MA­DON­NA 60 AÑOS DE AR­TE Y PO­LÉ­MI­CA

EN­FREN­TÓ TO­DAS LAS RE­GLAS Y SE CON­VIR­TIÓ EN UN ICONO DE NUES­TRA ERA.

La Voz del Interior - Rumbos - - PORTADA -

Ma­don­na cum­ple 60 años en me­dio de una edad do­ra­da del fe­mi­nis­mo y de cam­bios ra­di­ca­les pa­ra el rol de la mu­jer, una cau­sa a la que po­cas han apor­ta­do tan­to co­mo ella. A tra­vés de la po­lé­mi­ca, el ero­tis­mo y el ar­te, re­de­fi­nió du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das lo que sig­ni­fi­ca ser una mu­jer li­bre y sin com­ple­jos.

1958 EL NA­CI­MIEN­TO DE UN MI­TO

Ma­don­na sa­le al es­ce­na­rio ves­ti­da de no­via. Se mue­ve so­bre el es­ce­na­rio co­mo si hu­bie­ra na­ci­do ahí mis­mo: ti­ra el ra­mo de flo­res por el ai­re, re­bo­lea el tul y rep­ta por el sue­lo con la sen­sua­li­dad de un ani­mal sal­va­je mien­tras can­ta Li­ke a Vir­gin y el pú­bli­co en­lo­que­ce.

27 años an­tes de ese show, Ma­don­na Loui­se Ve­ro­ni­ca Cic­co­ne na­cía en Mi­chi­gan, don­de vi­vió con su pa­dre, su abue­la y sus her­ma­nos. La ma­dre mu­rió cuan­do ella te­nía ape­nas cin­co años. “Yo era tan pe­que­ña y aun así sen­tía que ella era la ni­ña. Hu­bo mu­cho que no se di­jo, tan­tas emo­cio­nes re­pri­mi­das: la cul­pa, la pér­di­da, la ira. Vi a mi ma­dre en el ca­jón, se veía her­mo­sa sim­ple­men­te re­cos­ta­da co­mo si es­tu­vie­ra dor­mi­da en el ataúd abier­to. Lue­go me di cuen­ta de que su bo­ca se veía ra­ra. Me to­mó un ra­to dar­me cuen­ta que es­ta­ba co­si­da. En ese ho­rri­ble mo­men­to en­ten­dí que la ha­bía per­di­do pa­ra siem­pre. La úl­ti­ma ima­gen de mi ma­dre, a la vez pa­cí­fi­ca y a la vez gro­tes­ca, aún me asus­ta”.

Cuan­do cum­plió 19 años, de­ci­dió ir a pro­bar suer­te a Nue­va York pa­ra cum­plir su sue­ño de ser bai­la­ri­na de dan­za con­tem­po­rá­nea. “Fue la pri­me­ra vez que me subí a un avión. Tam­bién la pri­me­ra vez que me to­mé un ta­xi. Fue la pri­me­ra vez de to­do. Lle­gué sin co­no­cer a na­die y con so­lo 35 dó­la­res en el bolsillo. Eso es lo más atre­vi­do que he he­cho en la vi­da”, di­jo dé­ca­das más tar­de.

1985 HO­RA DE SACUDIR EL MUN­DO

Una vez ins­ta­la­da en la gran ciu­dad, la vi­da no fue pa­ra na­da fá­cil: la vio­la­ron en un ca­lle­jón, so­bre­vi­vió co“Re­cuer­do mo pu­do tra­ba­jan­do de bai­la­ri­na en shows de otros ar­tis­tas, y ha­cién­do­se un lu­gar en el mun­do a fuer­za de co­da­zos e in­sis­ten­cia. En 1980 for­mó un ban­da lla­ma­da Emmy que sor­pren­dió al DJ y pro­duc­tor Mark Ka­mins, quien de­ci­dió con­tac­tar­la con Si­re Re­cords. Tres años des­pués, lan­za­ba su pri­mer dis­co, “Ma­don­na”, y al año si­guien­teen 1984- ven­dría Li­ke a Vir­gen.

