DO­LO­RES FON­ZI

CARITA DE ES­TRE­LLA DE HOLLY­WOOD, DIS­CUR­SO DE GUERRERA. AL BOR­DE DE LOS 40, LA AC­TRIZ MÁS BE­LLA APRIETA EL ACE­LE­RA­DOR.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - TEX­TO JA­VIER FIRPO FO­TOS VE­RA ROSEMBERG

Los cua­ren­ta se le acer­can a Do­lo­res Fon­zi y di­ce, ca­si re­sig­na­da, que pa­ra con­tra­rres­tar­los “no hay mu­cho que ha­cer”. Sin em­bar­go, se es­fuer­za por es­tar me­jor, al me­nos ex­te­rior­men­te, con cla­ses de gim­na­sia, al­go que has­ta aho­ra no ha­bía for­ma­do par­te de su ru­ti­na: “Odio ha- cer ejer­ci­cios. ¿Qué es eso de co­rrer en la cin­ta ha­cia nin­gún la­do? ¿O por qué mo­ver las pa­tas así -ilus­tra­pa­ra en­du­re­cer glú­teos?”. Así, en­tre re­zon­go­na, áci­da y do­lo­ri­da lle­ga al en­cuen­tro con Rum­bos, un ra­to des­pués de una exi­gen­te cla­se. “El de­te­rio­ro, que es san­gui­na­rio y me tie­ne aco­rra­la­da”, bro­mea.

¿Cuán­to hay de aque­lla ac­triz in­do­ma­ble y transgresora de ha­ce me­nos de vein­te años en es­ta ver- sión ag­gior­na­da que sor­pren­de ha­blan­do de la sa­lud? “Hay una nue­va co­rrien­te de sa­ni­dad que no exis­tía cuan­do éra­mos chi­cos; una que pro­mue­ve una ma­yor con­cien­cia en cuan­to a la ca­li­dad de la co­mi­da y la can­ti­dad de agua que de­bés to­mar, en la que me es­toy em­pe­zan­do a em­bar­car”. ¿Có­mo so­bre­lle­vás es­ta vi­da sa­na? Es un cal­va­rio -re­so­pla-. Des­de ha­ce dos años vie­ne un pro­fe­sor a ca­sa, a

las 8 am, y me quie­ro ma­tar. ¿Te cui­dás en­las co­mi­das? No, pa­ra na­da. Me en­can­ta co­mer y, co­mo ve­rás, no soy un pa­lo. Pe­ro ha­cer gim­na­sia me per­mi­te co­mer y to­mar sin cul­pa; el vi­ni­to siem­pre es­tá. ¿Te lle­vás bien con el es­pe­jo? Me lle­vo me­jor con la edad que con el es­pe­jo. Sien­to que in­te­rior­men­te es­toy me­jor que ha­ce quin­ce años. ¿No­te mi­rás mu­cho? Pre­fie­ro evi­tar los es­pe­jos. No me ti­ro a me­nos ni me sien­to un ade­fe­sio, pe­ro fí­si­ca­men­te no ten­go na­da que ver con mis vein­te años. Se te ve muy bien,a tu ros­tro lo desea­ría­cual quier di­rec­tor de Holly­wood… El otro día leí en re­des so­cia­les fra­ses co­mo: “Con esa ca­ra, has­ta una pe­le­la en la ca­be­za le que­da bien” o “De­sigual­dad so­cial es la ca­ra de Do­lo­res”. ¿No­tas­te que to­das eran es­cri­tas por mu­je­res? Les gus­to a las mu­je­res, me quie­ren. Pe­ro lo di­go bien. Ten­go una po­si­ción cla­ra ha­cia lo fe­me­nino, sin bus­car una pro­vo­ca­ción di­cien­do que soy fe­mi­nis­ta a ul­tran­za. Se te lee en Twit­ter con fra­ses com­pro­me­ti­das. To­do los te­mas que ata­ñen a la mu­jer son de­li­ca­dos: nues­tro cuer­po, nues­tros de­re­chos y li­ber­ta­des; lo que significa es­tar em­ba­ra­za­da, re­fe­rir­nos al abor­to con se­rie­dad pe­ro tam­bién li­bre­men­te... No es jo­da.

