El fút­bol tam­po­co tie­ne ló­gi­ca fue­ra del cam­po

La Voz del Interior - - Buenos Días, Córdoba - Se­bas­tián Rog­ge­ro

LA PARTIDA DE TE­VEZ A CHI­NA Y EL PO­SI­BLE PA­SE DEL COR­DO­BÉS DY­BA­LA OBLI­GAN A PO­NER OTRA VEZ LA MI­RA EN LAS CI­FRAS QUE MUE­VE EL FÚT­BOL.

El fút­bol siem­pre fue más que go­les. Aho­ra más que nun­ca. Por es­tos días, la ad­mi­ra­ción de las ma­sas por un ju­ga­dor su­pera la sim­ple re­ve­ren­cia a su ta­len­to. In­clu­so es­tá mu­tan­do en el de­seo de imi­tar­lo. Pe­ro ese mi­me­tis­mo no se re­du­ce a lo que el ído­lo ha­ce den­tro de la can­cha. El gol im­po­si­ble. La gam­be­ta en­dia­bla­da. Tam­bién se ex­pan­de ha­cia sus con­duc­tas fue­ra del cam­po de jue­go. Des­de las zapatillas que usa has­ta la ma­qui­ni­ta con que se afei­ta.

Ese fe­nó­meno, re­lan­za­do por la re­cien­te partida de Carlos Te­vez a Chi­na y por las ver­sio­nes de un po­si­ble pa­se mi­llo­na­rio del cor­do­bés Paulo Dy­ba­la del Ju­ven­tus al Real Ma­drid, mo­ti­vó el in­for­me de Pri­mer Plano en es­ta edi­ción.

El as­cen­so im­pa­ra­ble, sin techo vi­si­ble, de las trans­fe­ren­cias en el mer­ca­do del fút­bol es una reali­dad que me­re­ce ser ana­li­za­da en de­ta­lle.

¿Cuán­to va­le un ju­ga­dor aho­ra y cuán­to va­lía an­tes? ¿Cuán­to se es­tá dis­pues­to a pa­gar por un fut­bo­lis­ta? ¿Qué en­te re­gu­la el to­pe de las ofer­tas mi­llo­na­rias?

La mag­ni­tud de los di­ne­ros que ma­ne­ja el fút­bol crea una es­pe­cie de mun­do pa­ra­le­lo, inima­gi­na­ble pa­ra cual­quier sim­ple mor­tal: Te­vez acor­dó co­brar na­da me­nos que 80 millones de euros por un con­tra­to de 24 me­ses pa­ra ju­gar en la Pri­me­ra Di­vi­sión de Chi­na.

Con esa reali­dad an­te los ojos, va­le apun­tar que, en Ar­gen­ti­na, ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal se con­si­de­ra un camino a “la sal­va­ción”, aun­que sean po­cos los que se sal­van.

Ese an­he­lo guía los ob­je­ti­vos de mu­chos chi­cos. En reali­dad, los mo­di­fi­ca. Ju­gar al fút­bol ya no es una ma­ne­ra de vi­vir, es una puer­ta abierta a una vi­da me­jor pa­ra quie­nes con­si­guen tras­cen­der. Le pa­sa a un pi­be en la pla­za o en la can­chi­ta de cés­ped sin­té­ti­co y, ob­vio, tam­bién le su­ce­de a Te­vez.

Ese mun­do “irreal” es real gra­cias al fút­bol. En nues­tro in­for­me de hoy, mos­tra­mos las mi­llo­na­rias ra­zo­nes y los an­te­ce­den­tes de esa ló­gi­ca que pa­re­ce iló­gi­ca en un de­por­te que siem­pre fue más que go­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.