Fan­tas­mas en la fa­mi­lia

La Voz del Interior - Rumbos - - BAJORELIEVE - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Cuan­do co­men­cé a pre­pa­rar la an­to­lo­gía de cuen­tos gó­ti­cos ti­tu­la­da Al­guien lla­ma a la ven­ta­na, ha­bía pen­sa­do in­cluir en ella a los es­cri­to­res de ese gé­ne­ro que ha­bía leí­do en dis­tin­tos mo­men­tos de mi vi­da. El úl­ti­mo de ellos fue Ed­ward Fre­de­ric Ben­son, a quien en­con­tré ha­ce po­cos años. Me atra­jo su pro­sa des­po­ja­da de ador­nos, iró­ni­ca, di­ver­ti­da y con un sen­ti­do del hu­mor muy in­glés. Nun­ca ima­gi­né que da­ría con una de­li­cio­sa –pe­ro te­rri­ble– his­to­ria de una ca­sa se­ño­rial in­gle­sa, de la épo­ca de los Tu­dor, cu­yo desen­la­ce acon­te­ce en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX.

Ben­son na­ció en ju­lio de 1867 en Berks­hi­re (In­gla­te­rra). Era hi­jo de un di­rec­tor de es­cue­la –Ed­ward Whi­te Ben­son, que ter­mi­nó co­mo Ar­zo­bis­po de Can­ter­bury– y de Mary Sidg­wick, da­ma de so­cie­dad.

Por ra­zo­nes que no vie­nen al ca­so, Fre­de­ric es­tu­dió en va­rios lu­ga­res de In­gla­te­rra y ter­mi­nó en Cam­brid­ge, don­de se anotó en ar­queo­lo­gía, una ten­den­cia fa­mi­liar; tam­bién le gus­ta­ban los de­por­tes y pron­to mos­tró su vo­ca­ción de es­cri­tor.

Co­no­ció a Mon­ta­gue Rho­des James, con quien in­te­gra­ban un gru­po li­te­ra­rio de Cam­brid­ge. A am­bos los unió una gran amis­tad, que du­ró to­da la vi­da. Am­bos eran ad­mi­ra­do­res de un ir­lan­dés que ha­bía ini­cia­do en­tre los lec­to­res bri­tá­ni­cos el gus­to por las his­to­rias de terror: Jo­seph She­ri­dan Le Fa­nu.

Pe­ro cuan­do Ben­son co­men­zó a es­cri­bir, en vez de se­guir al maes­tro por vie­jas man­sio­nes, tar­des som­brías y bos­ques mis­te­rio­sos, si­túa el ho­rror a ple­na luz del día, en la sa­la fa­mi­liar, en un ho­tel de buen nom­bre, en una pla­ya de mo­da. Y el es­pan­to, en­ton­ces, nos to­ca muy de cer­ca, pues sen­ti­mos que pue­de pre­sen­tar­se en nues­tro cuar­to de lec­tu­ra don­de, in­ge­nua­men­te, cree­mos es­tar a sal­vo.

Él pre­fie­re in­da­gar en los sue­ños, des­per­tar pre­mo­ni­cio­nes, in­tuir fe­nó­me­nos; es­cri­tor de mu­chos re­cur- sos, an­tes de que nos de­mos cuen­ta, nos ha trans­mi­ti­do el vie­jo mie­do a los fan­tas­mas y a lo in­com­pren­si­ble que se ocul­ta en las som­bras.

Si bien se sin­tió siem­pre un es­cri­tor de cuen­tos de terror, co­men­zó es­cri­bien­do me­lo­dra­mas y, al fi­nal de su vi­da, una se­rie de no­ve­las de “so­cie­dad” fe­roz­men­te di­ver­ti­das, crí­ti­cas y muy áci­das, al es­ti­lo de al­gu­nos cuen­tos de Sa­ki. La más fa­mo­sa es la se­rie de Mapp –una ti­ra­nue­la de la al­ta so­cie­dad que vi­ve en un pue­blo– y Lucy, su con­trin­can­te. Es­tas no­ve­las fue­ron pre­sen­ta­das por la ra­dio de la BBC y, a fi­na­les de 1980, con­ver­ti­das en pe­lí­cu­las y mi­ni­se­ries. Hay una ver­sión es­tre­na­da en el 2014 con Mi­ran­da Ri­chard­son y An­na Chan­ce­llor: una mi­ni­se­rie di­ver­ti­da, fil­ma­da en her­mo­sos ex­te­rio­res y pue­blos vic­to­ria­nos.

Mu­chas ve­ces me pre­gun­té por qué de­mo­ré tan­to en en­con­trar sus cuen­tos, sien­do que nun­ca de­ja­ron de edi­tar­se o de ser se­lec­cio­na­dos pa­ra an­to­lo­gías de gé­ne­ro.

Ben­son mu­rió en fe­bre­ro de 1940, en Lon­dres, po­cos años des­pués que su gran ami­go, M. R. James. Has­ta hoy, She­ri­dan Le Fa­nu, Mon­ta­gue Rho­des James y él si­guen man­te­nien­do la fi­de­li­dad de sus ad­mi­ra­do­res y ca­da tan­to apa­re­cen, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña, re­edi­cio­nes de muy bue­na ca­li­dad, en lo que res­pec­ta a sus tra­duc­cio­nes y en­cua­der­na­cio­nes.

Mu­chos lec­to­res me pre­gun­ta­ron por qué ele­gí “Có­mo des­apa­re­ció el mie­do de la ga­le­ría alar­ga­da". Aquí res­pon­do: por­que pre­sen­ta, en su con­tex­to te­rro­rí­fi­co, un hu­mor tan fino que se me an­to­jó el in­gre­dien­te jus­to pa­ra equi­li­brar el sus­pen­so con una son­ri­sa.

Su­ge­ren­cias: 1) Ver la mi­ni­se­rie Mapp & Lu­cia: na­die me­jor que los in­gle­ses pa­ra reír­se de sí mis­mos; 2) Leer “La Ha­bi­ta­ción de la to­rre”: sue­le ve­nir en an­to­lo­gías, pe­ro pue­den ba­jar­lo por In­ter­net. •

In­da­gan­do en sue­ños e in­tu­yen­do fe­nó­me­nos, Ben­son nos ha trans­mi­ti­do lo in­com­pren­si­ble que se ocul­ta en la som­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.