Mu­jer-ma­dre-ac­triz

Char­lan­do en el bar de un ho­tel del ba­rrio por­te­ño de Re­co­le­ta, le traen a Do­lo­res un tos­ta­do de pan ára­be con pa­pas fri­tas. Aquí se pre­sen­ta LaCor­di­lle­ra, el film di­ri­gi­do por su no­vio San­tia­go Mi­tre, que ella co­pro­ta­go­ni­za jun­to a Ri­car­do Da­rín. El ac­tor in­ter­pre­ta al pre­si­den­te de la Na­ción; ella, a su hi­ja. “Ha­cía mu­cho que no es­ta­ba tan an­sio­sa por una pe­lí­cu­la. Te­ner a Ri­car­do co­mo pri­me­ra fi­gu­ra es un imán pa­ra lle­var mu­cho pú­bli­co. Me in­vo­lu­cré mu­cho por­que es la pe­lí­cu­la de mi pa­re­ja y sé cuán­to se es­for­zó pa­ra lo­grar­la. Ve­nís ha­cien­do mu­cho ci­ne des­pués de un tiem­po re­clui­da. ¿Es­tás en lae­ta­pa la­bo­ral más prós­pe­ra? No sé si la más prós­pe­ra en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, pe­ro en los úl­ti­mos años apre­té el ace­le­ra­dor: El crí­ti­co, La pa­to­ta, Nie­ve ne­gra y Tru­man. Des­pués hi­ce un año de te­le con La leo­na, fil­mé otra pe­li en Mé­xi­co, Res­tos de vien­to, y aho­ra La Cor­di­lle­ra. La­bu­ré, sí… Y se vie­ne El fu­tu­ro es­tá aquí, que tie­ne fe­cha pa­ra oc­tu­bre. Sa­lis­tea la su­per­fi­cie. Se ve que es­toy sa­can­do a la ac­triz que es­ta­ba en el clo­set. Uy, qué ra­ro sue­na. Pe­ro, en se­rio, ser mu­jer hoy, ma­dre de hi­jos chi­cos, im­pli­ca pos­ter­gar­se, en­fo­car­se en otras ac­ti­vi­da­des ca­se­ras que te­nés que ha­cer. “Te­nés que ha­cer” sue­naa obli­ga­to­rie­dad. Ya me ima­gino el tí­tu­lo: “Do­lo­res Fon­zi pre­fie­re tra­ba­jar y des­cui­da a sus hi­jos” (ce­le­bra su ocu­rren­cia). Sí, ¿qué tie­ne de ma­lo, qué op­ción ten­go? Ten­go hi­jos (con Gael Gar­cía Ber­nal) que fue­ron desea­dos, pe­ro hoy soy la ma­dre que es­tá om­ni­pre­sen­te. En­ton­ces, de re­pen­te, me vie­ne el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia y quie­ro ga­nar el tiem­po per­di­do, una carrera im­po­si­ble. La can­tan­te Miss Bo­li­via­di­jo ha­ce po­co que “la ecua­ción mu­jer-ma­dre no es jus­ta”. Coin­ci­do a full. Ser ma­dre es al­go her­mo­so, in­com­pa­ra­ble, pe­ro a la vez muy pe­sa­do pa­ra la mu­jer. De pron­to des­apa­re­cés de la tie­rra, tu vi­da, tu cuer­po y tu amor tie­nen un so­lo des­ti­na­ta­rio. Es muy fuer­te si lo pen­sás a con­cien­cia. Pe­ro vi­vi­mos sin re­fle­xio­nar, en pi­lo­to au­to­má­ti­co. Es­te te­ma de la mu­jer pos­ter­ga­da es un te­ma que mo­vi­li­za. Des­de el va­mos la mu­jer que­da es­cla­va de cier­tas for­mas y eti­que­tas. Es muy fá­cil ha­blar de la co­si­fi­ca­ción de la mu­jer, pe­ro no nos de­te­ne­mos en el len­gua­je. Me llama la aten­ción que ha­ble­mos de vio­len­cia de gé­ne­ro, cuan­do el gé­ne­ro es hu­mano. La vio­len­cia es ha­cia y con­tra las mu­je­res. Es muy com­ple­jo. Ser fe­mi­nis­ta, no fe­mi­nis­ta. To­dos bus­ca­mos la igual­dad, el bien co­mún. Es un te­ma que me da bron­ca, ¿po­de­mos ha­blar de otra co­sa? Es que ve­níaa­cuen­to de tu ma­yor vi­si­bi­li­dad a par­tir de que tus hi­jos Lá­za­ro (8) y Li­ber­tad (6) es­tán un po­qui­to me­nos de­pen­dien­tes. Son chi­cos, pe­ro no tan pe­que­ños. Y es­to va per­mi­tién­do­me más mo­vi­mien­to. Pe­ro igual es­tá la gran car­ga del día a día que te­ne­mos las ma­dres en es­ta cul­tu­ra pre­pa­ra­da pa­ra que la mu­jer es­té en ca­sa y el va­rón sal­ga a tra­ba­jar. Es­ta­mos for­ma­tea­das así. Vol­vis­teal­te­ma vos so­li­ta… Soy cul­po­sa. Aho­ra po­dría es­tar con ellos y no ha­blan­do con vos.

