“Es­tar sin pa­re­ja no es es­tar so­la”

So­nia Bra­ga

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - POR JA­VIER FIR­PO

En su pa­so por Bue­nos Ai­res, So­nia Bra­ga des­lum­bró con su fres­cu­ra y ca­li­dez. La bra­si­le­ña, de 67 años, con­ser­va el es­pí­ri­tu li­bre y atrac­ti­vo de aque­lla sex-sym­bol que mag­ne­ti­zó al mun­do con la inol­vi­da­ble Doña Flor y sus dos ma­ri­dos. En es­ta no­ta, nos ha­bla de sus amo­res con Cae­tano Veloso y Ro­bert Red­ford, cri­ti­ca a Meryl Streep y a la in­dus­tria de Holly­wood, y cuen­ta que hoy vi­ve fe­liz en Nue­va York, sin hom­bres, mas­co­tas ni plan­tas.

Ella reúne to­do lo que cual­quier en­tre­vis­ta­dor desea en un re­por­ta­je a una fi­gu­ra mun­dial del es­pec­tácu­lo: ama­bi­li­dad, pi­car­día, re­ve­la­cio­nes, lo­cua­ci­dad y, es­pe­cial­men­te, una ac­ti­tud deses­truc­tu­ra­da, ra­di­cal­men­te opues­ta a los­mol­des acos­tum­bra­dos. Por al­go So­nia Bra­ga es quien es. Su na­tu­ra­li­dad, sen­ci­llezy re­lax con­ta­gian. Con ella no exis­ten las pre­gun­tas in­có­mo­das o des­ubi­ca­das, por­que la ar­tis­ta de 67 años, con la sa­bi­du­ría pro­pia de una be­lla ma­du­rez, sim­pli­fi­ca y des­dra­ma­ti­za­to­do.

“¿Sa­bías que Cae­tano Veloso es­tu­vo enamo­ra­dí­si­mo de mí? Tu­vi­mos un ro­man­ce her­mo­soy me es­cri­bió una can­ción que se lla­ma 'Trem Das Co­res'. La ac­triz, que arras­tra fa­ma de fem­me fa­ta­le des­de Doña Flor ysus dos ma­ri­dos (1976), abra­za y besa con pa­sión el ejem­plar 714 de Rum­bos con la fi­na es­tam­pa de Cae­tano en la por­ta­da. “Es tan lin­do es­te hom­bre –mi­ra la ta­pa–, hoy te­ne­mos una cá­li­da re­la­ción de amis­tad con él y con su mu­jer Pau­la, que es muy ami­ga”.

So­nia Bra­ga pa­só unos días por Ar­gen­ti­na co­mo “ma­dri­na” del Fes­ti­val Internacional de Ci­ne de los Paí­ses del Sur del Mun­do, un rol fi­gu­ra­ti­vo, que de­ja a las cla­ras su amor por el ci­ne. Tan par­ti­cu­lar y pa­ra­dó­ji­ca, se­me­jan­te mi­to bra­si­le­ño vi­ve ha­ce años en el Lo­wer East Si­de, en Man­hat­tan. “Me gus­ta, es­toy adap­ta­da, dis­fru­to el es­ti­lo de

vi­da de Nue­va York, no de Es­ta­dos Uni­dos –re­mar­ca– y, ade­más, re­si­do don­de tra­ba­jo. Soy bra­si­le­ña de al­ma, es­toy co­nec­ta­da con mis ami­gos,es­cu­cho la mú­si­ca de mis mis ama­do­sCae­tano, Ro­ber­to Car­los, Ma­ria Bet­ha­nia..., pero Bra­sil no me da tra­ba­jo con frecuencia”, ex­pre­sa sin ru­bo­ri­zar­se la ac­triz de El