En gue­rra con­tra los cá­no­nes

Gra­cias a su se­gun­do ál­bum de es­tu­dio, es­ta­lla su ca­rre­ra a ni­vel mun­dial. La chi­ca ru­bia con un look que mez­cla lo punk y lo ro­mán­ti­co –tops de en­ca­je, mu­chos co­lla­res, cru­ci­fi­jos y me­dias de red- da que ha­blar y co­mien­za a mul­ti­pli­car fa­ná­ti­cos. Mien­tras, los sec­to­res más con­ser­va­do­res in­ten­tan cen­su­rar sus vi­deo­clips por­que la acu­san de “pro­mo­ver las re­la­cio­nes se­xua­les pre­ma­tri­mo­nia­les y so­ca­var los va­lo­res fa­mi­lia­res”. La in­mi­nen­te rei­na del pop, se ríe de sus de­trac­to­res y re­do­bla la apues­ta: en la pri­me­ra en­tre­ga de los MTV Vi­deo Mu­sic, apa­re­ce so­bre una tor­ta de bo­das gi­gan­te, vuel­ve a ti­rar­se al sue­lo y se con­tor­sio­na con un des­bor­de de lu­ju­ria que cau­sa po­lé­mi­ca y ge­ne­ra un quie­bre en el uni­ver­so de la mú­si­ca. Ya no que­dan du­das: Ma­don­na es una di­va que lle­gó pa­ra que­dar­se, pa­ra rom­per con to­dos los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos, pa­ra pro­vo­car y desafiar a quien se le cru­ce por de­lan­te. a mi má­na­ger Freddy gri­tán­do­me, ‘¡Oh, Dios mío! ¿Qué es­ta­bas ha­cien­do? Lle­va­bas un ves­ti­do de no­via. ¡Dios mío! ¡Es­ta­bas ro­dan­do por el sue­lo!’ Fue lo más va­lien­te y lo más se­xual que se ha­bía he­cho en la te­le­vi­sión”.

2006 ICONO DE LA NUE­VA MU­JER

Pa­sa­ron 21 años des­de aquel de­but aca­lo­ra­do. En ese tiem­po la ru­bia de los su­bur­bios se con­vir­tió en la so­lis­ta fe­me­ni­na con ma­yo­res ven­tas de to­da la his­to­ria de la in­dus­tria mu­si­cal –más de 300 mi­llo­nes de dis­cos-, ga­nó un Pre­mio Glo­bo de Oro por in­ter­pre­tar a Eva Pe­rón en 1996, se ca­só con Sean Peann y más tar­de con Guy Rit­chie, co­se­chó un éxi­to tras otro y ob­tu­vo el pres­ti­gio­so lu­gar de ser la mu­jer más influyente de la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea y una fi­gu­ra cla­ve den­tro de la cul­tu­ra pop. Con ese com­bo por de­trás y el fu­tu­ro en sus ma­nos, aho­ra sa­le al es­ce­na­rio ves­ti­da de ne­gro. Es una ga­tú­be­la que se plan­ta fren­te al pú­bli­co y lo in­ter­pe­la con voz gra­ve y se­gu­ra. Es­tá a pun­to de can­tar su ya clá­si­co hit Li­ke a Vir­gen co­mo par­te de la gi­ra Con­fes­sions Tour. Se no­ta la ex­pe­rien­cia, si per­dió la fres­cu­ra de los pri­me­ros años, ga­nó en con­tun­den­cia y ac­ti­tud. Aho­ra no se ti­ra al sue­lo ves­ti­da de no­via, en vez de eso, se sube so­bre un to­ro me­cá­ni­co y le bai­la al ca­ño con el de­sen­fa­do que la ca­rac­te­ri­zó des­de el prin­ci­pio.

PA­RA CUAN­DO SE PU­SO EN LA PIEL DE EVI­TA, YA ERA LA MU­JER MÁS INFLUYENTE DE LA MÚ­SI­CA CON­TEM­PO­RÁ­NEA Y FI­GU­RA CLA­VE DE LA CUL­TU­RA POP.