Tsu­na­mi in­te­rior

Do­lo­res se aco­mo­da una cam­pe­ri­ta mo­der­na, ca­si fu­tu­ris­ta. “¿Qué te pa­re­ce? La es­tre­né hoy”, di­ce co­mo ex­cu­sa pa­ra dar vuel­ta la pá­gi­na. “Hay otra ener­gía en mí, ten­go ne­ce­si­dad de ha­cer­lo to­do: dos obras de tea­tro a la vez, mu­cho ci­ne. Hay un mo­vi­mien­to in­terno que me pi­de más y has­ta pien­so en di­ri­gir mi pri­me­ra pe­lí­cu­la. Quie­ro sa­car­le el ju­go a es­ta re­no­va­ción”, ase­gu­ra.

“SER HI­JA DEL PO­DER DE­BE SER AL­GO ESP A NTOSO, HO­RRI­BLE; ME­TI­DA EN UNA VI­DA QUE NO TE IN­TERE­SA Y RO­DEA­DA DE GEN­TE DES A GRADABLE.”

¿La te­le no fi­gu­ra en­tre las op­cio­nes a fu­tu­ro, co­mo su­ce­dió cuan­do hi­cis­te La Leo­na? No creo. Me pa­re­ció muy bue­na ex­pe­rien­cia, pe­ro una ti­ra te­le­vi­si­va du­ran­te un año es al­go in­ten­so pa­ra una ma­dre con dos hi­jos. ¿Es­cu­chás ofer­tas? No voy a de­cir que no a pro­yec­tos tea­tra­les que me gus­ten… Hoy sien­to que el tea­tro es­tá me­jor que el ci­ne y ten­go ga­nas de ha­cer al­go co­mo