be­so de la mu­jer ara­ña, Ga­brie­la y la to­da­vía fres­ca Aqua­rius, que mar­có su regreso, des­pués de vein­te años, al ci­ne de su país. “¿Sa­bés lo que ex­tra­ña­ba fil­mar en mi idio­ma?, di­ce con una com­pli­ci­dad ma­yús­cu­la. ¿Sen­tís que Aqua­rius te re­abrió las puer­tas del ci­ne bra­si­le­ño? Por aho­ra no ten­go nue­vas pro­pues­tas en Bra­sil; es­pe­ro que sur­ja al­gu­na y que me con­vo­quen. Yo fui fe­liz de vol­ver a ro­dar en mi país (Aqua­rius se fil­mó en Re­ci­fe), ha­cien­do una pe­lí­cu­la y un per­so­na­je tan sen­ti­do, re­ve­la­dory­tan bra­si­le­ño (el de Cla­ra, una maes­tra ju­bi­la­da que no quie­re aban­do­nar­su vie­jo y ama­do de­par­ta­men­to, pe­se a la pro­pues­ta ten­ta­do­ra de una em­pre­sa que quie­re cons­truir un com­ple­jo mo­derno). Aun­que Cla­ra no tiene na­da que ver con­mi­go, me sen­tí ple­na­men­te iden­ti­fi­ca­da. ¿No tiene na­da que ver con vos? Pa­re­cen tal para cual… Ella es aca­dé­mi­ca, una maes­tra ju­bi­la­da, que es­tá viu­da ytie­ne hi­jos. En cam­bio yo no es­tu­dié na­da, no me ca­sé y no ten­go hi­jos. Pero to­do lo que Cla­ra rea­li­za­ba y pen­sa­ba te­nía sen­ti­do para mí. Es­toy in­fi­ni­ta­men­te agra­de­ci­da al di­rec­tor Kle­ber Men­do­nça Fil­ho, que me en­tre­gó en ban­de­ja un per­so­na­je de co­lec­ción.

