Pie­dras Mo­ras sor­pren­de

So­bre el di­que, enor­mes pla­yas y una mo­vi­da noc­tur­na que cre­ce. Hay pa­ra­do­res y ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ma­rie­la Mar­tí­nez Corresponsalía

A los pA­rA­do­res con­cu­rre en es­pe­ciAl gen­te de lA zo­nA. pe­ro cA­dA vez lle­gA más gen­te AtrAí­dA por lA pro­pues­tA sin ho­rA­rios.

AL­MA­FUER­TE. Cae el atar­de­cer. El bri­llo do­ra­do que de­ja el sol en­ro­je­ci­do se con­fun­de con el la­go y con la pla­ya de are­na abra­za­da por pal­me­ras. Es el la­go Pie­dras Mo­ras, de Al­ma­fuer­te, so­bre la ru­ta na­cio­nal 36, a 100 ki­ló­me­tros de Cór­do­ba.

Es uno de los es­pe­jos de agua más cris­ta­li­nos de la pro­vin­cia. No se per­mi­ten em­bar­ca­cio­nes de mo­tor. La tran­qui­li­dad se im­po­ne.

La mo­vi­da noc­tur­na es la par­ti­cu­la­ri­dad que lo di­fe­ren­cia de otros si­tios de la zo­na. No es só­lo pla­ya y sol, sino que los sie­te pa­ra­do­res –des­de don­de tam­bién se ob­ser­va el la­go– ofre­cen has­ta la ma­dru­ga­da una am­plia ofer­ta de gas­tro­no­mía y mú­si­ca en vi­vo.

Por la no­che se con­gre­gan unas mil per­so­nas. La be­bi­da que más se con­su­me es la cer­ve­za. Pa­ra los más jó­ve­nes, es el si­tio ele­gi­do pa­ra ha­cer la pre­via an­tes de ir al bo­li­che.

Al­ma­fuer­te tie­ne una ca­pa­ci­dad pa­ra 500 pla­zas en­tre ho­te­les y ca­ba­ñas. Aun­que la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes es de la zo­na. En Tu­ris­mo ase­gu­ra­ron que por fin de se­ma­na in­gre­san unas 10 mil per­so­nas. En la re­co­rri­da que reali­zó La

Voz se en­cuen­tran al­gu­nos tu­ris­tas de otras pro­vin­cias. Co­mo San­tia­go Co­rrea (18), que viene de Co­lo­ra­do, For­mo­sa. Con­tó que lle­gó “con ami­gos por una se­ma­na, por­que es un lu­gar tran­qui­lo, que es­tá es­pec­ta­cu­lar de día y bár­ba­ro a la no­che”. Con­fió que se en­te­ró del Pie­dras Mo­ras “por­que en Al­ma­fuer­te vi­ve el pa­dre de un amigo”.

A pa­sos del la­go, en un pa­ra­dor, Ma­riano Leiva (50) to­ma una cer­ve­za. Es de na­cio­na­li­dad pa­ra­gua­ya, pe­ro vi­ve con su fa­mi­lia en Guer­ni­ca, Bue­nos Ai­res. Di­ce que es­tá tra­ba­jan­do en una obra en Río Ter­ce­ro y que le en­can­ta el lu­gar por­que “no hay bo­rra­che­ra y es muy tran­qui­lo”. “En Pa­ra­guay te­ne­mos lu­ga­res es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro co­mo es­te, no. A lo me­jor la gen­te de la zo­na no apre­cia es­te lu­gar, que me en­can­ta­ría dis­fru­tar con mi fa­mi­lia”, opi­na.

Li­li Za­rat (47), de San Isi­dro, Bue­nos Ai­res, vi­si­ta por pri­me­ra vez es­te la­go. Es­tá alo­ja­da en Cór­do­ba ca­pi­tal y re­co­rre dis­tin­tos lu­ga­res, en­tre ellos Pie­dras Mo­ras. Sen­ta­da en uno de los pa­ra­do­res, di­jo que “es un lu­gar her­mo­so, muy cui­da­do, don­de se ocu­pan de las ta­reas de re­ci­cla­do de ba­su­ra, con pla­yas muy lim­pias”. Aco­ta que es un lu­gar ideal pa­ra la fa­mi­lia: “Mis hi­jos es­tán fas­ci­na­dos con la se­gu­ri­dad, tran­qui­li­dad y li­ber­tad”.

Ga­so­le­ros

Mu­chos de los pre­sen­tes en la pla­ya, de día y de no­che, van acom­pa­ña­dos por sus con­ser­va­do­ras con be­bi­das. Tra­tan de com-

Re­cién de­jé to­do y me fui a ba­ñaR, ¡ima­gi­na­te si ha­go eso en maR del Pla­ta! es­to es un Pa­Raí­so, no lo co­no­cía. Os­val­do Llor­den, de Jo­sé León Suá­rez, Bue­nos Ai­res

prar lo me­nos po­si­ble.

La pos­tal de gen­te to­man­do ma­te a la ve­ra del la­go se im­po­ne des­de la tar­de has­ta la ma­dru­ga­da. A los pa­ra­do­res con­cu­rre so­bre to­do gen­te de la zo­na. Adria­na Fa­rran­do (45) es de Río Ter­ce­ro. Co­no­ce el lu­gar y va fre­cuen­te­men­te con su fa­mi­lia y ami­gos.

De­reck Ca­ba­lle­ro (7), de Bue­nos Ai­res, el pe­que­ño tu­ris­ta, tam­bién qui­so con­tar a es­te dia­rio que “el la­go es­tá fe­no­me­nal”.

En otro pa­ra­dor, Os­val­do Llor­den (63), de Jo­sé León Suá­rez, Bue­nos Ai­res, tra­ba­ja en la zo­na y dis­fru­ta de la no­che: “Re­cién me fui a ba­ñar, ¡ima­gi­na­te si ha­go eso en Mar del Pla­ta! Es­to es un pa­raí­so, no lo co­no­cía”, co­men­tó.

El re­loj mar­ca al­go más de las 5 de la ma­dru­ga­da. De a po­co co­mien­zan a de­jar el la­go. La mo­vi­da con­ti­nua­rá más tar­de.

(LA VOZ)

De día y de no­che. Los pa­ra­do­res de Pie­dras Mo­ras ofre­cen are­na, bue­na aten­ción y el di­que a po­cos pa­sos. De no­che, la mo­vi­da au­men­ta y se des­plie­gan las pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas.

(LA Voz)

Ma­gia. La pos­tal de gen­te to­man­do ma­te a la ve­ra del la­go se im­po­ne des­de la tar­de has­ta la ma­dru­ga­da. Aun­que ano­chez­ca, na­die se mue­ve del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.