Las mu­je­res arri­ba

Ma­don­na es pu­ra fi­bra. Le­jos de mos­trar un cuer­po frá­gil y su­mi­so dis­pues­to a sa­tis­fa­cer los de­seos mas­cu­li­nos, se mues­tra do­mi­nan­te y potente. Una mu­jer que jue­ga con su ero­tis­mo y lo dis­fru­ta, que co­no­ce lo que le gus­ta y sa­be ha­cia dón­de va. Que se rein­ven­ta y trans­for­ma el pop en tecno, y su voz y sus pier­nas

en he­rra­mien­tas de se­duc­ción y reivin­di­ca­ción del pla­cer fe­me­nino. “Cuan­do ten­go ham­bre, co­mo. Cuan­do ten­go sed, be­bo. Y cuan­do ten­go ga­nas de de­cir al­go, sim­ple­men­te lo di­go. Soy du­ra, soy am­bi­cio­sa y sé exac­ta­men­te lo que quie­ro. Si eso me con­vier­te en una zo­rra, me pa­re­ce per­fec­to”.

Aun­que es in­dis­cu­ti­ble que la épo­ca do­ra­da de Ma­don­na fue la dé­ca­da de los 80, la di­va no ba­ja los bra­zos. Aun­que la cri­ti­quen por es­tar “vie­ja” y por no acep­tar que su ca­rre­ra ter­mi­nó, ella si­gue ha­cia de­lan­te y po­ne las co­sas so­bre la me­sa, cri­ti­can­do la opre­sión ma­chis­ta con la fren­te en al­to y los abdominales bien mar­ca­dos. “No creo que hay un tiem­po, un día o una fe­cha de ca­du­ci­dad pa­ra ser crea­ti­vo. Uno si­gue has­ta que ya no tie­ne na­da más que de­cir. Me he sen­ti­do opri­mi­da y en gran par­te se de­be al he­cho de ser mu­jer: ¿Aca­so al­guien le di­jo al­gu­na vez a Pa­blo Pi­cas­so: ‘oye, tie­nes 80 años, no crees que ya has pin­ta­do su­fi­cien­te’?. Hay mo­men­tos en los que no pue­do creer lo ma­yor que soy, pe­ro lo cier­to es que me sien­to me­jor aho­ra que ha­ce 10 años. Si que me cri­ti­quen es el pre­cio que ten­go que pa­gar pa­ra que en el fu­tu­ro cual­quier mu­jer de 50 o 60 años en­tien­da que pue­de dis­fru­tar li­bre­men­te de su se­xua­li­dad co­mo lo ha­cía con 20, que así sea. To­da­vía hay un cam­po en el que sien­do mu­jer la gen­te pue­de dis­cri­mi­nar­te sin que pa­se na­da: la edad. To­da­vía vi­vi­mos en una so­cie­dad to­tal­men­te se­xis­ta”.

Po­lé­mi­ca por na­tu­ra­le­za

Si al­go no ha­ce ni hi­zo Ma­don­na es pa­sar des­aper­ci­bi­da: en 2003 sor­pren­dió al pú­bli­co en pleno show de los VMA be­san­do a Brit­ney Spears; en 2012, du­ran­te un con­cier­to en Es­tam­bul, mos­tró un pe­cho de­lan­te de 55 mil per­so­nas pro­vo­can­do la in­dig­na­ción de la po­bla­ción tur­ca per­te­ne­cien­te al Is­lam, mien­tras in­ter­pre­ta­ba el te­ma “Hu­man na­tu­re” (Na­tu­ra­le­za hu­ma­na). Más tar­de, al pro­mo­cio­nar su ál­bum Re­bel Heart, se mas­tur­bó de­lan­te de las cá­ma­ras de te­le­vi­sión. Si bien mu­chos la cues­tio­nan di­cien­do que su re­es­truc­tu­ra­ción es fun­cio­nal al ca­pi­ta­lis­mo y que la li­be­ra­ción se­xual que ella pro­po­ne en­ca­ja con un mo­de­lo mer­can­ti­lis­ta, no se pue­de ne­gar que su ac­ti­tud y su dis­cur­so han ser­vi­do pa­ra mar­car ten­den­cia, abrir cues­tio­na­mien­tos y rom­per rí­gi­das es­truc­tu­ras.

