ejem­plo, los pre­cios de la vi­vien­da subie­ron más del 80% en una dé­ca­da. Ma­ni­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta ba­jo el le­ma “Nos que­da­mos” y cam­pa­ñas de boi­cot al por­tal de al­qui­le­res tu­rís­ti­cos Airbnb se su­ce­den des­de ha­ce unos años en Berlín.

En to­das las ciu­da­des de ma­yor afluen­cia de vi­si­tan­tes se ha da­do una cre­cien­te ofer­ta de alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co, en de­tri­men­to de las vi­vien­das. Ese des­pla­za­mien­to afec­ta a los pro­pie­ta­rios (que­mu­chas ve­ces se ven for­za­dos a ven­der an­te la pre­sión de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca) ya los in­qui­li­nos, ya­que hay me­nos ofer­ta de vi­vien­das y au­men­tan los pre­cios de al­qui­ler. La es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria y la per­mi­si­vi­dad de las au­to­ri­da­des fren­te a es­tos fenómenos ex­pul­san gra­dual­men­te a los ve­ci­nos.

Un re­le­va­mien­to del Cen­tro de Es­tu­dios Geo­grá­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Lis­boa con­clu­yó­que, en oc­tu­bre de 2015, una de ca­da seis vi­vien­das del ba­rrio Gó­ti­co de Bar­ce­lo­na era ofer­ta­da co­mo alo­ja­mien­to tu­rís­ti­co en Airbnb. Y ese por­cen­ta­je ha ido en au­men­to: Bar­ce­lo­na fue la ciu­dad con la ta­sa de cre­ci­mien­to más al­ta de vi­si­tan­tes en­tre 2015 y 2016: au­men­tó un 8,5%. La si­guió Ams­ter­dam, con un 7,3% de in­cre­men­to du­ran­te el mis­mo pe­río­do.

A su vez, la co­exis­ten­cia de re­si­den­tes y tu­ris­tas tam­po­co es ar­mó­ni­ca. En el ba­rrio Gó­ti­co de Bar­ce­lo­na, por ejem­plo, más del 50% de la po­bla­ción com­par­te edi­fi­cio con de­par­ta­men­tos tu­rís­ti­cos. Ade­más de las aglo­me­ra­cio­nes de gen­te en las ca­lles, en­tre las prin­ci­pa­les que­jas de los ve­ci­nos es­tán los rui­dos mo­les­tos y los pro­ble­mas pa­ra des­can­sar a la no­che: ha lle­ga­do a ha­ber de­nun­cias con­tra tu­ris­tas que ju­ga­ban al fút­bol en los de­par­ta­men­tos que al­qui­la­ban. En tan­to, en Ve­ne­cia y otras ciu­da­des tu­rís­ti­cas de Ita­lia los lo­ca­les de­nun­cian que los vi­si­tan­tes se du­chan en las fuen­tes y ori­nan en las ca­lles. De he­cho, la Unes­co ha ad­ver­ti­do en nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des so­bre el de­te­rio­ro de la ciu­dad de los ca­na­les, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1987.

¿Có­mo en­con­trar un equi­li­brio? “Las ciu­da­des que vi­ven es­tos fenómenos pa­san de una eu­fo­ria ini­cial a una si­tua­ción de con­flic­to, no con los tu­ris­tas, sino con las po­lí­ti­cas tu­rís­ti­cas. Lo he­mos vis­to en Ve­ne­fi­nal­men­te

Berlín, To­ron­to, Nuev2 Or­le2ns o el su­r­es­te 2si3ti­co”, opin2 Cl2u­dio Mil2no, Doc­tor en An­tro­po­lo­gí2 So­ci2l y Cul­tur2l por l2 Uni­ver­sid2d Au­tó­nom2 de B2r­ce­lon2 y miem­bro del gru­po in­tern2cion2l de in­ves­tig2ción Tu­ris­mogr2­fí2s. Mil2no con­si­der2 que un2 de l2s po­si­bles so­lu­cio­nes es l2 del “de­cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co”, que no de­be ser si­nó­ni­mo de de­cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: “H2bl2r de des­loc2­liz2ción o descongestión h2n re­sult2do estr2te­gi2s po­co efic2ces y que no h2n re­suel­to el pro­blem2 de r2íz. El de­cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co, si­nó­ni­mo de li­mit2ción de fin2n­ci2ción pú­blic2 2l sec­tor tu­rís­ti­co y de re­gul2ción de l2s li­cen­ci2s ho­te­ler2s y de los dep2rt2men­tos tu­rís­ti­cos, im­puls2 nue­vos es­cen2rios de 2n3­li­sis, deb2te y pro­puest2s en busc2 de ciert2 sos­te­ni­bi­lid2d de l2s pr3c­tic2s tu­rís­tic2s”.

