¿Por qué se pa­ga ca­da vez más por los ju­ga­do­res de fút­bol?

Ya su­pe­ra­da la ba­rre­ra de los 100 millones de dó­la­res por una trans­fe­ren­cia, el fút­bol es­tá en un cre­ci­mien­to que no tie­ne techo. Aho­ra, Chi­na sa­lió a com­pe­tir en el mer­ca­do y ame­na­za con re­do­blar las apues­tas en un ám­bi­to de ci­fras siem­pre en al­za.

La Voz del Interior - - Página Delantera - Gus­ta­vo Fa­rías gfa­rias@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El techo pa­re­cía pues­to y sin chan­ces de le­van­tar­lo. El Bar­ce­lo­na aca­ba­ba de anun­ciar la con­tra­ta­ción de Johan Cruyff, me­ga­es­tre­lla del Ajax ho­lan­dés, en dos millones de dó­la­res, una cifra que no só­lo asom­bra­ba: pa­ra al­gu­nos has­ta re­sul­ta­ba obs­ce­na.

Co­rría agos­to de 1973 y la no­ti­cia ha­bía re­vo­lu­cio­na­do el mer- ca­do mun­dial. ¿Qué ju­ga­dor se­ría ca­paz de le­van­tar la apues­ta? Pa­re­cía im­po­si­ble.

Sin em­bar­go, aquel pa­se mi­llo­na­rio del mí­ti­co fut­bo­lis­ta ho­lan­dés fue ape­nas el pun­to de partida de una ca­rre­ra que nun­ca su­po de pau­sas. Só­lo tres años más tar­de, en 1976, Vi­cen­za de Ita­lia le pa­gó a Ju­ven­tus ca­si el do­ble por un pro­me­te­dor ju­ve­nil: Pao­lo Ros­si.

Los millones de bi­lle­tes en el fút­bol se mul­ti­pli­can año a año y, si fal­ta­ba al­go, es la in­cor­po­ra­ción del gi­gan­te chino, ca­paz de con­tra­tar a Carlos Te­vez y a cual­quier fi­gu­ra mun­dial.

Y la cur­va as­cen­den­te ama­ga con se­guir dis­pa­rán­do­se al in­fi­ni­to. Es­ta se­ma­na la Ju­ven­tus ase­gu­ró que pa­ra des­pren­der­se del cor­do­bés Paulo Dy­ba­la –lo pre­ten­de el Real Ma­drid–, el ofe­ren­te de­be­ría pen­sar un mon­to si­mi­lar o ma­yor al de los 108 millones de dó­la­res que le pa­gó el Man­ches­ter Uni­ted por Paul Pog­ba.

En­tre los fut­bo­lis­tas ya re­ti­ra­dos exis­te un la­men­to ge­ne­ra­li­za­do ca­da vez que se co­no­ce el cos­to

de una trans­fe­ren­cia. “Na­ci­mos en una épo­ca equi­vo­ca­da. ¿Cuán­to val­dría­mos hoy?”, sue­len de­cir, con resignación, ju­ga­do­res de tra­yec­to­rias en­vi­dia­bles y re­co­no­ci­das cua­li­da­des, pe­ro es­ca­sas for­tu­nas.

Ci­fras que asus­tan

Ju­gar en Eu­ro­pa, Mé­xi­co, Ja­pón, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos o Chi­na ase­gu­ra el fu­tu­ro de cual­quier fut­bo­lis­ta. Y si su nom­bre fi­gu­ra en la Play Sta­tion, es bas­tan­te pro­ba­ble que, ade­más, “sal­ve” a un par de ge­ne­ra­cio­nes de he­re­de­ros. Pe­ro no siem­pre fue así.

Los ocho millones que en 1982 el Bar­ce­lo­na le pa­gó a Ar­gen­ti­nos Ju­niors por Die­go Ma­ra­do­na son hoy una cifra me­nor que no im­pac­ta en el mer­ca­do. Por ca­so, La­zio le pu­so al Par­ma por el pa­se de Her­nán Cres­po una cifra seis ve­ces más al­ta (45 millones).

En un lis­ta­do ela­bo­ra­do por la BBC de In­gla­te­rra con la evo­lu­ción de los ré­cords de trans­fe­ren­cias, el fút­bol ar­gen­tino “rom­pió el mol­de” por pri­me­ra vez en 1932, cuan­do Ri­ver con­tra­tó a Ber­na­bé Fe­rrei­ra, de Ti­gre, en ¡27.976 dó­la­res!, un mon­to que les va­lió a los de Núñez el mo­te de “mi­llo­na­rios”. En va­lo­res no­mi­na­les, sin ac­tua­li­za­ción, Ma­rio Kem­pes es­ta­ble­ció en 1976 el pa­go más al­to por un fut­bo­lis­ta na­cio­nal: los 600 mil dó­la­res que le des­em­bol­só el Va­len­cia de Es­pa­ña a Ro­sa­rio Cen­tral. Cua­tro años an­tes, en agos­to de 1972, el fút­bol cor­do­bés se ha­bía con­mo­vi­do con los 55 millones de pe­sos na­cio­na­les (42 mil dó­la­res) que el Bar­ce­lo­na le pa­gó a Bel­grano por Ber­nar­do Pa­tri­cio Cos. Una for­tu­na.

Aho­ra, Chi­na sa­lió a la can­cha y los con­tra­tos si­guen dis­pa­ran­do los nú­me­ros al cie­lo. Por eso, en Bo­ca no pu­die­ron ha­cer la mí­ni­ma ges­tión por in­ten­tar re­te­ner a su ído­lo, Carlos Te­vez, a quien el Shang­hai Shen­hua le abo­na­rá un con­tra­to si­mi­lar al que per­ci­be Lio­nel Mes­si en Bar­ce­lo­na. En la his­to­ria del fút­bol mun­dial, el ne­go­cio re­la­cio­na­do con la ac­ti­vi­dad só­lo fue en as­cen­so y con cre­ci­mien­tos ver­ti­gi­no­sos que no tu­vie­ron freno, ni si­quie­ra, an­te cri­sis eco­nó­mi­cas, con­flic­tos bé­li­cos o ac­tos de co­rrup­ción.

Con un mer­ca­do que se ex­pan­de ca­da vez más y que ge­ne­ra una com­pe­ten­cia pa­ra­le­la a la de­por­ti­va, la pe­lo­ta si­gue ro­dan­do al son de una in­ter­mi­na­ble dan­za de bi­lle­tes.

Fe­nó­meno mun­dial. Así re­fle­jó “El Grá­fi­co” la trans­fe­ren­cia de Johan Cruyff al Bar­ce­lo­na en 1973. Pa­re­cía inal­can­za­ble, hoy son “mo­ne­das”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.