Con su lar­ga tren­zaa­za­ba­che que ro­za una si­lue­ta que to­da­vía da qué ha­blar, So­nia pa­re­ce una mu­cha­cha. Y to­da­vía más cuan­do se des­pren­de de sus­za­pa­tosy­se acu­rru­ca en un si­llón jun­to a un ven­ta­nal del por­te­ño ho­tel Pa­na­me­ri­cano. Ha­bien­do si­do un re­fe­ren­te sen­sual del ci­ne mun­dial, ¿có­mo te sen­tís con el pa­so del tiem­po? Me sien­to una vein­tea­ñe­ra… Peor, una ado­les­cen­te, a ve­ces creo que ten­go una eter­na in­ma­du­rez. ¿Se­rá una ma­ne­ra de no acep­tar la ve­jez? ¿Qué res­pon­dés? Yo creo que no ha y o tr a op­ción que acep­tar el pa­so del tiem­po. Me sor­pren­de có­mo co­le­gas míos ha­cen to­do para de­te­ner el tiem­po, no se dan cuen­tan de que no hay na­da me­jor que vi­vir la vi­da y que el ros­tro y el cuer­po re­fle­jen esa in­ten­si­dad. Ce­le­bro cum­plir años, fes­te­jé los 67 que cum­plí ha­ce po­co… ¿Te sen­tís sa­tis­fe­cha y te­ni­da en cuen­ta con el tra­ba­jo ac­tual? Qui­sie­ra te­ner un me­jor­suel­do y tra­ba­jar me­nos… [dis­fru­ta su­fra­se]. Es tan cu­rio­sa la re­la­ción que te­ne­mos los ac­to­res con el ar­te. “El amor al ar­te” o “la pla­ta no trae la fe­li­ci­dad” son pu­ras men­ti­ras. Sí que la trae. El te­ma es qué ti­po de fe­li­ci­dad. ¿Qué t ipo? Una que a mí no me in­tere­sa, una fe­li­ci­dad ma­te­rial, una fe­li­ci­dad para te­ner una ca­sa con pis­ci­na, au­toy ya­te… No me in­tere­sae­sa fe­li­ci­dad. ¿Cuál te in­tere­sa? La del es­pí­ri­tu. Con Aqua­rius fui fe­liz. Quie­ro más de esos per­so­na­jes. Aun­que me sien­ta una ado­les­cen­te, al ci­ne lo co­noz­co des­de los ca­tor­ce años… Me enamo­réa­pri­me­ra vis­ta, tu­ve un ro­man­ce fo­go­so y hoy­te­ne­mos una sa­lu­da­ble re­la­ción. ¿Vi­vis­te al­gu­na frus­tra­ción en al­gún cas­ting, o con al­gún per­so­na­je que desea­ras? Creo que era el año 1995 cuan­do hi­ci­mos una prue­ba con Clin­tEast­wood para Los puen­tes de Ma­di­son. Éra­mos cua­tro can­di­da­tas, por así de­cir­lo. Es­ta­ban Lena Olin, Isa­be­lla Ros­se­lli­ni, Mery­lS­treep yyo. De de ver­dad,ver las me prue­bas­te­nés que de creer,ca­da una, des­pués­yo sen­tía y desea­ba que Isa­be­lla fue­ra la ele­gi­da, por­que el per­so­na­je cen­tral, Fran­ces­ca, erai­ta­lia­na. ¿Qué t ie­ne que ver? ¡Có­mo! Así co­mo no de­ja­ría que Isa­be­lla en­car­na­raa Doña Flor, por­que ese per­so­na­je era­bra­si­le­ño, era mío, Isa­be­lla te­nía que ha­ber pe­lea­do por Fran­ces­ca [aho­ra son­ríe]… Cuan­do me en­te­ré que Meryl ha­bía si­do se­lec­cio­na­da, me do­lió mu­cho, em­pe­cé a te­ner una mi­ra­da amar­ga con­tra la in­dus­tria. ¿Es­tás enoja­da con Meryl? No, para na­da. No la co­noz­co, aun­que ella es una gran ac­triz ocu­rre que tiene cier­to aco­mo­do en la in­dus­tria ytie­ne ase­gu­ra­da una no­mi­na­ción por año. Son los pro­duc­to­res los que to­man las de­ci­sio­nes, pero ella po­dría ser más ge­ne­ro­sa. ¿Viv ís so­la en Nue­va York? So­li­ta, sin hom­bres, mas­co­tas ni plan­tas. Soy un po­co egoís­ta, lo sé, pero no ten­go más preo­cu­pa­cio­nes que pen­sar en mí. Te­mo que se me mue­ran las plan­tasy no so­por­ta­ría ver a un ani­mal su­frir… ¿Có­mo te lle­vás con la so­le­dad? No me sien­to so­la, es­tar­sin pa­re­ja no es es­tar­so­la. Yo pre­gun­to: ¿por qué se su­po­ne que un ser hu­mano ten­ga que vi­vir de a dos? ¿Por qué es­tá mal vis­to vi­vir­so­lo? ¿Te­nés res­pues­ta? No sé. Yo he vi­vi­do con no­vios pero has­ta los años no­ven­ta, des­pués con la lle­ga­da del nue­vo mi­le­nio de­ci­dí no com­par­tir más mi ca­sa. Tu­vis­te una re­la­ción con Ro­bert Red­ford. ¿Qué re­cuer­dos sur­gen? F ue u n ro­man­ce inolv ida­ble con u n hom­bre ma­ra­vi­llo­so, un fi­lán­tro­po. Ro­bert es la per­so­na que de al­gu­na ma­ne­ra me do­mes­ti­có [r íe con ga­nas]. Él es unar­tis­ta, una per­so­na fi­na ysen­si­ble, muy her­mo­so… Creo que Ro­bert, que fun­dó uno de los me­jo­res fes­ti­va­les de ci­ne del mun­do (el Sun­dan­ce, en Utah) me en­se­ñó y me per­mit ió co­no­cer otro Es­ta­dos Uni­dos, el in­te­rior, el pro­fun­do. Y ca­si co­mo un maes­tro me in­cul­có la sen­ci­llez y el amor por la na­tu­ra­le­za.•

"NO ME IN­TERE­SA LA FE­LI­CI­DAD DE LO MA­TE­RIAL, SINO LA DEL ES­PÍ­RI­TU."

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.