Ojo, Du­jov­ne, se vie­ne Ro­bin Hood

La Voz del Interior - - Página Delantera - Patricia Al­ta­mi­rano

Di­ce la psi­co­lo­gía fis­cal que los ciu­da­da­nos de­fi­nen su ac­ti­tud y mo­ti­va­ción a fa­vor de pa­gar im­pues­tos o ayu­dar en el or­den fis­cal, en­tre otros ele­men­tos, de acuer­do con su per­cep­ción so­bre el ni­vel de estabilidad, de­mo­cra­cia, cer­ti­dum­bre e ins­ti­tu­cio­na­li­dad del Es­ta­do. Tam­bién la per­cep­ción de co­rrup­ción aten­ta con­tra la mo­ti­va­ción de pa­gar.

Se pue­de es­cu­char que en los paí­ses desa­rro­lla­dos es­tá bien pa­gar im­pues­tos, pe­ro se du­da de la uti­li­dad en paí­ses co­mo el nues­tro. La per­cep­ción de des­ho­nes­ti­dad (pro­pia) no es gra­ve a la ho­ra de no pa­gar im­pues­tos, y es po­bre tam­bién la san­ción so­cial so­bre los in­cum­pli­do­res.

Los es­ta­dos bus­can ma­ne­ras de au­men­tar el cum­pli­mien­to fis­cal, des­de la per­sua­sión has­ta la más di­rec­ta per­se­cu­ción pe­nal a los eva­so­res, pe­ro tam­bién exis­ten me­ca­nis­mos in­di­rec­tos de ir ase­gu­ran­do el cum­pli­mien­to por par­te de los ciu­da­da­nos. Uno de ellos fue el Lo­ter-iva de la dé­ca­da de 1980.

Sin em­bar­go...

Ha­ce una se­ma­na, los ar­gen­ti­nos nos en­te­ra­mos de que el nue­vo mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, de­ci­dió no pro­rro­gar el de­cre­to que im­po­ne la de­vo­lu­ción del 5 por cien­to del IVA en las com­pras que se reali­cen en el país usan­do el dé­bi­to ban­ca­rio.

Esa de­ci­sión –en apa­rien­cia ino­cua pa­ra el bol­si­llo de los ciu­da­da­nos ban­ca­ri­za­dos– su­po­ne un error es­tra­té­gi­co si se la ana­li­za a la luz de la psi­co­lo­gía eco­nó­mi­ca, pues no só­lo es per­ju­di­cial pa­ra la eco­no­mía de las fa­mi­lias in­vo­lu­cra­das sino que es per­ju­di­cial pa­ra la cons­truc­ción de las con­duc­tas de leal­tad tri­bu­ta­ria que tan ne­ce­sa­rias son en la eta­pa que atra­vie­sa la ma­cro­eco­no­mía.

¿Por qué se im­ple­men­tó el sis­te­ma de la de­vo­lu­ción de un por­cen­ta­je del IVA?

Pa­ra in­cre­men­tar la mo­ti­va­ción in­di­vi­dual pa­ra uti­li­zar los me­dios de pa­go ban­ca­ri­za­dos, y de esa for­ma evi­tar la eva­sión fis­cal de los co­mer­cios y em­pre­sas, que de esa ma­ne­ra de­ben fac­tu­rar los bie­nes y ser­vi­cios. Era muy sen­ci­llo.

¿A qué res­pon­día esa me­di­da? El pa­go con tar­je­ta de dé­bi­to evi­ta el pa­go en efec­ti­vo, ofre­ce un in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co, a la vez que res­trin­ge la po­si­bi­li­dad de eva­sión pa­ra quie­nes ofre­cen bie­nes y ser­vi­cios.

En Ar­gen­ti­na, es muy fuer­te la sen­sa­ción de que el Es­ta­do no cum­ple con las obli­ga­cio­nes que ha pac­ta­do a cam­bio del pa­go de im­pues­tos, y es­to ge­ne­ra la im­pre­sión de que el in­cum­pli­mien­to fis­cal es una for­ma de com­pen­sar las in­jus­ti­cias sur­gi­das de un con­tra­to so­cial pre­ca­rio e in­cum­pli­do.

Es la mis­ma des­con­fian­za ini­cial que tie­ne con­se­cuen­cias im­por­tan­tes en el cli­ma so­cial ge­ne­ral, que se ha­ce pre­sen­te cuan­do se sa­can las re­ten­cio­nes a la minería y a la so­ja, pe­ro no se tie­ne la mis­ma pre­dis­po­si­ción con el im­pues­to al tra­ba­jo (Im­pues­to a las Ga­nan­cias).

La cul­tu­ra de la des­con­fian­za au­men­ta con las mo­di­fi­ca­cio­nes de las re­glas; los cam­bios per­ma­nen­tes su­men en la in­cer­ti­dum­bre a quie­nes pre­ten­den cum­plir con el fis­co. Nos sen­ti­mos en el bos­que de Ro­bin Hood, don­de la ava­ri­cia de unos po­cos y la vi­da de un sec­tor de la po­bla­ción se pa­gan con los ma­gros in­gre­sos de la ma­yo­ría de la po­bla­ción.

Los im­pues­tos de­be­rían ser­vir pa­ra la cohe­sión so­cial. No pa­re­ce es­ta me­di­da (la eli­mi­na­ción de la de­vo­lu­ción del IVA) re­pre­sen­tar los in­tere­ses co­lec­ti­vos. Tam­po­co desa­rro­lla es­tra­te­gias que mo­ti­ven a la po­bla­ción a pa­gar im­pues­tos co­mo for­ma de in­te­gra­ción so­cial a la co­mu­ni­dad.

En tan­to es­te in­cen­ti­vo (cin­co por cien­to de de­vo­lu­ción del IVA), uno de los más desa­rro­lla­dos y sim­ples pa­ra la ban­ca­ri­za­ción y el pa­go en blan­co, es jus­to el que se da de ba­ja.

Las ideas de que “no ten­go con­fian­za en pa­gar im­pues­tos ya que no es igual pa­ra to­dos” o “los que más tie­nen pa­gan me­nos im­pues­tos” o “no es­toy obli­ga­do a pa­gar im­pues­tos, por­que no to­dos pa­ga­mos en la mis­ma pro­por­ción” se sos­tie­nen en una es­truc­tu­ra fis­cal que pa­re­ce in­jus­ta y re­gre­si­va a la mi­ra­da del ciu­da­dano.

Que­da sa­ber si el Es­ta­do –res­pon­sa­ble de las de­ci­sio­nes de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas– prio­ri­za­rá ac­cio­nes de cor­to pla­zo, o sea, aho­rrar­se unos pe­si­tos, o en su de­fec­to apos­ta­rá por el cam­bio en la cul­tu­ra tri­bu­ta­ria, en la que pa­gar im­pues­tos sea le­gí­ti­mo pa­ra man­te­ner la de­mo­cra­cia.

EN AR­GEN­TI­NA, ES MUY FUER­TE LA SEN­SA­CIóN DE QUE EL ES­TA­DO NO CUM­PLE CON LAS OBLI­GA­CIO­NES QUE HA PAC­TA­DO A CAM­BIO DEL PA­GO DE IM­PUES­TOS.

(DYN)

Ni­co­lás Du­jov­ne. El re­cién asu­mi­do mi­nis­tro de Ha­cien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.