El úni­co ver­de po­si­ble pa­ra mi­les de cor­do­be­ses

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - Vir­gi­nia Gue­va­ra Edi­to­ra ad­jun­ta de Ciu­da­da­nos

CUAN­DO MáS PO­DRíAN DISFRUTARSE, LAS PLA­ZAS ES­TáN LLE­NAS DE YU­YOS. OTRO PRO­BLE­MA UR­BANO QUE NO EN­CUEN­TRA SO­LU­CIóN.

Se­gún las es­ti­ma­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, la ciu­dad de Cór­do­ba tie­ne más de 1.300 es­pa­cios ver­des. Na­die se ani­ma a de­cir cuán­tos es­tán en con­di­cio­nes de ser dis­fru­ta­dos por los ve­ci­nos: yu­yos, ba­su­ra, jue­gos ro­tos, in­se­gu­ri­dad, os­cu­ri­dad y ries­go eléc­tri­co sue­len mar­car el pa­no­ra­ma do­mi­nan­te en un al­to nú­me­ro de esos es­pa­cios.

De más es­tá de­cir que esas pla­zas, par­ques, pla­zo­le­tas, cos­tas del río y ca­na­les, o me­ros des­cam­pa­dos de do­mi­nio mu­ni­ci­pal cons­ti­tu­yen el úni­co ver­de po­si­ble pa­ra mi­les de cor­do­be­ses. Y que el mo­men­to en que más po­drían dis­fru­tar­los es el ve­rano.

Pa­ra los que vi­ven cer­ca de los par­ques prin­ci­pa­les o de las pla­zas cén­tri­cas, exis­te la po­si­bi­li­dad de pa­sar­la bien en un es­pa­cio ver­de. Pa­ra el res­to, ma­la suer­te: el mu­ni­ci­pio ad­mi­te que se tra­ta del mo­men­to crí­ti­co de los es­pa­cios ver­des ba­rria­les, por­que –co­mo to­dos los ve­ra­nos– llue­ve y hace ca­lor. Se tra­ta de una ex­pli­ca­ción que los fun­cio­na­rios reite­ran des­de hace años.

No men­cio­nan la ne­ce­si­dad de re­du­cir la fre­cuen­cia del des­ma­le­za­do –o al me­nos ha­cer cum­plir a las em­pre­sas con un cor­te ca­da 15 días–, la in­su­fi­cien­cia de la re­co­lec­ción de re­si­duos que pro­vo­ca que se des­bor­den los ces­tos, el aban­dono de los jue­gos o el de­te­rio­ro de las lu­mi­na­rias, por el cual la Jus­ti­cia or­de­nó al mu­ni­ci­pio la in­me­dia­ta re­pa­ra­ción de las ins­ta­la­cio­nes de las pla­zas.

A ese mo­do en que la ciu­dad des­cui­da los es­pa­cios pú­bli­cos de­di­ca­mos el Pri­mer Plano de nues­tra edi­ción de hoy, con la es­pe­ran­za de que, en el mes y me­dio que que­dan de va­ca­cio­nes, mu­chos chi­cos pue­dan dis­fru­tar de la pla­za de su ba­rrio.

El des­cui­do, por su­pues­to, no es só­lo ofi­cial. El aban­dono se con­ju­ga siem­pre con el van­da­lis­mo, la de­sidia de quie­nes arro­jan re­si­duos fue­ra de los ces­tos y la au­sen­cia de ve­ci­nos que les den vi­da a esos es­pa­cios ver­des que mu­chas ve­ces ter­mi­nan en­tre­ga­dos a la in­se­gu­ri­dad.

El fe­nó­meno es com­ple­jo. Los yu­yos y la ba­su­ra lo agra­van.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.