2016 LA ERA DE LA MA­DU­REZ

En 2016 Ma­don­na fue nom­bra­da la Mu­jer del Año en los pre­mios anua­les Bill­board Mu­je­res en la Mú­si­ca. En su dis­cur­so, la rei­na del pop di­jo lo si­guien­te: “Gra­cias por re­co­no­cer la ca­pa­ci­dad de con­ti­nuar mi ca­rre­ra du­ran­te 34 años en los que me tu­ve que en­fren­tar al se­xis­mo des­ca­ra­do, la mi­so­gi­nia y el cons­tan­te e im­pla­ca­ble abu­so. Cuan­do sos mu­jer te­nés que ju­gar el jue­go: se te per­mi­te ser lin­da y sexy, pe­ro no pa­rez­cas in­te­li­gen­te. No ten­gas una opi­nión que no es­té ali­nea­da con el sta­tus quo. Se te per­mi­te ser co­si­fi­ca­da por los hom­bres y ves­tir­te co­mo una pu­ta, pe­ro no po­dés apro­piar­te de tu pu­tez. Y ni se te ocu­rra, re­pi­to, ni se te ocu­rra com­par­tir tus pro­pias fan­ta­sías se­xua­les con el mun­do. Sé lo que los hom­bres quie­ren que seas, pe­ro más im­por­tan­te: sé lo que las otras mu­je­res se sien­tan có­mo­das que vos seas al­re­de­dor de otros hom­bres. Y fi­nal­men­te, no en­ve­jez­cas. Por­que en­ve­je­cer es un pe­ca­do. Vas a ser cri­ti­ca­da y de­ni­gra­da y de­fi­ni­ti­va­men­te no te van a pa­sar en la ra­dio. Bo­wie per­so­ni­fi­ca­ba al es­pí­ri­tu mas­cu­lino y fe­me­nino que me iden­ti­fi­ca­ba per­fec­ta­men­te. Me hi­zo en­ten­der que no hay re­glas. Pe­ro en­ten­dí mal, no hay re­glas si sos va­rón. Las mu­je­res no te­ne­mos la mis­ma li­ber­tad”.

Hoy, mien­tras se pre­pa­ra pa­ra el lan­za­mien­to de un nue­vo dis­co, el nú­me­ro ca­tor­ce de su ex­ten­sa ca­rre­ra, Ma­don­na ade­lan­ta que se­rá un ma­te­rial con al­to con­te­ni­do po­lí­ti­co. “Los lí­de­res del mun­do es­tán hundiendo la so­cie­dad en la insensibilidad y el con­ser­va­du­ris­mo”, di­ce. “Con la eco­no­mía co­lap­sán­do­se, la gen­te cree que es me­jor ele­gir a em­pre­sa­rios de éxi­to pa­ra di­ri­gir un go­bierno. Pe­ro no es así co­mo fun­cio­nan las co­sas. Ser el lí­der de una na­ción re­quie­re di­plo­ma­cia, ex­pe­rien­cia y habilidades in­te­lec­tua­les. Es un tra­ba­jo co­lo­sal, pe­ro ca­da vez se eli­ge a más gen­te no cua­li­fi­ca­da. En mis can­cio­nes quie­ro ha­blar de có­mo he­mos lle­ga­do a ese pun­to. Ne­ce­si­ta­mos im­pli­car­nos y pe­dir los cam­bios que que­re­mos”.

El año pa­sa­do, la Rei­na del pop, que vie­ne ejer­cien­do una mi­li­tan­cia ac­ti­va, dio un fuer­te dis­cur­so en una mar­cha de mu­je­res en Was­hing­ton don­de di­jo -en mo­do pro­vo­ca­dor- que más de una vez ha­bía pen­sa­do en vo­lar por los ai­res la Ca­sa Blan­ca, pe­ro que sa­bía que no ha­bía que caer en la de­s­es­pe­ran­za. Co­mo res­pues­ta, Trump la acu­só pú­bli­ca­men­te de ser una “mu­jer as­que­ro­sa”. Pe­ro Ma­don­na no se rin­de ni se de­ja in­ti­mi­dar: “Si no pue­do ser atrevida en mi tra­ba­jo o en la ma­ne­ra en la que vi­vo mi vi­da, no ten­dría ne­ce­si­dad de es­tar en es­te mun­do. Soy co­mo una cu­ca­ra­cha: sim­ple­men­te no pue­des li­brar­te de mí”. •

SU NUE­VO DIS­CO SE­RÁ AL­TA­MEN­TE PO­LÍ­TI­CO: “LOS LÍ­DE­RES DEL MUN­DO ES­TÁN HUNDIENDO LA SO­CIE­DAD EN LA INSENSIBILIDAD Y LO CON­SER­VA­DOR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.