Una tor­men­ta au­to­ge­ne­ra­da

La Voz del Interior - - Página Delantera - Ger­mán Ne­gro

Aun­que ser je­fe de los es­pías es un car­go que, cuan­to me­nos, re­quie­re se­rie­dad, Gus­ta­vo Arri­bas fue pues­to en fun­cio­nes en una ce­re­mo­nia ca­si dis­pa­ra­ta­da. An­tes de dar­le la ve­nia, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri le pre­gun­tó a la ma­dre del fun­cio­na­rio si no se opo­nía. Re­cién cuan­do la mu­jer, sen­ta­da en­tre los in­vi­ta­dos, di­jo que es­ta­ba de acuer­do, la ce­re­mo­nia ce­rró con el ob­je­ti­vo cum­pli­do.

Lo que pa­re­cía un mo­men­to dis­ten­di­do en un ac­to pú­bli­co de­mos­tra­ba que Ma­cri y Arri­bas se tra­ta­ban co­mo ami­gos, y a tal pun­to que nin­guno po­dría des­co­no­cer los an­te­ce­den­tes del otro.

“La ver­dad es que al se­ñor lo con­vo­qué en­ga­ña­do a la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. Le di­je que iba a ser un car­go que te­nía que ver con el fút­bol”, ase­gu­ra­ba el Pre­si­den­te cuan­do le da­ba a Arri­bas, quien vi­vía en Bra­sil, la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad al fren­te de la Agen­cia Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción (AFI).

Con tan­to, Ma­cri no po­dría des­co­no­cer que en al­gún mo­men­to el es­cri­bano con el que com­par­tió la di­ri­gen­cia de Bo­ca le trae­ría al­gún con­tra­tiem­po. Ya se lo ha­bía cau­sa­do cuan­do fue su ope­ra­dor en el mi­llo­na­rio pa­se de Car­los Te­vez a Co­rint­hians (2005) y se lo acu­só de co­brar “una co­mi­sión”.

El fun­cio­na­rio, aho­ra sos­pe­cha­do de re­ci­bir di­ne­ro de la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht, ex­pues­ta co­mo la más coime­ra del con­ti­nen­te, no lle­gó al go­bierno con bue­na es­tre­lla.

En tiem­pos en que la so­cie­dad co­men­zó a alar­mar­se por los de­ta­lles de la co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta, el pa­sa­do y el pre­sen­te de Arri­bas en el mun­do de los ne­go­cios del fút­bol no lo be­ne­fi­cia­ban. Y a ese flan­co apun­tó la opo­si­ción cuan­do lo re­pro­bó.

El es­cri­bano, quien no te­nía an­te­ce­den­tes en el ás­pe­ro te­rreno de los es­pías, es tam­bién alle­ga­do a Da­niel An­ge­li­ci, pre­si­den­te de Bo­ca y a quien Eli­sa Ca­rrió acu­sa de ser el ope­ra­dor de Ma­cri en el mun­do de la Jus­ti­cia.

Otro pa­drino de Arri­bas es el ne­go­cia­dor ra­di­cal En­ri­que “Co­ti” No­si­glia –uno de los ar­ma­do­res en las som­bras de Cam­bie­mos–, con quien com­par­tía un sec­tor in­terno del club por­te­ño y le dio su ben­di­ción pa­ra el car­go ac­tual.

En la otra ve­re­da de No­si­glia, el dipu­tado Ma­rio Ne­gri sa­lió ayer a pe­dir una in­ves­ti­ga­ción res­pec­to del di­ne­ro que le gi­ró la em­pre­sa bra­si­le­ña.

An­ge­li­ci, Arri­bas y No­si­glia no pa­re­cen los nom­bres más po­ta­bles pa­ra gi­rar en torno a un go­bierno que se pre­sen­ta co­mo de “cam­bio” an­te una so­cie­dad cas­ti­ga­da y des­creí­da.

En el me­dio del es­cán­da­lo ac­tual, apa­re­ce na­da me­nos que An­ge­lo Cal­ca­te­rra, pri­mo her­mano de Ma­cri y due­ño de la em­pre­sa cons­truc­to­ra Iec­sa, que du­ran­te la dé­ca­da K ga­nó li­ci­ta­cio­nes por unos 1.800 mi­llo­nes de dó­la­res.

Arri­bas ne­gó ayer ser un ope­ra­dor en­tre Cal­ca­te­rra, Ode­brecht y los fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas Ju­lio De Vi­do y Ri­car­do Jai­me, quie­nes lan­za­ron la obra de so­te­rra­mien­to del fe­rro­ca­rril Sar­mien­to.

En me­dio de es­te es­cán­da­lo, Cal­ca­te­rra lo­gró que el go­bierno del PRO en la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res le ad­ju­di­ca­ra un tra­mo del Pa­seo del Ba­jo, por unos 200 mi­llo­nes de dó­la­res.

Con tan­to tu­fo a ne­go­cia­do, to­do in­di­ca que Ma­cri de­be­ría des­pe­gar­se pron­to pa­ra no que­dar tiz­na­do por el fue­go de la co­rrup­ción. O, en su de­fec­to, de­jar­se lle­var por la “pro­fe­cía apo­ca­líp­ti­ca” a la que alu­dió el mi­nis­tro Ser­gio Berg­man.

Ma­cri de­be­ría des­pe­gar­se pron­to pa­ra no que­dar tiz­na­do.

(TÉLAM / AR­CHI­VO)

Arri­bas. Cuan­do asu­mió al fren­te de los es­pías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.