Isós­ce­les (2012), una obra al­ter­na­ti­va in­creí­ble. Co­mo di­jo Inés Estévez, quie­ro ha­cer, ne­ce­si­to ex­pre­sar­me, ten­go ne­ce­si­dad de es­ce­na­rio y de co­se­char sin cul­pas. ¿Es­cu­ché mal o di­jis­te que te gus­ta­ría di­ri­gir tu pri­me­ra pe­lí­cu­la? Es­cu­chas­te bien. San­tia­go (Mi­tre) es el ar­tí­fi­ce de esa lo­cu­ra. Me es­ti­mu­la im­pe­ra­ti­va­men­te pa­ra que me pon­ga de­trás de cá­ma­ras. Con­fía en mí. Tam­bién Da­rín nos co­men­ta­ba tu vi­sión y tu pos­tu­ra co­mo asis­ten­te de di­rec­ción en La Cor­di­lle­ra. En el ro­da­je asis­tí a San­tia­go du­ran­te al­gu­nos mo­men­tos y has­ta le da­ba in­di­ca­cio­nes a Ri­car­do. ¡Qué ca­ra­du­ra soy! Pe­ro Ri­chard es un ami­go y con­fía en mi cri­te­rio. En es­te re­ver­de­cer que es­toy atra­ve­san­do aflo­ra una fa­ce­ta fuer­te que tie­ne que ver con ideas, con te­mas pa­ra fil­mar; San­tia­go me es­ti­mu­la.