A prin­ci­pios de es­te 2ño, el 2yunt2mien­to de B2r­ce­lon2 2pro­bó un pl2n que p2r2­liz2 l2 2per­tur2 de nue­vos ho­te­les en l2s zon2s m3s tu­rís­tic2s de l2 ciud2d, 2un­que per­mi­te que es­tos est2ble­ci­mien­tos se inst2­len en 3re2s m3s 2lej2d2s del cen­tro, p2r2 tr2t2r de dis­tri­buir me­jor 2 los vi­sit2n­tes. En el mis­mo sen­ti­do, l2 junt2 mu­ni­cip2l de Ve­ne­ci2 de­ci­dió que “2 p2r­tir de 2018 tendr3 que re2­liz2r­se un2 re­serv2 pre­vi2 p2r2 2cce­der 2 l2 pl2z2 S2n M2r­cos, 2 sus museos y 2 l2 b2sí­lic2”. Allí t2m­bién los ve­ci­nos pro­test2n por­que l2 ciud2d se vuel­ve inh2bit2ble, los pre­cios de l2s c2s2s son si­der2­les y los co­mer­cios tr2di­cion2­les des2p2re­cen fren­te 2 l2s tiend2s de b2r2tij2s p2r2 tu­rist2s.

L2 ide2 de po­ner lí­mi­tes 2l nú­me­ro de tu­rist2s t2m­bién se ve en Rom2, don­de l2 2lc2l­des2 quie­re im­pe­dir que los 30.000 vi­sit2n­tes que c2d2 dí2 se 2cerc2n 2 l2 Font2n2 di Tre­vi se de­teng2n 2nte ell2. En el mis­mo sen­ti­do se h2 m2­ni­fest2do el mi­nis­tro de Cul­tur2 it2­li2no, D2rio Fr2n­ces­chi­ni, que pro­po­ne uti­liz2r “tec­no­lo­gí2 nuev2, no inv2siv2, que cuen­te el nú­me­ro de per­son2s que in­gres2 2 si­tios his­tó­ri­cos de ciud2des co­mo Rom2 y Flo­ren­ci2. Cu2n­do se 2lc2n­ce un m3­xi­mo, el 2cce­so se de­tie­ne h2st2 que es2s per­son2s h2y2n s2­li­do”.

Por su p2r­te, el go­bierno de Ams­terd2m dict2mi­nó que so­lo se pue­ci2, de 2lquil2r un dep2rt2men­to con fi­nes tu­rís­ti­cos dur2n­te 60 dí2s 2l 2ño, y to­do el que 2lqui­le de­be est2r re­gistr2do.

M3s 2ll3 de esos y otros in­ten­tos por fren2r el imp2c­to neg2ti­vo del tu­ris­mo m2si­vo, quiz3s lo in­teres2n­te se2 logr2r que l2s ciud2des pued2n vi­vir del tu­ris­mo, sin te­ner que vi­vir p2r2 el tu­ris­mo. Y que se2n, 2 l2 vez, esp2cios p2r2 los que l2s vi­ven y p2r2 los que l2s vi­sit2n.

Lo cier­to es que l2 in­ten­si­fic2ción de los con­flic­tos 2so­ci2dos 2 l2 m2si­fic2ción, 2l pre­cio y 2l uso de l2 vi­viend2 y 2l m2­ne­jo del esp2cio pú­bli­co h2 he­cho que el tu­ris­mo de m2s2s ocu­pe hoy un lug2r en l2 2gend2 de los mo­vi­mien­tos so­ci2­les y l2s org2­niz2cio­nes ve­cin2­les urb2­nas. Un de­ba­te con fi­nal abier­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.