La hi­ja del Pre­si­den­te

Di­ce Do­lo­res que vio La Cor­di­lle­ra unas vein­te ve­ces. “¿Ob­se yo? Mi­ra­ba, es­tu­dia­ba, ana­li­za­ba… Es­toy muy me­ti­da y es una pe­lí­cu­la que quie­ro mu­cho”, di­ce quien en­car­na un per­so­na­je cen­tral en la his­to­ria: Ma­ri­na Blanco, la hi­ja del pre­si­den­te (Her­nán Blanco, in­ter­pre­ta­do por Da­rín), y la res­pon­sa­ble de apor­tar­le os­cu­ri­dad y ten­sión a la pe­lí­cu­la. ¿La com­pren­dés a Ma­ri­na? La com­pren­do, pe­ro a la vez sien­to pe­na por ella por­que es un per­so­na­je vul­ne­ra­ble, al lí­mi­te de sus emo­cio­nes de­bi­do a una re­cien­te se­pa­ra­ción. ¿Por qué sen­tís pe­na? Por­que ella es heredera de un po­der que nun­ca qui­so. Y así, de bue­nas a pri­me­ras, tie­ne que es­tar con­vi­vien­do con per­so­na­jes que des­pre­cia y tam­bién li­diar con cues­tio­nes sen­si­bles y ex­tre­mas. ¿En quién pen­sas­te pun­tual­men­te? Pun­tual­men­te en na­die, pe­ro se te apa­re­cen per­so­na­jes co­mo An­to­nia, la hi­ja de Ma­cri, que es tan chi­qui­ta y no tie­ne idea de lo que significa ser una hi­ja del po­der. An­dá a sa­ber có­mo re­ci­bi­rá ella esa po­si­ción; tal vez es­té cho­cha, pe­ro nun­ca se sa­be. ¿Y en lo per­so­nal có­mo te ima­gi­nás ser la hi­ja de un pre­si­den­te? Ay, de­be ser al­go es­pan­to­so, ho­rri­ble. Es­tás me­ti­da en una vi­da que se­gu­ra­men­te no te in­tere­sa, cus­to­dia­da y ro­dea­da de gen­te des­agra­da­ble. Me re­fie­ro a lo com­ple­jo de ser un hi­jo del po­der: de un po­lí­ti­co, un em­pre­sa­rio o un per­so­na­je fuer­te del mun­do del es­pec­tácu­lo. ¿Có­mo cons­truis­te tu per­so­na­je? Mu­cha lec­tu­ra y en­sa­yo, prue­ba y error con San­tia­go y Ri­car­do has­ta dar con un per­so­na­je creí­ble, que irrum­pe en la pan­ta­lla de for­ma im­pe­tuo­sa, ya de­to­na­do, frá­gil y en­vuel­to en es­trés. Nun­ca ve­mos a Ma­ri­na en su es­ta­do na­tu­ral. ¿Cuál fue tu ma­yor di­fi­cul­tad? Vi­vir en una ac­tua­ción caó­ti­ca. Nun­ca ha­bía vi­vi­do una ex­pe­rien­cia así, en­trar a una his­to­ria con­ver­ti­da en un tsu­na­mi. ¿Y Pau­li­na, tu rol en La Pa­to­ta? No, Pau­li­na era mu­cho más ra­cio­nal y re­fle­xi­va, te­nía las co­sas cla­ras. Ella es ha­ce­do­ra de su ca­mino, mien­tras que Ma­ri­na es una po­bre mi­na a la que lle­van co­mo ma­rio­ne­ta. ¡Qué per­so­na­jes! Tre­men­dos. El de Pau­li­na fue una bi­sa­gra en mi re­co­rri­do ac­to­ral y el de Ma­ri­na, por su con­tex­to, es el que más quie­ro. ¿Te cos­tó lle­gar a vos? ¿Lle­gar a dón­de? A ser una ac­triz con­si­de­ra­da. No me cos­tó tan­to por­que arran­qué re pen­de­ja, pe­ro me hi­ce so­la. Aho­ra se po­dría de­cir que tu pa­re­ja es di­rec­tory te fa­ci­li­ta el tra­ba­jo. Es así, no me jo­de. Ten­go un ca­mino rea­li­za­do y, si se quie­re, des­de an­tes que San­tia­go. Lo nues­tro no pa­sa por una re­la­ción de con­ve­nien­cia. Nos gus­ta­mos co­mo per­so­nas y nos po­ten­cia­mos en el la­bu­ro. ¿Cuán­to cam­bió la ac­triz des­de que es­tás con Mi­tre? Apren­dí a tra­ba­jar en equi­po y creo que es­toy más abar­ca­ti­va y sen­si­ble con cier­tos per­so­na­jes; to­do es­to su­ma­do a una ma­yor in­ten­si­dad ac­to­ral, que si bien siem­pre es­tu­vo la­ten­te, aho­ra sien­to más cui­da­da. ¿Có­mo es tu víncu­lo con Da­rín? Ri­car­do es lo más. No es mi no­vio, pe­ro a par­tir de la pro­fe­sión nos co­no­ci­mos y lo quie­ro mu­cho. Fil­ma­mos cua­tro pe­lí­cu­las jun­tos. Hi­cie­ron de to­do, aho­ra fal­ta que en­car­nen a una pa­re­ja. Que sea­mos aman­tes, je. Ya hi­ci­mos de her­ma­nos, aho­ra soy su hi­ja. El otro día me di­jo: “Gua­cha, me ha­cés ha­cer de tu pa­dre, en la pró­xi­ma vos vas a ser mi vie­ja”. Ri­car­do es de los po­quí­si­mos ac­to­res con los que cons­truí un víncu­lo de tan­ta con­fian­za. Ha­bla­bas de la in­ten­si­dad de tus per­so­na­jes. Pien­so en tu vi­da, tu con­vi­ven­cia con Gael Gar­cía Ber­nal, tus re­si­den­cias en Es­pa­ña, los Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co. (Se atra­gan­ta y to­se.) Pa­rá, pa­rá… Es­toy en otra. Es tu vi­da. Pa­re­ce ha­ce mil años, lo­co… No más de sie­te años. Es to­do tan in­ten­so, efí­me­ro y ve­loz. Voy a te­ner 40 y veo a mis hi­jos cre­cer a pa­sos agi­gan­ta­dos. ¿En­tien­den Lá­za­ro y Li­ber­tad, tus hi­jos, a la ma­má ac­triz? No lo tie­nen muy cla­ro, pe­ro me en­car­go de con­tar­les. De to­das for­mas, sal­van­do las dis­tan­cias con mi per­so­na­je, ten­go cla­ro que no quie­ro ex­po­ner­los a mi tra­ba­jo. Me preo­cu­pa que ellos pue­dan ele­gir, y hoy eli­jo res­guar­dar­los de un am­bien­te que tal vez no les in­tere­se en ab­so­lu­to. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.